CREPÚSCULO VS HARRY POTTER
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:39 pm

~~~~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~~~~~~

Estaba de rodillas abrazando fuertemente a una preciosa niña...sus ojos azules y su pelo pelirrojo le recordaba a Ron...¿Donde estaría? Fuera se escuchaban gritos mientras miles de rayos de luz de diferentes colores golpeaban la casa...Tenía miedo...Estaba completamente sola con la hija pequeña de Ron. ¿Y si le pasaba algo a Lucy? Jamás se lo perdonaría.
Se levantó, cogió en brazos a la pequeña y empezó a caminar entre la oscuridad. La niña se abrazó fuertemente a Hermione mientras sollozaba.

-Lucy no pasa nada-dijo Hermione besándola en la frente para calmarla

Siguió caminando por la casa con desmesurado cuidado, ya que un simple ruído podría llegar a alertar a los mortios. Entró en su habitación lentamente y cerró la puerta tras de sí. Sacó la varita de su bolsillo y con un hechizo logró abrir una puerta secreta que había debajo de su cama. Dejó un momento a Lucy sentada en una butaca y apartó la cama para poder abrir la puerta. Cuando se giró para coger otra vez a Lucy en brazos se dió cuenta de que ya no estaba sentada en la butaca y la puerta de la habitación se encontraba abierta. De repente un terrible sentimiento de culpabilidad le envolvió. Salió corriendo de la habitación sin importarle el ruido que pudiese hacer y, cuando salió de la habitación, pudo ver en el oscuro pasillo una pequeña figura tumbada en el suelo. Los ojos se le llenaron de lágrimas y corrió hacia Lucy. Cuando llegó a su lado, se arrodillo y tocó su frente. Estaba caliente. Se tranquilizó enormemente cuando se dió cuenta de que Lucy respiraba. Hermione la cogió en brazos y pudo notar que la niña estaba ardiendo, tenía fiebre. Bajó a la cocina y, logró encontrar un poco de hielo que envolvió en un paño y decidió colocarselo en la frente a la niña. Debían marcharse de allí o pronto los mortios las encontrarían. Subió de nuevo las escaleras y entró en su habitación cerrando la puerta. Cuando dirigió su mirada hacia la puerta secreta, un escalofrío recorrió todo su cuerpo. Un hombre completamente vestido de negro y con una máscara que ocultaba parte de su cara se encontraba enfrente de ella. En la boca del mortio se dibujó una fría sonrisa y en sus ojos grises Hermione pudo ver a la mismísima muerte.
Lucy respiraba agitadamente entre sus brazos y su fiebre parecía ir en aumento. El mortio levantó su varita hacia Hermione.

-Deja a la niña vivir-le rogó Hermione al mortio mientras sus ojos se empañaban
-¿Porqué debería hacerle caso a una asquerosa sangre sucia como tú?-dijo el muchacho acercándose a ella

Esa voz...le sonaba muchísimo...

-Te daré lo que quieras...
-No tienes nada que poder ofrecerme

Las lágrimas empezaron a correr por el rostro de Hermione.

-Seré tu esclava.
El mortífago sonrió asombrado ante la oferta de la muchacha.

-¿Serás mi esclava hasta el día de tu muerte?
-Si...lo juro-dijo mietras abrazaba cada vez más fuerte a Lucy-Pero debes dejar viva a la niña
-Yo no obedezco órdenes, y menos de una sangre sucia-dijo levantando de nuevo la varita hacia ella

Hermione cerró fuertemente los ojos.

-Si la dejas vivir...Te obedeceré en todo lo que me mandes...para siempre...Dejaré que hagas conmigo lo que quieras, podrás matarme, torturarme...nunca me resistiré.

Cuando abrió los ojos se dió cuenta de que el mortio se encontraba a tan solo medio metro de ella. Y, para su sorpresa dijo algo que jamás hubiese podido imaginar.

-Trato hecho-dijo el mortio-¡Desmayus!

Todo desapareció ante los ojos de Hermione y pudo notar como caía lentamente, pero no llegó a tocar el suelo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:39 pm

Despertó horas más tarde...le dolía terriblemente la cabeza y notaba los ojos cansados. Estaba tumbada en un frío suelo de piedra y tenía todo el cuerpo entumecido. Se recostó en la pared. Estaba encerrada en lo que parecía una celda. Las cuatro paredes que la encerraban estaban hechas de piedra y la puerta era de metal. Se levantó lentamente apoyándose contra la pared. Se encontraba demasiado débil...En ese momento escuchó el cerrojo de la puerta y acto seguido un individuo vestido de negro entró y cerró tras de sí la puerta.
Hermione se quedó paralizada ante la mirada de aquel chico que la miraba de arriba a abajo sin expresión alguna en su cara.

-¿Quién eres?-preguntó Hermione al ver que él no hablaba

Una extraña sonrisa se formó en la cara del chico.

-¿No me reconoces Granger?-dijo el chico acercándose a ella-Vaya, vaya...¿así que no sabes a quien le has confiado tu vida?

Hermione se quedó paralizada...esa voz...esos fríos ojos grises...¡Era Malfoy!
Draco al notar la expresión en el rostro de la chica se dió cuenta de que ella por fín le había reconocido.

-Ya era hora Granger. Pensaba que eras más lista...

Hermione no podía creerselo...¡era la esclava de Malfoy!

-¿Donde está Lucy?
-Esta bien
-¿Como puedo saberlo?
-No puedes-dijo con una pícara sonrisa-Tendrás que creer en mi palabra
-¿De verdad crees que puedo creerte Malfoy?
-Granger, no me importa que me creas o no. Solo eres una squerosa sangre sucia y, además ahora también eres mi esclava y debes obedecerme.

Los ojos de Hermione se empañaron y bajó rápidamente la mirada. No iba a llorar...y menos delante de Malfoy.

-Vamos-dijo abriendo la puerta de la celda

Hermione se quedó mirándolo extrañada ante el comentario de Malfoy y no se movió del sitio.

-¿Quieres pasarte el resto de tu vida en esta celda?
-Yo...no
-Entonces sigueme

Hermione siguió a Draco por los múltiples pasillos de aquella enorme mansión hasta llegar a una pequeña pero acogedora habitación.

-Esta será tu habitación y siempre que lo desee yo vendré

Hermione se quedó mirando a los ojos a Malfoy. ¿Pretendía acostarse con ella? ¡Jamas lo haría!

-Esta noche cenaras conmigo-dijo Malfoy saliendo de la habitación, pero antes de que este saliera Hermione no pudo evitar contestarle
-No iré

Malfoy se giró brúscamente y la miró con odio por haberle contradecido.

-¿Como?-dijo con la voz más fría que Hermione había escuchado jamás
-Que no iré a cenar contigo esta noche ni ninguna otra-contestó Hermione sin vacilar
-¡Juraste obedecerme!-dijo acercándose a la chica peligrosamente
-Tu juraste que dejarías a Lucy viva
-Y lo he hecho
-Demuestramelo-dijo Hermione provocando al rubio
-No voy a obedecer a un ser inferior
-Entonces no esperes que yo te obedezca a tí
-¡Si no vienes a cenar, no comerás nada en una semana!
-No me importa-dijo Hermione dándole la espalda al rubio que se enfureció y salió de la habitación pegando un gran portazo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:39 pm

Cuando Draco Malfoy salió de la habitación pegando un gran portazo, a Hermione se le cayó el mundo a los pies. Se tumbó en la cama y empezó a llorar sin poder parar. ¿Que haría Malfoy ahora con ella? Harry, Ron y Hermione eran los mejores aurores de todo el mundo mágico, pero ahora Hermione estaba sola y sin una varita que le sirviese de protección. En cambio, Draco lo tenía todo a su favor y, si ese mismo día él hubiese querido, la habría matado. Después de estar varios minutos mirando a la nada mientras lloraba, se durmió...

El ruido de un objeto rompiendose despertó a Hermione de su profundo sueño y se sobresaltó al ver unos grandes ojos verdes mirándola.

-Lo siento mucho señorita-dijo una elfina con los ojos llorosos
Se fue hacia la pared y empezó a golpearse en ella.

Hermione se levantó rápidamente de la cama y cogió a la elfina en brazos. Cuando esta se tranquilizó, la sentó en la cama y seguidamente se sentó a su lado.

-¿Como te llamas?
-Me llamo Elisa señorita
-Yo soy Hermione
-¿La señorita Hermione desea alguna cosa?-dijo la elfina lebantandose de la cama con una alegre sonrisa
-No, gracias
-Mi señor esta muy enfadado porque usted no ha asistido a la cena
-¡Dile a tu señor que ya puede enfadarse todo lo que desee que jamás le obedeceré!dijo Hermione levantándose de la cama mientras se dirigía hacia la ventana, donde un hermoso paisaje nevado le daba los buenos días
-Señorita...mi señor es una buena persona

Hermione no contestó ante el comentario de la elfina y siguió mirando por la ventana con la mirada perdida.

-¿Él te ha enviado aqui?-dijo Hermione al cabo de un rato

La elfina se mostró bastante nerviosa ante la pregunta de la castaña.

-Yo...bueno...mi señor...
-Porfavor, dile a Malfoy que si quiere decirme algo que venga él y no envie a sus siervos-dijo Hermione una voz verdaderamente dulce-Se que te estoy poniendo en un apuro, pero necesito que se lo digas
-Si señora-contestó la elfina despareciendo

Hermione se quedó allí, levantada mirando el amanecer. Iba vestida con unos vaqueros ajustados, una camisa blanca y una chaqueta vaquera. Al cabo de unos minutos escuchó unos pasos que se dirigían hacia su habitación.
Bruscamente, Draco apareció en la habitación de la chica. Estaba furioso por el comportamiento de la castaña.

-¿Que quieres Malfoy?-dijo Hermione con una sonrisa mirando al furioso rúbio que la miraba desde la puerta

-¡¿Como te atreves?!-dijo cerrando la puerta de la habitación

-No se a que te refieres

Draco se acercó a ella, la cogió del cuello y la empujó con fuerza contra la pared haciendo que la chica gimiera de dolor.

-¡No se quien te has creído que eres Granger, pero ten claro que tan solo eres una asquerosa sangre sucia y que ahora me perteneces!-dijo Draco apretando el cuello de la chica mientras la miraba con un profundo odio

-Malfoy...yo no le pertenezco a nadie...-dijo Hermione mientras trataba inútilmente de coger aire- Y mucho menos...a una asquerosa serpiente como tú...

Para sorpresa de Hermione, Draco la solto y ella empezó a coger aire con recelo, como si fuese la primera vez que lo hacía.

-Te demostraré quien manda aquí Granger-dijo el chico en susurro al oido de Hermione y salió de la habitación

Hermione posó sus manos en el cuello y resbaló hasta el suelo con la espalda todavía apoyada contra la fría pared y empezó a llorar de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:40 pm

Pasaron dos días en los que Hermione se había negado a comer nada, aunque Elisa, la elfina, le había ofrecido comida a escondidas y sin que su amo se enterase de nada.

-Señorita, debe comer-dijo la elfina acercándole un plato de deliciosas empanadas

Hermione se encontraba sentada en el sillón rojo mientras leía intrigada.

-Señorita...
-Elisa no tengo hambre, pero grácias por tu amabilidad-dijo Hermione desviando la mirada de su libro para posarla en la elfina mientras le dedicaba una dulce sonrisa

En ese instante la barriga de Hermione rugió ferozmente y esta se sonrrojó al instante.

-Señorita, si no come morirá

Hermione se levantó y se sentó en el suelo, delante de la elfina que se encontraba levantada.

-Elisa, se que todo esto lo haces por mi bien y te lo agradezco enórmemente, pero no voy a ceder ante tu amo.
-El amo no es tan malo como parece

Hermione sonrió ante el comentario de la elfina sobre Malfoy.

-Es peor-contestó sonriendo
-El amo...bueno...él...
-No puedes encontrar palabras para defenderle. Es un mónstruo, admítelo Elisa
-Si usted le conociese...Se lo pido-dijo juntando sus largas manos-dele una oportunidad al amo
-No puedo...
-¿Porque?

Hermione se levantó del suelo y volvió a sentarse en el sillón elegantemente mientras volvía a coger el libro.

-¿Quieres saber que es para mi tu amo?

La elfina asintió confusa.

-Para mi Draco Malfoy es la persona más arrogante, temible, vengativa, rencorosa que he conocido en mi vida. Carece de sentiemientos y...cuando miro sus ojos...¿sabes que veo en ellos?

La elfina negó con la cabeza.

-Veo a la mismísima muerte
-Pero el no es así. El amo es bueno y compasivo

Hermione bufó. Sabía que no lograría cambiar el parecer de la elfina ante Draco Malfoy.

-Desearía un millón de veces morir antes de tener que pasar un simple día con tu amo

La elfina pareció molestarse muchisimo y con un gesto de desaprobación desapareció de la habitación.
Elisa era extremadamente despistada. Siempre se le caían las cosas, como cuando despertó a Hermione la primera noche rompiendo la lámpara, y también era olvidadiza y, para suerte de Hermione, esa noche Elisa había olvidado su manojo de llaves encima de la cama. Hermione se levantó rápidamente y empezó a probar todas las llaves en su cerradura y, una vez la encontró, decidió dejar de nuevo el manojo de llaves en la cama y guardarse la suya en el bolsillo. Segundos despues, la elfina apareció en la habitación con cara de desagrado y cogió el manojo de llaves desapareciendo después.
Hermione esperó hasta altas horas de la madrugada y decidió escapar de esa prisión que le estaba matando. Se quitó los zapatos y los dejó al lado de la cama, después se quitó la chaqueta vaquera, ya que tenía colgados unos pequeños instrumentos que hacian ruído al moverse y salió de su prisión...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:40 pm

Salió de puntillas y haciendo el mínimo ruido posible. Su corazón iba a mil por hora. Si Malfoy le descubría, podía darse por muerta. Caminó por el largo camino hasta que encontró unas escaleras que daban al primer piso y bajó por ellas. La oscuridad se apoderaba del primer piso y Hermione tubo que ir con desmesurado cuidado para no golpearse con ningún objeto de lo que parecía un enorme salón. Tardó al menos casi una media hora en lograr salir de esa enorme mansión, ya que con la cantidad de puertas que había le había costado mucho encontrar la salida. El aire puro inundó sus pulmones y su piel sintió el frío viento. Sus pómulos se tornaron inmediatamente rojizos a causa del frío y en ese momento se arrepintió de haberse dejado los zapatos y la chaqueta en la habitación, ya que lo único que la tapaba era una fina camisa de manga larga y unos pantalones vaqueros. Empezó a caminar entre la fría nieve y contempló el paisaje con asombro. Todo era extrañamente hermoso. Un amplio lago congelado se situaba a su izquierda al lado de un gigantesco bosque. A su derecha había una gran pradera llena de múltiples valles blancos a causa de la nieve. En el valle estaban situadas cuatro hermosas casitas de madera y, de sus chimeneas, salía humo. Hermione en ese momento tubo claro que el camino que tomería sería a través del bosque, ya que en el valle cualquiera podría verle. En el bosque podría enconderse y covijarse.
Entró en el tenebroso bosque y, por primera vez se sintió verdaderamente sola. Estaba en un lugar que no conocía, sin ninguna protección y, aunque le costase admitirlo, tenía miedo a la oscuridad. Después de andar durante unos 20 minutos sus pies ya no le respondieron más, pues estaban completamente entumedecidos a causa del frío, al igual que el resto de su cuerpo. Se sentó apoyándo su espalda en el tronco de un árbol y empezó a sentir mucho sueño, aunque sabía que no podía quedarse dormina, ya que moriría congelada.
En ese momento, algo alertó su atención. Había demasiado silencio y eso le incomodaba, no podía ser algo bueno.
Se levantó con gran esfuerzo y, con muchísima atención, observó su entorno surante unos instantes. En ese momento pudo ver entre unos matorrales unos enormes ojos verdes y acto seguido una pequeña elfa apareció delante suya aciendo una pequeña reverencia.
-Hola señorita-dijo la elfina con una gran sonrisa
-¿Elisa? ¿Que...haces aqui?
-Bueno...es que...el amo ha descubierto que no esta y...
-¡¿Que?!-dijo Hermione mientras le daba un vuelco el estómago-¡¿Como lo ha descubierto?!
-El amo fue a ver a la señorita a la habitación y...bueno...no la encontró-dijo la Elfina con una sonrisa forzosa
Hermione no podía creerselo. Él la atraparía, estaba convencida de ello.
-Señorita
Hermione estaba tan sumida en sus pensamientos que no contestó a la elfina
-¡Señorita!-dijo esta vez la elfina con un tono de voz elevado para que Hermione le prestara atención
-¿Si?-dijo Hermione dirigiendo toda su atención a la elfina que en ese momento había empezado a golpearse contra un robusto árbol.
Hermione la cogió y se arrodilló a su lado.
-¿Que pasa Elisa?
-Señorita...-dijo la elfina con los ojos húmedos-El amo...El amo...
-Vamos Elisa. Dímerlo-dijo Hermione con impaciéncia
-El amo se dirige hacia aqui-dijo finalemente la elfina. Seguidamente volvió a girarse y a golpearse de nuevo contra el árbol
Hermione se quedó pensando durante unos instantes. Draco se dirigiría directamente hacia el bosque, era lo más obvio. Entonces...ella debería cambiar su rumbo, pero...¿Donde podía ir?
-El lago...
-¿Que ha dicho señorita?-dijo la elfina dejando de golpearse y mirando con sus grandes ojos a la castaña
-Si voy por el lago...él no me encontrará-dijo con una ámplia sonrisa
-¡No puede ir por el lago!-dijo la elfina cogiendose fuertemente de la pierna de Hermiona, que vovía a estar de pie-¡Es muy peligroso!
-Lo se...pero es la única opción que me queda si quiero escapar de este maldito infierno-contestó Hermione mientras empezaba a andar todavía con la elfina agarrada a su pierna
-¡No lo haga!...¡No lo haga!...-repetía una y otra vez la elfina
Hermione llegó a desesperarse ante la actuación de la elfa.
-Elisa, si no me sueltas no podré llegar hasta el lago y, si no llego al lago, Malfoy me encontrará y me matará. ¿Es eso lo que quieres?
La elfina negó con la cabeza y lentamente soltó la pierna de la castaña.
-Gracias-le dijo Hermione dedicándole una hermosa sonrisa y, seguidamente, empezó a correr en dirección al lago.
Cuando salió del bosque, se encontró con un grandísimo lago, en el cual no podía verse su final. Hermione, sín vacilar, empezó a caminar lentamente y sin vacilar. Resvaló numerosas veces y perdió constantemente el equilibrio a causa de que hacía dos días que no provaba bocado. Estaba demasiado débil y hacía cemasiado frío. No llegaría a la otra parte del lago...En ese momento se dió cuenta del tremendo error que había cometido. Iba a morir alli. Esa sería su tumba. Giró la cabeza para mirar lo lejos que se encontraba de la mansión y, para su sorpresa, vió algo que jamás hubiese podido imaginar. Su sangre se congeló y su cuerpo quedó inmovil al instante. A unos cuantos metros, un individuo completamente vestido de negro, con un cabello rubio platino y unos ojos grises y tan fríos como el hielo la observaba. En sus ojos Hermione pudo ver la muerte. La verdad es que el rubio parecía estar completamente enfurecido. Hermione sintió como la poca fuerza que le quedaba se desvanecía ante la mirada del rubio y cayó golpeandose con el duro hielo, que ante el golpe, empezó a resquebrajarse. La castaña no había perdido la consciéncia y, con toda la fuerza que le quedaba se lavantó lentamente, haciendo que el hielo se rompiera a causa de la presión que ejercía su cuerpo. Lo último que pudo ver la castaña fue la mirada de asombro del rubio antes de caer al agua.
En ese momentó la castaña sintió como miles de dagas se clavaban en su suave piel y todo se volvió oscuridad...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:41 pm

Sintió unos fuertes brazos agarrándola cuando despertó. Seguía sintiendo muchísimo frío, pero a la vez sentía un cálido cuerpo a su lado. Cuando fue al fin capaz de abrir los ojos, pudo ver que estaba en brazos de Draco Malfoy, que estaba completamente mojado al igual que ella. El chico no pareció darse cuenta de que Hermione había vuelto a cobrar la consciéncia y siguió andando como había estado haciendo desde hacía unos 10 minutos. Hermione no podía mover ni un simple músculo de todo su cuerpo y apenas podía hablar. Cuando se dió cuenta de que estaba volviendo a perder la consciéncia a causa de lo débil que se encontraba, murmoró un suave "Gracias" que llamó la atención del rúbio, que la miró fijamente hasta que la castaña volvió a cerrar los ojos para quedarse profundamente dormida...

Cuando despertó horas después, sintió que algo mojado rozaba su frente y su reacción inmediata fué sentarse en la cama asustada mientras cogía aquello que momentos antes estaba haciendo que su fiebre bajase. Entre las manos sostenía un pañuelo mojado. Se quedó unos instantes sumida en sus pensamientos intentando recordar lo que había ocurrido.
-Señorita, ¿se encuentra bien?-dijo Elisa al ver la reacción de la castaña al despertarse
Hermione se quedó perpleja mirando a esa elfina que tanto le había ayudado en su lúgubre estancia en la mansión y pensó en cuanto adoraba a aquella pequeña.
-Estoy bien...-dijo Hermione sin estar convencida de lo que había dicho.
Le dolía terriblemente la cabeza y la garganta y se sentía como si le hubiesen hechizado con varios Crucio. Se acostó de nuevo en la cama y se quedó mirando a Elisa.
-¿Ocurre algo señorita?-dijo la elfina sin querer mirar a la castaña a los ojos
-Elisa...Malfoy...Malfoy...¿me salvo?
-Si señorita-dijo la elfina mirando por primera vez a Hermione a los ojos
-Pero...¿Porque?
-Bueno...El amo me dijo que...que...-la elfina empezó a pellizcarse una y otra vez-La necesita para averiguar donde esta Potter y la necesita como reén...-dijo de un tirón y seguidamente empezó a llorar
Estaba claro que la elfina consideraba que contarle todo aquello a Hermione era como traicionar a su própio amo, por eso mismo se autocastigaba. La castaña cogió la mano de la elfina lo más dulcemente que pudo y se dió cuenta de que la elfina tenía su mano vendada.
-¿Que te ha pasado en la mano Elisa?-preguntó Hermione mientras se sentaba en la cama sin soltar la mano de la elfina.
-Yo...bueno...señorita...tube que autocastigarme después de...
Inmediatamente Elisa calló y pareció arrepentirse de haberse ido de la lengua.
-¿Después de que?
-Yo...bueno...yo...-dijo nerviosamente esquivando la mirada de la castaña-Tube que decirle a mi amo donde se encontraba...
"Por eso Malfoy sabía donde encontrarme. Por eso estaba en el lago..."-se dijo a sí misma la castaña mientras la elfina lloraba arrepentida
Hermione se arrodilló en frente de ella y la abrazó fuertemente. La elfina quedó paralizada por unos instantes y finalmente le devolvió el abrazo.
-Gracias Elisa. Si no hubiese sido por ti Malfoy no me hubiese encontrado y yo hubiese acabado congelada-dijo con una sonrisa que la elfina no puedo llegar a ver
Las dos escucharon en ese miemo momento la voz de un hombre y se separaron asustadas.
-Elisa, vete-dijo Draco Malfoy entrando en la habitación-y cierra la puerta
La elfina, temerosa, miró por ultima vez a Hermione y salió de la habitación tal como su amo le había ordenado.
Hermione ni siquiera miró al muchacho que en ese momento se encontraba parado delante de ella. La castaña se levantó del suelo y se quedó callada mientras miraba el suelo sin poder llegar a mirar a Malfoy a los ojos.
-¿No vas a decir nada?-dijo el rubio mientras la miraba de arriba a abajo
-No tengo nada que decirte-contestó la castaña desafiante pero desviando todavía la mirada
-¿Quien te ayudo a escapar?-dijo el rubio acercándose a la castaña lentamente-¿Fue Elisa?
Hermione en ese momento levantó la mirada hacia el rubio.
-No. Lo he hecho yo sola
-¿Crees que puedes engañarme?-dijo Draco cogiendo fuertemente la muñeca de la chica-Ella va a pagar la traición al igual que tu el haberte escapado
-No le hagas nada. ¡Ella no ha tenido la culpa! Yo...la engañe
El rubio miró a la castaña a los ojos y se dió cuenta de que estaba mintiendo. Hermione podía ser muy buena en la mayor parte de cosas, pero mentir no era lo suyo.
-No te creo Granger-dijo el chico apretando más la muñeca
Hermione sintió un gran dolor cuando el rúbio le apretó todavía más.
-¿Que quieres que haga Malfoy? Yo ya te he dicho mi verdad, si no me crees es tu problema
"¿Porque es siempre tan...odiosa? Pero la acabaré domando..."-pensó el rubio mientras miraba esa castaña que siempre le sacaba de sus casillas
-Si esta noche no vienes a cenar conmigo, te aseguro que la que lo pagará será Elisa-dijo soltando a Hermione.
-¿Crees de verdad te obedeceré? !Yo no obedezco a nadie!-dijo la chica mientras le temblaba la voz de rábia
-Se que me obedecerás porque no quieres que le haga daño a Elisa-dijo con una sonrisa burlona-Piensas con el corazón y eso te hace ser débil-dijo el chico saliendo de la habitación con una sonrisa de triunfo en su rostro
La castaña se quedó mirando la puerta aunque allí ya no se encontraba nadie. Simplemente se quedó levantada mirando a la nada mientras miles de pensamientos rondaban por su cabeza. Estaba harta de tener que aguantar a ese estúpido engreído. ¿Porque siempre intentaba tener el control por encima de todos? Estaba tan enfadada que si apenas darse cuanta, cogió la lámpara que estaba en la mesilla al lado de su cama y la lanzó contra la puerta haciendo que esta se rompiese en pedazos. Seguidamente notó como sus ojos se empañaban y se enfadó con ella misma por ser tan débil.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:41 pm

Draco Malfoy se encontraba sentado en una butaca negra delante de una gran chimenea...¿Qué estaría haciendo la sangre sucia? Había demasiado silencio...Esa chica era escurridiza y indomable...¡Le sacaba de quicio! ¿Que estaría tramando Granger? En dos días no había dado muestras de vida y eso en ella era algo extremadamente extraño. Se levantó de la butaca y decidió dirigirse al cuarto de la chica.
Cuando llegó llamó a la puerta simplemente porque el era un caballero. Estubo esperando unos minutos pero la chica no le abrió, así que, enfurecido, abrió la puerta y entró. Estubo observando unos segundos el interior del cuarto de la chica. Miró la cama de cuerpo y medio con las sabanas color rojo sangre y vió que estaba hecha. Entonces se dió cuenta de que muchos pedazos de lo que antiguamente había sido una lámpara cubrían el suelo. Posó su mirada en los zapatos blancos, que se encontraban tirados al lado de la cama y la chaqueta, que se encontraba junto a un libro abierto encima de la butaca.
-¡¡ELISA!!-gritó Draco saliendo de la habitación fugazmente
La elfina se apareció ante su amo con gran temor.
¿Desea algo mi amo?
-¡¡¿Donde esta Granger?!!
-Señor, esta en su habitación-dijo la elfina como si fuera obvio
Draco salió de la mansión dejando a la elfina bastante confundida. Al salir notó el frío viento de la noche. Devían ser las tres de la madrigada y ahí se encontraba él, persiguiendo a una impura que se había escapado. ¿Pero cómo? ¡Era imposible, nadie escapaba de un Malfoy! Sin apenas pensarlo se dirigió hacia el bosque, pues era lo que el hubiese hecho si hubiese escapado de algún lugar. Se tapó el cuepo con su capa negra a causa del intenso frío que hacía.
Estubo unos 20 minutos buscando hasta que escuchó dos voces y, sin lugar a dudas una de ellas era la de su elfina. Cuando llegó al lugar de donde habían provenido los gritos se encontró a Elisa de rodillas en el suelo. Ella en ese momento se dió cuenta de la presencia del chico y su cara cambió al instante mostrando una expresión de asombro y de terror.
-¡¡¿Donde está?!!
La elfina se miró las manos nerviosamente y contestó con una voz bastante débil:
-Esta...ella...se encuentra en el lago
El chico ni siquiera castigó a su elfina, pues estaba mucho más interesado en encontrar a la chica. Estubo andando durante tanto rato que empezó a creer que su elfina le había engañado, pero en ese momento vió una esbelta figura parada a solo unos metros de donde él estaba. Cuando ella se giró, hizo exactamente la misma mirada que su elfina había hecho hacía pocos minutos. Parecía estar aterrada ante la presencia de él, y eso le encantaba. Cuando empezó a acercarse a ellla, la castaña cayó repentinamente golpeando fuertemente el hielo, que empezó a resquebrajarse. La chica volvió a levantarse lentamente y, para sorpresa del rubio, esta le miró desafiante antes de caer al agua. Draco se asombró tanto que durante unos segundos se quedó parado sin saber que hacer, pero cuando se dió cuenta de lo que había ocurrido, corrió hasta donde se había encontrado instantes antes la chica y se tiró al agua. Sintió como si miles de dagas se clavaran en su piel, pero ese dolor no era nada comparado con muchos otros que había sentido. Asi que, en unos pocos instantes, se encontraba al lado de Granger, que se encontraba
inconsiente. La agarró fuertemente y salió del agua con la chica en brazos. Se quedó observándola unos instantes a Hermione y se dió cuenta entonces de lo hermosa que era. Sus labios estaban morados a causa del frío, sus pómulos estaban rojizos, su nariz llena de pequeñas pecas le daban un aire infantil, su piel era tan suave que parecía de porcelana y su cuerpo...su cuerpo era increiblemente femenino. ¿Como una impura podía ser tan bella? Quitó esos pensamientos de su mente y empezó a andar en dirección a la mansión. Cuando ya estaba llegando a su destino, escucho un dulce "Gracias" y posó su mirada en la castaña que sostenía en brazos. Se miraron durante unos segundos antes de que ella volviera a desmayarse. Cuando llegó a la mansión ordenó a sus sirvientes que llevaran agua fría para la muchacha, ya que parecía que tenía fiebre. Subió las escaleras hasta la habitación de la chica y la tumbó en su cama. Ordenó a los elfos que la cambiaran de ropa y que encendieran la chimenea y después, salió de la habitación y se dirigió a la suya. Cuando llegó de tiró encima de la cama y empezó a pensar.
"¿Granger me ha dado las gracias?...delirios a causa de la fiebre...solo eso. Seguro que en ese momento ella ni siquiera sabía quien era. Pero...¿Como se atrevía una impura a dirigirse a él sin que se lo ordenara? Ella siempre era tan...tan...indomable, insufrible...¡Se enteraría de quien mandaba allí! Estaba harto de los caprichos de esa chica e iba a hacer que ella le obedeciese, tanto si era por las buenas como si era por las malas"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:42 pm

Se levantó de la cama y entró directamente al cuarto de baño. Se desvistió y entró a la ducha. Durante los 15 minutos que estubo en la ducha no pudo parar de pensar en esa irritante castaña. ¿Como hacer que ella le obedeciese? Esa chica era una Griffindor. Era valiente, leal..."¡Eso es!" Pensó Draco Malfoy saliendo rápidamente completamente mojado. Se secó con una toalla blanca con el símbolo de los Malfoy y se vistió con lo primero que encontró en el armario. Salió rápidamente hacia la habitación de la castaña y, al escuchar las voces de su elfina y de la Hermione, se paró delante de la puerta para poder oir bien la conversación.
-¿Que te ha pasado en la mano Elisa?
"La sangre sucia siempre tan buena persona...me da asco"-se dijo a sí mismo Draco
-Yo...bueno...señorita...tube que autocastigarme después de...
Hubo un prolongado silencio en la habitación.
-¿Después de que?
-Yo...bueno...yo...Tube que decirle a mi amo donde se encontraba...
-Gracias Elisa. Si no hubiese sido por ti Malfoy no me hubiese encontrado y yo hubiese acabado congelada
Volvió a haber un prolongado silencio y Malfoy decidió intervenir. ¡Esa maldita Sangre Sucia había hecho que su elfina le traicionara y eso lo pagaría muy caro!
Entró en la habitación y se encontró a la elfina y a Hermione abrazadas, hasta que la castaña se separó para dirigir su mirada hacia él.
-Elisa, vete-dijo Draco entrando en la habitación-y cierra la puerta
La elfina, temerosa, miró por ultima vez a Hermione y salió de la habitación tal como Draco le había ordenado.
Hermione ni siquiera miró al muchacho que en ese momento se encontraba parado delante de ella. La castaña se levantó del suelo y se quedó callada mientras miraba el suelo sin poder llegar a mirar a Malfoy a los ojos.
-¿No vas a decir nada?-dijo el rubio mientras la miraba de arriba a abajo
-No tengo nada que decirte-contestó la castaña desafiante pero desviando todavía la mirada
"¿Porque es tan insoportable?"-pensó el chico
-¿Quien te ayudo a escapar?-dijo el rubio acercándose a la castaña lentamente-¿Fue Elisa?
Hermione en ese momento levantó la mirada hacia el rubio.
-No. Lo he hecho yo sola
-¿Crees que puedes engañarme?-dijo Draco cogiendo fuertemente la muñeca de la chica-Ella va a pagar la traición al igual que tu el haberte escapado
-No le hagas nada. ¡Ella no ha tenido la culpa! Yo...la engañe
El rubio miró a la castaña a los ojos y se dió cuenta de que estaba mintiendo. Hermione podía ser muy buena en la mayor parte de cosas, pero mentir no era lo suyo.
-No te creo Granger-dijo el chico apretando más la muñeca
Hermione sintió un gran dolor cuando el rúbio le apretó todavía más.
-¿Que quieres que haga Malfoy? Yo ya te he dicho mi verdad, si no me crees es tu problema
"¿Porque es siempre tan...odiosa? Pero la acabaré domando..."-pensó el rubio mientras miraba esa castaña que siempre le sacaba de sus casillas
-Si esta noche no vienes a cenar conmigo, te aseguro que la que lo pagará será Elisa-dijo soltando a Hermione.
-¿Crees de verdad te obedeceré? !Yo no obedezco a nadie!-dijo la chica mientras le temblaba la voz de rábia
-Se que me obedecerás porque no quieres que le haga daño a Elisa-dijo con una sonrisa burlona-Piensas con el corazón y eso te hace ser débil-dijo el chico saliendo de la habitación con una sonrisa de triunfo en su rostro
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Hermione se encontraba en la habitación mientras tres elfinas le hacian un precioso moño para asistir a la cena con Malfoy. Ella había aceptado la proposición del chico y, lo que más le molestaba, es que estaba segura de que el rubio sabia que ella asistiría. Tenía que obedecer a esa asquerosa serpiente para evitar que castigase a Elisa.
"¡Sera capullo!"-pensó la castaña mientras se miraba en el espejo mientras ahora una de las elfinas la maquillaba mientras las otras dos seguían concentradas en hacerle un precioso moño.
Cuando terminaron, Elisa le llevó a la castaña un precioso vestido blanco hecho de auténticas perlas. La verdad es que era precioso. Era ajustado hasta la altura de la cintura y después era suelto hasta los pies. Era de tirantes gruesos y dejaba ver un buen escote y la mayor parte de la espalda de la chica. Se miró al espejo y se preguntó si alguna vez había estado tan hermosa como entonces.
-Lo siento señorita-dijo Elisa llorando y abrazando a Hermione
-No lo sientas Elisa-dijo Hermione dulcemente besando la frente de la elfina-Todo ha sido culpa mía, asi que no te castigues, ¿entendido?-dijo levantando el dedo como una madre cuando regaña a su hijo.
La elfina asintió sin dejar de mirar a la castaña.
-Esta preciosa señorita-dijo con una enorme sonrisa-Aquí tiene los zapatos, los pendientes y este colgante.
La elfina le entregó a Hermione unos hermosos pendientes pequeños hechos de perlas a conjunto con un precioso colgante finísimo que resaltaba el cuello de cisne de Hermione. Los zapatos eran blancos y de tacón de aguja, aunque eran bastante sencillos, eran preciosos.
-El señor la esta esperando. Suerte señorita-dijo la elfina antes de desaparecer conjuntamente con sus otras compañeras
La castaña se quedó sola en la habitación mirandose en el espejo. El pelo lo llevaba rizado y recogido, aunque algunos mechones rizados caían por su espalta y, entre su pelo llevaba pequeños diamentes que a la luz, brillaban intensamente al igual que el vestido y los complementos.
Bufó mientras se miraba y, cogiendo aire, salió lentamente de la habitación. Caminó por el largo pasillo hasta que encontró las escaleras. Abajo se encontraba Draco Malfoy esperándola. Hermione cerró los ojos al ver al rubio y con todas sus fuerzas empezó a bajar las escaleras mirando a su enemigo sin esquivar ni un segundo la mirada de él.
"Buf...¡Esta buenísimo! ¿Pero que estas pensando? ¿Estas tonta? ¡Es Draco Malfoy! Aunque...eso no quita que este buenísimo"
Draco vestía unos pantalones vaqueros ajustados y una camisa negra a conjunto con sus zapatos. Llevaba los primeros botones de la camisa desabrochados y Hermione pudo ver su bien formado pecho.
-Ya era hora de que bajaras Granger-dijo el chico mirando a Hermione como si fuera para él insignificante, lo que molestó mucho a la castaña
-Malfoy eres...
-Date prisa-dijo el rubio dejando a Hermione con la palabra en la boca y dirigiendose hacia el salón
Hermione enrojeció de furia, pero sabía que era mejor no enfadar al rubio, al menos esa noche.
Cuando llegaron, Hermione se quedó paralizada al ver ese salón tan lujoso. Una gran lámpara colgaba del techo, las cortinas eran moradas y estaban hechas de auténtica seda, la mesa estaba hecha de mármol blanco y la bajilla estaba hecha 100% de oro blanco.
-¿Piensas quedarte ahí levantada con esa cara de tonta toda la noche?-dijo el rubio sentandose en la mesa sin ofrecerle asiento a la chica
-Eres un maleducado Malfoy-dijo Hermione sentándose enfrente del rubio
-Lo se-contestó el rubio con prepoténcia
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:42 pm

-Granger
-¿Que quieres Malfoy?-dijo Hermione ya cansada del rubio. En todo el rato que habían estado sentados en esa mesa, Malfoy no había borrado esa sonrisa burlona de su cara, y eso le incomodaba terriblemente.
-Primero, a partir de ahora me llamaras por mi nombra, ya que vas a pasar muchísimo tiempo aqui. Segundo, no se quien te crees que eres, pero esa no es manera de contestarme, así que aprende a ser más sumisa o te las veras conmigo-Hermione le dedicó al rubio una mirada asesina que hizo que su sonrisa se agrandara-Y tercero, no estoy acostumbrado a tratar con sangres sucias malcriadas, testarudas y caprichosas como tú, así que a partir de ahora o me obedeces o te aseguro que esta casa se convertira en un infierno para ti.
-¿Acaso no es ya un infierno?-dijo la castaña sin dejar de mirar a los ojos a Draco
-Te aseguro que esto puede ser muchísimo peor de lo que crees
En ese momento dos elfos entraron en el salón y despositaron la comida en cada plato y dejaron una botella de vino blanco al lado de Draco.
-¿Quieres?-le dijo el chico cogiendo el vino
-No gracias-contestó la castaña sin mirar ni siquiera al chico, ya que hacía como si estubiese muy interesada en uno de los cuadros que poblaban las paredes
Cuando Hermione miró su vaso, se dió cuenta de que estaba lleno de vino.
-Malfoy, te he dicho que no quiero vino-contestó la castaña bastante molesta
-A mi nadie me dice que no Granger-contestó el chico con arrogancia poniendo la botella en un cazo lleno de hielo.
Hermione prefirió no decir nada, aunque la verdad es que estaba que hechaba humos. Ese estúpido rubio hacía que la sangre le ardiera cada vez que abría su estúpida boca.
-Granger
Hermione posó su mirada en el rubio intentando mostrar completa indiferencia hacia él.
-¿Si?-contestó con la más dulce de sus sonrisas
-¿Esa niña era tuya?
-¿Como?-dijo Hermione atragantándose
-Que si la niña por la qu aceptaste estar aquie es tu h-i-j-a-dijo Draco lentamente con voz burlona
-Te había entendido Malfoy-dijo la muchacha bastante fastiiada
-Draco-le dijo el chico con enfado
-Lo que tu digas-dijo la chica haciendo como si no hubiese escuchado el último comentario de rubio-La niña no es mía, es de Ron
El chico se quedó quieto pensando.
-¿Que te pasa Malf...Draco?
-Me preguntaba...¿La Zanahoria se casó?
Hermione se dió cuenta de que, aunque Malfoy ya tenía casi 20 años, seguía siendo tan infantil como lo había sido en Howgarts.
-Se llama Ron
-Como sea
-¿Dejaras de ser alguna vez tan infantil?
-Ya veremos-dijo Draco dejando el tema por zanjado
La castaña bufó.
-No me has contestado-dijo el rubio fijando su mirada en la castaña
-Pues sí, se casó hace poco más de un año con Luna, ¿contento?
-¡¿Se casó con Lunática?!-dijo Draco riendo
-Eres un imbecil Malfoy
Draco paró de reir y miró a la castaña con asco.
-Y tu no eres más que una repelente sangre sucia
Hermione se termino la sopa que la elfina le había sacado minutos antes y fulminó a Draco con la mirada.
-¿Nunca te cansas de ser tan capullo?
-Modera tu vocabulario Granger-dijo Draco con enfado
Los elfos volvieron a entrar en la sala y se dieron cuenta de el tenso ambiente que emanaban los chicos, así que, tan rápido como pudieron, recogieron los platos y les llevaron el segundo plato, que era carne de hipógrifo con salsa de caramelo.
-Granger, eres una fiera salvaje, pero te aseguro que conseguiré domarte-dijo Draco cuando los elfos salieron de la sala
-¿Domarme?-dijo la chica ofendida-No soy un animal Malfoy
-Pues te comportas como tal-dijo el chico fastidiado
La chica no contestó al comentario y ignoró al rubio.
-Mírame Granger-dijo el chico desafiante
-Yo no obedezco órdenes tuyas Malfoy-dijo Hermione sin mirar al rubio
El chico enrojeció de fúria. ¡Esa era la gota que colmaba el vaso!¡Había pasado por alto todos los comentarios grotescos de la castaña, pero eso no!
Se levantó de la silla con furia y se dirigió hacia Hermione, aunque esta todavía no se había dignado a mirarle a los ojos. El rubio la cogió del brazo fuertemente y le obligó a levantarse de la silla.
-Me haces daño
-¿crees que me importa Granger?
Hermione depositó una mirada de odio hacia el rubio.
-¿Ahora te dignas a mirarme?
-Te odio Malfoy
El chico rió ante el comentario de Hermione haciendo que esta enfureciera.
-¿Crees que yo no te odio impura?
-Si tanto me odias, ¿porque no me matas?
-Te necesito como reen Granger. Estoy seguro de que tus amiguitos Cara rajada y pelo Zanahoria daran cualquier cosa por volver a verte con vida
-¡Eres asqueroso!-dijo la chica intentando soltarse del rubio
Draco la cogió del cuello y le empejó fuertemente a la pared.
-Aprenderas a ser más educada conmigo Granger, te lo aseguro
-¡Núnca obedeceré a ninguna asquerosa serpiente como tú! ¡Eres lo más asqueroso que he visto en mi vida!
El chico enfureció más, si es que fuese posible y cogió a la castaña del pelo y empezó a arrastrarla mientras ella gemía de dolor. Llegaron hasta las mazmorras y empujó a la castaña dentro de una de las celdas. La chica se levantó del suelo y miró al rubio con osadía.
-¡Te quedaras aquí hasta que aprendas a obedecerme!
-Pues moriré aqui Malfoy, porque jamás seguiré tus órdenes-dijo la castaña con una sonrisa
El rubio apuntó su varita hacia ella y, con un hechizo, hizo que cuatro cadenas de hierro envolvieran cada una de las muñecas y los tobillos de la castaña. La chica sintió la fría piedra de la pared en su espalda descubierta y sintió dolor cuando las cadenas atraparon sus extremidades.
-¡Pues morirás!-dijo el chico saliendo de la celda y cerrando la puerta detrás suya.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Sáb Ago 09, 2008 8:43 pm

Habían pasado tres horas y Hermione se encontraba peor que nunca. Sus muñecas y sus tobillos estaban rojizos a causa del roce que ejercían las cadenas sobre su piel y tenía muchísimo frío, pues en el exterior estaba nevando. Sabía que su terquez hacía que Malfoy le tratase así, pero esque no podía evitar ser como era con ese rubio. Le odiaba tanto que no era capaz de dejar a parte su rivalidad. Ese chico siempre le había insultado y humillado constantemente, pero allí él no podía hacerle nada. Quizá ahora tendría que dejar de ser tan impulsiva. Quizá debería obedecer a Malfoy...
"¿¡Pero que estas pensando Hermione?! ¡Él no puede ejercer el control sobre mí! ¡No se lo permitiré!"-se dijo a sí misma Hermione
En ese momento escuchó algo parecido a un chasquido y se asustó. Todo estaba demasiado oscuro y eso no le hacía ninguna gracia.
-¿Señorita Hermione?
La castaña escuchó una voz chillona sumamente familiar.
-¿Dobby?
El elfo se mostró delante de la muchacha mientras la miraba fijamente.
-¿Que haces aquí Dobby?
-Elisa le dijo a Dobby que una señorita llamada Hermione se encontraba en la celda de las mazmorras y Dobby no pudo evitar venir a visitarla
Hermione no pudo reprimir varias lágrimas que salieron de sus ojos y al instante empezó a sollozar cada vez con más intensidad.
-Señorita Hermione...-dijo Dobby abrazándose de la pierna de la castaña-No puedo soltarla...
-L-lo se Dobby...n-no te pre-preocupes-dijo Hermione entre sollozos
El elfo la miró y soltó sus cadenas haciendo que la castaña cayera de rodillas sobre el frío suelo.
-Pensé que quizá le gustaría ir al baño...-dijo el elfo sintiendose inútil
La castaña le agradeció el gesto y entró en un pequeño aseo que había en la celda, aunque estaba hecho un asco. Cuando salió del baño sus ojos estaban doblemente inchados y temblaba de frío.
-Gracias Dobby-dijo la chica un poco más tranquila
-Si pudiese hacer algo por usted...
-Sí que puedes hacer una cosa por mí Dobby
-Pidame lo que desee
-No me hables de usted, quiero que me llames simplemente por mi nombre-dijo la castaña con una debil sonrisa intentando aparentar fortaleza-Vuelve a atarme. Si Malfoy vuleve te castigará por haberme ayudado
El elfo hizo lo que la castaña le había dicho y la ató, aunque aflojó un poco las cadenas para que no le doliese tanto.
-El amo...esta muy enfadado-dijo Dobby nerviosamente
Hermione ni siquiera contestó al comentario del elfo y cerró sus ojos para poder calmarse y pensar fríamente en lo que podía hacer.
-Señorita Hermione...debo marcharme-dijo el elfo temeroso al escuchar unos pasos
-Hasta luego Dobby-contestó la castaña abriendo los ojos para mirar al elfo por última vez-Y...Gracias
El elfo le dedico una tímida sonrisa y desapareció.
Segundos después, un rubio irrumpió en la celda haciendo que la castaña temblara ligeramente.
-¿Como estas Granger?-dijo Draco maliciosamente acercándose al la muchacha
-Vete a la mierda Malfoy-contestó la castaña con un odio tan profundo que parecía que escupiese veneno cada vez que pronunciaba una palabra
-Esa no es forma de disculparse Granger-dijo el chico con una sonrisa acercandose tanto a la castaña que solo les separaban unos pocos centímetros
-¿A que has venido? ¿A reirte?-dijo la chica al ver la sonrisa burlona del rubio-Lárgate
-¿Me estas ordenando que me vaya?-dijo el chico riendo-Eres bastante graciosa Granger
-Y tu un gilipoyas
Draco apartó el pelo de la castaña de su rostro y la miró directamente a los ojos, haciendo que ella se estremeciese al ver esos fríos ojos grises. El chico posó sus labios al lado del oído de la chica.
-Te aseguro que te acabarás arrepintiendo de todo lo que has dicho Granger, y te aseguro que acabarás rogándome
-Me pegaría un tiro antes de rogarte Malfoy
El chico estaba bastante informado sobre los utensilios que utilizaban los muggles para matar, así que entendió lo que la castaña dijo a la perfección.
-Ya lo veremos...
El rubio se apartó lentamente de ella y la observó lentamente. La tenue luz del amanecer hizo que el vestido y todos los adornos que la castaña llevaba en su cuerpo y su pelo brillasen fugázmente.
El mismo se asombró de la apariéncia de esa estúpida y arrogante castaña. Parecía ser verdaderamente un ángel. Anque la mirada de la chcia mostraba odio, su rostro era el de una inocente y pura muchacha.
-Tienes suerte Granger-dijo el rubio mirándole a los ojos
-¿De que Malfoy?-contestó la castaña furiosa
-De que no sea un violador
-Si, pero eso lo compensas con ser un capullo egocéntrico, retrógrado, arrogante, violento...
-Basta Granger o harás que me ponga colorado
Hermione cerró los ojos para evitar seguir viendo al rubio que se encontraba delante de ella.
-Si te disculpas, dejaré que vuelvas a tu habitación-susurró el chico al oído de Hermione
-Antes muerta Malfoy-dijo Hermione también con un susurro mientras hacía una arrogante sonrisa
-Como quieras. Me gustará ver cuanto tiempo eres capaz de pasar aquí sin comida y con este frío-dijo el rubio abriendo la puerta de la celda con una sonrisa asquerosamente burlona-Me suplicarás muy pronto...te lo aseguro
Hermione iba a contestar al rubio, pero el chico cerró la puerta dejándole sola de nuevo. La verdad es que ahora se sentía tremendamente sola y, aunque fuese Malfoy, prefería estar en su compañía, aunque núnca se lo haría saber.
-Tus ganas Malfoy...-susurró la castaña segundos después de que el chico se fuese-Núnca me rebajaré...núnca te pediré perdón asquerosa serpiente...
Minutos después, ante el extremo cansancio que tenía, la chica se durmió.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Albita!!
Moderador
Moderador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 250
Edad : 24
Localización : donde va a ser¿? ... en el pais de las Golosinas, calle Piruleta, en mi casita de chocholate!!! ...
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 3:39 am

hola y bienvenida al foro!! (aunque sea nuevo...^^)
pues, nada que acabo de leerme tu historia y realmente me encanta!! esta muy muy muy interesante!! pero no lo puedes dejar asi!!
Porfaaaa!! sigue!! Wink
quiero saber como continuaaa!! y sobre todo a ver si Malfoy cae rendido ante los pies de la castaña!! muajajaja!!!
(aunque tal y como van las cosas parece que eso va a pasar dentro de bastante tiempo...¬¬)
Bueno, me voy!!
unBesitoO!!*

Albita!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:18 pm

Albita!!, muchas grácias por la bienvenida!! Me encanta el foro y espero de verdad que funcione. Te agradezco que hayas leído el fic y espero que sigas haciéndolo, jeje. Bueno, voy a dejar varios capitulos. Espero que te gusten!! Besos!!



Caminaba por un estrecho pasillo intentando encontrar algo...¿pero que era lo que estaba buscando? Siguió caminando hasta que el pasillo terminó, dando lugar a una sala redonda solo iluminada con dos pequeñas antorchas. En el centro de la sala se encontraban tres bolas de cristal apoyadas en tres pequeñísimas mesas de roble. En cada una de las mesas se encontraba una pequeña inscripción. Se acercó para poder leer y vió que, en la mesa derecha podía leerse claramente la palabra "Pasado", en la del medio "Presente" y en la de su izquierda "Futuro". ¿Que significaba todo aquello? Se acercó a la mesa que pertenecía al pasado y cogió la bola de cristal situada en ella. Dentro de aquella bola de cristal, miles de imágenes fueron apareciendo hasta pararse en una escena concreta. Un chico rúbio se encontraba rodeado de unas 20 personas vestidas de negro...El más alto se acercó a él y quitó la camisa del joven muchacho para depositar en su blanquecina piel una marca...la marca tenebrosa. El rúbio sonrió al ver su ahora marcado brazo y juró delante de todos los demás que daría muerte a todos aquellos impuros que se encontrase en su camino. El hombre alto se quitó su capucha mostrando el rostro, que parecía ser el de una serpiente y sonrió.


Despertó sobresaltada y cogió aire. Había sido todo tan real...En ese momento se dió cuenta de que un rubio la miraba a pocos centímetros. Sintió un gran dolor en sus muñecas y las miró. Al verlas se dió cuenta de que estaba sangrando. El chico sacó la varita de su túnica y apuntó a la castaña, que parecía no haber despertado todavía de ese desagradable sueño.
La chica sintió como su cuerpo caía al suelo e intentó levantarse, pero se dió cuenta de que no podía. ¿Que le pasaba? Estaba temblando exageradamente y sentía un calor asfixiante. El rubio se acercó y cogió a la muchacha en brazos, esta, casi sin ser consciente, rodeó el cuello del rubio con una mano y apoyó su cabeza en el hombro de este. Se encontraba como en un dulce sueño...
Draco llevó a Hermione hasta una gran habitación desconocida por la castaña y la acostó en la cama. La chica seguía temblando exageradamente cuando sintió una suave mano rozando su frente. Abrió los ojos y los dirigió hacia el rubio, que se encontraba levantado a su lado. Hermione apartó bruscamente la mano de Draco y volvió a cerrar sus ojos. Escuchó la voz del rubio, pero no llegó a entender lo que este decía. Segundos más tarde escuchó varias voces chillonas en la habitción y abrió de nuevo los ojos. Al abrirlos pudo ver como Draco salía de la habitación.
Escuchó una de las voces chillonas y dirigió su mirada hacia donde cuatro elfos se encontraban parados enfrente de Dobby, que parecía estar dándoles órdenes, pues segundos despues los cuatro se desaparecieron.
Dobby se acercó a la castaña, le susurró algo al oído y poco a poco sus párpados se cerraron haciendo que cayera en un profundo sueño.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

-¡¿Como se atreve?!-gritó Draco tirando un valioso jarrón al suelo al recordar que la castaña le había apartado la mano
-Tranquilizate amigo-dijo un moreno que se encontraba sentado en uno de los sillones del salón
-¡¿Que me tranquilice?!
-Si tanto odio le tienes y tantos problemas y dolores de cabeza te da...matala-dijo el chico fríamente
-¡La necesito para sonsacarle información y también como reen y lo sabes!-gritó el rubio sentandose en ese momento en un largo sofá negro que se encontraba enfrente de una gigantesca chimenea
-Leele la mente
-¿Crees que no lo he intentado?-dijo el rubio un poco más tranquilo-No deja que entre en su mente
-Entonces solo te queda una opción
-¿Cual?
-Ganate la confianza de la sangre sucia y entonces podrás sacarle toda la información que necesites
-¿Como quieres que me gane su confianza? Es demasiado lista
-Empieza por darle más libertad, no la encierres
-¡¿Estas loco?!
-¿que hay de malo en ello? No podrá llegar a escapar de aqui despues del hechizo que has puesto, ¿no?
El rubio se quedó pensando lo que su amigo Zabini le había propuesto.
-Vamos Draco. Eres un Slytherin. Podrás ganarte su confianza, ya sabes que las serpientes somos muy buenos actores-dijo el chico sonriendo mientras se levantaba del sillón-Debo irme, mañana me pasaré otra vez para ver que tal te ha ido
Draco no se levantó del sofá, simplemente le hizo un gesto con la cabeza para decirle adios y Blaise se desapareció.
¿Podría llegar a ganarse la confianza de esa testaruda castaña? ¡Claro que podría! Él era un Slytherin y una serpiente como él siempre conseguía lo que se proponía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:19 pm

Unos pequeños rayos de sol hicieron que Hermione despertara. Se encontraba mucho mejor pero, ¿Que le había pasado? Se sentó en la cama y observó la habitación en la que se encontraba. La habitación era bastante grande incluso para dos personas. Había una gran chimenea delante de un sofá verde esmeralda que se encontraba a la derecha de la cama en la que ella se encontraba. Enfrente, había un escritorio lleno de hojas con garabatos y, a su izquierda, a parte de la puerta, había una gran estantería llena de libros de varios temas diferentes. Se levantó de la cama y se dirigió hacia la estantería. Hacia dias que no leía un libro y eso le inquietaba. Cogió un libro de color negro y pasó sus dedos por la portada. El libro parecía ser antiguo y, ante su gran curiosidad, abrió el libro. Empezó a leer y se dió cuenta de que el libro trataba sobre las artes oscuras. No le gustaba el tema, pero parecía ser bastante interesante a pesar de todo y, cuando se dió cuenta,se había sentado en el borde de la cama y ya había leído unas trenta páginas.
Un rubio irrumpió en la habitación y se quedó observando a la castaña que parecía estar muy interesada en un libro que tenía entre sus manos. Le pareció bastante graciosa la forma en la que la castaña se mordía el labio mientras leía y se acercó lentamente a ella, pero pareció que la chica estaba tan entusiasmada leyendo que no se dió cuenta de su presencia.
-Granger, podrías pedir permiso para coger mis libros, ¿no crees?-dijo el rubio cuando se encontraba a tan solo unos centímetros de la chica
Hermione se sobresaltó tanto al escuchar esa fría voz que el libro, que instantes antes estaba leyendo, se le cayó al suelo.
El rubio cogió el libro y se quedó observándolo, pues ese era su libro preferido.
-Ve con más cuidado Granger-dijoDraco devolviéndole el libro a la chica, que lo cogió con temor, pues sabía que el rubio se estaba comportando demasiado bien con ella
-Gra...gracias-dijo debilmente-¿A que viene esta repentina muestra de amabilidad?-preguntó recobrando de nuevo su desconfianza
-No tengo porque darte ningún tipo de explicación-dijo girandole la cara a la castaña
La chica abrió de nuevo el libro y, aunque quiso poner toda su atención a la lectura, no pudo, pues el rubio llamaba toda su atención. ¿Porque no le decía nada? Draco estaba allí, apoyado contra la pared con los brazos cruzados mientras la observaba, mientras ella se iba poniendo cada vez más nerviosa.
-¿Puedes dejar de observarme Malfoy? Si quieres decirme algo hazlo o dejame en paz-dijo la chica apartando su mirada del libro y depositándola en el rubio
Draco apretó sus puños y se mordió el labio. No quería echarlo todo a perder insultando o golpeando a esa estúpida y orgullosa sangre sucia.
-Quería llegar a un acuerdo contigo
La chica lo miró con gran desconfianza
-¿A que te refieres?
-Bueno, si tu prometes no molestarme ni husmear por la mansión, dejaré que salgas y pasees siempre que te apetezca
-¿Como? ¿Intentas decirme que vas a dejarme por ahí haciendo lo que quiera?
-Siempre que no me molestes o husmees por la mansión-volvió a repetir el rubio
-¿Y esto a que viene Malfoy?-dijo la chica cerrando el libro y levantándose de la cama-¿Ayer me encerraste en la celda y, de repente, hoy decides que me dejas la libertad suficiente para ir a donde me apetezca?
-He pensado que estaba harto de tener que controlarte a todas horas, ya que, si estas encerrada, te vuelves extremadamente cansina-la chica lo miró con el ceño fruncido-Así que he pensado que si te dejo la libertad suficiente, quizá pueda dedicarme a otras cosas a parte de tí
-Así que soy un simple estorbo, ¿no?-dijo la chica cruzandose de brazos
-Pues la verdad es que sí Granger
La chica bufó y pensó que lo mejor era aceptar la propuesta del rubio. Era mejor eso que quedarse encerrada en una pequeña habitación día y noche.
-Esta bien Malfoy. Acepto tu proposición
El chico intentó no gritar a esa irritante castaña. ¿Que aceptaba su proposición? ¿Quien se pensaba que era esa sangre sucia? Era una simple esclava y se comportaba como si fuese una igual.
El rubio se acercó a la castaña y depositó su mano en la frente de ella.
La chica apartó su mano.
-¿Que haces Malfoy?
El chico volvió a apretar sus puños y sus ojos brillaban por la furia que sentía.
-Quería ver si seguias teniendo fiebre-dijo con voz neutral, sin dejar que ella se diese cuenta de la furia que le embargaba en ese momento
-¿Fiebre?
-¿No lo recuerdas Granger?-dijo el chico con una sonrisa burlona-Ayer fuí a verte en la celda y te encontré gritando como una loca mientras intentabas soltarte de las cadenas
Hermione se miró las muñecas y vió que tenía algún que otro arañazo y estaban muy rojas.
-Tenías fiebre y estabas delirando
La chica se puso roja al pensar que el rubio le había visto chillando y comporttándose como una loca. El rubio rió al ver como la castaña enrojecía de verguenza.
-Quiero ducharme Malfoy-dijo la chica bastante enfadada al darse cuenta de como se reía el rubio de ella
-Sígueme-dijo el rubio abriendo la puerta con una sonrisa burlona todavía en su cara
Hermione siguió al rubio hasta que llegaron a una puerta de color dorado.
-Este será tu cuarto de baño Granger
La chica abrió la puerta y observó el gigantesco cuarto de baño que ahora le pertenecía. Había una gran bañera en el centro del cuarto de baño, aunque en vez de una bañera, parecía ser una piscina. Todo estaba hecho de oro, incluído el bater. Había un gigantesco espejo de cuerpo entero delante de la bañera, y en el centro de esta, se encontraban seis grandes grifos, cada uno con una función distinta que pronto descubriría.
-Gracias Malfoy-dijo Hermione entrando en el cuarto de baño cerrando la puerta en las narices del rubio.
El chico se sintió estúpido. Le daba un montón de comodidades a esa impura y solo recibía a cambio humillaciones por su parte. Sabía que debía controlarse, pero no sabía si sería capaz de aguantar mucho más esa situación tan humillante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:21 pm

Hermione estubo probando que función tenía cada uno de los grifos de esa enorme bañera. De la mayor parte de ellos salían burbujas de diferentes colores y olores y, de los otros simplemente servían para que el agua estubiese más caliente o más fría. Cuando la bañera se llenó (solo tardó unos pocos minutos), la castaña se desnudó y entró en ella. Se sintió como en el cielo. Ya había olvidado esa sensación tan agradable...sus mejillas se encendieron a causa del calor del agua y algunas pequeñas gotas de sudor resvalaron por su frente. Estaba sentada en una de las esquinas de la bañera que estaba diseñada específicamente para eso. Estubo pensando en sus amigos, en Lucy...pero, sobretodo, en Draco Malfoy. ¿De verdad creía ese arrogante rubio que le engañaría?
-Por Dios...se le nota a una legua lo que pretende...-se djo a sí misma en voz algo
"Solo intenta ganarse mi confianza...¡Será idiota! ¿Como puede pensar que soy tan tonta?"
-¿Que voy a hacer?...
"Podría seguirle la corriente..."
Hermione acabó durmiendose a causa de la calidez y la comodidad que sentía. Cuando despertó, el agua ya estaba fría. Salió de la bañera y se cubrió el cuerpo con una toalla.
"Voy a seguirle la corriente...pero no lo va a tener nada fácil conmigo"-se dijo mientras abria la puerta del cuarto de baño y salía.
Entró en su habitación y se sentó en la cama. Encontró una carta en la mesita en la que ponía claramente "Para Granger". Abrió la carta y la layó.

Granger, la ropa que hay en el armario ahora te pertenece. En el segundo cajón de la derecha está la ropa interior, en el primero a la derecha están los pijamas, en el primero de la izquierda están los calcetines y en el segundo de la izquierda están los zapatos. Puedes salir de tu habitación, pero te advierto que no permitiré que des vueltas por la mansión a partir de las 12 de la noche. A esa hora tendrás que estar ya en tu habitación y, por tu bien, espero que no me contradigas. Esta noche la cena será a las 8 en punto, no te retrases.

Draco Malfoy


-¡Sera estúpido!-dijo estrujando la carta en su mano
Se levantó y abrió el armario. Se quedó fascinada con la cantidad de ropa que había allí, la gran mayoría vestidos. Cogió unos pantalones vaqueros, una camiseta verde botella de manga larga con sutil escote y unos zapatos planos del mismo color que la camiseta. Había zapatos de todos tipos y de todos los colores posibles, incluso algunos colores que Hermione jamás había visto. Cogió una capa negra que había colgada en un perchero al lado del armario y salió de la habitación. Estubo investigando la casa, pero no encontró nada raro allí.
"¿Que creías que ibas a encontrar Hermione? Malfoy no es tan tonto como para dejar a la vista sus trapos sucios"
Encontró unas escaleras y subió al tercer piso. Entró en la habitación que había al final de ese estrecho pasillo. Cuando abrió la puerta, esta chirrió. Parecía estar oxidada. La habitación estaba completamente a oscuras y, aunque dificultosamente, pudo encontrar el interruptor. Las luces se encendieron y Hermione empezó a explorar. La habitación era estrecha, pero larguísima. En las paredes paralelas de ese cuarto se encontraban unas grandes estanterías llenas de algunos libros viejos llenos de polvo, botellas que contenían alcohol y algunos jarrones transparentes con extraños líquidos con un aspecto bastante asqueroso.
"Prefiero no saber que es eso"-se dijo a sí mima Hermione mirando un jarrón de cristal lleno de un líquido bastante espeso color verde moco
La verdad es que en esa habitación hacía bastante frío. La castaña siguió husmeando. Las luces empezaron a encenderse y apagarse continuamente, hasta que finalemente se fundieron y la habitación quedó en penumbra. No había ni una simple ventana en ese cuarto y, aunque era fácil salir de allí, puesto que era un simple pasillo, Hermione no pudo moverse del lugar. Tenía mucho miedo a la oscuridad y se quedó paralizada. Estubo durante varios minutos petrificada por el pánico hasta que una luz le alumbró la cara.
-Si el señor te ve aquí se enfadará mucho-dijo una preciosa chica mientras dirigía su varita hacia Hermione
En la punta de la varita una pequeña luz iluminaba a Hermione.
-¿Quien eres?
-Soy la cocinera-dijo ella con una sonrisa-Será mejor que salgamos de aquí
Hermione la siguió hasta que llegaron al pasillo del tercer piso. Allí estaba todo completamente iluminado a causa de los débiles rayos de sol que entraban por las gigantescas ventanas.
Hermione se tranquilizó y bufó.
-¿Que hacías ahí dentro?-dijo la chica que se encontraba al lado de Hermione-¿Estabas husmeando?
Hermione se fijó en la chica. Tendría unos 22 años más o menos. Su liso pelo rubio le llegaba hasta la cintura y sus ojos azules como el cielo la miraban. La chica estaba vestida con un uniforme negro y un delantal tan blanco que parecía imposible que se tratase de la cocinera. Ella estaba mirando a Hermione de arriba a abajo con una enorme sonrisa en su rostro.
-Yo...estaba...bueno...-Hermione no sabía que decir. Ella le había pillado
-No importa-dijo la chica al ver que la castaña estaba incómoda ante la situación-Me llamo Paula-dijo estirando la mano
Las dos chicas se estrecharon las manos.
-Hermione-dijo la castaña con una sonrisa
-Tendrías que ir con cuidado. Si el señor te pilla se enfadará muchísimo. Ni siquiera permite que sus sobrinos entren aquí
-Gracias por la adverténcia
Las chicas se quedaron unos instantes en silencio.
-¿Eres...bueno...eres una de sus esclavas?-dijo Paula tímidamente
-Yo no soy la esclava de nadie-dijo la castaña molesta
-Lo siento si te he ofendido, pero...el señor no me ha dicho que había contratado a alguien más-dijo con una sonrisa incómoda
-A mi no me ha contratado
-¿Entonces eres de la familia?
-¡¿Yo una Malfoy?!-dijo la castaña riendo-¡Claro que no!
La rubia parecía estar muy confundida. No entendía ni lo que hacía allí esa chica ni quien era.
-¿Y entonces...?
-Granger-le llamó un rubio que se encontraba a unos metros donde segundos antes las chicas habían estado hablando
-Malfoy...-dijo Hermione con desagrado
-Señor...-dijo Paula con timidez mirando a Hermione-¿quien es esta muchacha?
"¿Muchacha? Si solo nos llevamos unos pocos años"
-Solo es una esclava-dijo el rubio con desprecio-No te preocupes por ella
-¿Esclava?-djo Hermione con cara de enfadada-Yo no soy tu esclava Malfoy
El rubio hizo una media sonrisa que hizo enfurecer a la castaña. Paula miraba sin saber que decir o que hacer.
-Paula, puedes retirarte-dijo Draco sin apartar la mirada de Hermione
Paula le dirigió una última mirada a la castaña y despareció de su vista bajando las escaleras.
-Granger no te atrevas a contradecirme delante de mis empleados
-¿Empleados? ¿Ellos no son tus esclavos como yo?-dijo furiosa
-No. A ellos les pago por estar aquí y les doy vacaciones. Trabajan para mí. En cambio tú-dijo cogiendo la barbilla de Hermione obligandole a mirar a los ojos a l rubio-Eres mi esclava
La chica se apartó del contacto de Draco con cara de asco.
-No eres más que un...un...
-¿Un que?-dijo él con una sonrisa burlona
-Te odio Malfoy-dijo intentando empujar al rubio a un lado para marcharse de allí y no acabar abofeteándolo
El rubio ni siquiera se movió del lugar cuando ella le empujó y, tras un rápido movimiento, la cogió de la cintura y la estrechó contra é.
-Te aseguro que ese sentimiento es mutuo-le susurró al oído
La castaña se apartó de él, le fulminó con la mirada y salió corriendo de allí.
-Esto va a ser muy dibertido-se dijo a sí mismo Draco mirando el pasillo, donde segundos antes la castaña le había mirado con gran ira.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:22 pm

Hermione corrió hasta que se encontró en el salón. Se sentó en uno de los sillones y empezó a maldecir a Malfoy por lo bajo.
-Sera capullo...¿Como se atreve?...yo no soy su esclava...¡Será cabeza hueca!...
-Así que tu eres su nueva...mmm...invitada-dijo una voz que sonó detras de la castaña.
Hermione se levantó y dirigió su mirada hacia donde esa voz había sonado.
-¿Quien eres?
Un chico de cabello negro, ojos marrones, alto y con cuerpo bastante bien formado apareció ante los ojos de la castaña.
-Nos volvemos a encontrar Granger-dijo el chico con una sonrisa mientras extendía su brazo para estrechar la mano con Hermione, pero esta no lo hizo, así que, finalmente, bajó de nuevo el brazo
-¿Zabini?-dijo Hermione con cara de pocos amigos
-El mismo-dijo sonriendo y enseñando sus perfectos dientes blancos-Pero puedes llamarme Blaise, ya no estamos en la escuela
-Tampoco somos amigos, así que lo más correcto es que nos llamemos por los apellidos, ¿No crees?
El chico rió ante el comentario de Hermione.
-No lo se...llamame por mi apellido si quieres, pero yo te llamare por tu nombre
-Eso si yo lo permito-dijo Hermione desafiando a Blaise
A él le encantaba ver comno la castaña se enfadaba. La verdad es que no la recordaba tan hermosa...estaba hecha todo un bombón. Se recorrió sus labios con su lengua mientras miraba de arriba a abajo a esa castaña que le miraba con desprecio.
-¿Sabes que estas que te cagas Hermione?
-¡Seras masovero!
-¿Masovero?-dijo el chico mientras reía
-¡Sí, masovero! Por si no lo sabes significa vulgar
-Se lo que significa Hermione. Simplemente me ha hecho grácia-dijo sin dejar de sonreir-¿Sabes donde está Draco?
-¿Porqué tendría que saber donde se encuentra ese energúmeno?-dijo con furia
-Parece que no os llevais muy bien
-Pues no. La verdad es que nos odiamos profundamente
-Pues quiero que sepas que mi amigo es un imbécil
-¿Porque?-dijo Hermione levantando una ceja al ver que el mejor amigo de Malfoy le había insultado
-Porque es imposible odiar a una ángel como tú-dijo acercándose a Hermione hasta que se paró a unos pocos centímetros de ella
Hermione se sonrojó y la sonrisa de Blaise se agrandó.
-Cuando te sonrojas estás preciosa, ¿Te lo había dicho alguna vez?
-¿Sabías que eres un estúpido?-dijo Hermione empujando al chico y saliendo del salón para dirigirse directamente a su habitación.
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
Draco bajó hasta el salón para darle la bienvenida a su amigo, ya que suponía que ya habría llegado. Cuando se encontraba delante de la puerta del salón se encontró con Hermione, que le fulminó con la mirada y subió rápidamente las escaleras.
Cuando entró se encontró con su amigo, que le observaba sentado en uno de los sillones negros.
-¿Te has encontrado con Granger?-dijo el rubio mientras se sentaba en el sofá que se encontraba enfrente del sillón donde Blaise estaba sentado.
-La verdad es que sí-dijo con una sonrisa tonta-¿Cómo puedes ser tan imbécil?
-¡¿Cómo?!-dijo Draco extrañado al ver que su amigo le insultaba
-Tienes a un ángel y ni siquiera lo aprovechas. ¡Yo ya me hubiese acostado con ella!
-¿Que dices?-dijo Draco con cara de asco
-¡Te digo que Granger está buenísima! Y...piensa que no va maquillada. Ya me gustaría ver a Pansy sin maquillaje...-dijo riendo
-¿La has visto bien?
-¡Claro que sí! Creo que eres tú el que no te has dado cuenta de la suerte que tienes
-No se de que me estás hablando-dijo Draco esquivando la mirada de su amigo
-¿Ahora me vas a decir que no está buena?
Draco se quedó unos instantes pensando. La verdad es que Granger estaba muy buena...y la verdad es que era hermosa. Se quedó pensando y no encontró a ninguna otra chica tan bella como ella. Todas con las que se acosataba al día siguiente, cuando se quitaban el maquillaje perdían todo su encanto, en cambio Granger...
-Está bien. Esta muy buena. ¿Y que? Solo se trata de una impura
-Hay amigo...-dijo Blaise negando con la cabeza-¿Nunca se te ha pasado por la cabeza tirártela? Tú siempre te acuestas con todas las chicas hermosas que he tenido el placer de conocer
-Igual que tú-contestó Draco con una sonrisa al recordar como él y su amigo se iban turnando a todas las mujeres hermosas que conocían. Les engañaban fácilmente.
-Bueno...pues te aseguro que yo me acostaría con Hermione sin dudarlo un instante-dijo relamiendose los labios
-Amigo, estas enfermo-dijo Draco riendo-Lo primero es sacarle la información, despues...seguramente me la tiraré
-¡Bien dicho!Después me la pasas...
-Tranquilo...te daré las sobras, no te preocupes
Los dos amigos estallaron en risas. Cuando se tranquilizaron Blaise se levantó del sillón.
-Lo siento, pero debo irme. Me espera un asunto muuuuuuuuuuuuy importante
-¿De quién se trata esta vez?-dijo Draco levantándose del sofa mientras sonreía
-De Parvati Patil
-¡¿Que?!-dijo Draco sorprendido-¡Pero si es una estrecha! No sabes como me costó llegar a acostarme con ella. Le tube que decir millones de veces que la quería, que estaba completamente enamorado...y miles de chorradas más.
-Si, pero...está destrozada después de que tú le dejaras y...bueno. Le he dicho que eres un imbécil y que yo opinaba lo mismo que ella
-¿Y que es lo que opinas exactamente?-dijo Draco cruzándose de brazos mientras no paraba de sonreir
-Que eres un capullo inmaduro, un mentiroso, un egocéntrico, un hijo de p...
-¡Bueno está bien! Pero no hace falta que insultes a mí madre-dijo sin dejar de sonreír
Blaise le dirigió una última sonrisa, se despidió de él y se desapareció.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:28 pm

Draco se quedó un rato pensando en la castaña hasta que, finalmente, decidió levantarse para ir a cenar. Cuando llegó al comedor, Hermione todavía no había llegado. Esperó con muchísima impaciencia hasta que ella apareció. Llevaba puesto un vestido verde esmeralda largo hasta los pies y con una corta cola, con un sutil pero a la vez vistoso escote y con la espalda descubierta. Su pelo estaba recogido en una cola alta mientras algunos mechones rizados caían naturalmente por su espalda y, aunque llevaba puesto maquillaje para resaltar sus grandes ojos color café, se veía completamente natural.
-Llegas tarde-dijo Draco mirando a la castaña fríamente
-Lo se
La castaña se sentó delante del rubio sin mirarle.
-Si te digo una hora es para que llegues puntual, no media hora después
Hermione estaba muy enfadada con ese engreído rubio, así que decidió no contestar.
-¿Lo has entendido?
Ella asintió sin mirarle todavía. En ese momento dos elfos entraron en el comedor y les sirvieron la cena. Hermione miró su plato y simplemente estubo un rato pinchando la carne con el tenedor, pero no probó bocado.
-No se juega con la comida Granger
Hermione por primera vez en toda la noche miró al rubio.
-No tengo hambre-dijo seriamente-Solo he bajado por compromiso
El rubio rió.
-¿Por compromiso? Creo que todavía no has entendido que aquí mando yo, y si te digo que cenas conmigo, lo haces
Hermione le miró con odio.
-Y ya va siendo hora de que dejes de comportarte como una niña malcriada
-¡¿Yo malcriada?!-dijo la castaña explotando-¡Tu eres el único malcriado y mimado que hay aquí!
-No me levantes la voz Granger-dijo Draco con voz serena
-¡Yo hago lo que quiero!¡Tu no puedes controlarme!-dijo levantándose de la silla mientras los dos elfos que seguían en la sala mirando asombrados a la castaña
Draco también se levantó de la silla.
-¡Sientate!-dijo el rubio enfurecido
-¡Te he dicho que no me ordenes nada!¡No eres más que un engreído que cree que puede controlar a todo ser viviente que esté a su lado. Pero yo no soy una más de tus putitas!-dijo antes de salir corriendo de la sala
Draco empezó a correr detrás de la castaña, que había salido de la mansión y se había encaminado hacia el bosque en busca de protección.
Hermione corrió todo lo rápido que sus piernas le permitieron mientras dos gruesas lágrimas recorrían sus mejillas. Le odiaba...le odiaba tanto...
Esquivó ágilmente algunas ramas y siguió corriendo mientras su pulso aumentaba a causa del cansancio y del frío que hacía. Estaba todo nevado, de hecho, estaba nevando, aunque solo eran pequeñísimos copos de nieve los que caían del cielo.
Cuando creyó que se había deshecho del rubio, paró y empezó a coger aire. Entonces una mano cogió fuertemente su brazo y le empujó contra un arbol con fuerza. Cuando levantó la mirada se encontró con unos ojos grises que irradiaban furia. Hermione sintió un escalofrío recorrer su espalda al ver de tan cerca esos ojos.
-¿Creias que podrías escapar de mí?-dijo acercándose tanto a ella que sus bocas casi se rozaban mientras apretaba fuertemente las muñecas de la castaña, que tenía cogídas fuertemente
-Me haces daño...-dijo intentando que su voz no sonase débil a causa de su llanto
-¡¿Crees que me importa?!
Hermione cerró los ojos haciendo que otras dos lágrimas recorrieran de nuevo sus rojizas mejillas.
-Te aseguro que aprenderás a respetarme, aunque sea por las malas-dijo el chico en un susurro en el oído de la castaña.
Ella volvió a abrir los ojos y vió lo cerca que se encontraban. En ese momento sus miradas se encontraban fijas observando los ojos del otro. Draco bajó un poco la mirada y la posó en los carnosos labios de Hermione, que se encontraban muy rojos a causa del frío. Se acercó un poco a ella haciendo que sus labios se rozaran. Había encontrado la forma perfecta de vengarse de la castaña.
Cuando Hermione sintió el contacto de sus labios con los de rubio giró la cabeza hacia otro lado, pero él soltó una de sus muñecas e hizo que la castaña volteara su cabeza cogiéndole por la barbilla.
Draco volvió a intentarlo y, esta vez, la castaña no se apartó. Sus labios se encontraron y los dos sintieron como si una descarga eléctrica recorriera sus cuerpos. El beso era tan dulce que Hermione creyó que estaba soñando. ¿Como un ser tan frío podía besar tan dulcemente? Cuando se dió cuenta de lo que estaba haciendo, empujó al rubio haciendo que el beso cesara.
Draco hizo una media sonrisa que Hermione interpretó como un signo de burla, así que, sin apenas pensarlo, levantó su mano y le pegó una fuerte bofetada al rubio, que se quedó estático observando a la castaña, que estaba llorando. Hermione salió de allí corriendo mientras lloraba. ¿Como había podido caer en la trampa del rubio? ¿Cómo había podido besarle? Siguió corriendo hasta que llegó a su habitación, cerró la puerta con un portazo y se apoyó en esta. Poco a poco se resvaló y se quedó con la espalda apoyada en la puerta y con la cabeza escondida entre sus rodillas. Estubo media hora llorando hasta que finalmente el sueño le venció.
La semana pasó sin ningún contratiempo. Hermione no había vuelto a ver a Draco en toda la semana, de hecho, a penas salia de su habitación. Elisa le llevaba cada día la comida y se pasaba el tiempo libre leyendo para no pensar en ese beso...en ese beso que tanto le había gustado.
"¡Malfoy es un mortífago! Es imposible que pueda sentir algo por él. Simplemente he estado mucho tiempo encerrada y hacía mucho que nadie me besaba como él, ¡nada más! Pero es que fue tan...tan...¿Dulce?...si, esa es la palabra. Dulce..."
-Señorita, ¿Hoy tampoco va a bajar a cenar?-dijo Elisa haciendo que Hermione saliese de su estado de trance
Dejó el libro que había tenido encima de las rodillas en el escritorio y se giró hacia la elfina para contestarle. La verdad es que desde ese día, Hermione no había acudido a ninguna comida, pero el rubio no había protestado por ello. La primera vez que se negó a cenar con él, este se había puesto hecho una fúria y había irrumpido en su habitación, en cambio, ahora parecía que a él no le importaba en absoluto lo que Hermione hacía.
-Si, hoy voy a bajar
La elfina no se esperaba esa respuesta, pero le dedicó una sonrisa y se desapareció del lugar para hacer la cena. Hermione no soportaba que los elfos le hiciesen la comida, la cama y le limpiasen la habitación, así que normalmente no les dejaba hacerlo. Odiaba que alguien le sirviese como si ella fuese superior, así que decidió que ese día ella ayudaría a hacer la cena. Salió de su habitación y recorrió el pasillo, que se encontraba completamente desierto. Bajó las escaleras y se encaminó hacia la cocina.
Cuando entró, todos los elfos y dos chicas que se encontraban en el lugar se quedaron mirándole con curiosidad.
-Señorita Hermione, ¿Que hace aquí?-dijo Dobby acercándose a la muchacha que observaba el lugar con detenimiento
-He venido a hacer la cena-dijo tranquilamente
-¡Usted no puede hacer la cena!-dijo una elfina de cabellos negros y ojos violetas
-¿Eso quien lo ha dicho?
-Bueno...nadie pero usted no pue...
-Entonces listo-dijo Hermione con una sonrisa mientras interrumpía a la elfina que le miraba con curiosidad y a la vez con desconfianza-Mmm...donde están las sartenes y los calderos?
-Están...en el segundo cajón de la izquierda-contestó una muchacha pelirroja de ojos color miel mientras miraba a Hermione con detenimiento.
Hermione le dedicó una sonrisa y cogió un caldero para hacer lentejas. Hacía mucho que no las probaba y le enantaban. Encontró todos los ingredientes sin tener que preguntar nada. Todos los que se encontraban en la cocina siguieron trabajando, pero de vez en cuando, se quedaban observando los movimientos de la castaña.
Después de hacer la cena, se despidió de todos y se encaminó hacia la habitación para ducharse y arreglarse. Si Malfoy quería jugar, jugarían. Quería ir lo más probocatiba que pudiese. Después de ducharse se dirigió hacia el armario. Encontró un precioso vestido rosa pastel. El vestido era bastante corto. Estaba hecho de seda, era ceñido hasta debajo de los pechos, donde una cinta rosa fucsia aguantaba los pechos. Era palabra de honor y podía verse un pronunciado escote. Quizá no era hermosa, pero ella misma admitía que tenía unos pechos preciosos. Se puso unos zapatos de tacón de aguja rosa pastel y se maquilló. Hizo que sus ojos resaltaran muchísimo gracias a una sombra rosa y al rímel que hacía que sus pestañas se alargaran mucho, se puso un poco de colorete resaltando sus mejillas y, finalmente, se pintó los labios con un poco de pintalabios rosa y brillo. Se dejó el pelo suelto mientras muchos bucles recorrían su espalda y sus hombros. Cuando llegó la hora prevista, bajó a cenar.
Cuando llegó al comedor, se encontró con esa fría mirada que había interrumpido su sueño durante toda la semana. El rubio examinó a Hermione con bastante interés.
-¿Donde crees que vas así?
-A cenar-contestó la castaña sentándose en su silla
El rubio siguió mirando a la castaña mientras esta se hacía la despistada mientras observaba los cuadros de la sala.
Dos elfinas entraron en la sala y les sirvieron la comida. El rubio miró su plato con extrañeza.
-¿Que es esto?
-Son lentejas. Es un plato muggle-contestó Hermione sin mirar al rubio, que estaba bastante enfadado
-¡¿Como?!
-¿Que pasa? Si todavía no las has probado. Te aseguro que están deliciosas-dijo con una sonrisa
-¡No pienso comer comida muggle!
-Pues no comas, ya te apañarás-dijo la castaña mientras empezaba a comer su suculento plato
-¿Has hecho tu la comida?-dijo el rubio un poco más tranquilo
-Si
-No quiero que vuelvas a hacerlo. Para eso están los elfos
-Pues yo no quiero que nadie deba servirme. Yo no soy superior a ningún ser vivo
-Tu no, pero yo sí-contestó con arrogancia el rubio
Hermione le dirigió una mirada amenazadora, pero intentó calmarse.
-No vulevas a hacer la comida, ¿entendido?
-Me gusta cocinar
-Me da igual
-¿como?
-Que me da completamente igual que tu no quieras que haga la comida
Draco entró en cólera. Se levantó y cogió a Hermione del brazo.
-¡MARCHAROS!-le ordenó a las dos elfinas que miraban la escena con terror.
Las elfinas se desaparecieron al instante. Draco, con un hechizo, hizo que todas las personas que se encontraban en los cuadros desaparecieran y, finalmente colocó su varita en el cuello de la castaña, que miraba desafiante al rubio.
-¿Vas a matarme o quizá prefieres torturarme?-dijo Hermione mientras miraba seriamente al chico
El rubio lanzó al suelo a la castaña. Hermione sintió dolor cuando cayó fuertemente al suelo, pero siguió mirando a los ojos a Draco, que le apuntaba con la varita.
Draco observó atentamente a Hermione, que se encontraba con el vestido levantado dos palmos por encima de las rodillas haciendo que él pudiese ver sus largas y finas piernas. La chica le miraba desafiante, aún cuando él le estaba apuntando con la varita. ¿Como podía ser tan...tan...Gryffindoriana? Era valiente y osada. ¡Como le odiaba! Pero a la vez le encantaba ese carácter salvaje que ella tenía.
Hermione al ver que el rubio solo le observaba con la varita en alto, decidió levantarse. Una vez levantada, se acercó lentamente al rubio, que seguía con la varita en alto apuntando la castaña. Hermione siguió acercándose a él hasta que se encontró solo a unos centímetros de él.
-Vamos Malfoy, hazlo. Eres un mortífago, ¿no? ¡Matame de una vez!-dijo la castaña mientras gruesas lágrimas rozaban sus mejillas
Lloraba de rábia. ¡Le odiaba!Era un ser frío, un asesino...pero a la vez...le había salvado la vida y nunca le había maltratado. Quizá...no era tan mala persona.
Sus rostros seguían separados por unos pocos centímetros y cada uno miraba al otro con rabia, con odio y...con pasión.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:37 pm

Tan solo se encontraban a unos centímetros, pero ninguno de los dos hacía nada por separarse o por juntarse, simplemente se observaban el uno al otro. Despues de varios minutos en la misma posición, Draco bajó la varita y le dió la espalda a la castaña marchándose en dirección a la puerta.
-Eres un cobarde-dijo Hermione con rabia
El rubio se paró en seco, pero no se giró.
-¿Porque? ¿Por no matar a una mujer que va desarmada?-dijo el chico con una voz severa
-No-Hermione se acercó un poco al chico
-¿Entonces?
Hermione no sabía que contestar. ¿Porqué era un cobarde? No lo sabía...por haberle encerrado en una celda, por haberle tratado como un simple animal, por...por...¡Por todo!
El rubio se giró mirando a la castaña a los ojos y le lanzó la varita a los pies de esta.
-Si quieres matarme hazlo Granger. Yo no voy a matarte, te necesito para mi plan.
La castaña cogió la varita, pero no apuntó a Draco.
-¿Ahora quien es el cobarde?-el rubio le dedicó una media sonrisa y salió de la sala.
¿Porqué no lo había matado? Había tenido la oportunidad y, sin embargo, no lo había hecho. Se odiaba...se odiaba por ser débil, por ser compasiva...por que en el fondo, no le guardaba tanto rencor como ella misma creía.
Cuando se deshizo de sus pensamientos se quedó mirando la varita que descansaba en su mano esperando ser usada. Iba a hacerlo. Tenía que hacerlo.
Salió rápidamente de la sala y, sin saber exactamente porqué, se dirigió hacia el salón. Allí se encontraba el rubio apoyado contra la pared observando la puerta por la que la castaña acababa de entrar.
-Sabía que vendrías-dijo con una fría sonrisa
Hermione se quedó mirando al rubio con rabia. Siempre tenía que saberlo todo, siempre tenía que dominar la situación. Por una vez quería ser ella la que le dominase a él.
El rubio no se movió del lugar, sin embargo, Hermione se puso delante de él y levantó la varita hacia su inexistente corazón.
-No vas a hacerlo
El chico seguía con esa estúpida y arrogante sonrisa que tanto le caracterizaba.
-¡Tu no sabes nada de mi!-gritó la castaña cogiendo con fuerza la varita
-Claro que sí
Draco se acercó a Hermione hasta el punto en el que la varita que sujetaba la castaña se clavó en el pecho de él.
-Eres compasiva, miedosa, crees que todo el mundo tiene un lado bueno, crees que las personas pueden cambiar, eres valiente, considerada y siempre intentas buscar el lado bueno de las cosas.
La castaña empezó a llorar, pero no bajó en ningún momento la varita ni demostró temor hacia el rubio.
-Te odio...-dijo con una voz tan débil que creyó que el rubio no le había oído
-Entonces mátame-susurró el rubio
Hermione no podía parar de llorar. ¿Porque no podía acabar de una vez con él? Quería hacerlo, pero por alguna extraña razón no podía. Empezó a recordar los años que le había hecho pasar Malfoy en Hogwarts. Siempre insultándole, humillándole...recordaba sus bromas pesadas, su macabra risa...De repente todos esos recuerdos desaparecieron para dar lugar a otro recuerdo mucho más agradable...ese beso...recordaba ese dulce beso que el rubio le había dado aquella noche...¿Como podía olvidar todo el daño que ese ser le había hecho simplemente por un beso? Un beso que para él no había significado absolutamente nada.
Bajó la varita casi sin darse cuenta y miró directamente esos fríos ojos grises con los que había soñado varias noches.
-¿No vas a matarme Granger?
-No lo se...-dijo entre sollozos bajando la mirada para dirigirla al suelo
El chico levantó la barbilla de Hermione haciendo que sus miradas volviesen a encontrarse.
-Eres un asesino...
-Sí, lo soy
-Juraste matar y torturar a los impuros...
El rubio tardó en responder, pero finalemente contestó afirmativamente.
-Si no te mato...tu me acabarás matando a mí y a todos los que son como yo
Hermione miraba a Draco a los ojos intentando averiguar la contestación de él, aunque ya la sabía. Soltó la varita haciendo que cayera al suelo.
Draco se acercó a Hermione y rozó sus labios contra los de ella. La castaña sintió un escalofrío, ese miemo escalofrío que había sentido la última vez que él le había besado.
Se observaron durante unos instantes y finalemente se fundieron en un beso. En un dulce y a la vez pasional beso. La lengua de cada uno de ellos recorrió la boca del otro. Los brazos del rubio rodearon la cintura de la castaña y los brazos de esta envolvieron la nuca del chico. Ninguno quería acabar con ese momento, no querían separarse y mucho menos querían volver a la cruda realidad. Eran enemigos y los dos estaban destinados y entrenados para matar al contrario, sin embargo, en ese momento solo sentían placer y atracción el uno por el otro.
Cuando se separaron para respirar, volvieron a observarse.
-No
-¿No que?-preguntó Hermione con una sonrisa mientras observaba confundida los grises ojos del rubio mientras se moría por volver a besar esos labios
-Yo...nunca te mataría
La castaña se quedó paralizada ante la contestación del rubio y este, sin esperar la respuesta de ella, volvió a besarle. La besó como si nunca más fuera a tocar esos labios, como si nunca más volviese a sentir esos carnosos labios, como si núnca más volviese a oler ese aroma a bosque, como...como si núnca pudiese volver a tenerla entre sus brazos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:42 pm

Cuando volvieron a separarse a causa de la falta de aire, Draco se quedó unos minutos observando a Hermione y, finalmente se separó lentamente de ella. Hermione se quedó bastante confundida mirando al rubio que no mostraba expresión alguna. Finalmente, Draco se marchó del salón sin decir absolutamente nada. Hermione se quedó unos segundos levantada mirando la puerta por la que segundos antes Draco había desaparecido. Sintió un enorme vacío y, al darse cuenta de lo que había sucedido, no pudo evitar volver a llorar. Esos días estaba más sensible de lo normal. No paraba de llorar y por eso mismo se odiaba a sí misma y odiaba a ese arrogante rubio. Se sentó en el sofá negro y se sumió en sus pensamientos. Acabó tumbándose en el sofá mientras, con la mirada perdida pensaba en miles de cosas. Estubo allí, simplemente tumbada durante algunos minutos, aunque a ella le parecieron horas, cuando escuchó un sonido muy conocido por ella. Alguien se había aparecido en el salón. Estubo a punto de levantarse para averiguar de quien se trataba, pero, al escuchar la voz de la chica, decidió quedarse tal y como estaba.
-¡¡Draky!!-dijo una muchacha con voz chillona mientras salía corriendo del salón para dirigirse al despacho del rubio-¡¡Ya estoy aqui!!
Hermione bufó al instante.
"Genial, ahora no solo tengo que aguantar a Malfoy, ¡sino que también tengo que soportar a la guarra de Pansy!"
Se levantó lentamente del sofá y se dirigió hacia el despacho de Malfoy. No sabía porqué, pero tenía muchísima curiosidad. Quería saber si Pansy seguía siendo la misma descerebrada de siempre y si ella y Malfoy seguían teniendo algun tipo de relación.
"¿Porqué me importa eso? Me da igual que esos dos sigan follando"
Siguió caminando por el largo pasillo del primer piso. Sabía que había visto el despacho de Malfoy, pero...no recordaba exactamente donde. Observó todas las puertas que había allí e inmediatamente se dió cuenta de cual era. La puerta era negra y en la parte superior había una pequeña placa en la en ese instante ponía: "Estoy trabajando. No quiero interrupciones"
"¿Trabajando? Tendra morro...seguro que se lo está pasando de miedo con la guarra de Pansy. ¿Pero a tí que más te da eso Hermione?"-se dijo a sí misma mientras se pegaba un pequeño golpecito en la frente
Apoyó su oreja en la puerta para intentar escuchar la conversación, pero parecía que estaba echizada para evitar justamente lo que ella intentaba.
"Piensa Hermione...piensa...siempre tienes la solución para estos problemas...se el hechizo para poder oirlos, pero sin una varita...¡Claro, La varita de Malfoy esta en el salón!"
Salió corriendo de vuelta hacia el salón, cogió la varita que se encontraba en el suelo y volvió a dirigirse al despacho del rubio. Después de nombrar el hechizo correspondiente, pudo escuchar perfectamente la conversación entre los dos chicos que se encontraban en la sala.
-Nuestro Señor confía en tí. Eres su mejor hombre y, además, también eres su mano derecha. Siempre te lo cuenta todo a tí
-Lo se...
-Entonces...¿Porque te preocupa tanto?
-No me preocupa Pansy. A mi nada me preocupa, simplemente estoy harto de hacer el trabajo sucio.
-Bueno...siempre te ha gustado llevar tu mismo los asesinatos. No entiendo porqué ahora no quieres hacerlo...
-¡Porqué son unos asquerosos muggles! Yo siempre mato magos. ¡Gente que está a mi misma altura! Yo no gasto mi tiempo en asquerosos muggles
-Entonces haz que lo haga otra persona-dijo la voz de Pansy en tono sensual
-¿Quien va a hacerlo, tu?-dijo el chico con voz burlona
-¿Porqué no? Soy la indicada para estas cosas y lo sabes
Hubo un prolongado silencio.
-¿Porqué quieres hacerlo?
-¿A que te refieres?-dijo falsamente la chica
-¿Porque quieres malgastar tu tiempo matando a esos muggles?
-Bueno...no quiero que tu te ensucies las manos y...bueno...
El chico empezó a reirse.
-¿De que te ries si puede saberse?-dijo la chica molesta
-¿Sabes que? Creo que lo haces porque le sigues teniendo celos a Granger
-¡¿Yo?!-gritó Pansy-¡Yo no le tengo celos a las sangre sucias como ella!
-Vamos Pansy...siempre le has odiado
-Le odio porque es una impura, una sabelotodo y...y una...
-Le tienes celos porque en el fondo sabes que esta buena. No entiendo como puedes tenerle celos...
-¡Yo no le tengo celos!
-¿Acaso crees que yo tendría algo con esa impura?
-¡Claro que no! Solo...bueno...ella siempre ha ido por ahí con esos estúpidos aires...¡Como si fuese más inteligente que yo!
-Lo es Pansy. Admítelo de una vez. Tu eres un bombón y follas que te cagas, pero...ella es mucho más lista que tú y no puedes competir contra eso
La chica se quedó en silencio sin decir nada por unos segundos, pero al fín, contestó con una voz tremendamente sensual.
-Bueno...ella jamás estará tan buena como lo estoy yo y...jamás te hará gozar tanto como yo
Al cabo de unos segundos de silencio, volvió a hablar.
-Me voy, tengo un trabajito que hacer. Tengo ganas de ver la cara de esa estúpida impura-dijo riendo malévolamente-Quedará destrozada, te lo aseguro...
-Sabes lo que debes hacer. Nada de torturaciones, simplemente mátalos-dijo el chico fríamente
-No te preocupes, se hacer bien mi trabajo
Hermione vió el pomo de la puerta voltearse y se escondió en la habitación que había enfrente del despacho, pero no cerró la puerta tras de sí, quería seguir escuchando la conversación.
-Draky...
-¿si?
-Mmm...estaba pensando...
-¿Tu piensas?
La chica rió tontamente ante el comentario frío del rubio.
-Y si...bueno...podría traerlos aquí. Me encantaría ver la cara de sufriemiento y dolor de Granger. Quiero que sufra y...¿que mejor manera de lograrlo que matar a sus padres delante suya?
Draco se quedó en silencio pensando lo que la morena le había propuesto.
-Bueno...es una buena idea. Tráelos aqui y ya pensaré que hacer.
-¿Como que pensaras que hacer con ellos?-replicó la morena-¡Quiero que ella sufra!
-Pansy, obedéceme y traelos
-Pero...
-¡Hazlo!
La chica se calló al instante, cerró la puerta del despacho y se desapareció.
Hermione al escuchar la conversación empezó a llorar descontroladamente. ¿Que iba a hacer? Debía impedir que él matase a sus padres, pero...¿Como? Se sentía horriblemente mal simplemente por pensar que instantes antes había disfrutado besando a ese rubio y...ahora él quería matar a sus padres. Era...¡Era un psicópata! Le odiaba como núnca lo había hecho...Se levantó recobrando la valentía que le caracterizaba y se dirigió al despacho de Malfoy, donde llamó a la puerta insistentemente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:46 pm

Draco escuchó unos débiles golpes en la puerta de su despacho.
"Como sea otra vez Pansy la mato"-pensó levantándose de mala gana de su cómodo sillón para abrir la puerta.
Cuando la abrió, se encontró con una extraña sorpresa. Hermione se encontraba enfrente de él. Tenía los ojos muy hinchados y llenos de lágrimas. Tenía un rostro extremadamente serio y apretaba sus puños con rábia.
-¿Que quieres Granger?
"¡¿Que qué quiero?! ¡¿Como se atreve?!"-se dijo a sí misma mientras sentía como su rábia hacia ese rubio aumentaba y sentía un calor sofocante.
Hermione no pudo controlar su furia y se lanzó violentamente encima de Draco haciendo que los dos cayeran al suelo. Draco se encontraba en el suelo y Hermione estaba sentada encima de él intentando golpearle lo más fuertemente posible. Draco esquivaba con bastante facilidad los golpes de la castaña, aunque el primer golpe que esta le había dado le había cogido desprevenido. Cuando se cansó del comportamiento de la castaña, se giró quedándose sentado encima de la castaña mientras esta se quedaba tumbada en el suelo todavía intentando golpear al rubio, aunque se encontraba completamente paralizada. El chico le había cogido de las muñecas y, con sus piernas, había inmovilizado a la castaña, que lloraba y gritaba sin parar.
-¡¡¡Te odio!!!-gritaba una y otra vez
Cuando se tranquilizó un poco a causa del cansancio, Draco decidió hablar con ella.
-¿Crees que esta es forma de comportarte?-dijo sin todavía soltarla
-¡¡¿Como te atreves?!!
-Granger tranquilizate, ¿quieres?
-¡¡¿Que me tranquilice, que me tranquilice?!!
-¡¡¡¿Que coño te he hecho esta vez Granger?!!!-gritó el rubio ya al vorde de la locura
Para sorpresa del rubio, Hermione dejó de patalear, de intentar golparlo y de gritar. Simplemente lloraba en silencio mirandole a los ojos.
-¿Por....por-que?-dijo entre sollozos
-¿Porque qué?
Hermione respiró ondo y cerró fuertemente los ojos para evitar mirar a Draco.
-¿Porque le ha-has manda-dado a Pansy que ma-mate...a mi-mis padres?-logró decir finalmente
Draco no soltó a la chica, pero dejó de sujetarla tan fuerte. Se quedó observando a la castaña, que mantenía todavía sus ojos cerrados mientras algunas lágrimas rozaban sus mejillas.
Después de varios segundos, que a la castaña le parecieron horas, Draco volvió a hablar.
-Porque...no podía...no quería....matarlos yo-dijo Draco con una voz tan dulce que no parecía la suya
Hermione abrió los ojos. ¿Que significaba exactamente eso?
-Pansy los traerá aquí. Después yo decidiré lo que haré con ellos-esta vez su voz volvió a ser igual de fría que siempre
-¿Y que harás con ellos?-dijo Hermione mirando directamente a los ojos al rubio
Un largo silencio se apoderó de la sala. Draco soltó a Hermione y se puso de pie. La castaña, después de observar al rubio levantarse, hizo exactamente lo mismo.
-Todo dependerá de lo que seas capaz de hacer para salvar sus vidas-contestó el rubio mirando a Hermione fríamente y, acto seguido, salió del despacho dejando a Hermione sola
Hermione sintió que los ojos le ardían de tanto llorar, pero parecía que las lágrimas no cesaban. Cayó de rodillas al suelo y se tapó el rostro con las manos. Quería morirse en ese mismo instante, pero quería llevarse al rubio con ella a la tumba.
Lloró y lloró hasta que, finalmente, ya no pudieron salir más lágrimas de sus ojos. Estaba tumbada en el suelo del despacho mirando el vacío. Escuchó unos pasos acercarse hasta donde ella se encontraba, pero ni siquiera hizo además de levantar su rostro para observar de quien se trataba. Una pequeña mano acarició su sedoso pelo castaño y Hermione se sintió en ese momento protegida.
-Señorita Hermione...
Hermione se sentó lentamente mirando al elfo que se encontraba enfrente de ella mirándole con cariño.
-Dobby...-dijo Hermione débilmente mientras abrazaba al elfo, que devolvió inmediatamente el abrazo de la chica-Él...él...
Hermione apenas podía hablar. Tenía la voz ronca y sus cuerdas vocales parecían que no se habían utilizado desde hacía años, pues le costaba muchísimo poder pronunciar las palabras.
Siguieron en esa posición varios minutos hasta que finalmente la castaña decidió levantarse. No iba a permitir que el rubio se saliese con la suya. Debía ser fuerte...debía salvar a sus padres e iba a hacerlo.
-Gracias Dobby-dijo débilmente con una amable sonrisa en su rostro mientras se marchaba del despacho para dirigirse a su habitación.
Cuando llegó, se dirigió al pequeño cuarto de baño que tenía y se lavó la cara.
-Se fuerte Hermione...se fuerte-se dijo a sí misma mientras se miraba en el espejo
Se duchó rápidamente y se vistió con lo primero que encontró. Unos pantalones vaqueros, una camisa roja con un cinturon negro en la cintura y unos zapatos planos negros. Llevaba el pelo suelto, pues no le apetecía en absoluto arreglarse. Se puso un poco de maquillaje para disimular sus ojeras y se pintó los ojos para evitar que se vieran tan inchados como verdaderamente estaban. Se sentó en el borde de la cama y esperó. ¿Qué esperaba exactamente? No lo sabía, simplemente...esperaba una señal.
Después de un cuarto de hora en la misma posición, apareció Elisa en la habitación.
-Señorita...-dijo con la voz quebrada-...ya estan...aquí...
Hermione se levantó rápidamente de la cama.
-¿Donde están?
La elfina se miró las manos mientras jugaba con ellas.
-Están...en...en...las mazmorras...
Hermione se dirigió hacia la elfina, le abrazó fuertemente y salió del cuarto para dirigirse hacia las mazmorras. Necesitaba verlos...necesitaba saber que estaba sanos y salvos...necesitaba ver que sequían vivos.
Cuando llegó hasta las lúgubres mazmorras empezó a buscar por cada una de las celdas y, después de varios minutos buscando, los encontró.
-Mama...papa...-susurró al ver a sus padres dentro de una de las celdas atados con cadenas mágicas.
Cuando intentó abrir la puerta, para su asombro, se dió cuenta de que estaba abierta. Entró rápidamente y se dirigió hacia sus padres para abrazarlos.
-¿Hermy?-preguntó débilmente
-Si mama...soy yo
En ese momento se escucharon pasos.
-Marchate Hermione, escapa-le dijo su padre con temor, pero Hermione no se movió del lugar
Al cabo de unos pocos segundos, un chico de cabellos rubios y ojos grises entró en la celda. Observó por unos instantes a la castaña y a sus padres, pero no dijo nada.
-¿Que vas a hacer con ellos?-dijo Hermione logrando que su voz sonase lo más fuerte posible. No quería mostrarle debilidad o miedo, no a él.
-Todavía no lo tengo muy claro-dijo el chico con una sonrisa-Pansy los ha torturado y ya les ha sacado toda la información que necesitaba
Hermione empalideció.
-¿Que significa eso exactamente?-preguntó la castaña
La madre de Hermione empezó a llorar ante el comentario del rubio porque sabía perfectamente lo que aquello significaba.
Draco se acercó a la castaña y se paró cuando se encontraba a medio metro de ella.
-Sabes lo que significa perfectamente Granger-contestó el rubio sonriendo con malicia
Hermione no le apartó en ningún momento la mirada.
-Y tu sabes que no voy a permitir que les mates-dijo ella seriamente
El chico rió ante el comentario de Hermione.
-Dijiste que sus vidas dependerían de lo que yo fuese capaz de hacer. Dime lo que debo hacer y lo haré
Draco dejó de reir al instante y observó a la castaña. La verdad es que nunca había conocida a una mujer como ella. Era...diferente a todas las personas a las que se había enfrentado alguna vez. Sabía que podía acabar con su vida cuando quisiera, pero...por alguna extraña razón, sentía la necesidad de dejarla con vida.
Ninguno de los dos decía nada, simplemente se miraban a los ojos como si, de alguna manera, así pudiesen entenderse. En ese momento Pansy entró en la celda.
-¡Draky!-dijo abrazando al chico por la espalda mientras le rodeaba por la cintura
Hermione desvió un segundo la mirada para mirar a la morena, pero enseguida volvió a mirar al rubio, que todavía seguía con su vista fija en ella.
-¿Que haces Draky?-dijo la morena extrañada separándose del rubio
-No me llames así-contestó Draco fríamente mirando por primera vez a Pansy
-¿Porque no los has matado todavía?-dijo la chica con voz sensual
-Eso no es asunto tuyo-respondío el rubio mirando a la morena con superioridad-Largate
Pansy observó la escena y empezó a llorar como si le fuese la vida en ello.
-Te he dicho que te largues-dijo Draco todavía más fríamente si es que era posible
La morena obedeció la orden, no sin antes mirar a Hermione con odio y dirigirle unas palabras.
-Estas muerta sangre sucia...
Cuando Pansy se marchó, Draco cerró la puerta con un hechizo.
-Dejales vivos. Ya has averiguado todo lo que quieres saber...¿Para que los necesitas?-dijo Hermione perdiendo su fortaleza
-Granger, a mi no me importa que estos....muggles-dijo con desprecio-sigan vivos o muertos
-¿Entonces?
-Simplemente...quiero saber que serías capaz de hacer para salvarles-dijo el chico con una media sonrisa
-Sabes que sería capaz de cualquier cosa-contestó Hermione observando a sus padres.
Su madre seguía llorando desconsoladamente mientras su padre observaba la escena con resignación.
Draco esbozó una pícara sonrisa.
-Sabes lo que yo quiero Granger
Hermione cerró fuertemente los ojos.
-Lo haré-contestó la chica mientras dos lágrimas resvalaban por sus mejillas
Con un simple movimiento, Draco soltó las cadenas de los padres de Hermione. La castaña abrió los ojos y le observó unos instantes con desconfianza.
La castaña se dirigió rápidamente para abrazar a sus padres mientras Draco observaba la escena con "desprecio". Cuando se separaron, Hermione miró al rubio y le sonrió, haciendo que este sintiese algo extraño en su estómago.
Draco pronunció unas palabras y un traslador apareció en medio de la sala. Hermione les explicó a sus padres el funcionamiento de este y, finalmente, se desaparecieron del lugar. Draco le dió la espalda a Hermione y abrió la puerta, pero antes de salir, escuchó la voz de Hermione.
-Muchas gracias-dijo Hermione entre sollozos.
Draco se quedó unos segundos quieto mientras esas palabras le taladraban una y otra vez su cabeza, pero finalmente desapareció entre la oscuridad del pasillo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 5:55 pm

Hermione estuvo horas tumbada en la cama de su habitación. Ya era casi la hora de cenar ¿Porqué no aparecía de una vez Draco? Sentía una enorme agonía. Sabía exactamente lo que el rubio pretendía y...estaba dispuesta a darselo.
"Al fín y al cabo...¿Qué más da si le doy información de Harry y Ron? Hace meses que no los veo...no podrán encontrarlos"
Escuchó como alguien se aparecía en su habitación y se sentó mirando al personaje que se encontraba enfrente de ella.
-Señorita, ¿Quiere cenar?-preguntó Elisa
-...¿Como?...
Hermione había estado esperando que el rubio apareciese en cualquier momento para interrogarle, pero...en vez de eso...
-Señorita, ¿me escucha?-dijo la elfina pasando sus largos y delgados dedos por el rostro de la castaña
-...¿si?...
-¿Desea cenar?
-mmm...esta bien...-contestó Hermione sin mucho entusiasmo
Se levantó de la cama y se dirigió hacia el cuarto de baño. Se desvistió y se metió en la ducha. Estaba nerviosa y muy tensa. Después de estar más de media hora bañándose, salió y se arregló para la cena.
"Un momento...¿Una cena?..."-pensó mientras se observaba en espejo de cuerpo entero que había en su habitación
-Sabes lo que yo quiero Granger...
Esas palabras retumbaban en su cabeza una y otra vez.
-¡¿Como he podido ser tan...tan ingenua?!-se dijo a sí misma mientras se sentaba en el borde de la cama-Él quiere...quiere...
Hermione sintió un escalofrío recorrer su cuerpo. Había estado saliendo com Victor Krum durante seis meses y también había salido con Fred, un chico que había conocido en sus entrenamientos para combertirse en un auror, pero...jamás se había acostado con ellos. Por supuesto había tenido...bueno...encuentros con ellos, pero...ella siempre se había negado a acostarse con ellos. Quería llegar vírgen al matrimonio, aunque estaba claro que no llegaría a casarse nunca. Sentía miedo...
"¡No puede obligarme! Pero...a salvado la vida de mis padres...y, se lo he prometido..."
Se levantó inmediatamente de la cama al escuchar un chasquido.
-Elisa-dijo Hermione mirando a la elfina con dulzura-Quiero...que me recomiendes
-¿Que le recomiende?
-Sí, necesito estar espectacular esta noche
Ella sabía que no podía negarse a la petición del rubio, le debía una y, si no podía perder la virginidad como tanto había deseado (en su noche de bodas) iba a hacerlo lo más llevadero posible. Por una vez en la vida iba a afrontar sus responsabilidades. Debía ser valiente, no hiba a llorar, aunque pareciese imposible. Después de ponerse un ajustado vestido rojo sangre largo hasta los pies, con un pronunciado escote palabra de honor y ponerse unos zapatos de tacón negros a conjunto con unos pendientes y un fino collar, empezó a hacerse el pelo, aunque Elisa le ayudó. A las 9 en punto bajó a cenar. Se había puesto poco maquillaje, ya que llevaba los labios color carmín y no quería parecer artificial. Cuando llegó al comedor no encontró a nadie, pero escuchó como dos personas hablaban en el salón y se dirigió hacia allí.
-¿Porqué no les has matado? ¡La orden era firme, debías sacarles toda la información posible y despues acabar con ellos!-dijo Blaise
Draco estaba sentado en un sillón negro con una copa en la mano que contenía wiskie de fuego.
-Sabes que no me gusta matar muggles. Solo los cobardes como Pansy hacen esas cosas
-¡Draco no se que te pasa últimamente, pero estás como ído!
-Simplemente necesito un descanso-dijo Draco suspirando
-Sabes que eres la mano derecha de nuestro Señor y, por eso mismo, puedes permitirte algunos lujos...
-TODOS los lujos-dijo Draco sonriendo por primera vez en toda la conversación-Deja de preocuparte, ¿Quieres?
-¡No puedo dejar de preocuparme! Desde que Granger está aquí no eres tú
-Eso es porque me saca de quicio y tengo que malgastar mucho tiempo vigilándola. He intentado ganarme su confianza pero...es...es...
-Draco, tu y yo sabemos como es Granger. Sinceramente, yo no podría aguantar tu situación-dijo con una sonrisa-Seguramente ya le hubiese hechado varias maldiciones y seguramente la hubiese violado...bueno, seguramente no...lo hubiese hecho seguro
Blaise se quedó sumido en sus pensamientos. Draco sin darse cuenta apretó demasiado la copa y esta se rompió, aunque Blaise no pareció darse cuenta de ello.
-Eres un pervertido Zabini-dijo Hermione entrando con una mirada furiosa en el salón
Blaise salió de su trance y dirigió su mirada hacia la puerta, donde se encontraba Hermione.
-Vaya Granger...-un brillo lujurioso se formó en los ojos del moreno
-Aparta tu mirada de mí-dijo Hermione sécamente-Malfoy, si mandas a Elisa para decirme si quiero cenar y después tú no apareces...
-Sí, lo siento-dijo el rubio levantándose del sillón mientras escondía su mano en el bolsillo del pantalón
-¿Lo siento?-dijo Blaise extrañado mirando a Draco-Amigo mio, te estas ablandando
-Cierra el pico Blaise y lárgo-dijo Draco fríamente
-Esta bien, pero no me mires así, que me das miedo-dijo Blaise con una sonrisa antes de desaparecerse
Hermione se quedó observando durante unos instantes al rubio, pero finalmente apartó su mirada de él, se dirigió hacia el salón y se sentó para cenar. El rubio llegó instantes después con cara de pocos amigos y se sentó enfrente de ella.
-¿Has estado escuchando la conversación?-dijo Draco después de comer el primer plato, pues todavía no se habían dirigido la palabra
-Sí-contestó ella sécamente sin mirar al rubio
Draco empezó a impacientarse. No soportaba el tono orgulloso con el que la castaña le hablaba y tampoco soportaba que ella le tubiese tanto asco.
El segundo plato llegó y, los dos comieron sin dirigirse la palabra. Finalmente llegó el postre, donde por fín Hermione decidió romper el hielo.
-¿Que vas a hacer ahora conmigo?
Draco se atragantó y tosió durante unos instantes antes de responder.
-¿A que te refieres?
-Bueno...has salvado a mis padres y...bueno...ya sabes, te debo una
Draco no respondió al comentario de la castaña.
Cuando terminaron de cenar Draco se dirigió hacia el salón, seguido de Hermione. La castaña sentía atracción por el rubio, eso no podía negarlo.
-¿Quieres?-dijo Draco ofreciéndole a Hermione un vaso con wiskie de fuego
-Porqué no-contestó la castaña cogiendo el vaso
Draco se sentó en el sillón y cerró los ojos. Hermione no sabía que hacer. ¿Debía marcharse o quedarse? El rubio estaba sumido en sus pensamientos.
Hermione finalmente, después de terminarse el licor, habló.
-Draco, dime de una vez lo que quieres a cambio
Draco abrió los ojos al instante observando a la castaña. Estaba hermosa...Se levantó, cogió la botella de wiskie y llenó de nuevo el vaso de Hermione.
-¿Quieres emborracharme?-dijo la chica sonriendo
Draco se quedó completamente hechizado por esa sonrisa.
"¡Draco despierta de una vez! Debes sacarle información...debes averiguar el paradero de San Potter y acabar con él...debes...debes..."
La chica acabó de nuevo todo el líquido que se encontraba en su vaso y se quedó mirando fíjamente al rubio. Él, él era el problema y a la vez solución de todo. Le odiaba y a la vez...sentía ese calor asfixiante cuando sus ojos grises le observaban. Estaba guapísimo vestido con una camiseta gris y unos vaqueros claros.
Draco tragó de un solo sorbo el contenido de su vaso y fijó sus ojos en Hermione, anque al ver que esta también le miraba, apartó rápidamente la mirada.
-¿Tanto asco te doy?-dijo la castaña ofendida
El rubio se quedó estático.
-¿Qué?
-Me he arreglado todo lo que he podido y, aun así, sigues mirándome como si fuese lo más asqueroso del mundo-dijo la castaña dolida
"¿Que más me da como me mire? ¿Desde cuando me importa que él se fije en mi o no lo haga? Desde que le ví con Pansy...desde que dejó a mis padres con vida...desde que me salvó aquel día en el lago..."
Draco simplemente le observaba. Ella estaba allí, pero parecía inalcanzable. Draco se acercó lentamente y le quitó el vaso a la castaña dejando al descubierto su mano.
-¿Que te ha pasado?-dijo Hermione cogiendo la mano de Draco, que estaba llena de heridas
-Nada que deba importarle a una sangre sucia como tú-dijo Draco fríamente
"¿Porqué le he dicho eso?"
Hermione se sintió dolida, pero, aún así, fue a la cocina, cogió un paño, alcohol y volvió al salón, donde el rubio se encontraba bebiendo otro vaso de licor.
-Deberias dejar de beber
-Y tu deberias dejar de meterte en asuntos que no son te tu incunvencia
Hermione se dirigió hacia el chico y le cogió la mano con brusquedad.
"Está enfadada"-pensó Draco-"¿Y a mí que me importa?"
La castaña empezó a curarle cada una de las heridas con mucha paciéncia, ya que el chico intentaba apartar la mano cada vez que esta le escocía.
-¡Pareces un crío!
-¡Me haces daño!
-¡Pues claro que te hago daño, es normal!-dijo la chica ya desesperada-¡Te estoy curando las heridas!
-¡Nadie ha dicho que lo hagas sangre sucia!
Hermione estaba furiosa. Le odiaba, de eso ya no había ninguna duda. Era el peor ser que había conocido nunca. La castaña decidió marcharse de allí. Todo le daba vueltas. Ella jamás había bebido y no le había sentado demasiado bien, además sus lágrimas le impedían ver con claridad. Se había prometido no llorar, pero él finalmente había conseguido lo que ella tanto había intentado evitar. No podía parar de pensar en él.
"¡Estas llorando por Draco Malfoy, eres patética!"-se reprochó a sí misma mientras varias lágrimas intentaban salir de sus ojos y otras simplemente rozaban sus mejillas.
Subió las escaleras con mucho esfuerzo y, cuando se encontraba en la mitad del pasillo del segundo piso, un fuerte brazo rodeó su cintura.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 6:02 pm

Cuando un fuerte brazo rodeó su cintura, supo que era él. Estuvieron varios minutos en silencio, simplemente así. Hermione seguía llorando, pero, por alguna extraña razón que no lograba descifrar, se encontraba realmente bien. Se sentía protegida. ¿Como podía sentise protegida con el brazo del rubio rodeándole? Él era su enemigo. Lo normal sería que sintiese miedo, agonía, enfado...pero sentía una extraña y nueva sensación. Una sensación agradable. Ninguno de los dos quería decir nada. Sabían que si abrían sus bocas, acabarían haciéndose daño el uno al otro. Draco escondió su rostro en el cabello de ella, oliendo ese perfume que siempre le embriagaba. Hermione colocó una de sus manos encima del brazo del rubio y cerró los ojos mientras suspiraba. Un grito hizo que Hermione saliese de su trance y que Draco apartara su rostro del pelo de la castaña, aunque no se separaron.
-¡¿Donde está?!-dijo una voz femenina
Hermione reconoció inmediatamente esa horrible voz y apartó la mano del brazo del rubio.
-¡¿Draky?!
Draco bufó y apartó el brazo de la cintura de Hermione. Al cabo de unos pocos segundos apareció una espectacular morena, vestida tan provocativamente que a cualquier chico se le hubiese caído la baba al verla. Iba con un vestido plata tan corto que no dejaba nada a la imaginación.
-¿Que haces aquí cariño?-dijo Pansy con una falsa dulzura
Draco observó a la morena de arriba a abajo con desprecio.
-Pareces una p...
-¿Te gusta?-dijo Pansy interrumpiedo al chico-Me lo he puesto por tí
Pansy se acercó sensualmente al rubio mientras Hermione observaba la escena asqueada. Sentía que ella allí sobraba. Cuando Pansy besó al rubio, Hermione sintió una punzada.
-Te he dicho que no vengas sin avisar-dijo Draco fríamente
-Pero soy tu novia, Draky-dijo ella cogiendo al rubio por el cuello
Hermione quiso pasar desapercivida mientras se marchaba hacia su habitación, pero no fué posible.
-¿Que haces aquí sangre sucia?-dijo Pansy separándose del rubio
Al ver que Hermione no respondía su pregunta, la morena miró a su novio.
-¿Que hace aquí esta impura Draky?
-No es de tu incumbencia Pansy-contestó el rubio
-¡Tengo derecho a una explicación!-dijo la morena enfadada-¡Soy tu novia Draky!
El chico apretó los puños y dijo entre dientes:
-Te he dicho mil veces que no me llames así
-Pero...Draky...
-¡Largate de una vez!-dijo el rubio apartando a Pansy de encima suya
La chica empezó a hacer pucheros.
-¡¿Me echas porque esta esa?!-dijo señalando a Hermione
El rubio le dió la espalda sin dignarse a contestarle y la morena empezó a llorar escandalosamente.
-Lo siento...-dijo entre sollozos Pansy-Se que no hubiese tenido que venir sin avisar
Y acto seguido abrazó por la cintura al rubio, que seguía de espaldas.
-Pero...puedo compensártelo-dijo la chica en un susurro mientras miraba a Hermione con una sonrisa
"¡¿Sera falsa?! ¡Está llorando a propósito!"-se dijo a sí misma la castaña mirando incrédula a Pansy
-Hoy no-contestó el rubio separándose ágilmente de ella-Quiero que te largues
La morena respiró ondo.
-Esta bien-dijo la chica dándole un beso al rubio, que este no correspondió
Por último, miró a Hermione con desprecio y se desapareció.
Hermione observaba al rubio sin saber que hacer, así que decidió marcharse. Cuando empezó a caminar nuevamente hacia su habitación, la voz de Draco hizo que se parara.
-¿Donde vas Granger?
Hermione se giró y se encontró directamente con la mirada de Draco.
-Voy...a mi habitación. Estoy cansada-contestó ella sin sonar demasiado convincente mientras volvía a darse la vuelta
La verdad es que quería quedarse con él, pero...¿Para qué? Cuando estaba con él siempre acababa llorando o insultándole. El brazo del rubio volvió a detenerla.
-Quedate-dijo el chico en el oído de ella
Hermione se quedó sin habla. No había sonado como una orden, más bien como una petición. El chico volvió a esconder su rotro entre los cabellos de la castaña.
-Me encanta-dijo más para sí mismo que para ella
-¿Lo qué?-dijo Hermione
-Tu perfume...tu olor...me encanta-contestó el chico acercándo más a Hermione a él
Después de unos segundos de siléncio, Hermione habló.
-¿Sigues con Parkinson?-su voz sonó débil
Draco se extrañó por la pregunta y rió ante el comentario.
-¿De que te ries?-dijo la castaña molesta separándose de Draco mientras se giraba para quedarse cara a cara con él.
El rubio se acercó a ella nuevamente y se quedó a simples centímetros de su cuerpo.
-Es que...la pregunta a sonado...como decirlo...parecías Pansy cuando está celosa-dijo Draco con una sonrisa
Hermione se molestó ante el comentario.
-No vuelvas a compararme con ella-dijo seriamente Hermione
-¿Te has enfadado?-dijo sensualmente Draco haciendo que la castaña se sonrojase
-¿Porqué debería enfadarme?-dijo cruzándose de brazos
En ese momento, Draco se dió cuenta de lo poco que había cambiado la castaña desde sus años en Hogwarts y no pudo evitar sonreir ante el recuerdo.
Hermione bufó.
-Deja de sonreir-dijo firmemente ella
-¿Te molesta que sonría?
-¡Sí!
-¿Te pongo nerviosa?
-¡Sí! Digo...¡No!-dijo Hermione todavía sonrojada
-No has cambiado nada...
-¡Tu tampoco has cambiado Malfoy!
-Era un cumplido Granger-dijo Draco cogiendo suavemente la barbilla de Hermione
Hermione sintió que en cualquier momento iba a desfallecer ante el acercamiento del rubio.
-¿Porque te comportas así?-dijo ella débilmente
-¿A que te refieres?
-Has estado durante semanas tratándome como una simple esclava y, de repente dejas de tratarme como tal. ¿Que es lo que pretendes?
Draco volvió a sonreir. Definitivamente, ella no había cambiado ni un ápice. Estaban en plena guerra y, seguramente, ella había pasado por desagradables momentos, pero, aún así, seguía con ese optimismo, ese carácter que tanto le caracterizaba, con esa valentía, con esa...calidez.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 6:07 pm

Draco sentía paz cuando miraba a Hermione a los ojos. Solo ella lograba en él dos grandes sentimientos, la furia y la paz. ¿Porqué sentía esa extraña calidez simplemente observándola? Hermione tenía los ojos humedecidos y sentía una gran presión en su pecho.
-¿Te he dicho alguna vez que eres hermosa?-dijo Draco cogiendo a Hermione por la cintura mientras acercaba su cuerpo al de él.
Hermione no pudo reprimir más las lágrimas y algunas rozaron sus sonrojadas mejillas. Tenía ganas de besarlo, de tocar su torso, de sentir su aliento más cerca...pero a la vez también tenía ganas de chillarle, de golpearle...
-Porfavor...déjame...-dijo Hermione entre sollozos, pero Draco no le soltó
-No quieres que te deje-susurró sensualmente Draco
-Si quiero...-dijo Hermione intentando paracer conviencente, pero por la sonrisa que el rubio el dedicó, supuso que no lo había logrado.
-¿Me estas diciendo que te has vestido así...-dijo Draco obervándo su cuerpo-...simplemente para cenar?
Hermione enrojeció enormemente al sentir los penetrantes ojos color mercurio del chico mirándole.
-Me encanta cuando te sonrojas-dijo Draco tan cerca de Hermione que sus labios se rozaron ligeramente provocando que Hermione temblase
Hermione sabía que debía separarse de él, que debía odiarle por ser un mortífago y que jamás debería sentir lo que estaba sintiendo, pero...¿Que sentía exactamente?
Draco finalmente besó sus carnosos labios. Hermione dejó su débil llanto cuando sintió los labios del rubio junto a los suyos. Hermione se quedó tan paralizada que no fue capaz de corresponder ese beso. Draco se separó lentamente de ella con una media sonrisa y, tras observarla unos segundos, volvió a besarla. Esa vez Hermione sí correspondió al rubio, que sonrió satisfecho. El beso era dulce y profundo, pero acabó tornándose apasionado. Hermione colocó sus manos rodeándo el cuello del chico y él apretó todavía más a Hermione hacia él rodeándola de la cintura. Draco introdujo su experta lengua en la boca de la castaña y exploró cada parte de esta. Hermione sentía desfallecer y sus rodillas empezaron a temblar escandalosamente. Se separaron para coger aire y Draco se quedó observando a la castaña.
-Tanquila-susurró de nuevo en el oído de ella
-¿Que te hace pensar que estoy nerviosa?-dijo ella recobrando su orgullo
Draco sonrió de nuevo.
-No te rias-dijo Hermione pegándole un pequeño golpe en el brazo mientras sonreía
-¿Como lo consigues?-preguntó Draco cogiendo suavemente el brazo de ella y hacercándola a él.
-¿Lo que?-preguntó Hermione todavía con una sonrisa
-Ser tan perfecta-dijo Draco antes de volver a besar los labios de la castaña, que había vuelto a enrojecerse
Volvieron a besarse y los dos se entregaron por completo a el.
-No soy perfecta-dijo Hermione una vez se separaron
-Claro que sí-dijo Draco mientras acariciaba el rostro de Hermione
-Pansy es perfecta, yo no-dijo seriemente la castaña mientras cerraba los ojos para sentir el dulce tacto de la mano del rubio en su rotro
Draco se quedó estático ante la confesión de la castaña. ¿De verdad creía que Pansy era mejor que ella? ¿Como era posible que pensase eso?
-Pansy no tiene ni dos dedos de frente, y tu lo sabes-dijo el chico mientras Hermione volvía a abrir los ojos
-Pero tiene un cuerpo de escándalo y todos los chicos serían capaces de dar su vida por ella
Draco empezó a reir ante el comentario de la chica, que al ver que el rubio se burlaba de ella, enfureció y salió corriendo de allí. Draco la siguió por los numerosos pasillos y consiguió alcanzarla a tan solo unos metros de la habitación de ella.
-¡Sueltame!-gritó Hermione intentando por todos los medios que el rubio le soltase
-Tranquilizate, ¿Quieres?
-¡Te he dicho que me sueltes!
Draco empujó a Hermione contra la pared con tanta brusquedad que la castaña gimió de dolor. Antes de que Hermione pudiese hacer nada, Draco ya la tenía sujeta de las muñecas.
-¡Dejame en paz!
-¿Que te he hecho esta vez?-dijo el chico exasperado
Hermione se quedó en silencio y cerró los ojos mientras intentaba reprimir sus lágrimas de rábia.
-Tu no lo entenderías...
-Si me lo explicases lo entendería-dijo el rubio haciendo que sus narices se rozasen ante el acercamiento
Hermione abrió los ojos.
-Eres mucho mejor que Pansy-dijo el rubio observando a Hermione
-¿Eso a que viene? Si crees que con decirme eso dejaré mi enfado a un lado la llevas clara-dijo la castaña con una falsa voz dulce
-Si por lo menos supiese el motivo de tu enfado...¿es por Pansy?
-¡No es por la puta de Pansy, es port tí!...siempre todo es por tí...-dijo Hermione ya sin poder contener más las lágrimas
Draco no entendía a la castaña, solo sabía que deseaba besarla, que no quería que ella estubiese así con él.
-No hay quien te entienda-dijo el rubio bufando
-Nadie ha dicho que debas comprenderme
-Pero quiero hacerlo
-¿Porqué quieres saber lo que siente una asquerosa sangre sucia como yo que además es tu esclava?
Draco le besó. Ya no soportaba más esa situación. Hermione al principio se resistió a él haciendo cosas como morderle el labio con fuerza o patalear, pero finalmente se rindió a ese beso...ese beso por el que sería capaz de hacer cualquier cosa
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 6:10 pm

Hermione no paraba de llorar silenciosamente. Sentía que lo que estaba haciendo no estaba bien, pero le encantaba sentir los labios del rubio junto a los suyos. Draco pasó su lengua por la mejilla de la chica limpiando una de sus lágrimas.
-No llores-le dijo Draco dulcemente
Hermione se quedó observando al rubio confusa. ¿Porqué a veces era tan frío como el hielo y otras veces era tan dulce con ella? Esa vez fue ella la que inició el beso. Draco subió ágilmente el vestido de la chica con una mano mientras con la otra acariciaba el rostro de ella.
-Estas demasiado delgada-susurró el chico en el oido de Hermione
Ella hizo una sonrisa.
-¿De quién es la culpa?
Draco le miró extrañado.
-No es por mi culpa. Yo siempre te he ofrecido comida-dijo él haciéndose el ofendido
Hermione volvió a ver a aquel Draco Malfoy que había conocido en Howgarts. Aquel Malfoy teatrero y seductor.
-Claro...¿Y cuando me encerraste en la celda y querías dejarme morir de hambre?
Draco se separó de ella y se quedó observándola.
-Si hice eso fue porque tú rompiste tu promesa
-¿Que promesa?
-Dijiste que si salvaba a esa niña serías mía
-¿Acaso no lo soy?-dijo Hermione cruzándose de brazos
El chico rió con amargura.
-Vamos Granger...¡No me has obedecido ni una vez!
-¡Eso no es cierto!-dijo la castaña enfadándose
-¿He de recordarte cuando te fugaste de tu habitación?
-Eso lo hice porque tú me amenazaste
-¡Porque tu te habías negado a cenar conmigo!
-¡Acababas de secuestrarme!-gritó la castaña-¡¿Que querías que hiciese?!¡Me separaste de mis seres queridos y me encerraste en esta maldita casa!
Draco se quedó en silencio observándola sériamente.
-¡A ti núnca te ha importado lo que yo sintiese, solo te has preocupado por tí!¡Me sentía sola y quería volver con mi familia, por eso intenté escaparme!-siguió gritando la castaña mientras las lágrimas no cesaban de cubrir su rostro
-Núnca pensé que sintieses eso...
-¡Tú no tienes gente que te quiera y ni siquiera eres capaz de sentir amor ni compasión!
-¡Salvé a tus padres!
-¡Solo lo hiciste porque querías algo a cambio!-dijo dándole la espalda al chico-¡Núnca harías nada por nadie, eres un ser frío y ni siquiera eres capaz de sentir!
Draco sintió como si una daga atravesase lentamente su cuerpo. ¿Porqué le había dañado tanto las palabras de la castaña? Observó como la chica lloraba durante unos pocos instantes y finalmente se marchó de allí. Se dirigió hacia su habitación y se tiró pesadamente en la cama. Lo que más le dolía es que Hermione tenía razón en todo lo que le había dicho y, además, esa noche se había dado cuenta del enorme rencor que ella le guardaba.
-Me odia...-dijo en voz alta para sí mismo
Cerró los ojos. Estaba cansado, no podía parar de pensar en ella. ¿Porqué no podía sacarla de sus pensamientos? Eso núnca le había pasado con ninguna otra mujer, ni siquiera con Pansy. Se quedó dormido despues de unos minutos de reflexión.

Hermione sentía sus ojos arder.
-Te odio...te odio...-decía una y otra vez golpeando su almohada
Se encontraba tumbada en su cama mientras maldecía una y otra vez al rubio que invadia sus pensamientos.
-¿Porqué no puedo sacarte de mi cabeza?...-dijo en un susurro mientras escondía su rostro en uno de los cojines que adornaban la cama-Te odio...te odio...-dijo por último antes de caer en un profundo sueño.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 6:13 pm

A la mañana siguiente Hermione se levantó con los ojos inchados y rojos. Se miró en el espejo y se deprimió más, si es que cabía esa posibilidad.
-Estoy horrible...-se dijo mientras entraba en el cuarto de baño para pegarse un relajante baño.
Después de estar casi una hora en la bañera salió, se vistió con unos vaqueros oscuros, una camiseta gris de manga larga y cuello alto, se puso una cazadora vaquera, unos zapatos grises y se dejó el pelo suelto. La tripa rugió con fuerza advirtiendo a la castaña que debía comer, así que decidió bajar a almorzar. Esperaba encontrarse al rúbio en la salita, pero no fue así. Al ver que no había nadie ni en el salón ni en el comedor, decidió ir a la cocina, donde encontró a las dos chicas que había conocido la última vez.
-Hola-saludó Hermione alegremente llamando la atención de las muchachas que se encontraban haciendo el almuerzo.
La muchacha pelirroja le devolvió el saludo y la rubia simplemente le miró.
-Creo que no me he presentado-dijo Hermione estrechando la mano de la chica pelirroja-Soy Hermione Granger
-Yo...me llamo Cristal-dijo la muchacha confusa por esa extraña situación-¿Eres...una nueva empleada o algo así?
-Solo es una esclava-dijo Paula mirando a Hermione detenidamente
Hermione miró a la rubia con reproche.
-Yo no soy ninguna esclava
-Claro que lo eres-contestó Paula firmemente sin fijar la mirada en la castaña mientras hacía unas magdalenas de chocolate caseras
La pelirroja las observaba sin decir nada.
-¿Que quieres?-dijo Paula
-Solo he venido a comer algo-contestó la castaña sécamente
-¿Que quieres comer?-dijo Cristal con una sonrisa
-No le des nada sin el consentimiento del Señor-dijo Paula mirando a Cristal
-Pero...
-Pero nada. No debes hacer nada que ella te diga si el Señor no te da su consentimiento
Hermione miró con enfado a la rubia. ¿Porque ella ahora le trataba así? El día que la conoció fue bastante amabla, pero ahora...
-¡Señorita!-gritó Dobby entrando en la cocina
El elfo se avalanzó encima de la castaña mientras le abrazaba ante la mirada incrédula de Paula.
-Se nota que los esclavos se apoyan mútuamente-dijo la rubia con cara de asco observando la escena
Hermione le dirigió una mirada fulminante.
-No vuelvas a llamarnos así-dijo la castaña ofendida
-Puedo llamaros como lo desee porque estoy por encima de vosotros
Hermione iba a responder, pero la voz chillona de Dobby hizo que centrara su atención en él.
-¿Quiere almorzar señorita Hermione?
-Si, por favor-contestó la castaña con una dulce sonrisa
-¿Que quiere?
-Lo que me ofrezcas
-¡Dobby no le des de comer!-dijo Paula con enfado
-Si la señorita quiere comer le daré lo que la señorita quiere-contestó el elfo ignorándo a la rúbia
Dobby le ofreció asiento en la mesa que había en el centro de la cocina y, acto seguido, hizo que apareciese un jugoso plato de magdalenas recién hechas delante de la castaña, junto con un vaso de leche.
-¡Gracias Dobby!-dijo Hermione sonriente dándole un mordisco a una de las magdalenas
Cuando terminó de almorzar, se despidió de todos, aunque Paula ni siquiera se dignó a mirarle y, acto seguido salió a tomar un poco el aire.
Despues de un corto paseo por los jardines de la parte posterior de la mansión, se sentó en uno de los bancos que había delante de una preciosa fuente llena de agua congelada. Miró con asombro el paisaje. Todo era hermoso. La verdad era que esa había sido toda la vida la casa de sus sueños.
Tenía mucho frío, pero no le importaba. Sentía el viento rozar suavemente su piel y cerró los ojos. Se sentía bien...sentía libertad, aunque realmente no la tenía.
Cuando volvió a abrir los ojos vió la mirada de unos ojos mercurio que le observaban con detenimiento. El chico que invadía sus pensamientos y sus sueños estaba levantado al lado de la fuente. Iba vestido de riguroso negro. Su capa ondeaba ligeramente y le daba un aire elegante. Hermione se levantó lentamente del banco y se dirigió hacia el rúbio.
La castaña no sabía que decirle. Estaba enfadada con él y a la vez se encontraba mal por haberle dicho todo lo que la noche anterior le habia dicho.
-Yo...-dijo Hermione tocánose nerviosamente las manos
-No quiero tus explicaciones Granger-dijo el rúbio fríamente-No quiero que te excuses ni que te dirijas a mí con esa facilidad
Hermione observaba al rúbio muy séria.
-¿Porqué me hablas así?
-Te hablo como debo hablale a una esclava, nada más. A partir de ahora no comeremos juntos, tú comeras en la cocina junto a los demás de tu misma posición y solo podrás dirigirte a mí cuando yo te lo ordene.
La castaña sintió un nudo en el estómago y sus ojos empezaron a empañarse. No hiba a llorar, no por él. Estaba harta de demostrarle su debilidad. No quería...no hiba a demostrar lo que sentía por él.
-Si eso es lo que quieres...esta bien-dijo Hermione mirando seriamente al rubio por última vez antes de entrar de nuevo dentro de la mansión mientras se limpiaba las pocas lágrimas que se habían escapado de sus ojos. ¿Porqué ahora él le trataba así? No lo entendía, pero si Malfoy quería eso, eso tendría.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 6:14 pm

Después de ese leve encuentro con Draco, Hermione se prometió alejarse lo máximo de él. Se pasó todo el día husmeando por la casa y observando cada rincón de esta, aunque no encontró nada que llamase su atención. Casi todas las aulas eran habitaciones, despachos o simples aulas vacías llenas de polvo. La mansión era tan grande que incluso llegada la noche, no había podido ver ni la mitad de esta.
-¡Por fín la encuentro señorita!-gritó Elisa alegremente
Hermione dió un pequeño salto debido al susto que la elfina le habia proporcionado.
-Elisa, no vuelvas a hacer eso-dijo Hermione poniendo su mano derecha encima de su pecho.
-Lo siento señorita-dijo la elfina visiblemente arrepentida
-No pasa nada...solo...es que me has asustado, nada más-dijo Hermione sonriendo
La elfina volvió a recuperar su semblante contento cuando la castaña le dedicó una sonrisa.
-¿Querías algo?
-Sí, es la hora de cenar
-Es que...no tengo mucha hambre. Prefiero quedarme por aquí
-¡Pero si no ha bajado tampoco a comer!
-Es que...
-¡Es que nada!¡Usted baja a cenar ahora mismo!-dijo la elfina con preocupación
Hermione no pudo evitar volver a sonreir ante el comportamiento de la elfina. Verdaderamente se preocupaba por ella, cosa que agradecía realmente.
-Esta bien, ahora voy-contestó Hermione dándose por vencida
La elfina sonrió alegremente y se marchó de allí dando pequeños brincos.
Hermione jamás había visto a la elfina tan contenta, ¿A que se debería? Después de inspeccionar dos aulas más en las que solo encontró frascos llenos de plantas y varias pociones, decidió hacerle caso a Elisa y bajar a enar, ya que su tripa también le estaba rogando que lo hiciese.
Cuando pasó por el comedor para dirigirse a la cocina, vió Draco sentado en la mesa comiendo tranquilamente mientras leía "El Profeta". Hermione giró brúscamente la cabeza para evitar mirar al chico y pasó por su lado con total indiferéncia.
-Granger, es de mala educación no saludar-dijo el chico sin levantar la mirada de su lectua
-¿Ahora tengo la palabra? Creo recordar que no debo dirigirte la palabra sin tu consentimiento-dijo la castaña entrando en la cocina enfurecida
Solo esas pocas palabras habían hecho que enfureciese, pero cuando entró en la cocina y vió un suculento plato de albóndigas de snurkbol y un gran vaso de zumo de calabaza, olvidó al rúbio por completo y, con él, su ira.
-Buen provecho-dijo Elisa mirando a Hermione con una radiante sonrisa
-Gracias-dijo la castaña sentándose en la mesa donde se encontraban cuatro elfos, entre ellos Elisa y Dobby, y Cristal-¿Donde está Paula?
-Ella...ya ha cenado-contestó Cristal sin darle importáncia al asunto
Hermione enseguida se dió cuenta de que la chica mentía, pero prefirió dejar el tema.
-¿Desde cuando trabajas para Malfoy?-preguntó la castaña mientras se ponía un trozo de albóndiga en la boca
-Bueno...llevo aquí más de tres años, aunque anteriormente había trabajado para la Señora Malfoy
Hermione supuso que se refería a Narcisa, la madre de Draco.
-¿Y tu? ¿Desde cuando estás aquí?-preguntó la pelirroja intrigada
-Desde hace menos de un mes, aunque creo que no aguantaré otro más...-dijo Hermione suspirando
Cristal sonrió ante el comentario de la castaña.
-¿Porque estas aquí?-preguntó la pelirroja
Los elfos solo se dedicaban a escuchar y a asentir sin intervenir en la conversación entre las dos chicas.
-Yo soy un auror y, bueno...no estaba de servicio. Un amigo mío pidió que cuidase de su hija por unos días mientras él se hiba con su esposa a una importante misión, por supuesto, yo accepte
Cristal escuchaba la história con curiosidad. Jamás había conocido a alguien como Hermione. No parecía temer a su Señor, aún siendo un auror y el un mortífago.
-Estube durante semanas sin saber nada de ellos, así que fuí hacia su casa para ver si ya habían vuelto de su misión y me llevé conmigo a Lucy, su hija. Cuando llegamos, la casa estaba totalmente revuelta y llamé inmediatamente a mis compañeros temiendome lo peor. Cuando iba a salir de la casa, me encontré con varios mortífagos, que hablaban tranquilamente sin advertir mi preséncia, así que decidí ocultarme en la casa esperando la llegada de mis compañeros. Además, estaba completamente indefensa, pues no había llevado conmigo mi fiel varita, así que no tube más remedio que intentar esconderme. De repente empecé a escuchar varios maleficios, me asomé por la ventana y ví que los aurores habían llegado. Por supuesto, no podía salir de la casa, pues llevaba a Lucy en mis brazos y era imposible poder defenderme y cuidar de la niña a la vez, así que intenté escapar por una puerta secreta que había debajo de la cama de la habitación de Ron y Luna...
-¿Quienes son Ron y Luna?
-Los padres de Lucy-contestó Hermione y siguió su história-Así que, una vez llegué allí me encontré con el mismisimo Draco Malfoy obstruyéndome el paso e iba a matarnos a Lucy y a mí. Le rogué que dejase a la niña viva a cambio de mi esclavitud. Dejé mi vida en sus manos para que Luvy viviese y, para mi sorpresa, aceptó mi petición. Así es como llegué aquí-finalizó la castaña con una amarga sonrisa
Cristal se quedó callada durante unos instantes y finalmente volvió a hablar.
-Creo que fuiste muy valiente
-¿Valiente?-dijo la castaña-No pude ayudar a mis compañeros ni luchar con ellos, intenté huir. Eso no es valentía.
-Lo hicieste por Lucy, le salvaste la vida-dijo la muchacha sin creer que la castaña se reprochara el haber actuado como lo hizo
-Ni siquiera se si él la dejó con vida...
-Lo ha hecho
-¿Como lo sabes?-dijo Hermione mirando a Cristal con esperanza. Deseaba saber que Lucy estaba viva
-Porque...bueno, no debería decirtelo pero...El mismo día que tú apareciste aquí, el Señor trajo con el a una hermosa niñita de cabellos pelirrojos y ojos azules
-¡Es ella!-dijo la castaña alegremente
-Nos ordenó cuidar de ella, pues tenía mucha fiebre y, una vez la fiebre cesó, el Señor la durmió y se la llevó consigo. Dijo que se hiba a...mmm...¿Como era?...creo que dijo que la dejaría en un lugar llamado Privet Drive o algo así...
-¿Estas segura?
-Si
Hermione se levantó repentinamente y empezó a saltar de emoción.
Cristal observó el comportamiento de la castaña y empezó a reir escandalósamente. Hermione dejó de saltar y se quedó pensativa.
-Eso significa...que Malfoy cumplió su parte del trato
-¿Y eso es malo?-dijo Elisa interviniendo por primera vez
-Me temo que si...ahora yo también tengo que cumplir con mi parte. Malfoy será el dueño de mi vida...deberé obedecerle...-dijo Hermione callendo al suelo de rodillas
Cristal se levantó y se sentó al lado de la castaña.
-El Señor no tiene porqué enterarse de que tú sabes que él ha cumplido su parte del trato, ¿No?-dijo la pelirroja intentando animar a la castaña, que se encontraba con la mirada perdida
-No lo entiendes...debo hacerlo...
-¿Porque?
-Porque soy una Gryffindor y un auror...debo cumplir mi palabra. Es mi deber...
Cristal abrazó a Hermione y dejó que esta sollozara en su hombro.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   

Volver arriba Ir abajo
 
~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)
Volver arriba 
Página 1 de 4.Ir a la página : 1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» OSCURIDAD
» MI VIVA COMO ESCLAVA DEL CABEZO >_
» EL INFIERNO DE LA OSCURIDAD.
» Mi Humana oscuridad
» Intercepcion y puerta al infinito y/o mortaja de oscuridad

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS DE HARRY POTTER :: FANFICS HARRY POTTER :: PAREJAS :: DRACO & HERMIONE-
Cambiar a: