CREPÚSCULO VS HARRY POTTER
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Dom Ago 10, 2008 6:18 pm

Hermione se secó las lágrimas y se levantó gracias a la ayuda de Cristal.
-¿Estas mejor?-dijo la pelirroja cariñosamente
-Si...gracias-dijo con una dulce sonrisa intentando aparentar serenidad, pero por dentro sentía miedo, dolor y se arrepentía de ser tan decente.
"Él no lo haría..."-se dijo mirando a todos los presentes, que le miraban con compasión
-Voy...a buscarle-dijo despidiéndose de todos y saliendo de la cocina
Cuando salió, observó que Draco ya no se encontraba en el comedor y se dirigió hacia el salón, pero tampoco estaba allí. Recorrió parte de la mansión buscando al rúbio, pero lo encontró por ningún lugar.
"Quizá lo mejor es no decírselo...¡No! Debo aceptar mis responsabilidades...Quizá esté en los jardines"
Fué hacia su habitación y se puso una capa encima, ya que fuera hacía mucho frío. Salió rápidamente hacia los jardines y empezó a buscar.
-Donde estas...-se dijo a sí misma-El bosque...
Corrió hacia el bosque esperando que él estubiese allí. Estaba harta de buscarlo y, cuando iba a abandonar la búsqueda, encontró al rúbio sentado elegantemente en una roca mientras observaba el lago. Tenía los ojos cerrados y mantenía una expresión natural.
"Así no parece ser el monstruo que realmente es..."-se dijo a sí misma mientras esbozaba una débil sonrisa
-¿Que haces aquí Granger?-dijo el chico sin moverse del lugar ni abrir los ojos
Hermione se sobrasaltó. ¿Como sabía que ella estaba allí si se encontraba escondida detras de un robusto árbol? La castaña se acercó lentamente a Draco, que giró el rostro y observó a Hermione sin levantarse ni decir nada.
-Venía...yo...-dijo torpemente Hermione parándose cerca del chico
Draco se levantó ágilmente y se quedó mirando a la castaña sin expresión alguna, simplemente le observaba.
Hermione cerró los ojos.
"Debo ser fuerte...debo decírselo..."-se repetía una y otra vez
-Yo...se que...bueno...se que salvaste a Lucy y...te juré que te entregaría mi vida a cambio...así que...yo...
Draco cogió suavemente sus manos y las acarició, haciendo que la castaña abriera asombrada sus ojos.
-Ahora te pertenezco...
Draco besó a la chica, que al principio no pudo corresponderle debido a que se había quedado totalmente paralizada, pero finalmente se entregó a ese dulce beso.
"¿Porque le estoy besando? Solo lo hago porque debo obedecerle...debo corresponder sus besos, sus caricias...debo hacerlo porque ahora le pertenezco..."-pensaba mientras una débil lágrima se escapó de sus ojos
Draco se separó lentamente de ella y limpió con su pulgar la lágrima que corría por la mejilla de Hermione.
-¿Me estas entregando tu vida?-dijo el chico mirando sériamente a la castaña
-Sí...
-¿Porque? El ratón de biblioteca Granger que yo conozco jamás le entregaría su vida a un mortífago-dijo con una sonrisa, aunque no era una sonrisa de burla
-Te lo juré...y yo siempre cumplo mis promesas
Draco volvió a besarle, esta vez apasionadamente. Hermione rodeó el cuello del rubio y se dejó llevar.
-¿Me correspondes porque debes hacerlo?-preguntó el rubio cuando se separaron para poder respirar
-Por supuesto, no lo dudes-contestó la castaña sin creerse lo que había dicho
Draco esbozó una sonrisa traviesa, parecía un niño cuando va hacer algo que sabe que no debe.
El rubio volvió a besar a la chica tan apasionadamente que Hermione dejó escapar un leve gemido, que no pudo llegar a reprimir.
-¿Sigues haciéndolo por compromiso?-dijo el chico sonriendo
-Sí...-dijo ella entrecortadamente
La mano del rubio se posó encima del vientre de la chica, causando que esta se estremeciese. Hermione le deseaba, eso no podía negarlo, pero su orgullo no paraba de repetirle una y otra vez que no se dejara manupular por el Slytherin.
-Granger, ¿Eres virgen?-comentó el chico con una sonrisa
Hermione se puso colorada y bajó la mirada.
-Vaya, vaya...una virgen sangre sucia en mi poder-dijo el rubio con maldad
La castaña apretó sus puños. No podía golpearle, no podía...
Draco puso su mano por debajo de la camiseta de la chica y acarició suavemente su vientre.
-Serás una gran distracción...-dijo el rubio volviendo a besar a la castaña, que sin darse cuenta, al escuchar el comentarios de Draco, le mordió cun fuerza.
Sentía rabia. Le estaba entregando su vida por las buenas y él lo único que hacía era humillarle una y otra vez. Draco sintió dolor cuando la castaña le mordió y sonrió.
-Espero que folles bien Granger, porque no estoy acostumbrado a estar con chicas sin ningún tipo de experiéncia-siguió diciendo el chico una vez se separaron para coger aire
-¡Malfoy eres un imbécil!-dijo pegándole al chico una sonora bofetada
Draco no quitó esa prepotente sonrisa de su rostro.
-¡Para de sonreír!-dijo la castaña ardiendo en fúria
-Sabia que no aguantarías-comentó el chico divertido mientras volvía a sentarse en la roca en la que antes se encontraba
-¿Cómo?-preguntó Hermione confusa mientras se desvanecía lentamente su fúria
-Granger tu no podrás pertenecerme núnca
Hermione se quedó en siléncio escuchando al rubio que observaba el lago congelado.
-Granger, tu eres puro fuego. Quemas a todo aquel que se acerca a tí. Eres orgullosa, valiente, osada, terca y fiel.
-Y tu eres como el hielo...-comentó la chica acercándose lentamente hacia el rubio-Eres frío, meticuloso y mortífero.
Draco se encontraba sentado en la roca y Hermione se encontraba enfrente de él. Los dos se observaban con deseo.
-Tienes razón Malfoy. Yo jamás podré pertenecerte...
Draco se había levantado y se encontraba a solo un palmo de la chica.
-Ni yo a ti Granger-dijo acariciando su mejilla
Hermione suspiró. Se sentía feliz cuando estaba con él, pero...¿Porque? ¿Porque tenía que sentirse tan bien cuando él estaba cerca? Jamás había sentido eso por nadie y, aunque lo odiaba, le encantaba sentirse así. Se sentía especial cuando él le miraba.
Draco observaba esos ojos...esos dulces ojos por los que sería capaz de dar su vida. Sentía un extraño sentimiento cuando ella estaba cerca y eso lo odiaba. No le gustaba sentir cosas que no era capaz de comprender. Debía sentir odio hacia esa impura, pero...desgraciadamente sentía una sensación agradable siempre que le observaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Albita!!
Moderador
Moderador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 250
Edad : 24
Localización : donde va a ser¿? ... en el pais de las Golosinas, calle Piruleta, en mi casita de chocholate!!! ...
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 3:15 am

Shocked Shocked Shocked Shocked Shocked Shocked
Puff, he tardado bastante tiempo en leerme estos super cachos que has colgado pero ha valido la pena!!
en serio tu historia me encanta!! Es sencillamente...... no tengo palabras!! me encanta como escribes!
ademas las partes bonitas son tan bonitas... I love you y las partes en las que se insultan son tan...!! en serio, tu historia me deja sin habla!! (y eso es algo por lo que muchos pagariasn jeje por verme calladita ^^)
Bueno, ya ves, yo y mis delirios! pero te juro que va en serio!!!
Pero porfa tienes que seguir!!
Soy adicta a tu fic!! lo reconozco!!
ah, y me declaro tu fan numero 1, desde ahora por siempre!! ^^
Sigue pronto pleeeeeease!!!
MuchosBesoOs!!*

Albita

Very Happy Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 6:35 pm

-¡Señor!-gritó Paula dirigiéndose hacia donde Hermione y Draco se encontraban
Los chicos se separaron rápidamente y Hermione bajó la mirada para evitar la mirada del rúbio.
-¡Señor, le he estado buscando por todas partes!-gritó de nuevo la rúbia llegando al lugar donde la castaña y el rubio se encontraban.
-¿Que ocurre?-dijo Draco tranquilamente
-¡El señorito Zabini acaba de llegar y está herido!-dijo la chica llorando
Draco no preguntó nada más, miró por última vez a la castaña, que le observaba, y se marchó en dirección a la mansión.
-¿Que ha ocurrido?-preguntó Hermione
-Ha sido una emboscada-dijo tranquilizándose un poco
Hermione corrió en dirección a la mansión para averiguar más sobre lo sucedido. Cuando llegó, se encontró con Elisa.
-¿Donde están Malfoy y Zabini?-preguntó la castaña
-Se encuentran en el salón...
La castaña ni siquiera dejó que la elfina acabase la frase y corrió en dirección al salón. Entró rápidamente y se encontró una horrible escena. Zabini se encontraba en el suelo sangrando muchísimo mientras Draco intentaba reanimarlo mediante algunos hechizos que no parecían surgir efecto.
-¡Largate Granger!-gritó el chico, sin embargo, Hermione se acercó a los dos chicos.
-Deja que...se quede...-murmuró Blaise
La castaña se sentó de rodillas en el suelo, al lado derecho de Zabini mientras que Draco se encontraba en el lado izquierdo.
-No logro hacer que la hemorragia cese-dijo Draco para sí mismo
-Es un hechizo complicado...sólo los aurores suelen utilizarlo-comentó Hermione
-¡¿Sabes el remedio o no?!-dijo el rubio cansado de la sabelotodo
La castaña miró al chico con enfado.
-Dame tu varita-ordenó la castaña fríamente
Draco a mala gana obedeció. Hermione apuntó a Blaise y murmuró un largo hechizo que hizo que las múltiples heridas del moreno se cerrasen y su sangre, que estaba dispersada por el suelo, volvió al cuerpo del chico.
-Ahora solo necesita descansar...-dijo Hermione observando Blaise, que volvía a respirar con normalidad
-¡Dobby!-gritó Draco
El elfo se apareció rápidamente.
-Llevate a Blaise a la habitación de invitados y vigila su estado de salud en todo momento
Dobby cumplió inmediatamente la orden de su amo e hizo aparecer una camilla en la que depositó a Blaise pare luego desaparecer de la vista de la castaña y del rubio.
Hermione se levantó del suelo y se tocó la frente, se encontraba mareada.
-¿Te encuentras bien?-preguntó Draco levantándose mientras observaba a la castaña
-El hechizo es demasiado fuerte pero...estoy bien-dijo la chica intentando parecer lo más fuerte posible
Hermione dió un paso al frente y sus piernas le fallaron. Estubó a punto de caer al suelo, pero el fuerte brazo de Draco la agarró justo a tiempo.
Sus rostros quedaron a pocos centímetros.
-Deberías descansar Granger
-No, estoy bien-volvió a repetir la castaña
Draco la cogió en brazos.
-¿Que haces?-dijo Hermione intentando que Draco le soltase-Bajame
-Te llevaré a tu habitación-dijo el chico empezando a caminar
Hermione al principio se resistió, pero, finalmente, dejó que Draco le llevara en brazos. Se sentía muy débil y no tenia ganas de discutir ni enfadarse con el rúbio.
Draco apoyó a la castaña encima de su cama y le tapó con el edredón. Hermione buscó la mano del rubio y este se la dió. Sus manos se entrelazaron y la castaña le dedicó una sonrisa antes de desmayarse.
El rúbio observó durante varios minutos a la castaña. No encontraba ninguna imperfección en ella. Era terca y descarada, pero incluso eso le encantaba de ella.
Dobby se apareció en la sala y Dracó soltó rápidamente la mano de la castaña.
-El señorito Zabini se ha despertado-comentó el elfo
-Ahora voy
Dobby volvió a desaparecerse.
Draco acarició el rostro de la castaña y salió de la habitación.
Cuando Draco entró en la habitación de invitados se encontró con su mejor amigo, que se encontraba sentado en la cama con la mirada pérdida.
-¿Estas bien?-preguntó Draco con su fría voz, aunque Blaise se dió cuenta enseguida de la preocupación del chico
-Si...y todo se lo debo a Granger...-dijo Blaise dirigiendo su mirada hacia el rúbio, que se había sentado en una butaca al lado de la cama.
-¿Eso es lo que te preocupa?
Blaise tardó un poco en responder y, antes de hacerlo, bufó sonoramente.
-No, no es por eso
Draco esperó pacientemente a que su amigo decidiera comentarle la situación.
-Ellos saben que la tenemos...-dijo Blaise con preocupación
-¿Como?-preguntó Draco sin entender lo que su amigo le había comentado
-Me refiero a Granger. Ellos saben que tú la tienes
Draco se levantó furioso del sillón.
-¡¿Como lo saben?!
-No lo se...supongo que alguien no es de confianza-contestó el moreno tranquilamente
Draco sentía como la temperatura de su cuerpo iba en aumento a causa de su enfurecimiento.
-El traidor pagará-dijo el rubio apretando los puños mientras volvía a sentarse en el sillón ante la mirada de su amigo
-Eso no es lo más importante del asunto
-¿A que te refieres?
-Ella es importante para ellos, quieren recuperarla
Draco permaneció en silencio pensando.
-Nos atacaron e intentaron sonsacarle información a Spencer sobre Granger y también lo intentaron conmigo
Draco no hizo ningún tipo de comentario, pues estaba convencido de que Blaise sería capaz de dar su vida antes de traicionarle.
-No creo que paren hasta encontrarla-dijo finalmente el moreno recostándose en la pared mientras miraba a su amigo esperando nuevas órdenes.
El rúbio se quedó pensando durante largos minutos.
-Se que no pararán hasta encontrarla...debes capturar a un auror
-¿Porque?-preguntó Blaise confundido
-Si capturas a un auror que también les sea de gran utilidad, dejarán de buscar a Granger
-Pero...eso es una tontería. No cesaran su búsqueda
-Si que lo harán...
-¿Que planeas amigo?
-Lo que debes hacer es capturar a un auror y hacer que este vea la muerte de Granger con sus própios ojos
Blaise inmediatamente entendió el plan de su amigo.
-¿A quién sacrificaremos?
-A Clein
El moreno solo asintió y se levantó de la cama.
-Se que lo lograrás-dijo Draco apoyando su mano en el hombro de su único amigo
-No lo dudes-contestó este con una prepotente sonrisa-Tengo que marcharme ya
-¿Estas seguro que estas en condiciones?-dijo Draco con una sonrisa de autosuficiencia
-Por supuesto amigo, no te desharás tan facilmente de mí-dijo por último el moreno mientras hacía una media sonrisa
Ante la mirada del rubio, Blaise se desapareció. Draco se quedó pensando en la situación en la que se encontraba. No permitiría que ellos le encontraran. No le iban a quitar a la castaña. Con este pensamiento, salió de la habitación y se dirigió hacia la de la castaña para ver su estado. Cuando llegó, encontro a Hermione sentada en la cama mientras leía un libro tranquilamente. Draco entró en la habitación llamando la atención de la chica, que dejó de leer inmediatamente.
-¿Como te encuentras?-preguntó Draco acercándose a la cama de la chica
-Estoy mejor, gracias por preguntar-contestó Hermione volviendo a su lectura
-¿Porque ayudaste a Blaise?preguntó Draco sentándose en el borde de la cama, cerca de la chica
-Porque necesitaba mi ayuda-contestó Hermione sin alzar la mirada
-Sigo sin entenderlo
-¿Que es lo que no entiendes Malfoy? Creo que te lo he dejado bastante claro
-Granger, no te pases de lista-dijo el chico con enfado-Lo que quiero decir es que Blaise es un mortio, es tu enemigo y si él te hubiese encontrado en ese estado no te hubiese cedido su ayuda. Tú, en cambio...
-Eso es lo que nos diferencia a tí y a Zabini de mí-dijo la castaña levantando la vista para encontrarse directamente con los ojos mercurio del chico
-No te hagas la Santa conmigo Granger y contesta a mi pregunta. ¿Porque ayudaste a un mortio siendo tu un auror entrenado para matarlos?
Hermione miró al chico con ternura, lo que a este le encantó.
-Malfoy, yo no fuí entrenada para matar mortios. Si elegí ser un auror fue para ayudar a las personas que lo necesitasen. No quito vidas, intento salvarlas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 6:51 pm

Draco se quedó en silencio observando a Hermione, que, ante la mirada penetrante del chico, enrojeció visiblemente e intentó disimularlo bajando la mirada.
-¿Te molesta que te mire?-dijo Draco con una pícara sonrisa pintada en su cara
-Nunca cambiaras Malfoy
Draco se acercó tanto a la castaña que sus alientos se mezclaron.
-¿Acaso quieres que cambie? ¿No te gusto tal y como soy?
Hermione no podía evitar estar tan roja como el pelo de Ron.
-Me gustas, pero...podrías cambiar algunas cosas
El rubio no se esperaba esa respuesta. ¿Que le gustaba? ¿Había dicho eso Hermione come-libros Granger?
Hermione se dió cuenta en seguida del error que había cometido y se levantó repentinamente de la cama más roja que núnca.
-Quiero ducharme Malfoy, deberías irte-dijo cogiendo ropa limpia del armario
-Granger, te dí un baño especial para tí, ¿Porque te duchas en este baño tan...tan pequeño?
Era verdad que el baño de su habitación era extremadamente pequeño, pero era muchísimo más cómodo que el que el rúbio le había designado.
-Me gusta más este-comentó la castaña entrando en el cuarto de baño para esquivar la conversación que instantes antes había mantenido con el rúbio.
"¿Como he podido decirle que me gusta? ¡No me gusta! Solo...bueno...vale, esta bueno, pero...no es para tanto. Además es un mortio...él...él...¿Porque me engaño? Vale...quizá me gusta un poquitín. Siempre me ha gustado un poco, pero ahora es diferente"-se autoconvenció ella misma mientras se quitaba la chaqueta y los zapatos que llevaba puestos, quedándose vestida con una camisa y los pantalones vaqueros. No se dió cuenta que, mientras discutía con ella misma, Draco había entrado en el cuarto de baño.
Después de observar a la castaña durante unos segundos, Draco le rodeó con sus brazos la cintura de esta. Hermione se quedó paralizada ante el contacto del chico.
-Todavía no hemos terminado la conversación-le susurró Draco al lado del oido de la chica
-Yo creo que sí que hemos dejado ya el tema por zanjado, así que marchate, quiero ducharme-dijo la castaña intentando soltarse de los robustos brazos que le sujetaban
-Yo decido si el tema esta zanjado o no
Hermione bufó. Ese tipo de comentarios eran los que odiaba. Draco jamás cambiaría su forma de ser o su forma de pensar.
-Núnca cambiarás...
Draco había escuchado la misma frase hacía pocos minutos, pero ahora el tono de voz con el que la castaña lo había dicho era diferente. Era como si se sintiese triste o decepcionada ante este hecho.
Draco soltó a la castaña e hizo que esta se girase para quedarse frente a él. Hermione no quería mirarle, tenía demasiada vergüenza y Draco no parecía querer hablar, simplemente le observaba sin expresión alguna en su rostro. El rúbio era extremadamente frío. Hermione jamás había podido averigüar lo que pasaba por la mente de ese chico y, verdaderamente, le intrigaba. Era calculador y, sin lugar a dudas, era un cruel asesino. Pero la castaña estaba convencida de que, detras de esa fría pared que cubría su corazón, era capaz de sentir y, que en el fondo de su ser, Draco Malfoy era una buena persona.
El rubio cogió la mano de la chica y le abrazó. Necesitaba sentir esa calidez que rodeaba a la castaña y que le hacía sentirse bien incluso en los peores momentos. Jamás había llegado a pensar que sería capaz de tener delante a una chica y no acostarse con ella, pero, con Hermione, todo era extrañamente diferente. Por supuesto que había pensado en acostarse con ella, en besarle, en acariciar su suave piel...pero no era una prioridad. La mayor parte del tiempo simplemente se contentaba observándo a la chica cuando esta no se daba cuenta de su preséncia. Desde hacía algunos días simplemente se había dedicado a observar a la castaña mientras leía, comía, hablaba o, en algunas pocas ocasiones, sonreía. Le encantaba esa dulce sonrisa que, en una ocasión, ella le había dedicado. Era extraño que, teníendola en brazos, solo pensase en lo bella que se veía cuando sonreía. El rúbio escondió su rostro entre el frondoso y sedoso pelo de la chica y se impregnó con su perfume. Le encantaba su naturalidad. Blaise tenía razón. Casi todas las chicas con las que Draco había tenido el placer de acostarse, al día siguiente perdían todo su encanto, pero ella...era perfecta tal y como era. Sin maquillaje, sin ropa cara y elegante, sin productos, sin caros perfumes...Hermione Granger seguía siendo la chica más bella que jamás había conocido.
-¿Que piensas?-preguntó Hermione manteniendo los ojos cerrados
-Pienso en tí...-contestó Draco sonriendo
La castaña abrió los ojos cohibida y se sonrojó una vez más. Draco notó el aumento de temperatura de la castaña y se apartó un poco de ella para comprovar que era el causante de ello. El rúbio se dió cuenta de que Hermione había enrojecido a causa de su inocente comentario y no pudo evitar ponerse a reir sonoramente. La castaña se separó de él enfadada.
-Para de reirte-dijo con voz serena, pero con gran ira. No le gustaba nada que la gente se riese de ella y, mucho menos, Draco Malfoy.
-Yo...jajaja...no...jajaja...puedo parar...jajaja...
-¡Basta!
-jajajaja
Hermione miró con enfado al rúbio y salió rápidamente del cuarto de baño. Salió de su habitación, bajó las escaleras, recorrió parte de la casa y, finalmente, salió a los jardínes. Sintió la nieve rozar sus desnudos pies y sus mejillas se sonrojaron al instante ante el frío viento. Caminó lentamente mientras en su cabeza, la risa de Draco no paraba de torturarle. Estaba enfadada porque el rubio se había reído de ella, aunque la situación era de lo más extraña. Núnca se había enfadado por una chorrada como esa. En Hogwarts, normalmente ella evadía siempre a Draco y, cuando él se reía de ella simplemente le ignoraba. Pero ahora...¿Porque le importaba tanto? Justamente después de preguntarse esto, un fuerte brazo rodeó su cintura y una voz masculina susurró cerca de su oído:
-No te enfades, solo estaba divirtiéndome un poco
-Ese es el problema-contestó Hermione separándose una vez más del chico mientras se giraba para poder observar al rúbio, que tenía pintada en la cara una sensual sonrisa
-Vamos Granger, no te enfades-dijo intentando coger la mano de la castaña, pero esta se apartó
-No quiero que me toques. Estoy harta de tus jueguecitos Malfoy, te odio-dijo alzando la voz por su estado de enfado
-Eso no es lo que has dicho antes-dijo sin borrar la sonrisa de su cara
Hermione estaba cada vez más enfurecida. Solo él hacía que perdiese tanto los papeles.
-¡Eres un imbécil!
-Pero te gusto
-¡No es cierto!
-Si que lo es
-¡No!
-Si
-¡¡Que no!!
Mediante iban discutiendo, la castaña se había ido acercando al chico amenazadoramente, pero este no parecía inmutarse.
-Granger admítelo. Te mueres por mis huesos, todas lo hacen
Hermione apretó los puños con rábia.
-¡No me compares con una de tus guarras!
-¿Porque te molesta tanto que lo haga?
-¡Porque yo no soy como ellas!
-¿A no? ¿En que te diferencias?z
-¡En que yo jamás me dejaría enredar por un prepotente como tú!
Draco cogió a la castaña por la muñeca, se acercó a ella y le besó apasionadamente. Hermione se resistió durante los primeros segundos, pero finalmente correspondió al rúbio. Cuando se separaron, los corazones de ambos chicos latían con fuerza, pero ninguno de los dos quería admitir lo que era evidente que sentían el uno por el otro, pues su fuerte orgullo se lo impedía.
-¿Ves como si que eres como ellas?
Hermione bufó con enfado. ¿Porque siempre tenía que hecharlo todo a perder?
Draco se dió cuenta de que ese comentario no había sido acertado e, inmediatemente volvió a besar a la castaña antes de que esta decidiese marcharse hecha una fúria de allí. El beso fue fogoso, apasionado y lleno de sentimientos. Sus lenguas se buscaban y se entrelazaban formando una sola boca. Hermione llegó a pensar que el corazón le saldría por el pecho pero, afortunadamente, eso no pasó. Draco empezó a hacer un camino de besos por la mandíbula y el cuello de la castaña, que no pudo reprimir un leve gemido. Hermione cogió fuertemente al chico del cuello de la camiseta. Cuando Hermione intentó dar un paso al frente par acercarse un poco más a él, estubo a punto de caerse, pero Draco lo impidió.
-¿Estas bien?-preguntó el chico con preocupación, cosa que extraño a Hermione
-Si...-contestó la castaña con una sonrisa
Los pies de la chica estaban muy rojos a causa del contacto con la fría nieve y sus piernas estaban entumecidas. Draco observó el estado de los pies de la castaña y, sin pensarselo dos veces, le cogió en brazos ante el asombro de la chica.
-Na hace falta que me lleves, puedo yo sola
-Hermione deja de ser ya tan orgullosa ¿Quieres?-dijo Draco empezando a caminar hacia la mansión
La castaña enrojeció y sintió su corazón bombear sangre a una velocidad alarmante. ¿Le había llamado Hermione?
Cuando entraron en la mansión, se encontaron directamente con Pansy Parkinson, que estaba cruzada de brazos mirando la escena entre la castaña y el rúbio.
-¡Draky suelta inmediatamente a esa sangre sucia!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:02 pm

Draco no tenía intención alguna de soltar a la castaña, pero esta bajó de sus brazos, pero no se apartó de su lado. El rúbio le cogió la muñeca dulcemente mientras acariciaba su mano. Hermione se extrañó bastante por este gesto de cariño del chico, pero no se apartó en ningún momento. Le encantaba cuando, aparte de sus broncas, de lo orgulloso y temible que era ese rúbio, era también dulce. Pocas veces se daba el caso en el que él se comportase de ese modo.
-¡¿No me has escuchado?!-gritó Pansy enfurecida al ver como su novio cogía de la mano a una sangre sucia-¡Suelta a la sangre sucia ahora!
Draco, enfurecido por la manera en la que la morena se atrevía a mandarle, le fulminó con la mirada, provocando que la morena cambiase su semblante inmediatamente. Esa cruel mirada era capaz de hacer que la mayor parte de las personas le temiesen e hiciesen todo lo que él pedia u ordenaba.
-¿Que has dicho?-preguntó Draco con voz serena pero con una mirada penetrantemente fría
-Yo...bueno...quiero que...sueltes a esa...impura-dijo Pansy con temor
-¿Te atreves a ordenarme algo?-volvió a preguntar el rúbio con el mismo tono de voz
Pansy empalideció repentinamente y bajó la mirada esperndo un castigo por parte del chico, pero este núnca llegó. Draco tenía la varita levantada, pero simplemente la mirada de la castaña hizo que la bajase inmediatamente. Él sabía perfectamente lo que la mirada de la castaña significaba y, sin saber porque, decidió no castigar a Pansy.
Hermione le dedicó una preciosa y cautivadora sonrisa al chico, que sintió, por primera vez, algo parecido a felicidad. Un fuerte y agradable sentimiento le envolvía cuando ella le dedicaba una sonrisa o cuando fijaba sus grandes ojos color café en él.
Draco empezó a caminar con Hermione, pues la tenía fuertemente sujeta. mientras Pansy fulminaba a la castaña con la mirada. Se hiba a vengar, esa asquerosa impura no hiba a quitarle a su preciado novio. Se cansaría tarde o temprano de ella como la hacía con todas y entonces ella volvería a ser la primera.
Cuando se encontraron lo suficientemente lejos de donde se habían encontrado a la morena, Draco se paró y fijó su mirada hacia la castaña, que le miraba sonriente.
-Me encanta tu sonrisa...-comentó el rubio antes de besarle
Hermione se sentía feliz. Sabía que el rubio no había atacado a la morena simplemente porque ella se lo había pedido, aunque no directamente. La chica no dudó un instante en corresponder esa beso que el rúbio le vindraba.
Cuando se separaron Draco se quedó observando a la chica.
-¿Porqué me miras?-dijo Hermione con una sonrisa mientras se sonrojaba ligeramente
-Porque eres hermosa...-dijo el chico volviendo a besar a la castaña dulcemente
Hermione rodeó el cuello del chico con sus brazos y profundizó ese dulce beso introduciendo su lengua juguetonamente en el interior de la boca de él. El rúbio se sorprendió ante la iniciativa de la castaña, aunque le encantó esa faceta juguetona que estaba demostrando poseer.
Se separaron solo cuando el aire les faltaba, pues no querían separar sus labios.
-¿Porque lo has hecho?-preguntó la castaña abrazada al chico
-¿A que te refieres?-dijo Draco mirando directamente a los ojos a la castaña
-Quiero decir...¿Porque no has castigado a Pansy?
Draco sonrió ante la pregunta de la castaña. Era perfecta. Siempre preguntando, siempre quería saberlo todo y núnca se contentaba con nada.
-Porque tú me lo pediste
-Pero...no lo entiendo. Yo...soy una impura y...¿Porque?-preguntó Hermione confundida
-No sabes lo que sería capaz de hacer solo porque me dedicaras una de tus preciosas sonrisas...
Los dos chicos volvieron a besarse amorosamente.
"Por mi...lo ha hecho porque yo se lo he pedido..."-Se decía a sí misma mientras besaba dulcemente al rúbio que, día a día le volvía más loca si era posible.
-¡¡Señor!!-gritó una voz chillona desde el primer piso
Draco bufó sonoramente al separarse de la castaña.
-¿Es que en esta casa no puede haber intimidad?-dijo con fastidio sin soltar a la castaña
Hermione sonrió ante el comentario y volvió a besar al rúbio corta pero apasionadamente.
-El deber te llama-le dijo Hermione intentando separarse de él, aunque el rúbio no tenía intención de separarla de su lado
-¡¡Señor!!-volvió a gritar la misma voz
-Te están llamando-dijo Hermione entre dibertida y seria mientras miraba la expresión de fastidio del rúbio
-No me importa
Draco volvió a aferrarse a los labios de la castaña y esta le correspondió mientras sonreía alegremente.
Un pequeño elfo apareció en medio del pasillo donde se encontraban los dos chicos y volvió a gritar.
-¡¡Señor, el señorito Zabini le llama!!
Hermione pegó un pequeño brinco al escuchar esa chillona voz tan cerca de ellos y se separó repentinamente de Draco, que sonrió ante este comportamiento.
-Voy enseguida-dijo Draco cogiendo la mano de la castaña
-¡Es urgente!-dijo gritando una vez más el elfo
Draco miró amenazadoramente al elfo, que supo que no debía haberle gritado así a su amo, pero el echo de que una asquerosa impura fuera la causa por la que su amo no le prestaba atención le había hecho enfurecer.
-Debes ir-dijo Hermione con una dulce sonrisa-Después nos vemos
La castaña besó al rúbio en la mejilla y se alejó de allí intentando parecer serena y tranquila pero una extraña felicidad le rodeaba. Tenía ganas de gritar y saltar de alegría, aunque se contuvo.
Draco observó como la castaña se alejaba de él y sintió una repentina soledad. ¿Que le estaba pasando? Quizá se estaba encaprichando demasiado con esa impura.
-Señor...-dijo el elfo rogando que su amo le hiciese caso
Draco miró con desprecio al elfo y empezó a caminar hacia el salón, donde suponía que se encontraría su único amigo. Cuando llegó encontró al moreno con un increíble buen humor mientras bebía una copa de wisky de fuego.
-¿Que nuevas me traes?-dijo autoritariamente Draco mientras se servía él mismo una copa del wisky que su amigo estaba tomando.
-Todo ha salido a la perfección-dijo el moreno con una gran sonrisa
Draco le miró con asombro.
-¿Tan rápido?-dijo con desconfianza
-¡Por supuesto!¿Que creías?-dijo el chico haciéndose el ofendido
-Blaise no estoy para tus bromas-dijo el rúbio sentándose en un sillón de cuero color negro-cuentamelo todo
-Fué fácil-dijo el moreno sentándose en el sofá-Teníamos a un auror secuestrado desde hacía unas pocas semanas
Un largo silencio inundó la sala.
-Y...-dijo el rúbio con impaciéncia
-¿Que?-dijo el moreno distraídamente
-¡Que qué paso!
-No te alteres amigo, sólo me he despistado un poco...
-A saber en quien estabas pensando pervertido-dijo Draco mirando a su amigo con una sonrisa
-Pues...si lo quieres saber...estaba pensando en Granger
La sonrisa de Draco se borró.
-Después de utilizar la poción multijugos con Clain, se transformó en Granger y la verdad es que...bueno...quizá pueda sonar tonto pero...me costó llegar a matarla. Sabía que no era la verdadera Grenger, pero...sus ojos eran los mismos, sus labios, sus largas piernas, sus pechos, sus...
Draco se levantó enfurecido del sillón, aunque no le mostró este repentino sentimiento a su amigo, pues su rostro era le mismo que de costumbre, un rostro frío sin expresión alguna.
-Deja de hablar esa asquerosa sangre sucia y cuéntame de una vez como lo hicieste-dijo el rúbio encolerizado
-Bueno...le hicimos creer al estúpido auror que se había escapado de nosotros mediante sus própios metodos aunque, por supuesto, nosotros le dejamos escapar. Después hicimos que Clain creyese que tenía que hacerse pasar por Granger para poder capturar a Fitten y ella se ofreció en seguida voluntaria. Todo fué coser y cantar. Hubieses tenido que ver la cara de terror de Clain al ver como le apuntaba con mi varita, aunque...el rostro era de Granger claro. La muy imbécil creyó que estaba cumpliendo una difícil misión y no llegó a imaginarse ni por un momento lo que verdaderamente planeábamos-dijo riendo finalmente el moreno
-Bien hecho-dijo Draco fríamente mirando a su amigo, que se encontraba tumbado mirando el techo con una sádica sonrisa en su rostro
Draco salió del salón con rapidez. Estaba anocheciendo y, al no encontrar a la castaña por ninguna aprte, decidió ir a cenar. Después de una tranquila y solitaria cena, Draco se dirigió hacia la cocina donde Paula y Cristal se encontraban limpiando los platos.
-¡Señor!-dijo Paula haciendo una reverencia mientras sonreía ante la inesperada visita de Draco-¿En que le podemos ayudar?
Draco observó a la rúbia con indiferéncia.
-¿Blaise se ha marchado ya?
-Si Señor-contestó rápidamente Paula mientras Cristal le miraba con reproche-El Señor Zabini se ha marchado hace media hora aproximadamente
Draco no dijo nada, simplemente se quedó observando la cocina. Hacia tiempo que no entraba allí.
-¿Donde está Granger?-preguntó
Paula cambió rápidamente su semblente amable a uno sério y frío.
-Está en el jardín delantero-contestó Cristal mirando al rúbio con reproche, cosa que este no entendió
Draco se marchó sin agregar nada más y fué directamente hacía donde la perlirroja le había indicado. Cerca del lago encontró un esbelto cuerpo apoyado contra uno de los sauces que decoraban los inmensos jardines. Draco caminó hacia donde se encontraba la castaña. Sólo había estado una hora y poco lejos de ella pero necesitaba volver a verla. Cuando llegó hasta el sauce la castaña no giró su rostro para mirar al rúbio, simplemente se quedó completamente estática mientras observaba el lago. Draco se extrañó ante el comportamiento de la castaña y cogió a la chica de la mano y, al hacerlo, esta le apartó la mano y le observó por primera vez. Hermione tenía los ojos llenos de lágrimas que luchaban por salir de sus ojos y sus labios estaban fruncidos.
-¿Que te pasa?-dijo Draco con preocupación posando su mano en la mejilla derecha de la chica, pero esta se separó rápidamente de él.
-No me toques núnca más-dijo la castaña tranquilamente pero con una voz fría
El rúbio intentaba descifrar la causa del enfado de Hermione, aunque no conseguía llegar a adivinarlo.
-Cuéntame lo que te pasa-dijo Draco acercándose nuévamente a la castaña, aunque esta volvió a alejarse de él
Draco estaba empezando a perder su poca paciéncia.
-¡Eres despreciable!-gritó la castaña a la vez que empezaba a correr en dirección al bosque
El rúbio reaccionó inmediatamente y salió corriendo detrás de Hermione. La castaña se dió cuenta de que en tan solo unos segundos Draco le alcanzaría así que, en un acto desesperada, empezó a correr en dirección al lago atravesando y esquivando matorrales, árboles y algún que otro animal. El lago estaba empezando a descongelarse, aunque todavía había en el mar grandes trozos de hielo. Hermione entró corriendo en la fría agua, pero estaba tan cocentrada en alejar al rúbio de esta que apenas notó el cambio de temperatura brúsco que había experimentado su cuerpo. Draco no dudó en seguir a la castaña y entró rápidamente en el lago. Cuando el agua le cubría por encima de la cintura, consiguió coger a la castaña, que intentó separarse de él mediante puñetazos, arañazos y mordiscos.
-¡Dejame, te odio!-dijo la castaña llena de rencor y enfado
-¡Explicame porque de repente te comportas como una loca, ¿quieres?!-dijo el rúbio con enfado mientras inmovilizaba a la castaña entre sus brazos
-¡Te escuche hablar con Zabini!-gritó la castaña mientras dejaba que finalmente las lágrimas salieran de sus ojos
Draco no aflojó a la castaña, pero cambió su rostro. Tenía miedo por primera vez en su vida. Tenía miedo porque no sabía si ella llegaría a perdonarle, no quería perderla, no quería que ella se separase de su lado.
-He tenido que hacerlo...
-¡No quiero escuchar tus estúpidas excusas, sueltame!
La castaña ya no luchaba para separarse de draco, pero no hiba a permitir que él volviese a mentirle.
-¡Escúchame!
-¡¡No quiero escucharte!!
Draco besó furioso a la castaña y esta le correspondió el beso con la misma fúria. Hermione se dió cuenta de que se estaba dejando dominar por Draco y mordió con fuerza el labio del rúbio del que empezó a sali un hilo de sangre, pero este no le dió importáncia a ese hecho y no se separó de los labios de ella. Cuando él se separó a causa de la falta de aire, intentó volver a hacer entrar a la castaña en razón.
-Tenía que hacerlo
-¡¡No tenías que hacerlo, nadie te ha obligado a hacerlo!!-dijo la castaña con decepción y enfado
-¡¡No iba a permitir que te separaran de mi lado!!-gritó el rúbio furioso
Hermione se quedó observando asombrada al rúbio.
-¡¡Ellos querían recuperarte, pero no pienso permitirlo!!
La castaña abofeteó al rúbio, que no mostró resisténcia. Draco miró a la castaña y se tocó la mejilla esperando que esta volviese a golpearle.
-Te odio...-dijo Hermione seriamente
-Lo se-contestó Draco con una débil sonrisa
Hermione se abalanzó encima del rúbio y le besó apasionadamente. Draco al principio no le correspondió debido a su aturdimiento, pero reaccionó antes de que esta se separase de él.
Se besaron durante varios minutos. Hermione llevaba puesto un precioso vestido largo de tela gruesa color marrón y Draco empezó a subirle el vestido mientras acariciaba sus piernas. La castaña por su parte empezó a desabrochar los botones de la camisa blanca que Draco llevaba y acarició su musculoso torso. Los dos sentían odio y pasión el uno por el otro y, en ese momento, apenas eran capaces de darse cuenta de lo mucho que se odiaban y repudiaban.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:02 pm

Draco se dió cuenta de que la castaña estaba temblando de frío y se separó un poco de ella. Los labios de Hermione se encontraban morados y bastante inchados y temblaba descaradamente, aunque mantenía una cautivadora sonrisa dándole a entender que no le importaba pasar frío, pero, aún así, aunque sintió ganas de tomarla allí mismo, Draco la cogió de la mano y la llevó hasta la orilla del lago. Con un simple hechizo, secó sus cuerpos.
-¿Te encuentras mejor?-preguntó Draco acercándola a él mientras observaba sus ojos marrones
-Si...-dijo con timidez-...gracias
Draco sonrió, cosa que a Hermione le extrañó y le encantó a la vez. No era una de esas sonrisas tétricas que tanto le caracterizaban, esa sonrisa era real, era diferente y él se la había dedicado exclusivamente para ella y, eso mismo, hizo que Hermione se lanzara a los brazos del rúbio mientras besaba apasionadamente sus labios. Draco la rodeó entre sus brazos y correspondió el beso sin dudarlo ni un simple instante. Se separaron y se observaron mutuamente.
-Es extraño-comentó Hermione con una sonrisa
-¿El que?-preguntó el rúbio alzando una ceja mientras mantenía una sensual media sonrisa
-Cuando creía que no eras capaz de sonreir...me dedicas una preciosa y sincera sonrisa-contestó Hermione con emoción
Draco carraspeó y se separó un poco de la castaña, aunque seguía estando bastante cerca de ella.
-No te confundas Granger. Que sonría no significa nada-dijo intentando adoptar frialdad
Hermione se cruzó de brazos pero no borró su dulce sonrisa.
-Sí que significa algo-dijo ella convencida
Draco bufó.
-¿A sí?
-Sí
-¿Y que se supone que significa una estúpida sonrisa?-dijo Draco sério. Quizá la castaña estaba interpretando un simple gesto, tan tonto como una sonrisa, com algo más y eso no era lo que él quería. No sentía absolutamente nada por la castaña y, desde luego, no era capaz de sentír nada por ninguna mujer.
Hermione frunció las cejas y se puso séria, pero cambió su semblante serio a uno burlón.
-Significa que el gran Draco Malfoy se esta hablandando-dijo con una sonrisa burlona
Draco se quedó parado ante la contestación de la castaña. Esperaba que esta empezara a decirle que le quería, que le preguntase si él también sentía algo por ella o chorradas por el estilo como siempre le decían todas sus conquistas, pero ella...¿Porqué tenía que ser tan diferente a todas?
Hermione empezó a reir ante la cara de asombro y confusión que el rubio había puesto. Su risa era tan femenina y alegre como ella misma y Draco no pudo evitar quedarse mirando a la castaña tontamente mientras esta lloraba de la risa.
-Granger para de reirte, ¿quieres?-dijo Draco con una sonrisa mientras cogía a Hermione de la muñeca y la acercaba a él.
Hermione seguía riendo, aunque ya se le estaba pasando.
Draco limpió finas lágrimas que cubrían el rostro de Hermione y ésta, ante el gesto del rúbio, dejo de reir para simplemente quedarse observando al chico con una sonrisa. El rúbio besó a la castaña dulcemente y poco a poco, empezó a profundizar el beso. La verdad es que lo que estaba sintiendo con esa chica era algo extremadamente diferente a lo que había sentido con todas las demás, pero eso no significaba nada. Ella era otra mujer a la que llevarse al huerto y eso mismo era lo que pretendía.
"Seguro que después de acostarme con ella se me pasará"-se dijo para sí mismo mientras introducía ágilmente su lengua en la boca de la castaña.
Hermione volvió a pasar su pequeña mano por el torso desnudo de Draco y, a su vez, él empezó a caminar hasta que la espalda de la castaña chocó contra el tronco de uno de los sauces. El rúbio empezó a subir una vez más la falda de la castaña mientras acariciaba sus finas y suaves piernas. Hermione dejó escapar un débil gemido cuando Draco llegó a la parte interna de su muslo y la acarició. Draco sonrió mientras mordía suavemente los labios de la castaña que estaban rojizos. Sin dudarlo, cualquiera que hubiese salido a pasear por los jardines hubiese sentido frío, pero los dos chicos sentían incluso calor. Sus cuerpos se encontraban muy pegados sin dejar espacio entre ellos. Draco se encontraba entre las piernas de la castaña y ésta mantenía una pierna alzada mientras Draco la sujetaba con una mano. (no se si me explico muy bien, XD) Draco empezó a recorrer con pequeños mordiscos la mandíbula y el cuello de la chica mientras ella le quitaba finalmente la camisa y acariciaba la espalda del chico. Cuando Draco empezó a besar y mordisquear el hombro de la chica mientras descendía lentamente hacia sus pechos, Hermione no pudo evitar clavar sus uñas en la espalda del chico. Draco apenas notó el dolor y siguió con su tarea. Hermione gimió con fuerza cuando Draco empezó a mordisquear una vez más su cuello mientras masajeaba su pecho.
-Eres una salvaje Granger-susurró Draco cerca del oído de la castaña
Hermione sonrió ante el comentario.
-Te aseguro que puedo ser peor Malfoy, no me tientes-contestó Hermione pícaramente
Draco se quedó paralizado intentando asimilar las palabras que la puritana de Granger le había dicho y Hermione aprovechó el despiste del chico para escabullirse de sus brazos mientras empezaba a caminar hacia la mansión. Draco observó como la castaña se marchaba elegantemente de allí y, cuando ella llegó hasta la puerta de la mansión y la abrió, se giró y le dedicó una hermosa sonrisa a Draco antes de entrar.
El rúbio se quedó embobado observando la puerta por la que la castaña había desparecido y se dirigió hacia allí. Draco se prometió a sí mismo que esa noche la pasaría con la castaña, no iba a pasar una noche más sin poseerla. Le deseaba, eso estaba claro y, aunque odiase admitirlo, sentía algo diferente que jamás había sentido por nadie cada vez que le besaba, que le observaba o acariciaba.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:04 pm

Hermine subió dando pequeños brincos las escaleras que daban a la pequeña torre de la parte derecha de la mansión. Pocas veces había ido allí y, lo que en ese momento más necesitaba era leer para olvidar al rúbio.
"¿Porqué no me he quedado con él? ¡Soy idiota! Bueno...por otra parte...si me hubiese quedado con él se hubiese aprovechado de mí. ¡Yo no soy una cualquiera! Pero...tarde o temprano perderé la virginidad y, bueno...él me gusta...¡No, no me gusta! Solo...me atrae...¡Sí, eso es, simplemente me atrae! Y solo me atrae porque estoy desesperada, ni siquiera esta bueno...¡Bueno vale, esta muy bueno y es muy sexy! Pero...pero..."
Hermione intentaba excusarse sobre los sentimientos que inunadaban su corazón. Jamás había sentido lo que sentía por el rúbio con nádie, pero se autoconvencía una y otra vez pensando que lo más importante era su orgullo. Después de subir varios pisos, encontró lo que estaba buscando. Delante de ella se encontraba una gran puerta de roble algo desgastada. Entró en el aula sin vacilar, ya que había estado muchísimas veces allí. Cientos de estanterías llenas de libros aparecieron ante sus ojos que brillaban de entusiasmo. Cada noche se escapaba de su cuarto silenciosamente para ir allí. Ese era su refúgio ante la mirada indiscreta de sirvientas o elfos. Ni siquiera Draco sabía que ella conocía aquel maravilloso lugar. Llevaba más de un mes allí y ya sabía lo que casi todas las puertas de esa mansión ocultaban. Se dirigió hacia una de las estanterías y cogió un libro con una preciosa portada en la que estaba bordada una gran serpiente dorada. Ese libro, en primer lugar, le llamó la atención por los típicos colores de su casa, aunque...era extraño. Los colores pertenecían a su casa, en cambio, una hermosa serpiente adornaba la portada. Se sentó en una de las sillas llenas de polvo y abrió el libro. De él empezaron a salir rayos color rojo y dorado una y otra vez, pero Hermione ni se inmutó, ya que estaba acostumbrada. Lo había leído casi diez veces en dos semanas y siempre que volvía a abrirlo pasaba lo mismo. Mientras leía por enésima vez la página 50 sintió cómo el sueño le embriagaba. Dejó el libro suavemente en la gran mesa, también hecha de roble, y se recostó en su asiento.
"¿Estará Malfoy buscándome?"-Se preguntó mientras cerraba los ojos
La verdad es que le hacía ilusión que Draco apareciese de repente allí reclamando su atención. Le encantaba la forma en la que el chico le decía las cosas sin decirlo directamente.
-Es extraño...-se dijo a sí misma mientras dibujaba una pequeña sonrisa en su rostro.
Sí, definitivamente era extraña la forma en la que podían comunicarse sin hablarse. Pensando en él acabó sumiéndose en un extraño sueño...

Caminaba por un estrecho pasillo intentando encontrar algo...¿pero que era lo que estaba buscando? Siguió caminando hasta que el pasillo acabó, dando lugar a una sala redonda solo iluminada con dos pequeñas antorchas. En el centro de la sala se encontraban tres bolas de cristal apoyadas en tres pequeñísimas mesas de roble. En cada una de las mesas se encontraba una pequeña inscripción. Se acercó para poder leer y vió que, en la mesa derecha podía leerse claramente la palabra "Pasado", en la del medio "Presente" y en la de su izquierda "Futuro". ¿Que significaba todo aquello? Se acercó a la mesa que pertenecía al presente y cogió la bola de cristal situada en ella. Dentro de aquella bola de cristal, miles de imágenes fueron apareciendo hasta pararse en una escena concreta. Un chico de unos 19 años se encontraba sentado en una cama mientras miraba el techo. Parecía molesto por algo. Se levantó lentamente de la cama y se quedó observando una estantería llena de pequeños frasquitos de colonias y algunos libros. De repente, una sonrisa traviesa se dibujó en el rostro del chico y, tras observar por última vez la habitación en la que se encontraba e inundarse con el perfume que esta desprendía, salió de allí. Hermione acercó la pequeña bola más a sus ojos para no perderse detalle. El chico empezó a correr por los innumerables pasillos de una mansión muy conocida por la castaña. Por su camino se cruzaron varios elfos intentando llamar la atención del rubio, aunque ninguno lo consiguió. Draco siguió corriendo hasta que chocó contra una bella mujer.
-Señor...lo siento, yo...
Pero Draco apenas mostró interés por las muestras de arrepentimiento de la rubia y siguió su camino como si nada hubiese pasado. Subió unas cien escaleras de piedra hasta que una gran puerta de roble apareció ante él. El chico sonrió y empujó la puerta débilmente dándose paso a una gran y vieja biblioteca...


Hermione se despertó sobresaltada. Se levantó de la silla donde segundos antes había estado durmiendo y empezó a recorrer silenciosamente la biblioteca.
-¿Ma-Malfoy?...-preguntó débilmente, pero sólo un gran silencio contestó su pregunta
La castaña recorrió todas y cada una de las estanterias de la sala intentando encontrar indicios de que Draco había estado allí, pero no encontró nada.
-Solo ha sido un sueño...-se dijo a sí misma volviendo al lugar donde había estado leyendo tranquilamente
Cuando llegó a su lugar favorito pegó un pequeño brinco y se llevó la mano al corazón. Delante suya un guapísimo chico rúbio le observaba con una pícara sonrisa en su rostro.
-¿Te he asustado?-preguntó el chico levantándose de la silla donde había permanecido sentado, esperando la llegada de la castaña, y se dirigió hacia donde la chica se encontraba
Hermione estaba levantada con cara de asombro mientras observaba el acercamiento del chico. Draco cogió a la castaña por la cintura y la atrajo hacia sí. El rúbio rozó sensualmente sus laios con los de la chica mientras sonreía dibertido.
-¿Creías que podias dejarme con las ganas?-preguntó Draco besando a la chica, que se apartó de él enfurecida y le pegó una fuerte bofetada
-Pues sí Malfoy, voy a dejarte con las ganas-dijo enfurecida la castaña mientras cogía el libro que permanecía encima de la mesa
Hermione intentó salir de allí, pero Draco le acorraló contra una de las estanterías provocando que el libro que instantes antes la chica había tenido entre sus brazos, cayese al suelo estruendosamente y se abriese. Miles de rayos verdes, dorados, plata y rojos inundaron la sala ante la atenta mirada de los dos jóvenes. Draco cerró el libro de mala gana y lo volvió a tirar al suelo.
Hermione seguía observando ese extraño acontecimiento pero pronto su atención volvió a depositarse en cierto rúbio que le observaba. La castaña empujó al chico e intentó marcharse, pero él no se lo permitió. Draco cogió las muñecas de Hermione y se colocó entre las piernas de esta para evitar que la castaña pudiese pegarle una patada en la zona más delicada de su cuerpo.
-¡Malfoy, como no me sueltes ahora mismo voy a...!
Pero sus gritos fueron silenciados por los labios del rúbio. Hermione intentó resistirse ante tan apetecible contanco con el chico pero, finalmente no pudo aguantar y correspondió el beso que Draco le estaba reclamando.
-No creo que hagas nada a parte de comerme la boca Granger-dijo el rubio con una gran sonrisa provocando el enfurecimiento de la castaña
El chico volvió a besar los carnosos labios de la chica para evitar que esta contestase a su comentario. Hermione mordio con fuerza los labios del chico y este, de mala gana, separó sus labios de los de ella al notar un ligero dolor.
-Me encanta que seas tan salvaje-comentó Draco mientras sujetaba fuertemente las muñecas de la chica para que no se escapase, ya que intentaba por todos los medios alejarse del chico
-¡Su-el-ta-me!-Gritó Hermione llena de ira
-No te enfades...-dijo el chico dibertido
Hermione bufó de mala gana e intentó tranquilizarse. Sabía que así no lograría separarse del chico, pero sabía cómo. La castaña besó al rúbio con pasión mostrando toda la fúria que sentía en esos momentos y él no dudó un instante en corresponderle. Sus lenguas se encontraron profundizando el beso y las manos de Draco soltaron suevmente las muñecas de la castaña para bajar hasta los muslos de esta. Draco empezó a acariciar las piernas de la chica mientras le besaba apasionadamente. Ese era el momento que la castaña debía aprovechar para separarse del chico pero, muy a su pesar, no conseguía reunir el orgullo suficiente para separarse del chico que inundaba sus sueños y a la vez sus pesadillas. Draco acarició el muslo de la castaña cerca de su zona íntima haciendo que un leve gemido saliese de la boca de la castaña, que se sonrojó al instante.
-Me vuelves loco-comentó el chico entre beso y beso
Los chicos se separaron unos instantes y se miraron con lujúria.
-¿A sí?-preguntó la castaña pícaramente-Y exactamente...¿Que te vuelve loco de mí?
El chico sonrió ante el comentario de Hermione y besó fugazmente sus labios.
-Tus labios...-dijo cuando se separó de ella
Besó su cuello dejando una pequeña marca morada en él y provocando que la chica volviese a gemir débilmente.
-Tu cuello...
Draco subió el vestido de la chica y, con ayuda de esta y ante su asombro, la castaña se quedó en ropa interior. El rúbio empezó a besar sus pechos por encima de la ropa interior de la chica logrando, esa vez, que Hermione gimiese con fuerza.
-Tus pechos...
Hermione sonrió y empezó a quitarle al chico la camisa blanca que en esos momentos tanto le estorbaba hasta. La camisa cayó al suelo junto al vestido y los zapatos de ella y Hermione se deleitó con los marcados múscolos del rúbio.
-¿Qué más te vuelve loco de mí?-preguntó la chica sonriendo
Draco cogió a Hermione en brazos y la depositó encima de la larga y robusta mesa para, seguidamente, colocarse encima de ella mientras se quitaba sus zapatos.
-¿De verdad quieres que te lo diga?-preguntó coquetonamente Draco
Hermione asintió riendo.
El rúbio empezó a besar y lamer el vientre de la chica.
-Tu vientre...
Draco acarició las piernas de la chica con insisténcia y, mientras con una mano seguía masajeando las suaves piernas de la castaña, con la otra, ágilmente, desabrochó el sujetador de la chica. Draco volvió besar los rojos labios de la castaña mientras masajeaba los pechos de esta logrando que varios y seguidos gemidos saliesen de su boca. Después de entrelazar en varias ocasiones sus lenguas, Draco volvió a centrarse en los pechos de la chica. Besó, mordisqueó y succionó sus pechos mientras la castaña gritaba de placer y se mordía los labios para evitar que más gemidos o gritos se escapasen de su boca. Cuando ya no puedo resistir por más tiempo, Hermione despojó a Draco de sus pantalones haciendo que se quedara simplemente en unos ajustados boxers grises. Draco quitó la última pieza que tapaba el cuerpo de Hermione y esta hizo lo mismo con el rúbio.
-¿Estas segura?-preguntó Draco entre beso y beso mientras Hermione se estremecía ante cada una de sus caricias
La castaña se separó de él observándole con una dulce sonrisa. Se sentía muy feliz.
-Si, lo estoy-dijo decidida atrayendo de nuevo al chico hasta sus labios
Mientras se besaban con pasión Draco penetró en el cuerpo de la chica con delicadeza, ya que sabía que era su primera vez y no quería hacerle daño. Hermione se mordió fuertmente los labios al sentir dolor y Draco cogió la mano de la castaña fuertemente dedicándole una sincera y dulce sonrisa que ella correspondió dándole a entender que siguese. Finalmente Draco penetró totalmente en ella y, aunque al principio simplemente sintió dolor y se sentía bastante cohibida, pronto empezó a sentir un placentero sentimiento. Draco siguió moviendose delicadamente dentro de la castaña y no pudo evitar ser él el que gimiese de placer esa vez. Los chicos se dedicaban sonrisas, dulces miradas y se besaban en cada ocasió que tenían. Draco finalmente eyaculó dentro de la castaña provocando que esta gimiese por última vez mucho más fuerte mientras clavaba sus uñas en la espalda del chico. El rúbio se separó lentamente de ella y se colocó a su lado. Draco rodeó el cuerpo de la castaña con su brazo y, antes de dormirse, ella le obsequió con una de sus hermosas y cálidas sonrisas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:05 pm

Draco despertó cuando los primeros y débiles rayos de sol alumbraron el cielo. Observó el lugar en el que se encontraba y recordó lo sucedido la noche anterior. A su lado una chica de apenas 19 años se encontraba profundamente dormida. Draco no pudo evitar quedarse embobado observándo a la castaña. Observó esas graciosas y pequeñas pecas que adornaban su pequeña nariz, sus carnosos y rojizos labios, sus largas pestañas, su rizado y largo pelo castaño, sus perfectos pechos ni demasiado grandes ni pequeños, su esvelta figura, sus largas y finas piernas...Todo en ella era perfecto. Apartó su brazo de la cintura de la chica y se sentó al borde de la mesa mientras empezaba a vestirse. Cuando pretendía marcharse de allí, no pudo evitar volverse una vez más para obsequiarse con la belleza de la muchacha. Cuando lo hizo, se dió cuenta de que la castaña se encontraba temblando encima de la mesa y tenía los labios ligeramente morados.
"¿Y a mi que me importa que la sangre sucia pase frío?"-se preguntó a sí mismo sin poder llegar a marcharse y dejar a la chica allí sola-"Draco lo has hecho miles de veces. Te acuestas con ellas y te largas"
Draco empezó a caminar hacia la salida, pero una molesta voz en su cabeza hizo que volviese al encuentro de la castaña. Con un movimiento de varita hizo que una manta verde esmeralda apareciese encima de la chica y tapase su cuerpo por completo y al instante la castaña dejó de temblar. Draco se acercó a ella y acarició dulcemente su mejilla mientras le observaba con sus fríos y duros ojos grises.
-Eres mi debilidad-dijo en un susurro marchándose de allí con paso firme.

Hermione despertó bien entrada la mañana. Abrió los ojos lentamente e intentó descifrar en que lugar se encontraba. Después de pensar durante unos pocos instantes, recordó todo lo sucedido la noche anterior y no pudo evitar sonrojarse y sonreir. Pero al ver que el rúbio ya no se encontraba allí su sonrisa se borró rápidamente. Observó la manta que cubría su cuerpo y se quedó sentada encima de la mesa mientras observaba una y otra vez el lugar intentando poner en sus pensamientos en orden. Se bajó de la mesa y empezó a vestirse. Cogió la manta y salió de la biblioteca en busca del chico.
"¿Como debo actuar ahora?"-pensaba la castaña mientras se dirigía hacia el comedor
Cuando llegó allí se dió cuenta de que se encontraba completamente desierto y un amargo sentimiento envolvió su corazón. Se dirigió hacia el salón esperanzada, pero él tampoco se encontraba allí. Por último, fue a la cocina para preguntar sobre el paradero del rúbio.
-Buenos dias-saludó Hermione cuando ingresó en la cocina
-¡Buenos días!-dijo Cristal alégremente mientras cocinaba una espécie de puré-¿Cómo has dormido?
Hermione no pudo evitar que la imagen de ella y Draco haciendo el amor inundara sus pensamientos.
-Bi...bien-contestó sonrojándose ligéramente, aunque la pelirroja no pareció percatarse
-¿Quieres comer algo?-preguntó amablemente acercándole un plato lleno de gallates de chocolate recién hechas
-La verdad es que no tengo mucha hambre, pero gracias-dijo la castaña contemplando el plato
En ese momento aparecieron Dobby y Elisa por la puerta de la cocina con varias sábanas en las manos.
-¡Señorita!-gritó la elfina dejándo al suelo las sábanas mientras se abalanzaba encima de la castaña
-Hola Elisa-dijo Hermione con una dulce sonrisa mientras abrazaba a la elfina-¿Sabes donde esta Malfoy?
La elfina se separó lentamente de ella negando con la cabeza.
-Se ha marchado esta mañana y ha dicho que quizá no volvería hasta bien entrada la noche-contestó Elisa mirando con sus grandes ojos verdes a la castaña, que había adoptado un semblante triste-¿Ocurre algo señorita?
Hermione salió de su trance e hizo una falsa sonrisa intentando que nadie notase su bajo estado de ánimo.
-No Elisa, no me pasa nada. Es que...todavía estoy soñolienta-dijo sonriendo
La elfina pareció satisfecha ante la contestación de Hermione y no preguntó nada más.
-¿Señorita Hermione no desea comer algo?-preguntó Dobby dejando las sábanas dentro de un gran cubo de madera
-No, gracias Dobby. Iré a dar una vuelta por los jardines. Hasta luego-dijo saliendo de la cocina
Hermione subió hasta la habitación de Draco, abrió lentamente la puerta con miedo e ingresó en ella con cuidado. Un olor muy conoció inundó sus fosas nasales. Después de observar la habitación por completo durante unos pocos minutos dejó plegada la manta verde esmeralda, con la que esa misma mañana se había despertado, encima de la cama del rúbio y salió de allí. Corrió hacia su habitación y se dió un relajante y largo baño. Cuando salió del cuarto de baño se puso un vestido beige de palabra de honor largo hasta los pies, con un sofisticado escote y bastante ceñido hasta la cadera. Después fue directamente hacia la biblioteca para coger un libro y, despues de decidirse por uno, cosa que le costó mucho, se marchó hacia el bosque para poder leer en paz. Sabía que allí nadie le molestaría, en cambio, si iba a los jardines no podría leer tranquilamente. Se sentó apoyada contra un robusto árbol que se encontraba casi en el corazón del bosque, abrió el libro y empezó a leer. Estubo allí durante horas. No tenía hambre y la lectura era lo único que podía sacar al rúbio de su cabeza. Cuando los ojos se le empañaron a causa del cansancio decidió ir a darse un chapuzón en el lago. Se desprendió de su vestido y entró. Nadó por las profundidades del lago y, cuando ya no pudo seguir nadando más a causa del cansancio, decidió salir. Sin ni siquiera vestirse se tumbó en la orilla del lago y se durmió mientras los rayos de sol acariciaban su cuerpo. Despertó bien entrada la noche a causa del frío que hacía y se vistió, pues ya se encontraba completamente seca. Volvió al lugar donde había estado leyendo y cogió el libro, que se había dejado al irse al lago. Cuando se proponía marcharse de allí, notó una presencia conocida. No sabía exactamente de quien se trataba, pero sabía que era alguien conocido.
-¿Quien anda ahí?-preguntó aferrándose al libro
Nadie contestó a su pregunta, pero Hermione sabía perfectamente que alguien le estaba observando. De repente un fuerte brazo envolvió su cintura y una mano tapó sus ojos. Pegó un pequeño brinco por el susto y el corazón empezó a latirle con fuerza, aunque rápidamente pudo identificar de quien se trataba.
-No vuelvas a hacerme eso-dijo la castaña apartándo la mano que tapaba sus ojos
-¿Te he asustado?-dijo Draco con una sonrisa mientras empezaba a besar el cuello de Hermione
-¿Donde has estado?-preguntó la castaña con tristeza separándose del chico
-He...estado ocupado-contestó el rúbio evadiendo la mirada de la chica
Hermione no dijo nada, simplemente empezó a caminar hacia la mansión.
-¿Estas enfadada?-preguntó el chico cogiendo a la castaña de nuevo por la cintura
Draco no podía ver el rostro de Hermione ya que esta se encontraba de espaldas, pero igualmente podía notar su estado de ánimo.
-No-mintió la castaña
-Si que lo estas-dijo Draco ocultando su rostro entre el cuello y el pelo de ella
-¿Porque no has venido en todo el día?-preguntó Hermione con una voz serena, pero triste
-Ya te lo he dicho. He estado ocupado
Hermione cerró los ojos para evitar que de ellos saliesen lágrimas.
-¿Ocupado con que?-insistió la castaña
-Joder Granger ¿Que más da?-dijo el chico ya cansado de la conversación. No le gustaba que le interrogasen, de hecho, nadie se atrevía a hacerlo
Hermione se separó del chico y se giró para quedarse cara a cara con él.
-Has estado con Pansy o con alguna de tus putitas, ¿Verdad?-dijo la castaña sin poder evitar que dos lágrimas se escapasen se sus grandes ojos
Draco se quedó observando a la castaña durante escasos segundos.
-¿A que viene este repentino ataque de celos?-preguntó Draco
-¡No se trata de celos!-gritó la castaña mientras gruesas lágrimas rozaban sus mejillas
-¿A no? ¿Y de que se trata?-preguntó el chico molesto ante la actuación de la chica
-¡De tí!¡Se trata simplemente de tí, no de ellas!
Draco no entendía lo que la chica estaba intentando decirle.
-¿Porque esta mañana me he despertado sola en la biblioteca? ¿Porque has desaparecido todo el día sin dar señales de vida? ¿Porque ahora vienes y me besas como si no hubiese pasado nada?
-Yo soy así, ¿Vale? No intentes encontrar lógica a lo que hago o dejo de hacer. Yo siempre me comporto así
Hermione se mordió el labio inferior con rábia.
-No me importa si te acuestas con otras, si te morreas con Parkinson, si te follas todo aquello que te encuentres por tu camino o si quieres jugar con todas las mujeres que quieras. Pero yo no soy como las otras que dejan que les hagas de todo, giran la cabeza y al día siguiente hacen como si nada hubiese sucedido. No soy como esas descerebradas. Conmigo no vas a jugar Malfoy, no vas a utilizarme-dijo Hermione con fúria intentando marcharse de allí, pero Draco le cogió fuertemente por la muñeca le apoyó contra uno de los árboles
-Granger, no tienes ni idea
-Te aseguro que te conozco perfectamente. Sigues siendo ese chico egoísta, egocéntico y frío que eras en Howgarts-dijo Hermione intentando separarse del rúbio, pero no lo logró-¡Sueltame de una vez!¡Te odio!
Draco besó a la castaña con fúria y pasión a la vez. Hermione intentó no corresponderle pero, finalmente, lo hizo mientras muchas lágrimas cubrían su rostro.
-Lo siento...-dijo Draco cuando se separaron a causa de la falta de aire, pero volvió a besar a la castaña impidiendo que esta contestase-No llores-dijo cuando volvieron a separarse mientras limpiaba las lágrimas de la chica de su rostro
Hermione no sabía que hacer. Quería demostrarle a Draco que ella no era una cualquiera, pero no podía evitar corresponder cada una de sus caricias.
Draco empezó a besar el cuello de la chica con pasión y ésta no pudo reprimir sonoro gemido. Las experimentadas manos del rúbio recorrieron las piernas de la chica y masajearon los pechos de esta mientras ella gemía y le desabrochaba la camisa a él.
-Te necesitaba-dijo el chico entre beso y beso
-No he podido dejar de pensar en tí en todo el día-confesó Hermione entre gemidos
Draco besó dulcemente a Hermione. Él jamás le iba a confesar el extraño y dulce sentimiento que le embriagaba cada vez que la veía o que pensaba en ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:05 pm

-Eres hermosa Hermione-dijo Draco observando a la chica, que se encontraba roja por el aumento de temperatura que su cuerpo había experimentado en pocos minutos
-¿Ahora vuelvo a ser Hermione?-preguntó Hermione haciéndose la enfadada-¿Ya no soy la rata de biblioteca Granger?
-Claro que lo sigues siendo-dijo Draco riendo-Pero me gusta más llamarte Hermione
La castaña se quedó observando a una rúbia que se encontraba a pocos metros de ella y el rúbio.
-Se...Señor-dijo débilmente Paula mientras miraba a Hermione con fúria
-¿Que coño quieres?-preguntó Draco malhumorado por la interrupción
Hermione cogió al chico de la mano y le sonrió con dulzura. Draco inmediatamente interpretó el gesto de la castaña. Sabía que a ella no le gustaba la forma tan grosera en la que a veces se comportaba. El rúbio bufó provocando una pequeña risita por parte de la castaña.
-¿Que quieres Paula?-preguntó en un tono de voz un poco más "amable"
-Bueno...es que...el señorito Blaise está aquí y quiere verle-dijo la chica con temor
-Joder...este tío parece que no tiene vida propia...-dijo más para sí mismo que para las chicas
-Ha dicho que es urgente
Draco observó a Hermione durante algunos instantes hasta que ella le asintió.
-Ve, te está esperando
-Esta bien...Más tarde te busco-dijo el chico de mala gana
El rúbio besó apasionádamente a la castaña y, seguidamente, se marchó de allí bastante molesto por la interrupción.
Hermione se quedó embobada mirando como el chico, del que por desgracía se había enamorado, se dirigía hacia la mansión con paso firme y elegante.
-¿Eres la nueva?-preguntó Paula con enfado
-¿Cómo?-preguntó Hermione bastante confusa
-Ya me has entendido sangre sucia. Eres su nueva putita, ¿Verdad?
Hermione pudo notar la rábia con la que Paula le había hablado.
-Yo no soy ninguna puta
-Claro que lo eres. No eres la primera ni serás la última
-Simplemente estás celosa-dijo Hermione mientras caminaba hacia la mansión
-¡También se acostó conmigo!-gritó Paula provocando que la castaña se girase para observar a la rúbia, que se encontraba a algunos metros de ella llorando de rábia y celos-Yo también creí que estaba enamorado de mí. Creí que me quería, que era lo único que existía en su vida, que yo era la mujer por la que iba a dejarlo todo...pero no. Me engañó, jugó conmigo...y cuando me dí cuenta, ya estaba con otra. Hará lo mismo contigo, recuerda mis palabras.
-A mi no me hará eso-dijo Hermione no muy convencida
-Granger, ¿Que tienes tú que no tenga yo? Yo soy sangre pura, soy inteligente, soy hermosa, tengo dinero, tengo los mismos principios que Draco...soy todo lo que Draco Malfoy podría desear, en cambio, tu eres una impura, no tienes dinero, eres un auror, no eres bella...¡Por Dios! ni siquiera eres vistosa. ¿Que crees que podría llegar a ver el gran Draco Malfoy en tí? -dijo finalmente la rúbia mientras se marchaba de allí corriendo
Hermione se quedó paralizada observando la nada. Quizá Paula tenía razón...Sabía que Draco era un mujeriego y desde luego ella no era la chica indicada para él. Eran como el yin y el yan...Eran completamente contrarios. Él era uno de los mejores y crueles mortífagos que existía en el mundo mágico, era guapo, inteligente, rico, elegante...Ella no era nada más que una sangre sucia. No tenía nada que ofrecerle ni nada por lo que él pudiese interesarse en ella. Cayó al suelo de rodillas y empezó a llorar en siléncio. Se sentía mal...se sentía indigna...Y lo peor es que, sin quererlo, se había enamorado de un chico prohibido...un chico que núnca llegaría a amarla.
Después de estar durante casi una hora llorando, decidió ir a la biblioteca y olvidarse de todas sus preocupaciones sumiéndose en la lectura como había hecho toda su vida. Recorrió los pasillos, subió rápidamente las escaleras de la torre y entró en esa gran aula que le transportaba a otro mundo, donde el sufrimiento, el ódio y el dolor no existían. Cogió un libro que le encantaba sobre história de la magia, se sentó en su lugar habitual y empezó a leer olvidando, una vez más, todas sus penas y amarguras. Pasaron casi dos horan antes de que alguien le interrumpiese.
-¿Otra vez leyendo?-susurró un rúbio muy cerca del oído de la chica-Nunca cambiarás
Hermione quiso hacerse la loca y esperar que el rúbio se marchase de allí, aunque sabía perfectamente que eso no ocurriría. El chico empezó a besar el cuello de la castaña con fervor mientras esta no apartaba su mirada del libro, aunque verdaderamente no estaba leyendo.
-¿Te pasa algo?-preguntó el chico apartándose de la castaña, que acababa de levantarse
Hermione se dirigió con paso firme hacia una de las múltiples estanterías y dejó el libro que había estado leyendo.
-Si-contestó Hermione tristemente
Draco se acercó a ella y le besó con dulzura como nunca antes había hecho.
-¿Y que te pasa?-dijo cuando sus bocas se separaron
-Que...no me dejas leer-mintió la castaña
Draco no pareció creer a la castaña, sabía que había algo que ella no quería contarle.
-No me digas que vuelves a estar celosa...¡Te juro que he estado con Blaise todo este tiempo!-dijo el chico con una sonrisa burlona
-No es el mejor momento para hacerte el gracioso Mallfoy-dijo Hermione cruzándose de brazos
-¿Malfoy?-preguntó el chico levantando una ceja-¿Ya volvemos a los apellidos?
La castaña intentó apartar al chico de su trayectória e irse de allí, pero él se lo impidió cogiéndole por la cintura mientras sus bocas quedaban a tan solo unos pocos centímetros.
-Vamos Hermione cuéntame lo que pasa por esa cabecita-dijo Draco en un tono de voz bastante cariñoso
-Solo quiero que me dejes
-¿Que? ¿De que hablas?-dijo Draco bastante confuso-Hace apenas unas pocas horas estábamos a punto de acostarnos y ahora me vienes con estas...
-Ese es el problema
-¡¿Que problema?!¡Yo no veo ningun tipo de problema!-gritó el chico enfadado soltando a la castaña
-Pues lo hay
-A ver...-dijo un poco más calmado-¿Cual es el problema?
-El problema es que lo único que quieres es acostarte conmigo
-¡No es cierto!
-Dentro de pocos días descubriré que estás con otra y que solo me has utilizado-dijo Hermione mientras gruesas lágrimas empezaban a surcar de sus ojos-No quiero sufrir. No quiero despertar mañana y saber que no volverás a besarme y que yo no seré la chica con la que despertarás cada mañana...
Draco acarició la mejilla de la castaña y besó sus labios con dulzura como instantes antes había hecho.
-Hermione...eres la mujer de mis sueños. Eres hermosa, eres inteligente, eres...
-Soy una sangre sucia-dijo Hermione amargamente
Draco le abrazó con fuerza y a la vez con cuidado para evitar hacerle daño.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:06 pm

Draco no sabía que decir, no sabía como actuar...Por primera vez en la vida no sabía como afrontar una siruación como esa. La castaña no paraba de llorar abrazada al cuerpo del rúbio y este lo único que hacía era acariciar su pelo mientras pensaba una y otra vez porqué le importaba tanto cómo se sintiese una mujer. Jamás le había importado que una mujer sufriese por su culpa, de hecho, le dibertía ver cómo una mujer lloraba por él y le pedía una segunda oportunidad.
Los dos chicos acabaron sentandos en el suelo abrazados. Hermione fue vencida por el cansancio y terminó durmiéndose en los brazos del rúbio. El chico observó a la castaña, parecía haberse dormido al fin. Se levantó y la cargó en brazos. Salió de la biblioteca con la chica entre sus brazos, bajó las múltiples escaleras, recorrió varios pasillos y, finalmente, llegó hasta la habitación de la chica. Abrió lentamente la puerta, dejó a Hermione encima de la cama, encendió la chimenea y tapó a la muchacha con una gruesa manta para evitar que pasase frío. Se acercó a la castaña y no pudo evitar quedarse mirandola. ¿Porqué tenía que sentir todo aquello tan extraño y confuso cuando estaba con ella? Para evitar que más preguntas rondaran por su cabeza, empezó a caminar hacia la puerta pero, antes de salir, la voz de Hermione hizo que se parase en seco.
-Draco...Te...quiero-dijo la castaña desde su cama
Draco se giró brúscamente para observar a la chica y se dió cuenta de que estaba completamente dormida. Estaba hablando en sueños y una lágrima cayó de sus ojos cerrados. El rúbio salió de allí sin hacer ruido y cerró la puerta tras de sí. ¿Que era aquello que había sentido cuando la castaña le había confesado entre sueños su amor? Se apoyó en la pared del pasillo y cerró los ojos mientras se colocaba su mano derecha en el pecho. Su corazón iba a mil por hora, pero...¿Porque?
-Hola Draky-susurró una chica cerca del rúbio
Draco abrió rápidamente sus ojos y se encontró frente a frente con una guapísima morena. La chica llevaba un provocativo vestido rojo que no dejaba mucho a la imaginación y su largo pelo suelto y liso.
-¿Que haces aquí?-preguntó Draco apartando su mano del pecho
-He pensado...-dijo sensualmente Pansy acercándose al rúbio muy provocativamente-Que quizá te apetecía...jugar
Pansy rozó sus labios contra los del rúbio.
-Eres una zorra Pansy-dijo el chico con asco
La chica sonrió ante el comentario del rúbio.
-Lo se...lo se
Pansy empezó a besar al chico con lujúria y empezó a masajear el miembro del chico con ánsia. Draco no pudo resistir la tentación y correspondió el beso de su novia. Sus lenguas juguetearon como tantas veces habían hecho y Pansy empezó a desabrochar la camisa de Draco entre beso y beso. La camisa de Draco cayó al suelo y, él, empezó a desabrochar el vestido de la morena, que parecía satisfecha ante sus armas de seducción. Draco empezó a besar los pechos de Pansy por encima del transparente sujetador de encaje negro mientras esta gemía.
-Parece...que la sangre...sucia no...te da lo que...necesitas Draky...-dijo entre gemidos la morena
Draco se apartó un poco de la morena y se quedó observándola. Esa chica era una vulgar puta. Por primera vez se dió cuenta de que Hermione ocupaba el primer lugar en su mente y en su frío corazón. Por primera vez observó a la morena no como un objeto sexual, sino como a una mujer. Se dió cuenta de que no le llegaba a la suela de los zapatos a su castaña.
-¿Porque no sigues Draky?-dijo la chica besando el cuello del chico apasionadamente
Draco apartó brúscamente a la chica de encima suya.
-¿Que pasa?-preguntó Pansy confusa
-Lárgate-contestó el chico colocándose su camisa
-¿Cómo?
-¿Eres sorda Pansy?-dijo el chico con enfado-Lárgate
Pansy no entendía porqué el rúbio le estaba rechazando, jamás lo había hecho.
-¿Acaso no te gusta como voy vestida?-preguntó con picardía la chica, que solo llevaba puestos unos sujetadores a conjunto con unas braguitas negras de encaje, bastante transparentes.
Draco miró a la chica con total indiferéncia.
-Pareces una puta-comentó Draco provocando que la sonrisa que había mantenido todo ese tiempo la morena se borrase por completo
Unos pasos interrumpieron la conversación de los chicos. Por el largo pasillo, una muchacha pelirroja apareció con una bandeja llena de bollos recién hechos.
-Señor...-dijo Cristal observando a los dos chicos
-Marchate criada. Estamos ocupados-dijo Pansy mirando a la chica con asco
-¿Querías algo?-preguntó Draco
La pelirroja observó la escena, pues Pansy se encontraba semidesnuda.
-mmm...si. He hecho estoy bollos y...bueno...quería que los probase, pero...si esta ocupado...
-Pues sí. Lo está
-Pansy cierra la boca-dijo Draco con una voz fría y temible
-Pero...
-¡¿No me has oído?!
La morena calló y empezó a llorar en siléncio.
-Creo que no es el mejor momento. Más tarde le busco...
-No hace falta que te marches. No estoy ocupado, Pansy se va ahora
-Yo no me voy-dijo la morena desafiante
-¿Me estas desobedeciendo?-preguntó Draco tan sério que a la pelirroja se le pusieron los pelos de punta
-¿Porque no quieres pasar la noche conmigo?-preguntó Pansy entre sollozos-¡Es por esa asquerosa sangre sucia, ¿Verdad?!
Cristal pegó un brinco y se llevó las manos a la boca provocando que la bandeja llena de bollos cayese al suelo. Draco había cogido por el cuello a Pansy y le había apoyado contra la pared. Estaba furioso y no le importaba hacerle daño a su novia.
-No vuelvas a llamarla así-dijo entre dientes el rúbio con una voz temible-¡¿Me has escuchado?!
La morena asintió con la cabeza mientras lloraba y Draco se apartó de ella.
-Quiero que te vayas de aquí y no vuelvas-ordenó el chico
Pansy empezó a llorar escandalosamente, recogió su vestido del suelo y se desapareció.
-No permitas que Pansy vuelva a poder aparecerse en esta casa ni en los alrededores, ¿Entendido?-dijo el chico marchándose de allí
Cristal asintió y recogió el estropicio que ella misma había causado.
Draco entró en la habitación de la castaña furioso y, ante el escándalo que había provocado, la chica se despertó sobresaltada.
-¿Draco?-preguntó observando al chico, que estaba más serio que nunca
Draco se acercó a la cama de la chica y empezó a besarla con fúria. Hermione apenas pudo reaccionar y, al darse cuenta, el chico se encontraba encima de ella besándole mientras le levantaba el vestido. La chica sabía que algo malo le había pasado a Draco y correspondió su furioso beso de la forma más dulce posible. Dejó que Draco le quitase el vestido por completo y ella le quitó la camisa.
Se separaron unos segundos y se miraron a los ojos. Hermione le sonrió tan dulcemente que Draco no pudo resistir volver a besar sus carnosos labios pero, esa vez, el beso fue diferente. El beso fue extremadamente apasionado y dulce. Draco se colocó al lado de la castaña, rodeó la cintura de la chica con su brazo y escondió su rostro entre el cuello y el pelo de la chica. Hermione acarició el rostro del rúbio y colocó su mano encima de la de él. Y así, con sus manos entrelazadas, se sumieron en un gran silencio.
-Gracias-dijo Draco acariciando la mano de Hermione
La chica simplemente le sonrió y, en esa posición, los dos chicos acabaron durmiéndose.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:06 pm

Draco despertó más tarde de lo habitual. Jamás había dormido tanto tiempo. Cuando abrió sus ojos se encontró directamente con el rostro de Hermione, que dormía plácidamente. Apartó su mano del cuerpo de ella y se sentó en el borde de la cama.
"Es extraño. Nunca me había despertado al lado de una mujer sin haberme acostado con ella"-se dijo a sí mismo sonriendo
Se levantó y empezó a ponerse la camisa cuando la voz de la castaña sonó.
-¿Draco?-preguntó fregándose los ojos a causa del sueño
-Si
Hermione sonrió y se sentó en la cama apoyada contra el respaldo de esta. Draco se acercó a la chica y le besó.
-Buenos días-dijo el rúbio sentándose al lado de la chica, que sonreía alégremente
-¿Cómo has dormido?-preguntó la castaña
-Fantásticamente
Hermione le dedicó una sonrisa y apoyó su cabeza encima del hombro del rúbio.
-¿Que hora es?-preguntó la castaña manteniendo sus ojos cerrados
-Son las siete de la mañana
-¿Todavía?-comentó Hermione apartándose del chico y cubriéndose completamente con la manta
-Levántate ya dormilona
-Es pronto...
Draco apartó la manta del rostro de Hermione y encendió, con un movimiento de varita, iluminó la habitación.
-¡Draco apaga la luz!
-Mmm...-dijo el chico colocándose un dedo en la barbilla como si estubiese meditando el comentario de la chica-No
Hermione volvió a cubrirse con la manta.
-¡Tengo sueño!-comentó haciendo pucheros
-¿Quien eres tu y donde has puesto a Hermione? ¿Donde está aquella chica que se levantaba a las seis de la mañana para no llegar tarde a las clases?
-Ahora ya no estamos en Hogwarts, así que no tengo porqué levantarme
La verdad es que ya se había desvelado completamente por culpa del rúbio, pero le apetecía llevarle la contraria.
-Hermione
-¿mmm?
-Si no te levantas no respondo de mis actos
La chica se quedó en silencio.
-¿Es una amenaza?-dijo haciéndose la indignada
-No. Es una adverténcia
La castaña le dió la espalda al chico.
-Me da igual lo que me hagas. No pienso levantarme-dijo con terquedad
-¿Estas segura?
-Si-contestó rotundamente
Draco se acercó a ella, le quitó la manta de encima y empezó a hacerle cosquillas, cosa que la castaña no soportaba.
-¡Basta!¡jajaja!¡Basta!-dijo Hermione llorando de risa
-¿Te vas a levantar?
-No...¡jajaja!¡Para porfavor!
-No te oigo...
-¡Esta bien, esta bien!¡jajaja!¡Ya me levanto!
Draco se apartó de la chica con una sonrisa de satisfacción pintada en su cara.
-Esta vez te haré caso-dijo la chica con una sonrisa de oreja a oreja mientras se levantaba de la cama-Pero no te acostumbres
Hermione se agarró el pelo en una cola alta mientras Draco le observaba tumbado en la cama apoyando la cabeza en su mano.
-¿Que pasa?-dijo Hermione sonriendo, ya que él rúbio le penetraba con la mirada
-Nada...
-¿Y porqué me miras?¿Tengo algo raro?-dijo inocéntemente mirándose por primera vez
La castaña apenas iba vestida, pues solo llevaba puesta la ropa interior, bastante provocativa a la vista de Draco. Hermione enrojeció visiblemente y el chico sonrió. Hermione cogió ropa interior, unos vaqueros oscuros, una camisa morada bastante ajustada con un cinturón grueso en la cintura color negro y unos zapatos de tacón negros y se dirigió hacia el cuarto de baño.
-¿Donde vas?-preguntó Draco colocándose enfrente de la castaña para impedirle el paso
-Voy a darme una ducha-comentó Hermione sin darle demasiada importáncia al asunto
-¿Puedo ducharme contigo?-preguntó pícaramente el rúbio
La castaña rió ante el comentario.
-Si no cabemos-dijo obervando el cuarto de baño, que era bastante pequeño
-Ejem...Por si no lo recuerdas...te proporcioné un cuarto de baño bastante espacioso-dijo el chico esperanzado
-Gracias por recordármelo, pero prefiero ducharme aquí-dijo evadiendo al chico-Despues nos vemos-dijo finalmente cerrando la puerta del cuarto de baño.
Draco suspiró sonoramente y decidió ir él también a pegarse una buena ducha de agua fría.
Hermione abrió el grifo del agua caliente, dejó su ropa limpia encima de un pequeño mueble diseñado para eso y se quedó observándose en el espejo. Hacía tiempo que no se encontraba tan hermosa como ese día. Se sentía feliz y despreocupada. Se quitó la ropa interior que llevaba puesta y se sonrojó al ver que por fín su amiga había decidido visitarle.Se cubrió con una toalla y salió del baño sin hacer mucho ruido. Salió al pasillo y recorrió el segundo piso por completo hasta bajar al primero.Cuando entró en el salón se encontró con Cristal, que se encontraba quitando el polvo.
-Cristal...-dijo la castaña débilmente
La pelirroja observó a la castaña extrañada y se acercó a ella.
-¿Ocurre algo? ¿Que haces así?-preguntó al ver que lo único que cubría el cuerpo desnudo de la chica era una toalla
-Es que...mmm...es que...bueno...
-Puedes contarmelo
Hermione enrojeció.
-Bueno...es que...mi amiga ha decidido hacerme una inesperada visita...
La pelirroja miró a Hermione sin entender exáctamente lo que esta quería decirle.
-¿Cómo?
La castaña bufó.
-Que...me ha bajado la regla-comentó en voz baja
-¡¿Ha?! Es eso...-dijo Cristal riendo-Ven, que te daré lo que necesitas
Las chicas se dirigieron hacia una despensa que se encontraba cerca de la habitación de Hermione y entraron en ella. Allí, la castaña pudo observar unas siete estanterías llenas de pociones. Cristal cogió doce pequeñas pociones de uno de los estantes y se lo entregó a Hermione.
-Debes tomarlo cada siete horas-le dijo Cristal al ver la cara de confusión que había puesto la castaña-Hará que se te corte la regla durante siete horas exactamente desde el momento en que ingieras la poción. Debo irme, tengo que hacer el almuerzo
-Gracias Cristal
-No hay de que-comentó la pelirroja con una gran sonrisa-Hasta luego
Cristal salió de la despensa y Hermione, después de observar durante unos instantes los pequeños frasquitos que tenía en sus manos, se tomó uno de estos y salió de alli. Entró en su habitación, cerró la puerta y se dirigió hacia el cuarto de baño. Estaba todo el recinto lleno de vapor de agua y el espejo se encontraba empañado. Entró en la ducha y empezó a limpiarse el cuerpo cuando dos brazos rodearon su cintura por la espalda. Hermione reconoció inmediatamente la persona que se encontraba detras suya y sonrió. Draco empezó a besar el cuello de la chica pegando de vez en cuando algún mordisco provocando que la castaña se mordiese el labio inferior.
-Draco...¿Que haces aquí?
-Te echaba de menos-dijo acariciando el muslo de la chica
-Si solo hace un cuarto de hora que nos hemos visto-dijo la castaña riendo
-Por eso. Demasiado tiempo-comentó pegándose al cuerpo de ella
Hermione se percató de que el rubio estaba completamente desnudo al igual que ella. La castaña se giró quedándose cara a cara con el rúbio, que le miraba con deseo. La chica besó a Draco apasionadamente y acarició el torso de esta. A su vez, Draco se entretubo masajeando el culo de la chica.
-¿Haces deporte?-preguntó el chico entre beso y beso
-Bueno...bailaba...pero lo dejé-comentó la chica con tristeza besando el cuello de él
-¿Desde cuando?
-Desde...mmm...creo que desde que tenía siete años hasta hace un mes y poco...
Draco inmediatamente supo la causa por la que la chica había dejado de bailar y sintió algo extraño dentro de él...¿Remordimientos? El rubio apoyó a la castaña contra las baldosas y recorrió todo el cuerpo de esta con besos y caricias. La castaña pegó un pequeño salto y rodeó con sus piernas la cadera del chico mientras este le mordía y besaba sus pechos.
-Draco...-dijo débilmente Hermione entre gemidos- Ya...
El chico sonrió y penetró a la castaña mientras besaba sus labios y entrelazaba su lengua con la de ella. Hermione gimió de placer al sentir de nuevo al chico dentro de ella y, entre gemidos, caricias, besos y mordiscos Draco la hizo suya por segunda vez mientras pequeñas gotas calientes recubrían sus cuerpos desnudos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:07 pm

Pasaron dos largas semanas. Draco cada vez se ausentaba por más tiempo debido a sus obligaciones como mortio y Hermione se pasaba el día esperando que volviese en la biblioteca. Le molestaba pensar que le necesitaba tanto y dependía de él, pero esa era la realidad. Draco era la única persona que le quedaba en la vida y que no estaba dispuesta a perder. Había perdido a sus amigos, había perdido a sus padres, pero todo ello no le importaba. El rúbio era la única persona que verdaderamente necesitaba. Era verdad que cuando no estaba con él echaba de menos a sus amigos, a sus familiares...pero sabía que no podía marcharse de allí y, la verdad, es que no tenía intención de hacerlo.
Se levantó de la silla en la que se encontraba, dejó el libro encima de la mesa y observó el paisaje desde la ventana de la biblioteca. El cielo estaba completamente nublado y muy gris.
-Va a llover...-comentó para si misma
"Espero que Draco vuelva pronto"
La castaña resopló y, resignada, bajó al salón para esperar la llegada del chico que inundaba completamente su corazón. Encendió la chimenea, se tumbó en el sofá y espero durante largos minutos hasta que escuchó chirriar la puerta de la entrada. Se levantó rápidamente y corrió en busca de Draco, que le recibió con apasionados besos.
-Has tardado mucho...-dijo la castaña haciendo pucheros
-Lo siento. Pero estamos muy ocupados...con lo nuestro...
Draco sabía perfectamente que ha Hermione no le gustaba que él le hablase de sus trapicheos como mortífago e intentaba esquivar el tema lo máximo posible.
-No importa-dijo la chica quitándole la capa negra que llevaba encima-Deberías darte un baño
Hermione besó una vez más los labios del rúbio y rodeó con sus brazos su cuello. El chico se encontraba completamente empapado a causa de la gran tormenta que fuera había.
Draco rodeó la cintura de la chica y la levantó un palmo del suelo mientras le besaba con pasión.
-Báñate conmigo-pidió el rúbio con una de sus irresistibles sonrisas
-mmm...no se...-dijo la castaña con una sonrisa
-Porfavor
-¿Que gano yo?
Draco besó el cuello de la chica.
-Te aseguro que ganarás muchísimo
Hermione le quitó la camisa con lentitud mientras le besaba con dulzura y pasión.
-Esta bien-dijo finalmente la chica con una gran sonrisa-pero que conste que lo hago por tí...
-Si otro chico te hiciese lo que te hago yo también aceptarías-comentó el chico con una pizca de celos en su voz
La castaña se quedó paralizada observando la actitud del chico y volvió a rodear su cuello mientras besaba sus labios.
-¿De verdad crees lo que has dicho?-preguntó la castaña entre beso y beso-Yo nunca te cambiaría por ningun otro hombre
-¿Seguro?-preguntó Draco levantando una ceja-¿Ni siquiea por el pobreton o por Potter cabeza rajada?
-Draco...no les llames así-dijo la castaña haciéndose la enfadada mientras se separaba del rúbio-¿Acaso no confías en mí? Nunca te pondría los cuernos o estaría con otro chico que no fueses tú.
Draco se colocó las manos dentro de los bolsillos de sus pantalones vaqueros y miró hacia otro lugar. ¿Porque se sentía así? ¿Tenía celos de dos personas a las cuales Hermione no había visto desde hacía casi dos meses? Era completamente ridículo, pero era lo que sentía.
-No confias en mi-dijo la castaña con enfado-No se a que viene esta conversación tan tonta y nose de que tienes que tener celos. No puedo salir de esta casa. ¡Por Dios! Ni siquiera veo a otros hombres a parte de tí y, en muy pocas ocasiones, a Zabini.
-¿Yo celoso? No digas chorradas Hermione ¿Porque debería estar celoso? Tu y yo no somos nada, puedes hacer lo que te plazca con otros hombres al igual que yo con otras mujeres-dijo Draco sin medir el peso de sus palabras
Hermione sintió un fuerte pinchazo en el corazón y su enfado desapareció inmediatamente para convertirse en decepción y tristeza. Draco nunca le había pedido salir, nunca le había dicho que le quería, pero día a día se lo demostraba. ¿A que venía ahora todo eso? La castaña le dió la espalda del chico y empezó a caminar en dirección a su habitación.
-Hermione...-dijo Draco observando como la chica se marchaba del lugar, aunque ella no le contestó ni se paró
El chico siguió a Hermione pudo alcanzarla en medio de las escaleras que se dirigían al segundo piso.
-Hermione, escuchame-pidió Draco cogiendo a la castaña por el brazo
La chica paró pero no dijo nada.
-Lo siento, ¿Vale? No quería decir lo que he dicho, solo es que...bueno...
-¿Porque me pides perdón?-preguntó Hermione girándose para quedarse cara a cara con el rúbio-Tu y yo no somos nada. No me debes ninguna explicación
-Ya te he dicho que lo siento. No quería decir lo que he dicho
-Pero lo has hecho, ¿no?
-¡Joder Hermione!-dijo el chico enfadado-¡¿Quieres dejar ya el asunto?!
La castaña le miró a los ojos y el chico entendió inmediatamente que ella se encontraba herida. ¿Porque le afectaba tanto unas simples palabras que ni siquiera había pensado? Lo había dicho porque sabía que la castaña tenía razón, porque realmente estaba celoso. La quería para él. Ella era lo mejor y lo único bueno que tenía en su vida y deseaba saber que para ella él también lo era todo.
-Tu no lo comprendes Draco-dijo con pena subiendo los pocos escalones que quedaban
Draco se colocó delante de la castaña cuando ella se encontraba muy cerca de su habitación. Le rodeó por la cintura y le besó con...¿Amor? Era una extraña y nueva sensación que los dos estaban sintiendo. Se necesitaban, se deseaban y se amaban mútuamente, pero el orgullo de ambos impedía que se lo dijesen.
-Hermione, sabes que lo que he dicho antes lo he dicho sin pensar. Estaba enfadado, estaba...-dijo cuando se separaron para coger aire
-¿Celoso?-preguntó la castaña
Draco bufó sonoramente y, aunque le costó desmesuradamente, finalmente lo admitió con resignación.
-Si...
-¿Si que?
La castaña quería aprovecharse lo máxismo de esa situación.
-Que...que...bueno...que eso...
-¿Que qué?
Draco resopló una vez más.
-¡Que estoy celoso, ¿Vale?!
-¿Porque?
-¡Porque eres lo único bueno que tengo en la vida y temo perderte!
Hermione se quedó petrificada. Jamás hubiese esperado esa gran confesión por parte del rúbio. La chica empezó a llorar y Draco no supo que hacer.
-¿Que he dicho ahora?-preguntó de mal humor
-¡Eres un tonto!-dijo lanzándose a los brazos del chico para besarle
Draco esperaba que la chica empezase a gritarle, que le pegase o que le insultase, pero...Le estaba besando. Todo era extrañamente confuso para él, pero no le importaba la razón por la que la chica le estaba besando, simplemente estaba disfrutando del sabor de sus labios. Esa noche los dos chicos hicieron el amor. Fue la mejor noche de sus vidas, aunque quizá, la última.

Caminaba por un estrecho pasillo intentando encontrar algo...¿pero que era lo que estaba buscando? Siguió caminando hasta que el camino acabó, dando lugar a una sala redonda solo iluminada con dos pequeñas antorchas. En el centro de la sala se encontraban tres bolas de cristal apoyadas en tres pequeñísimas mesas de roble. En cada una de las mesas se encontraba una pequeña inscripción. Se acercó para poder leer y vió que, en la mesa derecha podía leerse claramente la palabra "Pasado", en la del medio "Presente" y en la de su izquierda "Futuro". Se acercó a la mesa que pertenecía al futuro y cogió la bola de cristal situada en ella. Dentro de aquella bola de cristal, miles de imágenes fueron apareciendo hasta pararse en una escena concreta. Un chico rúbio se encontraba luchando fiéramente, bajo la lluvia, junto a varios mortifagos contra muchísimos aurores. Varios cuerpos cayeron inertes golpeando el frío y humedo suelo. De repente, un hechizo le golpeó en el brazo derecho consiguiendo que el chico gimiera de dolor. Junto a ese rayo de luz, se unieron cuatro más de distintos colores que golpearon fuertemente en su pecho, en sus piernas y en su brazo izquierdo. El chico cayó al suelo lleno de varias heridas mientras los pocos mortífagos que quedaban con vida se desaparecían del lugar.
-Por fín te tenemos-dijo un hombre que se encontraba enfrente del chico herido
Ese gran y robusto hombre se quitó su capucha. Un gran y estruendoso rayo hizo que el rostro del desconocido se iluminara. Se trataba de Harry...


Hermione despertó pegando un sonoro grito. Se levantó de la cama al ver que el rúbio no se encontraba allí y empezó a buscarlo por la gran mansión pegando gritos.
-¿Ocurre algo?-preguntó Cristal saliendo del salón, donde se encontraba encendiendo la chimenea
-¡¿Donde está Draco?!-preguntó Hermione llorando
-El Señor...se ha marchado hace unas dos horas. Ha dicho que tenía una misión y que quizá tardaría en volver varias horas.
Hermione sintió como si mueriese en ese mismo instante.
-¡Ve a buscar a Zabini!-dijo gritando la castaña
-Pero...¿Que ocurre?
-¡Porfavor haz lo que te digo!
La pelirroja asintió y se desapareció del lugar dejando a una desolada castaña. Al cabo de tan solo dos minutos, Zabini y Cristal se aparecieron en el salón, en el que Hermione se encontraba llorando desconsoladamente.
-¡¿Donde está Draco?!-preguntó sin darle tiempo al chico a articular palabra
-Se encuentra en una misión y...
-¡Eso ya lo se! ¡¿En que lugar se encuentra?!
-Está en los jardines de Hogwarts
-Porfavor llevame hasta allí-rogó la castaña
-No
-¡Porfavor, Draco se encuentra en peligro, creo que le han capturado!
Zabini observó durante unos instantes a la castaña. Sabía que la chica decía la verdad, pero no estaba seguro de cómo actuar.
-Si no vamos ahora quizá sea demasiado tarde-dijo finalmente la castaña
-Esta bien-dijo finalmente el moreno-Coge una capa, hace frío
Hermione corrió hacia la entrada, cogió una capa verde esmeralda que pertenecía al rúbio y volvió rápidamente al salón.
-Coje mi mano-ordenó Blaise
Hermione obedeció sin rechistar y los dos se desaparecieron.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:09 pm

Los dos chicos se aparecieron en los gigantescos jardines de Hogwarts. El ambiente era extremadamente silencioso.
-Granger...
-¿Mmm?-murmuró Hermione observando cada detalle del lugar
-¿Estas segura de que Draco está aquí?
-No lo se...-dijo limpiándose las lágrimas que adornaban su rostro
-Es peligroso estar aquí-dijo el chico cogiendo a Hermione del brazo-Deberíamos irnos
-¡No pienso irme sin encontrar a Draco!-gritó la castaña enfurecida
Hermione se soltó del moreno y empezó a recorrer los terrenos del lugar a toda prisa.
-¡Granger vuelve!-gritó Blaise persiguiendo a la castaña.
"Draco me mata"-se dijo a sí mismo buscando a Hermione
La castaña corrió por los amplios terrenos y, al no encontrar rastro del rúbio, decidió recorrer el interior del gigantesco y derrumbado castillo. Escuchaba la voz de Zabini llamándole, pero no le importaba. Su única prioridad era encontrar al rúbio lo antes posible. Corrió tanto como sus piernas le permitieron hasta que chocó de pleno con algo.
Hermione no tubo a penas tiempo de ver el individuo con el que había chocado, ya que este le había arrastrado hasta una de las múltiples aulas del lugar. La chica seguía llorando por el temor de no encontrar a su amor cuando una voz extremadamente familiar llamó su atención.
-¡¿Que haces aqui?!-gritó enfadado el chico cogiendo fuertemente por la muñeca a la castaña
Hermione empezó a llorar con más fuerza al ver el chico al que pertenecía esa voz. Se abrazó a él fuertemente mientras sollozaba. El chico correspondió el abrazo apartando completamente su fúria al ver el estado en el que se encontraba su castaña.
-¿Que te ha pasado?-preguntó el rúbio acariciando el pelo de Hermione-¿Te han hecho algo?
Hermione apenas podía hablar a causa de su llanto. Draco esperó a que la chica se tranquilizase para que le contase todo lo sucedido.
-Draco...te quiero mucho-dijo sin apartarse del chico mientras cerraba los ojos y su pulso volvía a la normalidad
El rúbio se quedó de piedra ante la confesión de la castaña y no supo que decir. Desde luego él no iba a reconocer jamás que se había enamorado de una impura como ella en voz alta.
-¿Que ha ocurrido?-preguntó Draco limpiando las múltiples lágrimas que cubrían el rostro de la chica-Si algún mortífago te hubiese encontrado...
-Pense que no llegaría a tiempo-comentó Hermione interrumpiendo al chico
-¿A que te refieres?
La chica se separó un poco de él y le miró a los ojos.
-Tube un sueño...mejor dicho, una pesadilla. Soñé que te atacaban y...
-Solo ha sido un sueño-dijo el chico acercándose a Hermione
Draco besó a la castaña con dulzura al ver el estado en el que esta se encontraba e intentó darle el mayor apoyo posible.
-No lo entiendes Draco. No se trata de un simple sueño-dijo Hermione cuando se separaron
El rúbio calló a la castaña con otro beso, más apasionado que el primero. La castaña simplemente se dejó llevar por la muestra de cariño de su acompañante hasta que la puerta del aula se abrió haciendo que Draco se colocase protectoramente delante de la castaña y sacase su varita apuntando a la persona que se encontraba en la entrada mirando la escena bastante serio.
-Por fin...Granger no deberías haberte separado de mi lado-comentó Blaise cerrando la puerta tras de sí
Draco bajó la varita lentamente mirando al chico con fúria.
-¡¿Tú le has traido aquí?!-preguntó gritando Draco
-Bueno...si
El rúbio abrió la boca para gritar de nuevo, pero la voz de Hermione apaciguó la furia que le embriagaba en ese momento.
-Yo se lo pedí...-dijo avergonzada mientras nuevas y finas lágrimas surcaban de sus grandes ojos- Creí que algo malo te había sucedido y...bueno...le rogué a Zabini que me trajese hasta aquí. Quería asegurarme de que estabas bien
Draco abrazó a la castaña con fuerza.
-Si te hubiese pasado algo jamás me lo hubiese perdonado-susurró Draco cerca del oído de la castaña para evitar que Blaise pudiese escucharle.
-Debemos marcharnos-dijo Blaise provocando que los chicos se separasen una vez más
-Tienes razón. Llevala sana y salva hasta la mansión-ordenó Draco abriendo la puerta para marcharse, pero Hermione le cogió del brazo fuertemente y se abrazó a él (al brazo, XDXD)
-Porfavor...ven conmigo a la mansión-suplicó Hermione en un ligero susurro entre sollozos
Draco se quedó unos segundos observándole y finalmente habló. Cogió suavemente la barbilla de la chica obligándole a mirarle a los ojos.
-Sabes que me encantaría poder hacerlo, pero debo terminar esta noche una importante misión
-¡¿Y si te ocurre algo?!-preguntó la chica bastante asustada
-No va a pasarme nada Hermione-contestó el chico con una sonrisa sin percatarse de la presencia de su mejor amigo
Zabini se dió cuenta entonces del amor que existía entre los dos. Jamás había visto a Draco sonreir de esa manera tan natural y parecía, por primera vez en su vida, muy feliz y, respecto a Hermione, se había dado cuenta del amor que ella sentía por el rúbio cuando le había suplicado que le llevase hasta su lado. Sabía que era un amor extraño y muy peligroso, pero no estaba dispuesto a intervenir. Si Draco amaba a esa mujer y ella le hacía feliz, jamás los cuestionaría.
-Te lo juro. Estaré en casa en dos horas
-Una
-Esta bien...en una hora estoy en casa
La chica sonrió y besó al rúbio.
-Más vale que no tardes-dijo la chica
La castaña se apareció cogida del brazo de Blaise en el salón de la mansión y Cristal, al ver a los chicos aparecerse, pegó un pequeño brinco y se llevó la mano al corazón.
Cristal no dijo nada al ver los ojos inchados y rojos de la castaña, ya que no creyó que ese fuese el mejor momento para hablar sobre el tema.
-Deberías descansar-dijo Blaise observando el estado de Hermione, que aunque sonreía, no tenía buen aspecto
-Creo...que voy a darme una ducha y luego esperaré a que Draco llegue-dijo la castaña quitándose la capa esmeralda de encima
Cristal se acercó a ella y le cogió la capa para dejarla al perchero de la entrada y, aunque a Hermione no le gustaba que le sirviesen, aceptó la proposición de la pelirroja. Se encontraba demasiado cansada cómo para empezar a discutir una vez más con Cristal.
-Debo irme-comentó Blaise
Hermione corrió hacia donde él en ese momento se encontraba y le abrazó con dulzura. Blaise no supo cómo reaccionar, pues nadie le había abrazado nunca de esa manera tan cálida, así que, al cabo de algunos segundos, respondió el abrazo que la chica le proporcionaba.
-Gracias Zabini-dijo la castaña separándose de él
Blaise sonrió y le guiñó un ojo para desaparecerse después.
-¿Quieres que te prepare un baño?-preguntó Cristal
La castaña miró a la pelirroja y resopló sonoramente.
-Vale, vale...nunca más me ofreceré voluntaria para hacerte tareas
-Ni para servirme. No eres mi criada Cristal-comentó Hermione muy séria
La pelirroja subió los hombros en muestra de inconformidad y, con una sonrisa, se despidió de la castaña y se marchó para dormir, pues ya eran las dos de la madrugada.
Hermione subió hacia su habitación, se duchó y se colocó un camisón blanco de lino. Se miró durante unos instantes en el espejo de su habitación y bufó desconforme para después acostarse en la cama esperando la llegada del rúbio. Sin poder evitarlo, a causa del cansáncio, se durmió.

Caminaba por un estrecho pasillo intentando encontrar algo...Ya sabía exactamente lo que estaba buscando, pues conocía perfectamente aquel lugar. Siguió caminando hasta que el pasillo acabó, dando lugar a una sala redonda solo iluminada con dos pequeñas antorchas. En el centro de la sala se encontraban tres bolas de cristal apoyadas en tres pequeñísimas mesas de roble. En cada una de las mesas se encontraba una pequeña inscripción. Allí se encontraban las tres bolas del cristal que representaban el Pasado, el Presente y el Futuro. Se acercó a la mesa que pertenecía al futuro y cogió, una vez más, la bola de cristal situada en ella. Dentro de aquella bola de cristal, miles de imágenes fueron apareciendo hasta pararse en una escena concreta. Un chico rúbio se encontraba luchando fiéramente, bajo la lluvia, junto a varios mortifagos contra muchísimos aurores. Varios cuerpos cayeron inertes golpeando el frío y humedo suelo. Hermione observó con más detalle el lugar. Sabía que lo conocía, pero no era capaz de identificarlo. De repente, un hechizo golpeó al rúbio en el brazo derecho consiguiendo que el chico gimiera de dolor. Junto a ese rayo de luz, se unieron cuatro más de distintos colores que golpearon fuertemente en su pecho, en sus piernas y en su brazo izquierdo. El chico cayó al suelo lleno de varias heridas mientras los pocos mortífagos que quedaban con vida se desaparecían del lugar.
-Por fín te tenemos-dijo un hombre que se encontraba enfrente del chico herido
Ese gran y robusto hombre se quitó su capucha. Un gran y estruendoso rayo hizo que el rostro del desconocido se iluminara. Se trataba de Harry...

De repente la escena cambió para dar lugar al salón de la mansión de Draco Malfoy. Allí se encontraba una chica morena llorando desconsoládamente enfrente de una chica castaña...era ella misma. La chica lloraba y rompía cosas a su paso.
-¡Es por tu culpa sangre sucia!
-¿Por mi culpa? ¡Lo que? ¿De que hablas Parkinson?-dijo Hermione confusa ante la actuación de la morena
En ese momento, Hermione se dió cuenta de la preséncia de un chico moreno en la sala.
-¿Que ha pasado Zabini?
El chico mantenía un semblante serio y furioso.
-Han capturado a Draco. Pansy informó a los aurores sobre el paradero de Draco
La castaña empezó a llorar en silencio.
-¡¿Qué?!-gritó Hermione-¡¿Que ha hecho qué?!
-¡¡Todo a sido por tu culpa Granger!!-gritó nuevamente la morena-¡Yo no quería que capturasen a Draco!¡Quería que te capturasen a tí! ¡Quería que desaparecieras de una vez de su vida!
-¡Crucio!-gritó Blaise apuntando a Pansy, que cayó al suelo retorciéndose de dolor
-¡Basta!-ordenó Hermione haciendo que Blaise bajase la varita
-No quiero la compasión de una impura como tú Granger-dijo Pansy levantándose del suelo


Hermione se despertó sobresaltada pegando un grito y llorando mientras temblaba escandalósamente. Draco, que se encontraba enfrente de ella observándole desde hacía unos minutos, abrazó a la castaña con fuerza.
-Ya pasó-dijo el chico dándole pequeños besos en las mejillas y en los labios-No llores. Sólo ha sido una pesadilla
-Draco...-dijo con una voz muy débil
-Si. Estoy aquí. No te voy a dejar...te lo juro
Hermione se abrazó fuertemente a él y escondió su rostro en el pecho del chico mientras intentaba calmarse. Cuando, al cabo de varios minutos, consiguió tanquilizarse, habló con Draco.
-Draco
-¿mmm?
El chico seguía abrazandole y no quería separarse de ella.
-No es sólo un sueño...se que va a ocurrir-dijo arrugando con sus puños cerrados la camiseta que el chico llevaba puesta
-¿A que te refieres?
-Hace casi un més soñe...soñe...bueno, más bien ví como te iniciabas como mortífago
El chico se separó un poco de Hermione y le observó confundido.
-Ví a Voldemort, te ví a ti jurando que acabarías con los impuros, ví cómo tatuaba en tu brazo la marca tenebrosa, ví tu expresión de odio, tus fríos ojos, ví el asco que proferias hacia los impuros...
Draco besó a Hermione y ella se dió cuenta de lo arrepentido que verdaderamente se sentía el rúbio.
-Y...hace poco...soñe que, la primera noche que hicimos el amor...-dijo poniéndose roja, cosa que Draco adoraba-...bueno, pude ver cómo subias hacia la biblioteca.
-Solo son casualidades, nada más. Simplemente soñaste con el día de mi iniciación y te imaginaste el escenario y las conversaciones. Y, lo de la biblioteca...pura casualidad
-Te encontraste con Paula de camino a la biblioteca
Draco se quedó observando a la castaña extrañado.
-No. No me la encontré
-Si que lo hiciste. Estubiste en mi habitación, deduciste que me encontraría en la biblioteca al ver un libro mío en la estantería y, mientras recorrias el camino, te chocaste con Paula
Draco empezó a pensar lo que aquella noche había hecho y, para su sorpresa, se dió cuenta de que Hermione había acertado en todo.
-Tienes razón...ahora lo recuerdo...
-Draco...no se porqué sueño estas cosas, solo se que lo que estos días estoy soñando va a suceder-dijo haciendo que su voz temblase-Tengo miedo de que te marches y no vuelvas a mi lado
Draco besó a la castaña.
-Hermione, eso no va a suceder
-Por favor. Júrame que no volverás a ir a una de esas peligrosas misiones
-Sabes que no puedo jurarte eso. Soy un mortio...se los peligros que hay, pero juré lealtad y valentía
-Hazlo por mí
-...No puedo Hermione...sabes que no puedo...
La castaña se levantó repentinamente de la cama y, llorando, se marchó corriendo de allí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:10 pm

Hermione corrió tanto cómo sus largas piernas le permitían. Corría sin rumbo, simplemente deseaba que el sufrimiento y el miedo que sentía desapareciesen. Sin darse cuenta, salió hacia los jardines, donde, a causa de que las lágrimas cubrian sus ojos y a penas podía ver, resvaló y cayó de cara en el húmedo césped. Su ropa y parte de su cara se ensuciaron con la fina capa de barro que cubría la hierba. Dejó pasar el tiempo observando, allí tumbada, el paisaje que le rodeaba. Perdió la noción del tiempo pensando...Temía llegar a dormirse y volver a soñar con en él, con la única persona que había amado y amaría para siempre pero, por otra parte, también temía seguir despierta sabiendo que, si Draco se encontraba en peligro, ella no podría hacer nada por ayudarle. Sabía perfectamente que, si él llegaba a morir, ella moriría con él. Notó cómo pequeñas gotas golpeaban su cuerpo. Poco a poco la lluvia fue en aumento, pero Hermione siguió en la misma posición, tumbada boca a bajo llorando desconsoladamente. Al cabo de pocos instantes, Hermione se encontraba completamente empapada. Sus lágrimas se mezclaron con las gruesas gotas de agua que caían del cielo y su cuerpo se entumeció a causa del frio pero nada de eso le importaba. No le importaba mojarse, no le importaba el frio que pudiese pasar...lo único que le importaba en su vida era él, su amor por él. Un amor prohibido e imposible pero, a la vez, el amor más puro y sincero de todos.
De repente, dejó de sentir la presión que ejercían las gotas de agua en gran parte de su cuerpo y alzó la mirada para buscar la causa de ese extraño suceso. Enfrente suya se encontraba una persona bastante robusta que parecía estar sujetando algo parecido a un paraguas, pero Hermione no podía saber exactamente de quien se trataba, ya que sus ojos se encontraban empañados a causa del llanto y apenas podía ver nada, simplemente distinguía sombras y colores. La castaña se sentó de rodillas mientras se frotaba los ojos, que se encontraban bastante inchados y rojizos. Un conocido olor inundó sus fosas nasales y reconoció rápidamente a la persona que se encontraba a menos de un metro de ella.
-Vete-murmuró la castaña mientras giraba su cabeza para no llegara a observar al chico, que se había sentado de rodillas enfrente suya.
-Hermione...no seas testaruda-dijo el chico acariciando la mejilla de Hermione
La castaña frunció los labios y cerró los ojos mientras suspiraba sonoramente.
El chico cogió suavemente la barbilla de Hermione y le obligó a mirarle, aunque la chica no abrió los ojos.
-Hermione, mírame por favor-rogó el chico
La castaña suspiró y, lentamente, abrió los párpados mostrando unos hermosos y grandes ojos color café que chocaron con los frios ojos mercurio del chico.
Draco sonrió tristemente mientras observaba a la chica y acariciaba sus mejillas con la yema sus dedos. Apoyó su frente junto a la de la chica y cerró los ojos. La necesitaba. Necesitaba que ella le perdonase.
Hermione hizo lo mismo que Draco y, después de suspirar débilmente y de dejar que dos pequeñas y finas lágrimas lograsen escapar de sus ojos, cerró los párpados. El tiempo pasó alrededor de la pareja, aunque fue cómo si el tiempo se detubiese ante ellos, cómo si no existiese nada más en el mundo que ellos dos.
-Vas a irte, ¿Verdad?-preguntó Hermione separándose un poco del chico mientras abria los ojos y dejaba escapar más lágrimas
El rúbio acercó su rostro al de la castaña y quedó a simples milímetros de los carnosos labios de la chica.
-Sabes que tengo que hacerlo...
-¡No tienes que hacerlo, nadie te obliga! Si lo haces es porque quieres...-dijo tristemente la chica
Pero las palabras de Hermione fueron apagadas por los labios del rúbio. La castaña quiso separarse de Draco, quiso seguir gritando o, incluso, quiso golpearle pero, en vez de eso, correspondió ese beso que tanto había anhelado. Cuando se separaron, Draco cogió la mano de Hermione y la acarició con dulzura.
-Ojalá pudiese quedarme aquí contigo...-susurró el chico
-Pues hazlo
-No puedo...
-¿Porqué?
-Porque si no voy podrían considerarlo cómo una revelación por mi parte. Sería una traición y, te aseguro, que no saldría ileso por desobedecer una orden directa de mi Señor. ¿Lo entiendes ahora?
Hermione asintió tristemente mientras se secaba las finas lágrimas que cubrían su rostro. Draco volvió a juntar sus labios con los de la chica dejando caer el paraguas que estaba sujetando. Las gruesas y frias gotas de agua que cubrían el cielo empaparon cada parte del cuerpo de los chicos mientras se demostraban su profundo amor entre besos y caricias. Hermione empezó a temblar débilmente a causa del frio.
-Deberíamos entrar-comentó Draco besando por última vez los labios de la chica para, seguidamente, ponerse en pie
El rúbio extendió su mano para ofrecersela a Hermione, que agarró con fuerza la mano del chico y se puso en pie, aunque sus piernas, entumecidas a causa del cansancio y del frio le fallaron y, si Draco no le hubiese cogido, Hermione hubiese vuelto a caer de rodillas al húmedo césped. El fuerte brazo del chico rodeaba la esvelta cintura de ella y a penas existía espacio entre sus cuerpos.
-¿Estas bien?-preguntó Draco con una preciosa y seductora sonrisa
Hermione asintió poniéndose roja cómo un tomate.
-Gra-gracias-dijo la chica con vergüénza mientras besaba dulcemente los labios del chico
Draco, al separar sus labios de los de ella, la cogió en brazos como si de una pareja de recien casados se tratase y se dirigió hacia la mansión.
-Draco, bajame-pidió la castaña cuando ya se encontraban en uno de los pasillos de la planta baja
-mmm...no. Me gusta tenerte así. Además, si te suelto te escapas-dijo el rúbio cogiendo con fuerza a la castaña para evitar que esta pudiese soltarse
-Draco...por favor, sueltame-dijo Hermione haciendo cara de niña buena
-O no...tu a mi no me engañas
-No me escaparé
-mmm...no se si creerte...
-Te lo juro
Draco besó nuevamente los rojizos labios de la castaña.
-Te suelto si esta noche la pasas conmigo
-¿Me estas chantageando?-preguntó la chica haciéndose la ofendida
-Si
-Tendras morro...-comentó Hermione sonriendo
-Entonces...¿Aceptas?-preguntó el rúbio con una gran sonrisa
Hermione asintió y Draco la dejó en el suelo suavemente. Antes de que ella pudiese escaparse, Draco le rodeó por la cintura y le besó con pasión pero el rugido de la barriga de a chica hizo que se separasen. Hermione se pudo roja y bajó la cabeza averginzada.
-Deberías ir a comer algo-dijo el chico sonriendo
-Tienes razón...voy a la cocina. Más tarde nos vemos
La castaña se despidió con un pequeño y corto beso.
-¿No piensas invitarme?-preguntó el chico riendo
Hermione desapareció por una puerta dedicándole una de sus hemosas y dulces sonrisas a Draco. El rúbio se recostó en la pared y se cruzó de brazos. La amaba...por fin admitia que estaba locamente enamorado de ella, aunque no lo aceptaria delante de nadie. Era un insulto hacia su familia, hacia su sangre, hacia sus antepasados...pero, aún así, estaba enamorado de ella y estaba seguro de que llegaría a dar su vida por la castaña, por su castaña.
-Draco tengo que hablar contigo-dijo una grave voz proveniente del final del pasillo
El rúbio asintió y entró en el salón haciendo que el visitante le siguiese.
-¿Que quieres?-preguntó Draco cerrando la puerta del salón tras de sí
-Tenemos una importante misión-comentó Blaise sentándose en el sofá mientras inspeccionaba la sala
-¿A quien buscas?
-mmm...ya lo verás
Draco alzó una ceja y, cruzándose de brazos, se recostó en la pared.
-¿De que se trata?
-Los aurores han invadido la ciudad de los gnomos que, como sabes, nos pertenece desde hace más de un año.
Alguien llamó a la puerta con insisténcia.
-Pasa-dijo Blaise
Una atractiva muchacha apareció detras de la puerta ante la mirada confusa y furiosa de Draco.
-¿Que hace ella aquí?-preguntó el rúbio con descaro
-Ella también participara en la misión. Son órdenes directas de nuestro Señor
Draco bufó sonoramente y giró la cabeza con enfado.
Pansy, moviendo sensualmente las caderas, se sentó al lado de Blaise, que sacó un mapa y con la varita, colocó los nombres de sus compañeros, y el suyo mismo, en un lugar estratégico.
-Como iba diciendo...nuestra misión consistirá en reconquistar lo que, por ley, nos pertenece. He diseñado un plan de ataque. Pansy, tu te esconderás en uno de los bares más famosos de la ciudad, donde te será muy fácil pasar desapercivida. Draco, tú irás a la plaza mayor, situada en el centro de la ciudad y, por último, yo me ocultaré en el bosque esperando que llegue la hora.
-¿La hora?-preguntó Pansy
Draco miró a la morena y bufó sonoramente.
-Que cortita que eres...-dijo con burla
Pansy frunció los labios y apartó la vista del rúbio para mirar a su compañero.
-La hora del ataque Pansy-comentó Blaise con paciencia-Bueno...¿Donde me he quedado?...Ah, si. A las 5:10 de la mañana está previsto el ataque por nuestra parte. Cada uno de nosotros atacará en el lugar en el que ha sido asignado y, sobre las 5:30, los demás mortios atacarán por sorpresa. Lo que se trata es de hacerles creer a los aurores que estamos solos y que están ganando la batalla.
-Y...bueno...¿Y si alguno de nosotros tres se encuentra en peligro?-preguntó Pansy con temor
-Eso lo dirás por ti, ¿Verdad?-dijo Draco sonriendo, estaba claro que se estaba burlando de la morena, aunque ella no cayó en la cuenta
Blaise miró a su amigo con reproche.
-Está claro que si alguno de nosotros se encuentra en peligro, el ataque de los mortios se adelantará. No deseamos perder a ninguno de nuestros miembros
La morena asintió con una sonrisa.
-El ataque se llevará a cabo esta misma noche-comentó finalmente el moreno
Draco miró a su amigo con cara de pocos amigos y resopló. Bueno...al menos podría pasar la noche con Hermione.
-Dicho todo esto, debo irme. Estad en vuestro puesto a tiempo-dijo finalmente Blaise y, seguidamente, se desapareció.
Draco se dirigió a la puerta y, mientras la abría, miró a la morena que se encontraba todavía sentada en el sofá.
-¿Piensas quedarte aquí? Porque si es lo que pretendes...
-¿Debo recordarte que gracias a ti ya no puedo aparecerme en esta casa?-dijo la morena con enfado dirigiéndose hacia la puerta
Draco sonrió al recordar que la morena ya no podía aparecerse en su mansión y que, seguramente, había tenido que ir a pie hasta allí.
Pansy pasó por la puerta rozando el brazo del chico sensualmente.
-No vuelvas a tocarme-ordenó el rúbio con asco
-Veo que sigues encaprichado con la sang...con la impura-dijo la morena con una extraña sonrisa en sus labios-Cuando te canses de ella...sabes que puedes contar conmigo
Draco cogió a la chica fuertemente de la muñeca.
-No necesito a ninguna puta como tu Pansy
La morena sonrió ante el comentario del chico.
-Eso ya lo veremos...-dijo mientras se marchaba de allí moviendo, como era costumbre, sus caderas
El rúbio observó con desprecio como la chica se marchaba de allí y no pudo evitar pensar cómo había podido estar saliendo con alguien como ella. Esa arpía no le llegaba ni a la suela de los zapatos a Hermione. Entre miles de pensamientos dirigidos a su castaña, se dirigió hacia la cocina, donde Hermione se encontraba hablando con una de sus sirvientas.
-¿Has estado llorando?-preguntó Cristal mirando los inchados ojos de la castaña
-No-contestó rápidamente la chica sentándose en una de las sillas del lugar
-Hermione...a mi no me engañas
-Bueno...he estado llorando, pero...ya se me ha pasado-dijo Hermione con una sonrisa
-Hay...el amor...-dijo risueña la pelirroja mientras se sentaba enfrente de la castaña
-No se de que me hablas-dijo Hermione haciéndose la loca
Cristal rió ante el comentario.
-¿Sabes que? Me encanta la pareja que haceis
Hermione se quedó séria y miró al suelo.
-No somos una pareja ni nunca lo seremos-dijo con amargura-Esto...es imposible. Él...bueno...es un mortio.
-¿Y eso que? Tu eres un auror
-Y una sangre sucia. Hay demasiadas causas que nos separan...
Un corto e incómodo silencio invadió la habitación mientras Draco se encontraba escondido detras de la puerta escuchando la conversación.
-¿Conoces la história de Romeo y Julieta?
Hermione asintió.
-Ellos se amaban con locura. Eran completamente diferentes, sus familias estaban enfrentadas y nadie les comprendia, pero lucharon...lucharon por su amor.
-No me consuela mucho esa historia-dijo Hermione riendo-¿Sabes que acaban los dos muertos?
Cristal se quedó pálida.
-¿Lo dices en serio?-preguntó asombrada
-Claro...él se envenena creyendo que ella esta muerta y, cuando ella descubre que Romeo está muerto, se suicida.
Cristal se quedó en siléncio.
-No me gusta el final-comentó logrando que Hermione sonriese.
-A mi tampoco...Bueno, voy a buscar a mi Romeo-dijo la castaña poniéndose en pie mientras sonreía
-Adios Herm
Hermione salió de la cocina con una sonrisa dibertida pintada en su cara pero, de repente, una mano le tapó la boca y un brazo le rodeó la cintura haciendo que la chica pegase un pequeño brinco.
-¿Me estabas buscando Julieta?-preguntó Draco sonriendo mientras empezaba a besar el cuello de la castaña
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:10 pm

Hermione se separó del rúbio y se quedó cara a cara enfrente de él.
-¿Has estado espiándome?-preguntó la castaña molesta
-Claro que no-contestó Draco rodeando con sus brazos la cintura de la chica
-Si que lo has hecho
-Bueno...quizá he escuchado algo, pero...
-No me gusta que me espien ni escuchen conversaciones privadas-dijo la castaña bastante séria
-¿Y lo dices tu? Pero si siempre andas husmeando por la casa y escuchando conversaciones que nada tienen que ver contigo
Hermione se separó nuevamente del chico con cara de pocos amigos.
-Eso no es cierto-dijo indignada mientras cruzaba los brazos
Draco rodó los ojos y bufó sonoramente.
-¿Y eso a que viene?
-Dejalo, anda
El rúbio se giró y empezó a caminar sin ningún rumbo concreto, lo único que pretendía era no discutir con la castaña.
-¿Donde crees que vas? ¡No puedes dejarme con la palabra en la boca!-gritó la castaña persiguiendo al chico por el pasillo
-Hermione, dejalo de una vez-contestó Draco sin parar de andar
-¡No quiero!¡Estoy harta de que siempre te escabullas!
-¡¿Porqué siempre tienes que ser tan pesada?!-dijo el rúbio girándose para quedarse enfrente de la chica, que también había parado y se había quedado a dos metros de Draco-¡Si te digo que me dejes en paz deja de darme el coñazo!
Hermione se quedó completamente paralizada ante la actuación del rúbio y frunció los labios con rabia.
-Resulta que eres tú el que me espia y yo soy la pesada y la que te da el coñazo...¿no?
-¿Quieres parar de hacerte la víctima?
-¡¿De que hablas?!¡Yo no me hago la víctima!
Draco suspiró y entró en una sala cercana dando un fuerte portazo, dada por terminada la discusión. Cogió una copa y la llenó de wisky de fuego. Después de pegar un pequeño sorbo a la bebida y se sentó en la silla que había enfrente de una gran y elegante mesa de roble, que estaba cubierta por varios papeles llenos de tachones, mapas del mundo mágico y dos montones de libros de diferentes temas, aunque todos trataban sobre mágia oscura. Cogió uno de los libros entre sus manos y lo abrió, esperando poder concentrarse en la lactura y olvidar a Hermione, aunque le fue completamente imposible, pues la castaña invadía cada uno de sus pensamientos. Quizá había sido demasiado brusco con ella...aunque él siempre se había comportado igual con todas las mujeres con las que había estado. A Pansy le había gritado miles de veces, al igual que a las otras mujeres, aunque ellas núnca se habían enfadado o le habían plantado cara cómo la hacía la castaña. Definitivamente él se había comportado como siempre lo hacía y, desde luego, no iba a cambiar su forma de ser por una chica, por una mujer a la que no comprendía. Él no iba a cambiar por nada ni por nadie.
Hermione, por su parte, después de ver el comportamiento del rúbio, subió rápidamente a su cuarto, dió fuerte golpe al cerrar la puerta y se tumbó en la cama boca abajo mientras se tapaba el rostro con un cojín. Ella sabía que era extremadamente orgullosa, que siempre creia tener la razón y que odiaba que le llevasen la contraria. Y, aunque odiaba admitirlo, sabía que el rúbio tenia razón. Sabía que se había comportado como una niña malcriada y, por encima de todo, sabía como era Draco y, si había creido que iba a cambiar su forma de ser, había demostrado ser una verdadera tonta. Siempre era él el que cedia y le pedía perdón pero, por una vez, admitía que debía ser ella la que se tragase su orgullo y debía pedirle perdón, aunque no sería nada fácil. Draco era tan o más orgulloso que él y, desde luego, iba a costarle mucho lograr que el chico le perdonase.
Se levantó tan rápido como pudo de la cama, abrió el armario, cogió un vestido y entró en el cuarto de baño para darse una ducha. Salió del baño entrada la noche. Se puso el primer vestido que Draco le había "regalado" (un precioso vestido blanco hecho de auténticas perlas ajustado hasta la altura de la cintura y después era suelto hasta los pies. Era de tirantes gruesos y dejaba ver un buen escote y la mayor parte de la espalda de la chica), se dejó el pelo suelto lleno de grandes y deshechos bucles en los descansaban pequeñísimas bolitas de diamantes que le daban un toque divino. Pensó en ponerse los zapatos, aunque decidió no hacer ruido para sorprender al rúbio, así que se quedó descalza. Después de maquillarse dejando un rostro bastante natural y mirarse por última vez en el espejo, se dió cuenta de que ya era muy tarde, quizá el rúbio ya se encontrase dormido. Salió de su habitación lentamente y se dirigió al cuarto del chico. Llamó a la puerta, pero no obtuvo respuesta alguna, así que decidió entrar. La habitación se encontraba en penumbra pero Hermione pudo distinguir una cabellera rubia encima de la cama y, cuando se acercó a esta, encontró a Draco durmiendo plácidamente y, sin darse cuenta, esbozó una tierna sonrisa.
-Draco...Draco...-dijo la castaña golpeando suavemente al chico, que se despertó y, en un ágil movimiento, cogió a la chica por la cintura y la colocó en la cama colocándose él encima de ella mientras le apuntaba con la varita.
Hermione reprimió un grito y Draco apartó la varita del cuello de la chica. El rúbio se levantó de la cama y observó asombrado la belleza de la castaña, que seguía tumbada en la cama con una pose muy femenina mientras el pecho le subía y bajaba rápidamente ante el susto. Parecía un verdadero ángel caido del cielo. Un ángel al que sólo él podía tocar...Hermione sonrió mientras se levantaba lentamente de la cama y se colocaba enfrente del chico, que parecía encontrarse en un extraño trance.
-Draco yo...lo siento, se que a veces soy muy testaruda y quizá un poco...
Pero los labios del rúbio interrumpieron el discurso que la castaña tanto había practicado. Hermione rodeó el cuello de Draco y profundizó el beso mientras este rodeaba la cintura de la chica mientras sonreía.
-¿De que te ries?-preguntó la castaña
-De tí...sabía que vendrías-contestó el chico y, antes de que Hermione pudiese replicar, él ya había vuelto a besarle
La noche les pasó volando a los chicos entre risas, besos plagados de lujúria, caricias llenas de pasión y miradas cargadas de amor. Esa noche hicieron el amor como jamás lo habían hecho como si, en el fondo de su ser, supieran que esa sería la última noche que pasaran juntos en esa mansión y cayeron en un profundo y pacífico sueño, que pronto sería reemplezado por una gran pesadilla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:11 pm

Draco despertó a las 4:30 de la mañana. Cuando abrió los ojos pudo deleitarse con la figura de la castaña, que se encontraba durmiendo plácidamente a su lado. Draco acarició el rostro de la chica con las yemas de su mano derecha y rozó sus labios con los de la chica, que esbozó una sonrisa pero no llegó a despertar. Se sentó en el borde de la cama, se revolvió el pelo y suspiró. Tras algunos segundos mirando por la ventana de la habitación, se puso en pie, cogió un traje completamente negro y entró en el cuarto de baño para darse una ducha.
Cuando salió del baño encontró a Hermione dando vueltas en la cama, parecia tener una pesadilla. Draco se acercó a ella y le cogió la mano mientras le depositaba un corto, pero dulce beso en sus labios. La castaña dejó de moverse y el ritmo de su corazón disminuyó mientras una fina lágrima escapaba entre sus párpados. El rúbio se separó de la chica lentamente y, antes de salir de la habitación, se aseguró con un último vistazo de que la castaña siguiese durmiendo tranquilamente en su cama. Recorrió el pasillo con parsimonia y bajó cada una de las escaleras con lentitud, pues cada paso que daba le separaba más de la chica que vagaba por su mente.
-¿Va a salir Señor?-preguntó una chica pelirroja mirando al rúbio
Dracó asintió sin prestarle demasiada atención a la chica.
-¿Va a venir a almorzar?-preguntó Cristal intentando no parecer demasiado indiscreta, aunque no lo logró
-No-contestó secamente el rúbio mientras se colocaba la capa negra que tanto caracterizaba a los mortios.
Tras colocarse los guantes negros de piel de dragón y cojer la temible máscara que descansaba en uno de los cajones de un mueble de la entrada, abrió la puerta y, antes de salir por ella, dió una última órden.
-Cristal
-¿Si señor?
-Dile a Hermione que...-las palabras se quedaron en su garganta amontonadas. ¿Cómo podía ser tan orgulloso? Quizá no volviese pues, aunque era el mejor mortio después del gran Voldemort, cada misión era más peligrosa que la anterior y sabía que había muchas posibilidades de que no regresase con vida. Lo único que tenía claro es que cumpliría la promesa que le había hecho a la castaña-...que cumpliré mi promesa.
Cristal miró al chico con extrañeza y asintió antes de que el rúbio desapareciese tras la puerta.
Draco, despues de traspasar la linea invisible que protejía la casa, se desapareció hasta su destino.
Mientras, en una oscura habitación del primer piso, una chica estaba teniendo una terrible pesadilla...

Era de noche y algunas farolas alumbraban la plaza en la que algunos gnomos estaban construyendo sus pequeños comercios. A pesar de lo tarde que debía ser, las calles próximas a la plaza estaban a revosar, parecía ser un día festivo. La mayor parte de las personas que circulaban por las estrechas calles eran gnomos, pero entre ellos destacaban algunos magos vestidos con largas capas negras con un pequeño emblema, signo de la esperanza, en la parte izquierda del uniforme que vestían. Se trataba de aurores. En medio de la gran plaza, descansaba una gigantesca fuente con la escultura de una hermosa veela decorada con pequeños y finos chorros de agua que le rodeaban.
En frente de la deslumbrante fuente, un hombre completamente de negro observaba el lugar con detenimiento. Algunos mechones rubios lograban escapar de la capa que ocultaba su rostro.
El chico se ocultó entre la multitud mientras metía su mano entre su capa. Cuando se encontraba a menos de un metro de un joven auror, que vigilaba de mala gana el lugar, empuñó su varita y tras conjurar un fácil hechizo, el joven auror se desmayó golpeando estruendosamente el suelo. El grito de una chica que se encontraba cerca de la escena, desencadenó varios gritos más logrando que la multitud corriese sin ningun rumbo determinado, pues ni siquiera ellos sabían de que o de quien estaban escapando.
Varios aurores empuñaron sus varitas hacia el sujeto, que no parecía mostrar ningun tipo de temor ante su gran desventaja, pues seis aurores le apuntaban con sus respectivas varitas.
El chico, en un ágil movimiento de varita, logró que tres de los seis aurores saliesen disparados por el aire golpeandose contra el suelo, contra las paredes de las casas que rodeaban la plaza o con algún comercio.
Los tres aurores que quedaban en pie hicieron aparecer en el aire una cegadora luz roja y, tras esto, lanzaron varios hechizos contra el mortio, que los esquivaba sin ningun tipo de dificultad. En menos de dos minutos, solo quedaba uno de los aurores en pie, que apuntaba al mortio con temor, ya que su pulso temblaba considerablemente.
De repente, varios aurores se aparecieron en el lugar y, casi al mismo tiempo, una docena de mortios salieron de sus escondites. Una cruel y sanguinaria guerra se desencadenó en el lugar. Los cuerpos de los aurores y mortios adornaban el lugubre lugar. No parecía haber vencedor alguno, simplemente muertos y más muertos que cubrian la plaza. De repente, los mortios empezaron a desaparecerse al darse cuenta de que la guerra estaba empatada pero, antes de que uno de los mortios pudise desaparecerse, un auror le cogió del brazo desapareciéndose junto a él...

Cada uno de los mortios fue apareciéndose cerca de la mansión de los Malfoy, en uno de los valles ya que, en caso de retirada, habían decidido aparecerse en ese lugar. Junto a uno de los mortios se apareció un auror que, tan rápido se apareció en el lugar, lanzó un hechizo al aire causando la aparición de varios aurores más en el lugar. Múltiples rayos de luces adornaban el lugar golpeando todo lo que encontraban a su paso. Los aurores fueron ganando terreno a medida que el tiempo pasaba y, cuando los mortios quisieron darse cuenta, ya era demasiado tarde y, aunque algunos pocos lograron desaparecerse, la mayor parte de ellos acabaron muertos o en manos de los aurores. Tan solo un hombre seguía luchando con valentía contra siete aurores. El chico se quitó la máscara dejando mostrar tras esta el rostro de un atractivo joven de a penas 19 años de edad que sonreía con prepoténcia. Varios hechizos rozaron sus vestiduras...


Hermione despertó sobresaltada en la cama de Draco y, tan rápido cómo pudo aclarar sus pensamientos, se levantó, se colocó el vestido blanco que descansaba en el suelo de la habitación y, descalza, salió corriendo hacia el exterior de la mansión.
-Por favor que no sea demasiado tarde...por favor...-se dijo a sí misma corriendo hacia los valles mientras gruesas lágrimas recorrian su rostro
A unos veinte metros de ella pudo distinguir a Draco luchando contra tres mortios, pues había podido desarmar a los otros cuatro. El chico se despistó durante unos segundos al notar la presencia de la castaña y, cuando volteó su rostro para observarle, varios rayos de luz golpearon su cuerpo ante la incrédula mirada de Hermione.
Draco cayó al suelo lleno de varias heridas mientras los pocos mortífagos que quedaban con vida se desaparecían del lugar.
-Por fín te tenemos-dijo un hombre que se encontraba enfrente del chico herido
Ese gran y robusto hombre se quitó su capucha. Un gran y estruendoso rayo hizo que el rostro del desconocido se iluminara. Hermione pudo ver quien se escondía tras la capucha y, ante su incertidumbre, vio que se trataba de Harry.
-¡¡¡¡No!!!!-gritó Hermione corriendo hacia Draco pero, antes de poder asegurarse de que el chico seguia con vida, un rayo de luz azul golpeó su pecho logrando que todo se volviese oscuridad...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:12 pm

A lo lejos podía escuchar voces...voces que creía conocer pero que no podía llegar a distinguir.
-¡Eres un bruto! ¡¿Cómo se te ha ocurrido atacar a Hermione?!
-Gin no grites. Hermione necesita reposo
-Yo...bu-bueno...es que no sabía que era ella. ¡Era de noche y estabamos luchando contra los mortios!
-¡Por dios Ron eres un auror! ¡Se supone que eres capaz de distinguir a un mortio!
-¡Basta! ¡Fuera de la habitación los dos!
-Pero...
-¡He dicho que fuera!
Los chicos salieron de la habitación mientras seguían discutiendo entre sí. Hermione frunció la frente cuando Molly le colocó un pañuelo húmedo en ella y, aunque estaba despierta, no podía mover ni un solo músculo de su cuerpo, ni siquiera podía abrir sus párpados.
Alguien llamó debilmente a la puerta de la habitación y entró intentando hacer el mínimo ruido posible.
-¿Como está?
-Se recuperará
El intruso cogió la mano de la castaña y la acarició.
-¿Que ocurre?
Un largo silenció invadió la sala.
-Creí que nunca más volveria a verla con vida...Cuando ví que se trataba de ella...fue algo increible...no se como explicar lo que sentí al verla una vez más...
-Se lo que sentiste, porque yo también lo sentí. Harry, deberías dormir un poco.
-Por desgracia no puedo, ni usted tampoco. He venido para comentarle que dentro de diez minutos hay una reunión en el salón.
-¿Para hablar sobre que?
-No lo se. Tan solo se que es un tema de gran importáncia.
-Esta bien...ahora mismo bajaré.
-No tarde
Se escucharon nuevos pasos que desaparecieron a los pocos segundos. Hermione sintió nuevamente cómo un trapo húmedo rozaba su frente y, sin previo aviso, empezó a recobrar la movilidad en sus dedos.
-No tardaré-susurró Molly cerca del oido de la castaña mientras le depositaba un beso en la mejilla
Molly salió de la habitación cerrando la puerta tras de sí.
Hermione movió dificultosamente sus dedos. Cada movimiento que ejercía le dolia como si de un cruciatus se tratase. Hizo varios ejercicios con los dedos hasta que consiguió poder mover la mano y, más tarde, el brazo. Intentó sentarse en la camilla en la que parecía encontrarse, pero todo esfuerzo fue inútil. Un fuerte dolor le oprimia el pecho. Respiró profundamente e intentó mover sus piernas, que se encontraban tan frias como el hielo. Sintió varias punzadas en las piernas al intentar moverlas y tras varios minutos, que a ella le parecieron horas, consiguió que la sangre volviese a recorrer su cuerpo con total normalidad. Sus extremidades consiguieron su total movilidad y el calor corporal aumentó notablemente logrando que el frío que segundos antes había experimentado desapareciese por completo. Abrió los parpados lentamente y con gran esfuerzo y, aunque en un primer momento la luz de la habitación le impidió poder ver con claridad, pronto sus pupilas se acostumbraron y pudo empezar a distinguir sombras y colores. Se sentó en el borde de la camilla y, al intentar ponerse en pie, sus piernas le fallaron y cayó al suelo. El dolor que sintió fue tal que algunas lágrimas se asomaron entre sus párpados. Se levantó apoyándose en la camilla e intentó volver a andar, aunque el resultado fue el mismo. Tras varios intentos fallidos, pudo lograr caminar con normalidad. Caminó lentamente por la habitación observando cada detalle de esta. No lograba recordar lo sucedido. Solo podía recordar cómo una cegadora luz azul había golpeado su pecho. Se tocó la frente y suspiró con fuerza.
-¡¡¡¡Es un asesino!!!!
Hermione depositó su atención en la puerta mientras escuchaba varios murmullos y chillidos povenientes de otra sala. Caminó hasta la puerta, apoyó su mano en el pomo de esta y, tras pensarselo bastante, decidió abrirla. Varias imágenes invadieron su mente al salir al pasillo.
-Es la casa de Sirius...-comentó para sí misma mientras caminaba con rapidez hacia el salón, desde donde se escuchaban varios gritos.
Cuando llegó hasta su destino, apoyó su oreja contra la puerta y escuchó la conversación.
-¡Basta de gritos! Se supone que estamos dialogando tranquilamente
-¡Lo que dice este degenerado es una desfachatez!
-¡¿Que?! ¡¿Cómo te atreves a hablarme de ese modo tan despectivo?!
-¡He dicho que basta de gritos!
Hermione apoyó su mano en el pomo de la puerta y lo giró, logrando que un gran silencio se propagara en la casa. La castaña abrió la puerta y sus ojos se empañaron rápidamente. Enfrente suya se encontraban Harry, Ginny, Ron, Molly, Arthur, Tonks, Remus, Ojoloco Mody, Luna, Neville, Fred, George y Hagrid.
-¿Her-hermione?-dijo Ron observando a la castaña que semblaba un ángel. Su tez estaba pálida, vestía de riguroso blanco y algunas perlas seguían adornando su rizado pelo castaño.
Todos depositaron su mirada en Hermione, que seguía de pie en la entrada del salón.
Ginny corrió para abrazar a la castaña, que recibió el abrazo ilusionada.
-Menos mal que estas bien Herm-dijo entre el llanto la pelirroja
Ron se unió al abrazo mientras le pedía dusculpas a la castaña por algo que ella no lograba entender. Cuando los pelirrojos se separaron de Hermione, Harry la aprisióno entre sus brazos mientras ella sonreía feliz.
-Bueno...dejadle respirar-dijo Molly mientras gruesas lágrimas rozaban sus mejillas haciendo que Harry se separase de la chica
Cada uno de los individuos que se encontraban en la sala le dedicaron palabras cariñosas a Hermione y ella, por su parte, intentaba vivir el momento lo máximo posible.
-Hermione sientate aquí-le ordenó Ron mientras señalaba el sillón en el que se encontraban sentados Harry y él.
La castaña obedeció y se sentó entre sus dos mejores amigos.
-Ron...-dijo Hermione mientras se llevaba la mano a la frente mientras algunas nuevas imágenes invadian su mente
-¿Si?
-¿Porque...porque me has pedido perdón?
Ron se puso rojo como un tomate mientras Harry reia y Ginny le miraba con enfado.
-Bueno...es que...fui yo quien te atacó. Lo siento Herm, pero es que era de noche y...bueno, ya sabes...
-¿Atacarme?
-Si, ayer. ¿No lo recuerdas?
Hermione negó con la cabeza mientras se masajeaba las sienes.
-Me duele mucho la cabeza y no recuerdo casi nada. Solo se que hacía tiempo que no sabía nada sobre vosotros y...no mucho más
-No te preocupes Hermione. Es lo más normal-comentó Remus-El hechizo fue bastante fuerte. Quizá te cueste un poco recordar, pero solo sera cuestion de unos minutos o como mucho unas horas.
-Pero...¿No recuerdas nada de nada?-preguntó Fred
-Bueno...recuerdo una luz azul que golpeó mi pecho...recuerdo...recuerdo...a un chico...a un chico rúbio...
-¡Malfoy!-gritó Ron con asco
-¿Que?
-Que se trata de Malfoy-dijo Ginny-Él te ha tenido esclavizada todo este tiempo
Varios recuerdos aparecieron rápidamente en la cabeza de la castaña. Recordaba a Draco insultándole...recordaba al rúbio amenazándole, gritándole...
-Mami-dijo una voz infantil que llamó la atención de la castaña
En la puerta una preciosa niñita pelirroja miraba a los presentes mientras abrazaba un precioso osito de peluche.
-Cariño, deberias estar durmiendo-dijo Luna cogiendo a su hija en brazos
-Es que no tengo sueño
Hermione miró a la niña intentando recordar quien era y de que la conocía.
-Tio Harry, ¿Puedo quedarme aquí un rato?-preguntó la niñita mientras bajaba de los brazos de su madre y corria hacia los brazos de Harry.
Hermione pudo ver a la niña de cerca y recordó la noche en la que Malfoy le había capturado.
-Lucy...-susurró mientras miraba a la niña
La pelirroja posó sus grandes ojos azules en la castaña y sonrió feliz.
-¡Tia Hermione!-gritó lanzándose a los brazos de la susodicha-¿El angel ya te ha dejado libre?
-¿El angel?-preguntó Hermione confusa
Lucy asintió como si fuese obvio.
-El angel que me curo y que te cogió. El angel rubio
-Cariño te he dicho que no se trataba de un ángel-dijo Ron con enfado
-¡Pero yo lo vi!
-Ronny, deja que crea lo que desee. Si quiere creer en los ángeles, que crea-comentó Luna cogiendo a Lucy en brazos
Ron bufó y se cruzó de brazos.
-Creo...que recuerdo algo más...-dijo Hermione cerrando fuertemente los parpados
-¿De que se trata?-preguntó George mirando a la castaña con curiosidad
-Se trata...se trata del ángel...
-No hay ningun ángel-dijo ron con cansáncio
-Es Draco
Un silencio se apoderó de la sala.
-¿Que?-preguntó por primera vez Tonks
-Que el angel del que Lucy habla es Draco
-¿Malfoy? Vamos no me hagas reir-dijo Harry con una media sonrisa
Hermione se levantó rápidamente del sofá y miles de imagenes olvidadas aparecieron ante sus ojos. Draco gritandole, golpeándole, amenazándole...Draco besándole, acariciándole, sonriéndole...
-¿Que ocurrió ayer por la noche?-preguntó la castaña mirando a todos los presentes-¿Donde me encontrasteis?
-Te encontramos en la mansión de los Malfoy-contestó Harry
-¿Y que pasó?
-Pues...que luchamos contra varios mortios y, aunque Malfoy se resistió bastante y no parecia que iba a ser vencido, se despistó y le capturamos-dijo Ron con orgullo-Hay que ser idiota para despistarte en una pelea
-Yo fui la causa de su despiste...-susurró Hermione, aunque todos le escucharon-Quiso asegurarse de que estaba bien...
-¿De que hablas Hermione?-preguntó Harry
Las imágenes de las noches que había pasado con Draco, las miradas de amor que él le había dedicado, cada una de sus sonrisas, de sus enfados, de sus caricias...todas esas imágenes aparecieron en la mente de la castaña como si de una película se tratase y, tras algunos segundos, logró recordarlo todo. Y la última imagen de Draco permaneció en su mente, la imagen en la que varios rayos de luz atravesaban el cuerpo del rúbio...
-¡¿Donde está Draco?!-preguntó mientras varias lágrimas surcaban de sus ojos
Todos los presentes permanecieron en silencio.
-He hecho una pregunta
-¿Para que quieres saberlo?-pregunto Ron-Lo mejor es olvidarte de ese indeseable
-¡Tu no lo entiendes Ron!
-¡¿Que es lo que no entiendo?!-dijo Ron levantándose del sillón y colocándose enfrente de la castaña
-Draco salvó a Lucy
Un nuevo silencio inhundó la habitación y sólo una risa lo interrumpió.
-¿Un asesino como Malfoy salvando una vida?-pregunto Ron entre risas
-Hermione estas cansada-comentó Luna-Lo mejor será que descanses
-¡No!-gritó cuando Luna intentó cojerle del brazo-¡¿Quiero saber donde está Draco?!
Ginny se puso en pie y observó el estado de su mejor amiga y, cuando estubo a punto de hablar, la voz de Harry le interrumpió.
-Malfoy esta muerto
Hermione se quedó completamente paralizada y las lágrimas acabaron cubriendo su piel. La castaña miró a Ginny, que miraba a Harry extrañada y luego posó su mirada en ron, que permanecía muy serio.
-¿Que?-preguntó Hermione con una voz muy débil
-Que despues de interrogarle le ejecutamos-dijo Harry con frialdad-Deberias estar feliz
-¡¿Feliz?!
-¡Él te ha tenido cautiva todo este tiempo!-dijo Ron con enfado
En la sala tan solo hablaban unos pocos mientras los demás se dedicaban a observar y callar.
-¿Como habeis podido?-dijo Hermione sintiendo como su corazón se partia en miles de pedazos que jamás volverían a reconstruirse y, al intentar dar un paso al frente, cayó desmayada a los brazos de Ron, que impidieron que el cuerpo de la castaña golpease el duro suelo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:14 pm

Abrió los ojos e inmediatamente se dió cuenta de que se encontraba en ka misma habitación en la que había despertado esa misma mañana. La sala se encontraba en total penumbra al igual que su corazón. Todavía no era capaz de creer que el unico hombre al que había amado y amaría se había marchado para no volver. Estaba dispuesta a darlo todo por verle solo una vez más, para poder decirle todo aquello que jamás se había atrevido a decir por culpa de su orgullo. Sentía todavía su perfume en la ropa que llevaba. Cerró los ojos con fuerza y deseó que se tratase de una horrible pesadilla. Varias lágrimas escaparon entre sus párpados cerrados y no pudo reprimir un gemido. Escuchó pasos a lo lejos, quizá al final del pasillo, que se acercaban lentamente hacia donde ella se encontraba. Escuchó el sonido del picaporte girando lentamente y, seguidamente, la puerta se abrió y se cerró en unos pocos instantes.
-Herm, ¿Estas despierta?-preguntó Ginny colocándose en frente de la castaña, que se encontraba acurrucada con los ojos cerrados en dirección a la ventana, justo de espaldas a la puerta.
Hermione no contestó. Le guardaba mucho rencor y, aunque estaba segura de que la pelirroja no hubiese sido capaz de matar a Draco, no podía evitar sentir que ella le había fallado.
-Se que estas despierta...-comentó Ginny mientras cogía una silla y se colocaba junto a la cama donde se encontraba la castaña
-Vete-ordenó Hermione sin abrir los ojos. No quería ver a la pelirroja, no quería descargar con ella todo el dolor, el sufrimiento y la ira que tenía acumulados.
-Deberias comer algo
-No tengo hambre-contestó secamente la castaña
Un largo e incómodo silencio invadió la habitación hasta que la voz de la pelirroja sonó.
-No te entiendo Herm...deberías estar contenta
Hermione abrió los ojos y de ellos surgió un brillo que Ginny jamás había podido ver.
-¡¿Contenta?!-gritó la castaña mientras se sentaba en el borde de la cama y observaba con rabia a su amiga, que se encontraba a un metro de distáncia-¡¿Porqué debería estarlo?!
-Él nunca más podrá hacerte daño
Hermione se tapó el rostro con sus manos y lloró como jamás lo había hecho. Jamás creyó que pudiese existir tal dolor, un dolor mucho peor que el físico.
Ginny se levantó de la silla asustada y se sentó en el borde de la cama al lado de la castaña.
-Cuentame lo que te ocurre
-T-tu nunca lo en-entenderías...-dijo entre llanto mientras se limpiaba con los dedos las lágrimas
La pelirroja abrazó a Hermione y, sin que ella se lo dijese, se dió cuenta de que algo atormentaba la mente de su mejor amiga y estaba completamente segura de que la causa del sufrimiento de la castaña era Malfoy pero...¿Porqué?
-Necesito que me lo cuentes Herm. No me importa que me grites, que me golpees, que me insultes...tan solo quiero entender la causa por la que estas así.
Hermione intentó hablar, pero el llanto se lo impidió por completo así que, durante varios minutos, las dos amigas permanecieron abrazadas hasta que la castaña se tranquilizó.
-Yo...él...
-¿Si?
-¿Alguna vez has sentido como si el corazón se te rompiese en miles de pedazos que quizá nunca más pudiesen ser reconstruidos?
La pelirroja alzó la ceja y, confusa, miró a Hermione y asintió.
-En sexto, cuando Harry me dejó, sentí el peor de los dolores que jamás he podido llegar a experimentar
-¿Y si Harry muriese?
Ginny se puso en pie y observó a su amiga, que permanecía muy seria mientras le miraba a los ojos.
-¿A que viene todo esto?-preguntó la pelirroja
-Solo responde-rogó Hermione
-Yo...bueno...no podría segui viviendo sin Harry. Él lo es todo para mí.
Hermione sonrió con tristeza y miró el suelo.
-Ya sabes que es lo que me pasa, ya sabes lo que siento-confesó mientras varias lágrimas volvían a surcar de sus grandes ojos café
Ginny se quedó completamente paralizada poniendo en orden todos sus pensamientos.
-Tu y Malfoy...-dijo en un susurro
Hermione asintió sin mirar a su amiga.
-¡¿Pero cómo?!
-Como tu te enamoraste de Harry
-¡No es lo mismo!
Hermione alzó el rostro y observó a la pelirroja, que se pasaba la mano frenéticamente por su cabellera mientras susurraba cosas por lo bajo.
-Le amo
Ginny calló por completo y observó a la castaña, que se encontraba mirando un punto muerto.
-¿Lo dices de verdad?-preguntó un poco más calmada
-Daría mi vida por verle solo una vez más...por decirle todo lo que siempre me calle por orgullo...
Ginny hizo ademán de hablar pero no llegó a hacerlo, miró una última vez a la castaña y salió de la habitación dejando a Hermione sola y destrozada.
No supo cuanto tiempo permaneció en silencio y en penumbra observando el paisaje a través de la pequeña ventana que adornaba una de las paredes de la sala hasta que alguien abrió sigilosamente la puerta.
-Hermione...
La castaña giró su rostro y observó a la pelirroja, que se encontraba en la puerta con los ojos notablemente hinchados, parecía haber estado llorando.
-Ven conmigo
Hermione permaneció en el mismo lugar. Se sentía debil, cansada, hambrienta...se había pasado todo el día llorando y sus ojos mostraban un aspecto enfermizo al igual que el color blanquecino de su piel.
-Herm, confia en mí-pidió Ginny logrando que la castaña le siguiese
Caminaron rápidamente por el pasillo y entraron en una sala. Se trataba del despacho de Harry, que se encontraba lleno de libros desordenados encima del escritorio, varios papeles adornaban el suelo y miles de utensilios (como pociones, sistemas de búsqueda de mortios o pensaderos) adornaban las paredes y los estantes.Ginny, tras asegurarse de que no había nadie más que ellas dos en la sala, golpeó con su varita una de las paredes de la habitación haciendo que esta desapareciese para dar lugar a un tunel.
-¿Donde vamos Gin?
-Shh. No hables o nos descubrirán-ordenó Ginny mientras entraba en el oscuro túnel-Lumus
Una luz azul alumbró el camino por el que se dirigían las dos chicas. Las tripas de Hermione rugieron con fuerza, pero la castaña ni siquiera le dió importancia, aunque la pelirroja si.
-Ten-dijo entregándole un panecillo de leche
Hermione negó con la cabeza mientras observaba el lugar en el que se encontraba. Las grises paredes del túnel permanecían constantemente húmedas y llenas de moho.
-¿Porqué estamos aquí?-preguntó Hermione observando el tétrico lugar
Ginny siguió caminando sin dar explicaciones. Al cabo de algunos minutos, que para la castaña fueron interminables, se pararon en frente de una enorme puerta de metal.
-Strangermo indo littium anfurma
La gigantesca puerta dejó paso a las chicas mostrando, en su interior, varias celdas simplemente iluminadas por la luz de la luna que entraba entre las pequeñísimas ventanas de rejas. Hermione observó en lúgubre lugar e inspeccionó cada detalle de este.
Ginny se dirigió hacia una de las últimas celdas y abrió la puerta dejándole paso a Hermione, que le miró extrañada.
-Entra
La castaña obedeció a la orden de su amiga e ingresó en el interior de la celda. Allí, encadenado contra una de las paredes, se encontraba un chico rúbio que permanecía sentado, con una de las rodillas flexionadas en las que apoyaba uno de sus brazos. Se encontraba con los ojos cerrados y con la cabeza apoyada contra la fría pared de piedra. Hermione se quedó completamente paralizada y su vista se nubló a causa de las lágrimas que intentaban conseguir salir de sus ojos.
El rúbio pareció darse cuenta de la presencia de la chica y abrió los ojos mientras le observaba. Era como si hubiese estado una eternidad sin ella, sin besarle, sin acariciarle...parecía un verdadero angel allí levantada con la mirada fija en él.
-Herm, no podemos tardar o nos descubriran-dijo Ginny saliendo de la celda-Dentro de diez minutos vendré a buscarte
Draco se puso en pie mientras reprimía un gemido de dolor y se llevaba la mano al pecho. Hermione se acercó corriendo a Draco y le besó tan dulcemente como si nunca más pudiese volver a demostrar el gran amor que sentía por él. Draco, al intentar aumentar la intensidad del beso, gimió de dolor haciendo que Hermione se separase lentamente de él y observase el pecho del chico, que estaba cubierto por su brazo. La castaña apartó el brazo del chico y observó la gran mancha roja que cubría la camiseta negra del rúbio. De los ojos de Hermione lograron escapar varias lágrimas.
-¿Que...que te han hecho?-dijo temblando
Draco cogió dulcemente la mano de la chica y le dedicó una media sonrisa cargada de prepotencia.
-No es más que un simple rasguño-comentó quitándole importancia al asunto
Hermione negó con la cabeza y levantó la camiseta de Draco hasta la altura de su pecho donde reposaban, sobre su blanquecina piel, diez profundas heridas.
-¿Que...?
Hermione empezó a respirar con dificultad y abrazó al chico con delicadeza mientras le transmitía todo el calor posible.
-Herm, debemos irnos-dijo la pelirroja asomándose por la puerta de la celda
Hermione negó con la cabeza mientras su llanto no cesaba.
-No quiero dejarte...no puedo volver a perderte, no podría soportarlo...
Draco se apartó unos pocos centímetros de Hermione y le observó sin cesar de sonreir.
-Debes marcharte
Hermione volvió a negar con la cabeza mientras besaba al rúbio, que correspondió su beso sin pensárselo dos veces.
-Hermione...porfavor...-rogó la pelirroja que, aunque no quisiese interrumpir la escena, sabía que debían marcharse de allí
Los chicos se separaron y se abrazaron por última vez.
-Draco...te amo. Te quiero como jamás pude creer que llegaría a querer a nadie...-susurró Hermione mientras le depositaba un suave beso en la mejilla y se dirijia hacia la puerta.
Draco quiso decirle lo que verdadermente sentía por ella, pero algo se lo impedía. ¿Que importaba ahora su orgullo? Quizá no volvería a ver a la castaña...
-Hermione
La chica se giró y depositó su mirada en el rúbio que le sonrió.
-Yo también...te...te quiero
Hermione sintió su corazón latir a mil por hora. Jamás creyó que escucharia esas dulces palabras de la boca de Draco. Corrió hacia él y le abrazó mientras le besaba con pasión pero, al darse cuenta de que le estaba haciendo daño al chico, se separó rápidamente de él.
-Sabes que no quiero dejarte...
-Pero debes hacerlo. Además, tranquila que no me moveré del sitio-comentó el chico con una dulce sonrisa mostrando su peculiar humor
Hermione besó fugazmente al rúbio y salió corriendo de allí ante la insistente mirada de la pelirroja no sin antes susurrar un débil: no tardaré en volver, te lo prometo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:15 pm

Salieron nuevamente por la gigantesca puerta de metal y, con un sencillo hechizo, Ginny la cerró. Caminaron en silencio por el lúgubre túnel durante para lo que Hermione fueron horas pero que verdaderamente tan solo habían sido unos minutos. Varias lágrimas silenciosas escaparon de los ojos de Hermione, aunque hizo todo lo posible para que su amiga no se diese cuenta de su estado de ánimo. Ya no sabía en quien podía confiar y en quien no. Todo había cambiado desmesuradamente en muy poco tiempo para la castaña y eso le aterrorizaba aunque, lo único que tenía claro, era que de una manera u otra sacaria al rúbio de allí.
-¿Estas bien Herm?-preguntó Ginny con dulzura mostrando la preocupación que sentía hacia su mejor amiga
Hermione asintió mientras esquivaba la mirada de la pelirroja y se mordía con fuerza el labio para evitar que nuevas lágrimas lograsen cubrir su rostro.
Ginny se acercó a Hermione y le abrazó con fuerza logrando que la castaña empezase a llorar con desesperación sobre su hombro mientras se aferraba a los brazos de la pelirroja. Ginny acarició los largos cabellos de Hermione mientras dejaba que ella descargase toda la furia y tristeza que desde hacía dos días sentía.
-Gracias...-dijo Hermione en un débil susurro mientras su amiga sonreia y se separaba de su lado
-Se que esto es muy duro para tí Herm
-¿Que haran con él?-preguntó la castaña mientras observaba el vestido que Draco le había regalado manchado con la sangre del rúbio.
Ginny negó con la cebeza y miró a su amiga a los ojos.
-No lo se Herm. Quizá...le mantengan con vida hasta poder sonsacarle información
-¡Se esta muriendo!-dijo Hermione apretando los puños con fuerza mientras no podía parar de llorar-¡En ese estado no durará mucho más!
-Hermione quiero ayudarte, pero no se puede hacer ya nada por él. Te he traido aquí desobedeciendo ordenes directas de Harry y, aunque desearía poder hacer algo, Malfoy esta acusado de varios asesinatos, secuestro a uno de nuestros mejores aurores y de pertenecer al bando de los mortios y, con tantos antecedentes, no creo que tarden en ejecutarle.
La castaña se llevó las manos a la boca sollozó en silencio.
-Lo siento...
-¡¿Que es lo que sientes?!-gritó la castaña mirando a su amiga con enfado, aunque sabía que ella no era la responsable de todo lo que estaba sucediendo-¡A ti no te importa que un mortio sea ejecutado! ¡Para tí se trata simplemente de un asesino!
-Eso es lo que verdaderamente es Malfoy-contestó con seriedad la pelirroja-Es un asesino
Hermione estubo a punto de gritar nuevamente pero calló al verse rodeada por cuatro personas que les apuntaban a la pelirroja y a ella con sus respectivas varitas.
-¡Ginny te prohibí que la trajeses aquí!-gritó Harry enfurecido bajando la varita con la que estaba apuntando a su prometida
Ginny bajó la mirada avergonzada mientras Hermione miraba con decepción al que, hasta hacía tan solo unas pocas horas, había considerado uno de sus mejores amigos.
-¡¿Cómo os atreveis?!-dijo Hermione mirando con furia a todas las personas que se encontraban en el lugar
Todos los presentes bajaron las varitas con las que apuntaban a las chicas y miraron la escena en silencio.
-Hermione, no saques las cosas de contexto-dijo Ron intentando apacigüar la furia de la castaña-Lo hemos hecho por tu bien
-¡Mentirme diciendo que Draco estaba muerto no es algo que pueda beneficiarme!-gritó la castaña mientras sus ojos volvían a adquirir un semblante vidrioso-¡¿Porqué lo habeis hecho?!
Se produjo un largo silencio el cual solo era interrumpido por las gotas de agua que caian del techo y golpeaban el duro suelo del túnel.
-Si decidimos mentirte es porque desde que despertaste nos dimos cuenta de que ya no eras la misma. De que Malfoy te había cambiado-dijo Harry con un semblente duro y serio-Ya no eres el gran auror que todos conocimos, ya no eres nuestra amiga...
Ginny miró a su prometido con enfado y negó con la cabeza ante las duras palabras que él le había dedicado a Hermione.
-¿Y que se supone que soy?-preguntó la castaña dejando que dos lágrimas lograsen escapar de sus grandes ojos café
-¿Defiendes a Malfoy?-preguntó Fred hablando por primera vez
-Por supuesto-contestó Hermione sin vacilar
-Entonces te has convertido en nuestra enemiga-dijo George mirando a Hermione con decepción
La castaña aguantó la mirada, pues no quería dejarse pisar por aquellos que en tiempos pasados habían considerado como su familia. Cuando creyó que las fuerzas le fallaban, sintió la calidez de una mano agarrando con fuerza la suya y, al girar su rostro, se encontró con el de su amiga, que le sonreia intentando darle ánimos, intentando que esas duras palabras no le afectasen.
-¡¿Estas de su parte?!-preguntó con enfado Ron
Ginny asintió.
-¿No vais a tacharme de traidora?-dijo irónicamente la pelirroja
-Ginny, ya basta-ordenó Harry
-No-respondió Ginny desafiando al ojiverde-Yo al contrario que vosotros creo en las razones que tiene Hermione para defender a Malfoy
-¡¿Razones?!-dijo Fred
-¡¿Que razones?!-siguió George
Hermione se soltó de la mano de su amiga y se acercó a los cuatro chicos con paso firme y elegante. Cuando se encontraba a poco más de un metro de ellos, se paró y cogió aire.
-Le amo-dijo claramente logrando que los presentes se quedasen de piedra
-¡Eso es imposible! ¡Malfoy te ha labado el cerebro!-gritó Ron con furia
-Draco no ha hecho nada a parte de velar por mi seguridad y de salvarme la vida tanto a mí, como a mis padres y a tu hija
Ron apretó los puños con fuerza.
-No vuelvas a decir tal estupidez-dijo Harry-¡Todos los que estamos aquí sabemos a la perfección que un asesino como Malfoy jamás salvaria una vida y, mucho menos, la vida de la hija de Ron!
-Ese indeseable siempre ha odiado a mi familia ¿y quieres que crea que salvó a mi hija y, a parte, que también salvó la vida de tus padres muggles a los que el detesta y desearía ver muertos?-dijo Ron duramente
-¡Es la verdad!
-No podemos creerte...-dijo Fred mostrando un poco más de calma en su forma de hablar
-Malfoy será ejecutado inmediatamente-ordenó Harry mientras Ginny le miraba con furia
Hermione cayó al suelo de rodillas y, aunque permanecía consciente, no era capaz de articular palabra y sus ojos estaban tan frios y vacios que daba la sensación de que estaba muerta.
-¡Herm!-dijo Ginny arrodillándose en frente de la castaña mientras le zarambeaba por los hombros
Fred hizo ademán de acercarse a Hermione pero la mano que George colocó en su pecho se lo impidió.
-Vamonos-dijo George haciendo que los tres chicos le siguiesen hasta desaparecer por el túnel
Los ojos de Ginny se llenaron de lágrimas mientras llamaba una y otra vez a su amiga que no respondía a ninguna de sus llamadas.
-Todo va a salir bien Herm...te lo prometo-susurró la pelirroja en el oido de la castaña mientras le abrazaba con fuerza-Haré todo lo que esté en mis manos...pero ahora debes hablarme...
Hermione respiró con fuerza mientras cerraba los ojos dejando que varias lágrimas escapasen entre sus párpados.
-Nada va a salir bien...-dijo debilmente la castaña
-Claro que sí
Hermione negó con la cabeza.
-Van a ejecutarlo...y tu no vas a poder hacer nada por evitarlo porque han cambiado...el dolor y la venganza son sentimientos que les nublan la vista sin dejarles descubrir que es aquello que hay más allá...más allá del odio...más allá del miedo...-dijo Hermione mientras permanecía con los ojos cerrados y Ginny le miraba confusa-No les importa que Draco sea inocente o culpable, simplemente desean que esos desgarradores sentimientos que invaden sus corazones desaparezcan y, creen que si matan al que ellos consideran cómo el más temible de los mortios, toda la desesperación que sienten desaparecerá.
-Siempre he sabido que eras la más inteligente-dijo Ginny con una dulce sonrisa-Lo que no sabía era que eras capaz de comprender tan bien lo que todos estamos sufriendo
Hermione abrió los ojos y miró los azulados ojos de su mejor amiga.
-Soy capaz de saber lo que vosotros sentis porque soy una de vosotros. Porque yo también he llegado a sentir lo que vosotros ahora estais sufriendo. Creeis que ya no hay esperanza, que no hay motivos para seguir viviendo, pero os equivocais. Gracias a Draco comprendí que no todo es blanco o negro, que no todos somos buenos o malos. Quizá la que vosotros creais que es la persona más malvada del universo, sea a la vez la persona más dulce que podais llegar a conocer. El mundo no es como nos obligan a creer que es, sino como nosotros podamos llegar a descubrir que es. No todo tiene siempre una explicación y una causa (refiriendose al amor, para que lo entendais XD). Nadie es perfecto. Todos nos equivocamos y pagamos duramente cada una de nuestras equivocaciones. Yo estoy pagando ahora el haberme enamorado de un mortio que vosotros consederais despreciable, pero que yo veo como la persona que me devolvió la esperanza, la confianza y las ganas de seguir viviendo. Todos los humanos soñamos con encontrar a nuestra alma gemela, aquella persona que amaremos siempre y que nos recordará eternamente. Yo lo he encontrado y, si él muere, yo moriré con él.
Ginny se quedó completamente fascinada ante las palabras que su amiga había recitado y no pudo evitar sentir una pizca de celos ante ese amor tan puro que los dos chicos habían llegado a experimentar el uno por el otro.
Hermione se incorporó y empezó a caminar hacia la salida.
-¿Donde vas?-preguntó la pelirroja persiguiendo a su amiga
-¿Donde ejecutan a los presos?
-En el bosque prohibido-contestó debilmente Ginny-Exactamente en el corazón del bosque
-Pues allí es hacia donde me dirijo.
-¡¿Estas loca?! ¡Allí estarán todos los del consejo! ¡Si te interpones te matarán a ti también!-dijo Ginny colocándose en frente de la castaña y cercándole el paso
-¿Crees que me importa? No me da miedo la muerte, pero si la culpa y la soledad. Amo a Draco y no me importa todo lo que deba hacer para impedir su muerte así que no te interpongas por favor Gin-suplicó la castaña
-No voy a permitir que vayas sola. Yo iré contigo
-Te convertirás en una traidora al igual que yo
-Lo se-contestó la pelirroja con una sonrisa
-No puedo permitirlo Ginny...
-Sigueme. Si no nos damos prisa no llegaremos a tiempo-dijo Ginny corriendo hacia el despacho seguida por Hermione, que intentaba convencer sin resultado alguno a su amiga para que no fuese con ella
-Herm, digas lo que digas voy a ir. Así que callate y ayudame a buscar una piedra en forma de caracol, pero no la toques
Hermione obedeció la orden de su amiga dando por imposible convencerle de su error y, tras buscar por el despacho a conciéncia, la castaña logró encontrar la piedra en uno de los múltiples estantes de la sala.
-¿Es un traslador?-preguntó Hermione
Ginny asintió.
-Es la forma más rápida de llegar hasta allí. ¿Lista?
Hermione asintió mientras se limpiaba el rostro con la mano
-Una, dos...¡Y tres!
Las chicas colocaron su dedo índice en el centro de la piedra y fueron trasladadas hasta las afueras del bosque prohibido desde donde el silencio que podía percibirse era aterrador. Hermione se introdujo con rapidez en el bosque esquivando los ároles y las ramas de estos.
-¡Herm esperame!-gritó Ginny internándose en el bosque
Era de noche y la visibilidad era casi nula, pero en sus años en Hogwarts Hermione había recorrido miles de veces ese lugar y se sabía el camino casi a la perfección. Pudo escuchar a lo lejos voces y corrió tanto cómo sus piernas le permitieron. El vestido se le engancho en un matorral y la chica cayó estruendosamente al suelo. Cuando se incorporó pudo notar el sabor de la sangre en su boca, pero estaba tan cerca de su objetivo que ni siquiera apreció el dolor de su tobillo, que se estaba amoratando por momentos o su labio inchado cubierto por la sangre.
-Por favor...porfavor que llegue a tiempo...porfavor...-se decía una y otra vez a sí misma mientras escuchaba las voces de los presentes a la ejecución y a lo lejos la voz de su amiga pidiéndole que le esperase.
Pudo distinguir a unas veinte personas que miraban con odio al rúbio, que permanecía de rodillas con las manos atadas a la espalda y una figura altanera mostrando su valentía.
-¿Deseas pedir misericordia a nuestro Señor y arrepentirte por todas las veces que has pecado?-dijo un hombre vestido de monje que se encontraba a pocos metros de Draco
Draco esbozó una sonrisa dibertida.
-Por supuesto que no-contestó el chico sin vacilar y con una voz serena
El monje miró a los ojos al rúbio por unos instantes.
-¿Ya ha terminado monje? Si no le importa, desearíamos acabar con este indeseable mortio lo antes posible-dijo uno de los presentes mirando al chico con odio
El monje asintió y se alejó del rúbio hasta colocarse al lado de Fudge, que hizo una señal para que uno de sus hombres levantase la varita.
Hermione sintió que el corazón se le iba a escapar por la garganta. El aire le faltaba cada vez más y no sabía si llegaría a tiempo. Tan solo estaba a unos pocos metros. Podía escucharles hablar claramente y podía verles...estaba muy cerca.
-Avada...
-¡¡No!!-gritó Hermione colocándose enfrente del rúbio
El pecho de la castaña subía y bajaba con rapidez y sus ojos estaban llenos de lágrimas.
-¡Apartate Hermione!-ordenó Ron mirando a su amiga
Hermione se arrodilló y desató a Draco mientras este de dedicaba una dulce sonrisa.
-¡¡Apartate!!-ordenó Harry haciendo que Hermione girase el rostro para observarle
-No voy a apartarme. Si matais a Draco tendreis que matarme a mí también-dijo Hermione
Los chicos se pusieron en pie, el rúbio entrelazó su mano con la de la castaña y esta se apoyó en el pecho de Draco sin dejar de mirar a los presentes
-Eso no es un problema-dijo Fudge ordenando con un simple gesto a uno de sus hombres que atacara
Harry y Ron abanzaron para impedir el ataque, pero fue demasiado tarde.
-¡Avada Kedavra!-dijo el hombre haciendo que de su varita saliese un rayo verde esmeralda que voló con rapidez en dirección al pecho de Hermione, pero que núnca llegó a chocar contra él ya que Draco se interpuso
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Lun Ago 11, 2008 7:17 pm

Albita!!, muchas grácias por seguir todavía el fic!!
Te dedico todos estos caps y espero que no tardes mucho en leerlos! Muchos besos!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Albita!!
Moderador
Moderador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 250
Edad : 24
Localización : donde va a ser¿? ... en el pais de las Golosinas, calle Piruleta, en mi casita de chocholate!!! ...
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Miér Ago 13, 2008 12:31 am

Shocked Sad Crying or Very sad No Exclamation Exclamation
Shocked Sad Crying or Very sad No Exclamation Exclamation
Shocked Sad Crying or Very sad No Exclamation Exclamation
Shocked Sad Crying or Very sad No Exclamation Exclamation
Shocked Sad Crying or Very sad No Exclamation Exclamation
Shocked Sad Crying or Very sad No Exclamation Exclamation
Shocked Sad Crying or Very sad No Exclamation Exclamation
oh!! sinceramente me he quedado sin habla!!
por queeeee¿?!! xQ los aurores son tan malos!!¿?
Los odioooooo!!!!! Crying or Very sad Evil or Very Mad Crying or Very sad
x favoooor dime que va a pasar algo maravilloso y Draco no va a morir!! Aunque le haya alcanzado el Avada Kedabra no puede moriiiir!!
a que no¿? Crying or Very sad
Jo, en serio eres increible! tu y tu forma de escribir!! te juro que nunca me habia gustado y enganchado un fic tanto como este en mi vida!!
pero por favor! no lo dejes asi!! te lo pide tu fan nº1!!!
ah, ademas eres genial!! me has dedicado todos esos cachitos ñ_ñ!!
Porfa, por el bien de tu fan nº1, continualo pronto!! si no... aiins, no se lo que hago!!

muchosBesazoOs!!*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bonnie...



Femenino Cantidad de envíos : 91
Edad : 21
Localización : a donde me lleve el viento....
Fecha de inscripción : 11/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Miér Ago 13, 2008 9:47 am

Esta genial el fic! Exclamation bueno lo que he podido leer study xq estpy un poooooooooooquitooooooo atrasadita tongue pero x lo que he leido es muy bueno Laughing y no pude evitar adelatarme para djarte este comen Smile para decirte eso que la historia esta super
ME ENCANTA Very Happy Exclamation ..... Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven

Bueno ahora aseguir leyendo study .....
o a dormir Sleep y mañana seguir leyendo study
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Miér Ago 13, 2008 4:58 pm

Sintió los brazos de Draco rodeando con fuerza su cuerpo y el corazón se le encogió al escuchar las dos palabras que el rúbio pronunció antes de que una intensa luz verde esmeralda le cegase.
-Te amo-susurró el rúbio
Hermione abrió los ojos como platos y el silencio invadió el lugar. La castaña se alarmó al notar la extrema rigidez del rúbio y las lágrimas inundaron su rotro. Aguantó durante varios segundos la respiración y solo volvió a coger con tranquilidad aire cuando la mano de Draco acarició la suya y la agarró con fuerza. Hermione sonrió mientras cerraba con fuerza los ojos y no podía parar de llorar. La castaña rodeó al chico del cuello y lloró escondiendo su rostro entre el hueco del cuello y el hombro mientras Draco acariciaba su sedoso y largo pelo castaño.
Ron observó la escena asombrado mientras Harry se llevaba la mano al corazón y suspiraba aliviado al ver que los chicos seguían con vida. Pero...¿Qué había ocurrido? Cuando Draco se separó de Hermione dirigió su mirada hacia el lugar que todos los presentes observaban y allí, con la varita levantada y expresión asustadiza, se encontraba Ginny Weasley. La pelirroja sonrió y se dejó caer de rodillas al suelo mientras soltaba la varita con la que había logrado impedir el ataque mortal de uno de los seguidores de Fudge. Harry se dirigió corriendo hacia su prometida y le abrazó con fuerza.
-Ginny lo siento...siento haberme comportado como un imbecil y un descerebrado. Si no fuese por ti hubiese ocurrido una desgracia...
La pelirroja abrazó a Harry y lloró de alegría al ver que aquel suceso había terminado como debía.
-¡¡Traidores!!-gritó fudge mirando la escena entre Harry y Ginny
Harry se levantó con rapidez del suelo mientras mostraba su enfurecimiento.
-¡¡Matadlos a todos!!-gritó con furia nuevamente Fudge
Draco se apartó de Hermione y le rodeó la cintura protectoramente mientras miraba al gobernador y a sus empleados con rabia. Trece personas de las que se encontraban hasta el momento observando la escena alzaron sus varitas y apuntaron a Harry y a Ginny, que se encontraban levantados cogidos de la mano, y a Draco y Hermione. Ron, al ver que los que había cerido sus aliados estaban apuntando a sus mejores amigos, se dirigió con paso rápido hacia Fudge y le golpeó tan fuerte en el mentón que el hombre cayó al suelo mientras gemia de dolor.
-¡Expeliarmus!-gritó una mujer de mediana edad que estaba en el ministerio haciendo que Ron volase varios metros hasta golpearse contra uno de los múltiples árboles del bosque
-¡Ron!-gritó Hermione soltándose del rúbio y corriendo hacia el lugar en el que el pelirrojo había aterrizado
-¡Desmayus!-dijo un hombre que se encontraba al lado de Fudge, que por fin había logrado ponerse en pie
Una luz azul rozó el vestido de la castaña, que había logrado esquivar el ataque. Draco corrió hacia el hombre y se lanzó encima de él mientras le golpeaba con fuerza en la nariz y le robaba la varita.
-No te atrevas a volver a intentar dañar a Hermione-dijo entre dientes el rubio mientras se incorporaba y le pegaba una patada en la tripa al hombre, que gimió de dolor.
Una joven apuntó a Draco, pero el pánico que sentía ante la fria mirada del chico hizo que volviese a bajar la varita.
-¡No seas cobarde Anna!-gritó un compañero de la muchacha-¡Everte Statil!
-¡Protegio!-dijo Draco, que pudo protegerse del ataque en un ágil movimiento de varita-¡Crucio!
El hombre cayó al suelo gritando de dolor mientras cinco varitas más apuntaban al rubio.
-¡¡Atacad!!-gritó lleno de cólera Fudge
Los gemelos Weasley le hicieron la zancadilla a Fudge con un facil hechizo.
-Tranquilicese pez gordo-dijo George riendo mientras se formaba una guerra en el bosque
Los hechizos volaban por todas partes golpeando árboles, piedras y, en alguna ocasión, a alguna persona. Ron, que tras el golpe había logrado incorporarse con rapidez, luchaba y lanzaba equipos como si su vida dependera de ello mientras Hermione le protegia mediante escudos y hechizos desviatorios.
-¿Como lo llevas Herm?-preguntó Ron al ver que la castaña empezaba a cansarse
-No te preocupes Ron-dijo la castaña mientras conseguía esquivar un rayo de luz amarillo-¡No pierdas la concentración!
Los aurores iban en desventaja pero su entrenamiento durante esos años había surgido efecto e iban ganando la batalla. Fudge lanzó al aire una intensa luz roja y, en segundos, aparecieron en el lugar varios miembros más del ministerio que atacaban a los chicos sin preguntar la casua del ataque a los de su própio bando.
Una luz azul atravesó el pecho de Ginny y la chica se desmayó al instante y cayó al suelo golpeando con fuerza el húmedo suelo.
-¡¡Ginny!!-gritó Harry lanzando un Crucio al hombre que había osado atacar a su prometida
Ron corrió hacia donde su hermana había sido atacada y no cayó en la cuenta de que había dejado sin protección a la castaña, que estaba agotada.
-Sera imbecil-se dijo para sí mismo Draco al ver que Ron dejaba sola a Hermione-¡Impedimenta!
Un rayo rojo se dirigió hacia Hermione, que no logró verlo venir, y Draco tubo que lanzarse sobre la castaña para lograr esquivar el hechizo. Los chicos rodaron por el suelo varios metros.
-¿Estas bien?-preguntó con preocupación el rúbio mientras miraba a la castaña, que se mordía el labio con fuerza.
-Creo que me he torcido el tobillo
Draco se levantó rápidamente de encima de la chica y le tendió la mano para que la chica se levantase. Cuando Hermione se incorporó, estubo a punto de volver a caer de rodillas, pero los fuertes brazos del rúbio que rodearon su cintura lo impidieron.
-Gracias Draco-dijo Hermione mientras le dedicaba una dulce sonrisa al chico, que se quedó embobado observándo los grandes ojos café de la castaña
-¡Protectio!-gritó Harry cuando un rayo gris estubo a punto de golpear al rúbio, que estaba completamente desprevenido
-¡Se agradece Potter!-dijo Draco con una sonrisa prepotente mientras cogía a los brazos a la castaña-¡Pero hubiese podido yo solo!
-¡Me temo que si no paras de comerte con la mirada a Hermione recibirás más de un ataque!-dijo Harry mientras apuntaba con su varita al cielo-¡Accio escobas!
-¡Draco dejame en el suelo!-pidió Hermione
-Para de decir chorradas Hermione. Ni siquiera puedes aguantarte en pie-dijo Draco cogiendo una de las escobas que acababan de aparecer en el lugar
-¡Ni se te ocurra subirme ahí!-dijo Hermione muerta de miedo
-No me digas que sigues teniendo miedo a las alturas-comentó Draco dibertido mientras hacía una de sus medias sonrisas
Hermione fulminó con la mirada a Draco y, con el orgullo que le caracterizaba, se soltó de los brazos del rúbio y subió a la escoba.
-¡Daos prisa!-dijo Fred mientras volaba esquivando hechizos que le lanzaban
-¡¡No les dejeis escapar!!-gritó Fudge rojo de rabia
-¡Callate de una vez descerebrado!-dijo George mientras daba vueltas al rededor de Fudge, que estaba empezando a marearse
-¿Preparada?-pregunto Draco mientras Hermione cerraba los ojos con fuerza y agarraba al chico por la cintura
-Si...-dijo sin parecer convincente
Draco golpeó el suelo con el pie derecho y se impulsó logrando que la escoba lograse elevarse.
-¡¿Estais todos?!-preguntó Harry que llevaba a Ginny entre sus brazos
Todos asintieron mientras esquivaban luces de todos los colores y tamaños posibles.
-¡¡Atacad, Atacad!!
Fred le quitó con un hechizo a Fudge el cinturon que adornaba los pantalones haciendo que estos cayesen al suelo mostrando unos preciosos calzoncillos de corazones.
-¡Preciosos calzoncillos Fudge!-gritó Fred perdiéndose entre los árboles mientras Fudge gritaba lleno de rábia que acabasen con ellos
Los aurores se separaron para despistar a los atacantes y, al salir finalmente del bosque, Draco ordenó que le siguiesen y, aunque en un principio los chicos se negaron pensando que el mortio les llevaba hacia una trampa, cuando Hermione se lo suplicó accedieron a seguir al rúbio hacia un lugar seguro. Hasta la mansión de los Malfoy...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Miér Ago 13, 2008 4:59 pm

Draco volaba a gran velocidad y Hermione permanecía agarrada a él por el pánico que sentía. De repente, el rúbio gimió débilmente y aminoró la velocidad mientras los demás le seguían con esfuerzo el paso.
-Draco ¿Que te ocurre?-preguntó Hermione abriendo los ojos para mirar al rúbio
Draco giró el rostro y le dedicó una hermosa sonrisa a Hermione dándole a entender que no había razón por la cual preocuparse. La castaña sintió su mano derecha que rodeaba la cintura de Draco pegajosa y, en un arrebato de valentía, se soltó del rúbio y fijo su mirada en la palma de su mano que permanecía completamente roja. Era sangre.
-No te preocupes-dijo el chico mostrando su aguante-A penas duele. La sangre es demasiado escandalosa. Agarrate fuerte
Hermione volvió a cogerse del rúbio procurando hacerle el mínimo daño posible mientras este volvía a aumentar la velocidad de su saeta.
A la lejanía podía verse una enorme mansión blanca rodeada por valles, jadines, bosques y un hermoso lago del cual no podía llegar a verse el final. Harry jamás creyó poder ver un lugar tan hermoso. Se respiraba paz y tranquilidad, el aire era puro y a doscientos metros a la redonda no había ni una simple casa. Cuando aterrizaron en la entrada de la mansión un grito cortó el apacible silencio del lugar.
-¡¡Amo!!-gritó un elfo de mediana edad de ojos azules y calvo como una bola de billar-¡¡El amo ha vuelto!!
Draco bajó de la escoba con facilidad y ayudó a Hermione, que temblaba débilmente a causa de su pánico a volar.
-¿Mejor?-preguntó riendo Draco al ver la cara que la castaña había hecho cuando sus pies tocaron tierra firme
Hermione, en vez de mostrarse enfadada ante la risa burlona del rúbio, se abrazó a él mientras sollozaba débilmente. Draco acarició el sedoso pelo de la castaña mientras le susurraba palabras de amor que fueron interrumpidas por la voz de Paula.
-¡¡Señorito Draco!!-gritó la rúbia corriendo hacia donde los siete chicos que acababan de aterrizar en el jardín
Harry bajó de la escoba con Ginny en brazos y miró a su alrededor para asegurarse de que todos se encontraban bien.
-¿Todavía no ha despertado?-preguntó Ron acercándose hacia su hermana
Harry negó con la cabeza y rodeó a la pelirroja con su capa, pues empezaba a hacer fresco.
-Seguidme-dijo Draco abanzando con paso firme hacia la entrada de la mansión.
Harry, Ron y los gemelos se mostraron recesivos a seguir al rúbio pero, al ver la firmeza de los pasos de Hermione decidieron seguriles.
-No me fio Harry-murmuró Ron entre dientes mientras ingresaban en la casa
-Nosotros tampoco hermanito. ¿Y si la casa está embrujada?-dijo George con cara de terror mientras abanzaba por las escaleras hacía el primer piso
-George, ¿Cómo te lo puedes tomar a broma? Esto es muy sério-dijo Fred con una sonrisa burlona pintada en la cara
-Par de idiotas...-murmuró Ron al ver que sus hermanos se tomaban la cuestión a broma
Draco entró en una de las múltiples habitaciones del lugar y posó su mirada en Harry, que le miraba con desconfianza.
-Potter, puedes dejar aquí a la pelirroja-dijo el rúbio mostrando una amplia cama para dos personas-Esta será vuestra habitación durante la estáncia en la casa
-¡¿Nos vamos a quedar aquí?!-preguntó Ron haciendo cara de pocos amigos
Hermione le miró con seriedad y, cuando iba a reprochar al chico por su comportamiento, Draco habló.
-¿Conoces algún lugar mejor Weasley?-dijo Draco con frialdad
-Cualquier lugar es mejor que este-dijo el pelirrojo apretando los puños-No me fio de tí
Draco hizo una media sonrisa y se acercó a Ron con lentitud.
-Dejadlo ya-ordenó Harry mientras colocaba a Ginny encima de la cama
-Paula-llamó Draco sin dejar de observar al pelirrojo
-¿Si?
-Ocupate de la pelirroja. Que no le falte nada
La rúbia asintió e ingresó en la sala.
Draco cerró los ojos y se llevó la mano al pecho.
-¡Draco!-dijo Hermione acercándose al rúbio mientras le apartaba la mano del pecho y observaba la extensa mancha roja que decoraba la camiseta negra
Los ojos de la castaña se volvieron vidriosos y sintió fúria. Estaba enfadada con sus amigos por haberle hecho algo semejante a Draco.
El rúbio le dedicó una nueva sonrisa a Hermione y volvió a recobrar su compostura.
-Malfoy deberías descansar-dijo Harry saliendo de la habitación
Draco le dedicó una mirada ensombrecedora y apretó los puños con rábia.
-No te preocupes Herm-dijo Ron al ver la cara de preocupación de la castaña-Con dos dias de reposo y poción de agunermis se recuperará con rapidez. Y que conste que le doy el antídoto por tí
La tensión invadió el pasillo y Draco reprimió las ganas de golpear al pelirrojo porque Hermione se lo había pedido en un susurro.
-Vuestra habitación está en el segundo piso cuarta puerta a la izquierda-dijo el rúbio mirando a los tres pelirrojos-La habitación es bastante grande para que no tengais ningún tipo de problemas de espacio
Hermione sonrió feliz ante el comportamiento de Draco y le besó fugazmente en los labios mientras lo cogía del brazo y se dirigía hacía la habitación del rúbio.
-Estoy orgullosa de tí Draco Malfoy-dijo la castaña riendo debilmente mientras gemía de dolor
-¿Que tal tu tobillo?-preguntó el rúbio mirando con preocupación a la castaña
-No está roto. Puedo apoyarlo pero me duele un poco
Draco sonrió y cogió a la chica en brazos.
-¡Draco sueltame ahora! ¡No estás cómo para cargar conmigo!-dijo con enfado la castaña mientras Draco le dejaba con suabidad encima de la cama de matrimonio
-Cargaría contigo hasta el fín del mundo-dijo el chico colocándose encima de Hermione mientras le besaba apasionadamente
La castaña logró escabullirse de los brazos de Draco y se levantó con rapidez de la cama.
-¿Donde vas?-preguntó el chico
-Voy a buscar el antídoto para curar tus heridas-dijo Hermione abriendo la puerta de la habitación
-Prefiero que te quedes conmigo-dijo el chico recostándose en la cama
-Si no te curas ahora morirás desangrado-dijo finalmente la castaña saliendo con rapidez de allí
-Aún así...lo prefiero-dijo Draco bufando mientras se sentaba en el borde de la cama y se quitaba la camiseta para observar las diez heridas marcadas en su torso
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   Miér Ago 13, 2008 5:01 pm

Caminó con rapidez hacia el tercer piso. Entró en la habitación que había al final de ese estrecho pasillo. Cuando abrió la puerta, esta chirrió. "Todavía sigue oxidada"-pensó la castaña intentando encontrar el interruptor con bastante dificultad, ya que la habitación estaba completamente a oscuras.
Las luces se encendieron y Hermione empezó a explorar. La habitación era estrecha, pero larguísima. En las paredes paralelas de ese cuarto se encontraban unas grandes estanterías llenas de algunos libros viejos llenos de polvo, botellas que contenían alcohol y algunos jarrones transparentes con extraños líquidos con un aspecto bastante asqueroso. Miró uno por uno el contenido de los jarrones hasta que logró encontrar lo que buscaba.
-Aquí estas-dijo cogiendo un bote transparente que contenía una poción de aspecto espeso color grisaceo
Corrió hacia la salida, cerró la luz del lugar y salió nuevamente al pasillo del tercer piso. Bajó las escaleras hacia el segundo piso y allí, sentado en medio del pasillo encontró a Ron.
-Te he estado buscando-dijo el pelirrojo levantándose del suelo
Hermione pasó por su lado sin prestarle atención y caminó a lo largo del pasillo hasta encontrar las escaleras que llevaban al primer piso.
-Herm por favor espera-dijo Ron cogiendo por la muñeca a la castaña
Hermione se dió la vuelta y miró a su amigo con total indiferéncia.
-Herm no me mires así-rogó el chico cogiendo de la mano a la castaña.
-Te miro cómo te mereces que lo haga-contestó Hermione friamente
-Se que me he comportado cómo un descerebrado
-Creo que la palabra adecuada es que te has comportado cómo un verdadero imbécil-dijo Hermione dándole la espalda al chico
Cuando empezó a bajar las primeras escaleras Ron se colocó enfrente de ella y le impidió el paso.
-Ron apartate
-No
-Te lo digo enserio Ronald-dijo Hermione intentando apartar al chico de su camino sin éxito alguno-Tengo prisa
-Sólo me apartaré si prometes que esta noche te reunirás con Harry y conmigo
Hermione se puso séria, frunció la frente y cuando abrió la boca para hablar su amigo le interrumpió.
-Necesitamos hablar contigo Herm. Por favor...-pidió el pelirrojo haciendo cara de perro degoyado
Hermione bufó con enfado. ¿Porqué el pelirrojo siempre acababa convenciéndole?
-Esta bien-dijo finalmente la castaña dándose por vencida mientras Ron se apartaba de su camino con una sonrisa de oreja a oreja
La chica corrió escaleras abajo y entró con rapidez en la habitación del rúbio, que en ese momento se encontraba limpiando cada una de sus heridas con la camiseta que minutos antes había llevado puesta.
-¡Draco!-gritó Hermione quitándole de las manos al rúbio la camiseta
-¿Que pasa?-preguntó Draco sin saber que mosca le había picado a la chica que le miraba con reproche
-¿Cómo se te ocurre limpiarte la sangre con la camisa?-dijo tirando la camiseta encima de la cama-Podrías infectar las heridas
El rúbio sonrió al ver la preocupación que la chica había mostrado hacia él.
-¿Y esa sonrisa?-preguntó Hermione sonriendo mientras besaba fugazmente al chico
Draco rodeó a la chica y profundizó el beso haciendo que un nuevo dolor se extendiese por todo su cuerpo y no pudiese reprimir un gemido. Hermione se separó con rapidez, observó al chico y le obligó a sentarse en la cama mientras ella cogía un pañuelo y se marchaba hacia el cuarto de baño. Al cabo de unos pocos minutos la castaña volvió a aparecer en la habitación con un cazo lleno de agua caliente y un trapo.
-No te muevas-ordenó la castaña arrodillándose enfrente del chico mientras intruducía el trapo en el cazo
Draco permaneció en completo silencio observando cómo la castaña estrujaba en trapo entre sus finos y largos dedos y empezaba a limpiar las heridas que adornaban su pecho desnudo. Al principio sintió escozor y reprimió un quejido pero, al cabo de unos instantes, ese dolor se esfumó.
-¿Mejor?-preguntó Hermione introduciendo nuevamente el trapo en el agua
-Mucho mejor-dijo Draco cuando la chica volvió a su tarea
El rúbio se inclinó ligeramente y quedó a simples milímetros del rostro de la castaña, que no pudo evitar sonrojarse y sonreir.
-¿Que ocurre?-preguntó debilmente Hermione bajando la mirada
-Nada...solo estaba observando tu belleza-contestó Draco apartando un mechón de pelo del rostro de la chica para colocarlo detras de su oreja
Hermione dirigió directamente su mirada hacia los ojos del rúbio y sonrió mientras sus mejillas se encendian.
-Eres hermosa-dijo Draco mirando a la chica con detenimiento mientras acariciaba con la yema de sus dedos las mejillas rojizas de ella
El rúbio de acercó a la boca de la castaña y aprisionó sus labios contra los de ella. Hermione profundizó el beso y, cuando se separaron, volvió con su tarea como si nada hubiese ocurrido, aunque el rubor que sentía dejaba claro que entre los chicos existía una atracción casi invisible por la mayor parte de personas.
Draco volvió a acercarse y ella se puso en pie evadiendo con una sonrisa al chico.
-No te muevas-ordenó Hermione cogiendo el bote que contenía el antídoto
La castaña se acercó al rúbio manteniendo todavía su rubor y se puso nuevamente de rodillas entre las piernas del chico. Seguidamente, introdujo su mano dentro del bote y cogió entre sus dedos un poco de la poción grisácea.
-Te escocerá un poco-comentó Hermione observando con detenimiento el color y la textura de la poción
-¿Cómo lo sabes?
-Porque el color de la poción es un color definido, lo cual significa que es una poción curandera y, por lo tanto escuece.Y, por otra parte, es espesa, lo que significa que es para heridas profundas hechas con una varita. Lo explicó Snape en clase de pociones, ¿No lo recuerdas?-dijo Hermione mirando a Draco, que estaba a punto de estallar de la risa
-¿Escuchabas a Snape?-preguntó con increidulidad mientras sonreía-Nadie lo hacía
-Claro que le escuchaba. No entiendo cómo aprovaste Pociones
-¿No lo entiendes? Yo era el alumno predilecto de Severus, además de ser inteligente por naturaleza-comentó con prepoténcia el chico
Hermione alzó una ceja y sonrió logrando que Draco quedara completamente embobado.
-Así que tú eras el enchufado de Snape...Por eso siempre sacabas tan buenas notas
-Eso tampoco es cierto. Yo estudiaba...a veces-dijo riendo el rúbio-Además, lo de pasarme el día encerrado en la biblioteca no me iba. Núnca he sido un cerebrito como tú
Hermione frunció los labios y depositó un poco de poción encima de una de las heridas del chico haciendo que este se quejara a causa del picor que le producía.
-Yo por lo menos me pasaba las noches estudiando y no marchándome a escondidas para tirarme a alguna descerebrada chica-comentó Hermione sin mirar al rúbio mientras recubría otra herdida con la poción
-Yo por lo menos tenía vida social
-¿Y yo no?-preguntó con indignación la castaña cubriendo dos heridas más logrando que Draco gimiese debilmente de dolor-Yo tenía y sigo teniendo muchos amigos
-No me refiero exactamente a ese tipo de vida social...Me refería más a...vida sexual
Hermione, en un ataque de rábia, cubrió todas las heridas de golpe.
-¡Mierda Hermione!-dijo Draco levantándose repentinamente mientras gemía de dolor-¡Eres una salvaje!
Hermione se puso en pie y mientras mantenía su semblante serio.
-¡¿Ni siquiera vas a pedirme perdón?!-dijo el chico observando como la castaña se quedaba mirándole con los brazos cruzados y mirada penetrante
-¿Porqué debería pedirte perdón?
-¡Lo sabes perfectamente!
-Lo único que se es que núnca he tenido una vida sexual tan plena cómo la tuya, ¿no?-dijo la castaña con enfado-¿A cuantas te has follado?
-Dejemos el tema-dijo el chico con enfado mientras se miraba las heridas, que se habían esfumado por completo
-Como quieras-dijo Hermione sentándose en la cama mientras mantenía su postura de indignación
Draco bufó y se sentó en el borde de la ventana con una pose muy característica de él. El siléncio invadió la habitación mientras cada uno permanecía observando de reojo al otro cuando este no se daba cuenta.
-¿Para qué quieres saberlo?-preguntó Draco mirando a la castaña
Hermione giró su rostro y observó con detenimiento al rúbio, que le miraba con aparente tranquilidad.
-Olvídalo-dijo la castaña poniéndose en pie-Voy a dar una vuelta-comentó mientras caminaba hacia la salida.
Pero antes de que su mano pudiese ni siquiera rozar el pomo de la puerta, la mano de Draco aprisionó el brazo de la chica logrando que esta se girase para observar al rúbio, que mantenía sus ojos mercurio fijos en los ojos café de ella.
-Me he acostado con 59 chicas en mi vida, y no estoy especialmente orgulloso de ello-dijo Draco sin apartar su penetrante mirada de los ojos de la castaña
Los ojos de Hermione se volvieron cristalinos, aunque no hizo ademán de apartar en ningún momento la mirada de él.
-Yo ocupo el puesto 59, ¿No?-comentó Hermione sintiéndose una chica más del montón. Ella estaba en la larga lista de las conquistas del gran Draco Malfoy-Qué gran honor-dijo con sarcasmo
-Tu no estas en la lista
Hermione miró al chico con extrañeza.
-En esa lista están todas las chicas con las que he follado en algún momento de mi vida. Son chicas con las que he pasado alguna noche de entretenimiento y con las que no he compartido absolutamente nada más que sexo. Tú no eres una de ellas y lo sabes-dijo Draco acariciando con la mano que tenía libre el rostro de la castaña
De los ojos de Hermione escaparon dos gruesas lágrimas que fue incapaz de reprimir por más tiempo. ¿Porqué de repente sentía esa extraña inseguridad? Sabía a la perfección que Draco le amaba al igual que ella a él. Pero el echo de que hubiesen existido muchísimas más chicas a parte de ella en la vida del rúbio le hacía sentirse inexperta e insegura, pues él era el único hombre que había ocupado completamente su corazón y con el único con el que había mantenido relaciones sexuales.
-No llores-dijo el rúbio limpiando las lágrimas que habían escapado de los ojos de la castaña-Se que son muchas chicas pero...
La castaña negó con la cabeza y apoyó su frente sobre la frente del chico mientras cerraba los ojos.
-Tú no perteneces a la lista Hermione, porque tú eres la única mujer que ocupa mi frío corazón-comentó el chico besando con dulzura los labios de la castaña
-Draco...soy una idiota-dijo la castaña acariciando el rostro del chico mientras nuevas lágrimas escapaban de sus grandes ojos café-No hubiese tenido que sacar el tema. No me importa la cantidad de chicas con las que has pasado las noches. Simplemente...tengo miedo de no ser...tan buena como las demás-dijo finalmente poniéndose completamente roja
Draco miró con incredulidad a la castaña y sonrió al entender lo que la chica le había confesado.
-No te rias Draco-dijo la castaña frunciendo las cejas
-Sabes que eres la única mujer que existe en mi vida. Lo eres todo para mí y te aseguro...que en la cama eres fantástica-dijo susurrandole las últimas palabras cerca del oido
Hermione dejó de llorar y rió por lo bajo haciendo que Draco se derritiese al escucharle. El rúbio junto sus labios a los de la castaña y le beso apasionadamente mientras le rodeaba por la cintura.
-Te amo-dijo Hermione cuando se separaron
Draco sonrió y volvió a besarle con tanta dulzura que Hermione creyó que el que en ese momento se encontraba enfrente de ella besándole no era el mismo Draco Malfoy que tan solo unos meses antes había conocido. Las caricias y los besos fueron en aumento hasta que finalmente los cuerpos de los chicos cayeron encima de la cama mientras reian y se besaban con lujuria.
Hermione observó en ese momento la intensa marca que reposaba en el brazo izquierdo del rúbio, que había adoptado un color bastante más oscuro de lo habitual. Cuando apartó su mirada de la marca tenebrosa y miró al rúbio, se dió cuenta de que algo no marchaba bien.
-¿Que ocurre?-preguntó Hermione
-No lo se...Solo se que no se trata de nada bueno...-dijo mientras tensaba los músculos de su rostro al sentir un fuerte pinchazo en su brazo izquierdo
-¿Draco?-dijo la castaña con los ojos vidriosos mientras observaba a Draco con temor
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)   

Volver arriba Ir abajo
 
~~~~ESCLAVA DE LA OSCURIDAD~~~~(D&H)
Volver arriba 
Página 2 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» OSCURIDAD
» MI VIVA COMO ESCLAVA DEL CABEZO >_
» EL INFIERNO DE LA OSCURIDAD.
» Mi Humana oscuridad
» Intercepcion y puerta al infinito y/o mortaja de oscuridad

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS DE HARRY POTTER :: FANFICS HARRY POTTER :: PAREJAS :: DRACO & HERMIONE-
Cambiar a: