CREPÚSCULO VS HARRY POTTER
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
xPandaGirlx

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 158
Edad : 27
Localización : Spinner's End
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Dom Ago 24, 2008 5:45 pm

lol... necesito saber como sigue!!! y así, como un dato, a mí me encantó esa frase de...:

Citación :
desafiandolo abiertamente, violando reglas que segun las leyes de Lucius Malfoy, Capitulo Primero, Versiculo Primero, no podían ser violadas

pon más pronto!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://bentobox.mforos.com/
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Lun Ago 25, 2008 7:49 am

Hola chias,

se que no ven la hora de zambullirse en ese pensadero con Harry y Draco affraid .... hoy no quiero hacerlas sufrir haciéndolas esperar demasiado

Un besotote Laughing

Roma



CAP 7
El Hombre Que No Soñé

¿Como enfrentas el final cuando se acerca? ¿Como te enfrentas a la realidad cuando lo único que quieres es quedarte ciego para no ver algo que podría acabar con lo que consideras mas preciado para ti? Harry trató de calmarse. Sintió solo el bombeo de su sangre martillarle dolorosamente en la cabeza.

El fin de una amistad sabía a decepción y lágrimas.... y en el centro exacto de los escombros estaba ella: una de las pocas personas que alguna vez pensó que jamás le fallarían.

Se quedó ahí, con ese sonido sordo y palpitante aun en el cerebro. Deseó huir muy lejos... aun así se quedó paralizado ahí, rodeado por los álbores. Él Bosque Prohibido estaba aparentemente tranquilo y silencioso. Dio unos pasos hacía adelante, lentamente, inseguro sobre la dirección que debería tomar. Muy pronto, un leve movimiento detrás de unos arbustos llamó su atención.

Un gato, con ojos encendidos como antorchas, atravesó el sendero y se detvo frente a un árbol.

“Llegas tarde.” – Murmuró una voz femenina.

El corazón de Harry se detuvo ::::: ¿Qué diablos...? :::::

Hermione Granger, comodamente tumbada sobre el tronco de un viejo árbol, acariciaba tiernamente el gato pellirojo. Ella apoyó delicadamente el gato sobre su regazo, y sonrió. – “Pensé que no vendrías.”

Hubo un destello de luz y el gato se transformó bajo sus ojos, hasta adquirir las facciones de Draco Malfoy.
La realidad golpeó el moreno en toda su crudeza. Esa escena se le grabaría en la retina por lo que le quedaba de vida: la muchacha que en ese momento se encontraba tendida bajo el tronco del árbol, estrujándose contra el rubio como si no hubiera un mañana... con los ojos entrecerrados y una mirada lánguida que no podía ser legal... no se encontraba sola... y sobre todo...

....no necesitaba ayuda.

El Draco reál - a sus espaldas – murmuró. “Antes de que digas nada, Potter, prometí que no te golpearía, almenos no esta noche. Si te arrastré hasta aquí fue para que entendieras que esta noche estuve en el Bosque Prohibido con ella, pero no con la intención de atacarla.”

Harry apretó los puños, más que dispuesto a borrarle esa sonrisita de la cara. “Si, Malfoy. ¡Es muy propio de alguien como tu alardear de algo así!”

Draco hizo una mueca. - “Vamos, San Potter, jamás hubieras confiado en mis palabras. Para la Comadreja y tu, Hermione nunca dejó de ser una especie de enigma asexuado comelibros.”

Harry indicó la escena que se producía a sus pies. – “Y tu... la transformaste en una...en una..”

El rubio levantó una ceja... concluyendo la oración. - “¿Mujer?”

Harry estalló. - “¡Eres un bastardo arrogante!”

La sonrisa de Draco se ensanchó aun mas. - “Puede ser, SanPotter. Pero deja que te subraye un pequeño detalle: ELLA AMA a este bastardo arrogante.”

Fue el tono que usó para decir eso, que llamó la atención de Harry. El percibió una nota de emoción en la voz del rubio... y apear de sus prejuicios no leyó en ella ningun rastro de hironía o cinismo.

Aun perdido la niebla de su incredulidad, él tuvo el valor de preguntar: - “¿Qué sientes por ella?”

El rubio se quedó callado, la mirada fija en las dos figuras abrazadas contra el tronco del árbol. Abrió la boca para contestar cuando....

El Draco del recuerdo se puso de pié, repentinamente alarmado por un ruido en las cercanías

Una figura encapuchada apareció entonces. El desconocido sacó de la capa una varíta con la empuñadura de plata y – antes de que el rubio pudiera reaccionar, un rayo anaranjado lo golpeó en pleno pecho.

Draco palideció, viendo como la mirada de su otro yo se transformaba en la de un automata. Lo vió arrodillarse a lado de ella, golpeándo con todas sus fuerzas, una, dos, tres veces.... cada rincón de esa piel que –hace solo pocos instantes – besó tan apasionadamente.

Escuchó la voz de ella, temblorosa. - “Draco ¡NO!”

Los dos muchachos escucharon el sonido de cada golpe estrellándose contra la delicada piel de ella, se sobresaltaron por cada herida, cada insulto.

Draco apretó los puños hasta sentir que las uñas se la cavaron en la carne cuando vió finalmente – con todos los colores de la realidad, la manera en que – esa noche – la levantó bruscamente del suelo arrastrandola por los pelos hasta obligarla a levantarse, temblorosa e indefensa... aplastada contra el árbol

Fue entonces que su otro yo sacó su varita y gritó: - “¡ECARCERUS!” – Y las cuerdas mágicas se enrollaron sobre los brazos y las piernas de Hermione, apretandola cruelmente.

“Draco... A-y-u-d-a-m-e.”

Pero el alma de Draco se encontraba demasiado lejos de ahí... flotando en una dimension donde sus palabras no podrían alcanzarla... tanto que él, en las horas siguientes, no hubiera sido capaz de reconstruir esos recuerdos en su mente, de no haberse zambullido en ese recuerdo.

Fue mucho peor de lo que imaginó... Mucho mas brutal de lo que alguna vez creyó posible.

Harry también permaneció paralizado donde se encontraba, imposibilitado a ayudarla. Sintió las entrañas contraerse en un horror indescriptible. En el medio de ese infierno, la mirada horrorizada de Draco parecía el espejo de la suya.

Harry supo que por mucho que sonara absurdo... increible, Draco la amaba. El moreno miró al slyterin como si no lo hubiera visto nunca. Aun así... no pudo evitar decirl o que dijo: - “La lastimaste.... ella estuvo a punto de morir.”

Draco, que aun temblaba como si tuviera malaria, contestó: - “Pues si, pero disculpa si no todos estamos a tu altura, SanPotter. No todo el mundo tiene la fuerza de resistirse a un Imperius... Esa fue la razón por la que mandé al diablo mi padre.... entre otras cosas.

“No te creo.”

El rubio no se inmutó. – “Hermione sabe reconocer las victimas de un Imperio. Al despertar recordaba perfectamente lo que pasó en el bosque... yo no sabía lo que hacía. Cuando mi padre fue a verme en Azkaban para restregarme en la cara lo que segun sus palabras < hizo para-el-honor-de-la-familia le dije por donde podía meterse el buen nombre de los Malfoy y sus geniales ideas.”

“¿Y fue ahi que te rebanó las muñecas? ¡Encantador!” – Replicó Harry. – “De todas formas, no creo que alguien pueda cambiar tanto en poco tiempo... Tarde o temprano el Malfoy que aun duerme en tu sangre despertará otra vez... cuando eso ocurra, la lastimarás, y yo estaré ahi para partirte la cara.”

“Otra vez SanPotter al rescate.” Murmuró él.

Harry lo agarró por el cuello y sibiló. - “No te atrevas a bromear con eso, Malfoy. Cuando terminarán el septimo año y tendrán que salir de Hogwarts se verán obligados a enfrentar el mundo. Tu padre, y tus amigotes de Slyterin estarán ahí. ¿Serás capaz de defender a tu novia sangresucia? Espero que si... porque si no lo harás yo estaré ahi, y me encargaré de esparcir tu sangre azul ahí donde te encuentres. ¡ESTÁ CLARO!”

“Cristalino.” Replicó el rubio.



.....................

Hermione no supo jamás lo que Harry y Draco se dijeron a lo largo de la que le pareció la noche más larga de su vida... pero al final, los dos aparecieron otra vez en el cuarto... Y tenían cara de quien acabara de ser aplastado por un dragón de diez toneladas.
Por razones opuestas y diferentes ¡claro estaba!
Pero nadia pudo sorprenderla mas que verlos regresar, lado a lado, y aparentemente sin daños fisicos permanentes. Harry entró en el cuarto y dió algunos pasos acercandose a ella como una tormenta.
Draco salió discretamente del cuarto y por primera vez en su vida, Hermione tuvo miedo al quedarse asolas con su mejor amigo. - “Harry...” – Carraspeó, ansiosa.
“Ahora no, Hermione.” Contestó él, rígido como si acabara de tragarse un palo de escoba.

Pero ella no se dejó amilanar por la dureza de su voz. - “No soy tan perfecta como creías, Harry. Disculpa si mi elección no corresponde a tus expectativas. Si quieres saberlo, al comienzo él tampoco correspondía a las mias. No se parecía en nada al ideal de chico del que pensé que podía enamorarme. Lo acepté por lo que es... a pesar de todo lo que nos separa. También la parte de él que jamás aceptará la idea de amar a una sangresucia."

Harry la miró, sorprendido. Hermione no sabía que Draco ya estaba enamorado de ella. Lo sorprendió que una persona tan brillante pudiera ser tan estúpida. Él tampoco lograba entender lo que sentía con respecto a la relación de esos dos... En ese instante no entendía lo que sentía con respecto a nada. - “Necesito tiempo para procesar esto, Hermione.”

“Lo entiendo... yo....”

“Ron jamás lo aceptará. No se si yo podré, tampoco. No puedo esconderle algo así. Él está enamorado de ti, Hermione. Pensé que – cuando llegara el momento, te darías cuenta de eso. Malfoy te lastimará. Lo tuyo con él no puede acabar bien.”

“Es muy riesgoso... lo admito. Pero es mi elección, y mi vida. Enfrentaremos las consecuencias de nuestos actos cuando llegará el momento.”

“¿Por qué él, Hermione? ¿Por qué elegiste precisamente la única persona que solo supo demostrarte desprecio?”

Hermione suspiró, y tomó su cara entre las manos, para asegurarse que no rehuiría su mirada. - “Él es mucho mas de lo que aparenta. Debajo de toda esa arrogancia posee calidades que hasta él desconoce. Por toda su vida le enseñaron a considerar los sentimientos como una inaceptable muestra de debilidad. Tiene algo muy especial adentro, una faceta humana que solo yo puedo ver. Detrás de todas esas capas de obstilidad y frialdad late el corazón de un ser humano... Él nunca me dijo que me ama, es cierto, pero no podría hablarme, mirarme o tocarme como lo hace si no sintiera algo por mi... solo yo lo conozco de verdad.”

Harry cerró los ojos. - “Te lo ruego... Hermione. Ahorrame los detalles.”

“No estás escuchando. De todos los que conozco, pensé que tu eras el que menos lo prejusgaría. Toda tu vida fuiste victima de la imagen que la gente tenía de ti. Sigues siendolo hasta ahora. ¿No es fácil cargar con la maldición de ser el Elegido, verdad?. Tal vez no lo es tampoco cargar con la condena de ser un Malfoy.”

“¡Este es un golpe bajo, Hermione!”

“Es la verdad. No me espero que Ron lo entienda... para él este mundo es todo blanco o negro, sin compromisos.... tiene una opinión tan alta de mi que no dudo que todo el afecto que siente por mi se tranforme en desprecio... yo no deseaba eso. Quisiera tener amigos que acepten y respecten mis elecciones dandome almenos la oportunidad de equibocarme, si es necesario.”

“Con Ron es diferente, Hermione. Yo te quiero, él... te ama.”

“Siento mucho que él me ame en esta forma, Harry. Porque aun que Draco nunca hubiera parecido en mi vida yo jamás podría mirar a Ron de manera diferente a la que te veo a ti. Eso nunca cambiará. Tal vez hubo un momento en el que creí sentir algo por él, pero las circunstancias no permitieron que pasara algo entre nosotros, y el momento pasó. Para siempre. Cuando él empezó su historia con Lavander pensé que moriría. Me sentí traicionada porque pensé que tarde o temprano él y yo tendríamos algo.No fue así.”

“Hermione...”

“Dejame continuar.... necesito decir esto. Tu y él eran las únicas dos personas en la que confiaba ciegamente. Pero, después de lo que pasó entre Victor y yo, él me trató como si ya no me conociera... peor aun: como si me odiara. Estuve muy mal por eso, tuve que aceptar que me restregara su relación con Lavander en la cara. Estuve muy mal, pero al final tragué mi orgullo y mi despecho y al final lo acepté. ¿Sabes por qué? Ante todo, y sobre todo, era lo que se esperaba de mi como amiga... porque no podía perder lo que jamás fue mio. Ron nunca me besó, ni se me declaró... no podía reprocarle nada.”

“Las cosas no estaban exactamente así. Él empezó esa relación por despecho, pensó que hubo algo entre Krum y tu.”

“Y en lugar de pedir explicaciones o.... que se yo... hacerme una escena de celos, se enredó en una relación con otra... ¡No... espera! ¡hizo más que eso!Aun despues de que acabó su relación con Lavander, dejó pasar el tiempo... no hizo nada para que yo entendiera lo que sentía... para que debería prever que la aburrida Hermione, su dulce y predecible ratón de biblioteca podría enamorarse de alguien más?”

Harry la interumpió: “La diferencia entre Lavander y tu, Hermione, es que ella nunca le importó demasiado. Él creía no ser lo suficientemente bueno para ti... creía no merecerte.”

“Si no creyó que valiera la pena luchar por lo que sentía por mi, tal vez perdió el derecho de quejarse. Si Lavander no le importaba como tu dices, eso quiere decir que la usó para lastimarme, y lo logró muy bien. Porque yo reconsideré – desde ese momento – mi opinión sobre él. Demostró una imperdonable inmadurez y cinismo. Después, toda la tristeza que sentí se tranformó en resignación. Al final simplemente me convencí de que estaba enamorada de alguien que era mejor en mi cabeza, que en la realidad. Sufrirá tal vez, pero solo él tiene la culpa, por haber dado por sentado algo que jamás se esforzó de concretar en la vida real.”

Harry bajó la mirada, incomodo. ¿Por qué diablos siempre lograba dejarlo sin argumentos? En el fondo, el moreno sabía que ella tenía razón con respecto a Ron... esto no hacía las cosas más fáciles para él.

Al contrario... las enredaba más.



.............................................



Draco sabía que tener calidades que lo hacían diferente de el resto de la gente... peculiar.... atractivo, también.La diversidad siempre lo hizo curiosamente fascinante...Era seductor, lo sabía. Y peligroso. Como un tornado que lo arrasaba todo a su paso. Quiso absorber su vida. Entrar en su cabeza, en su mundo....
Fue eso, efectivamente, lo que ocurrió esa noche. A pesar de que le importara un knut lo que pensaran de él Cara Rayada y la Comadreja, no pudo evitar sentirse apenado ante la idea que el inicio de su relación con ella marcaría el final de una amistad que supo sobrevivir a ataques mortifagos, basiliscos petrificadores, trolls y monstruos mutaformas.
Solo ella fue capaz de sacudir sus barreras hasta derrumbarlas. El descubrimiento mas devastador – para Draco - no fue saber que la amaba como no había amado a nadie...... fue descubrir que la deseaba desesperadamente......
El amor era un sentimiento poco comprometedor..... Era posible disfrazarlo con cariño, dedicación, cuidados....El deseo era un estado totalmente apocaliptico... que lo hacía sentir como una bomba a punto de estallar y – desde el comienzo de su relación con ella temió que la fuerza de la explosión pudiera lastimarla... y a pesar de no quererlo... asi fue. Destrozó – con su sola presencia - la otra mitad de su mundo con la fuerza de una bomba.
Eso era él: el Huracán Draco.
No tenían escapatoria. Tarde o temprano tendrían que enfrentar el mundo que lo esperaba ahí afuera... Y sabía que independientemente de lo que haría... la perdería de todas formas.... y no soportaba la idea.
Aun que hubiera logrado quedarse con ella todas las noches por lo que le quedaba de vida, entendió que jamás se sentiría tan fuerte como para renunciar a esos instantes...
Y no lo haría.....




Continuará...........................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Monzy Rozen

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 110
Edad : 33
Localización : Luchando en el Alice Game
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Lun Ago 25, 2008 9:45 pm

WOWOWOWOWOWO!!!! esta genial de vdd me encanta y que bueno que no nos dejaste con la duda tanto tiempo jeje se te agradece un buen.

Hermione sabia que onda y Harry creo que entendera pero Ron... uyyy ahi ardera troya.

Por cierto esto me FASCINO... me lees el pensamiento Roma jajaja!!!


Roma escribió:
“Si no creyó que valiera la pena luchar por lo que sentía por mi, tal vez perdió el derecho de quejarse... Demostró una imperdonable inmadurez y cinismo... Al final simplemente me convencí de que estaba enamorada de alguien que era mejor en mi cabeza, que en la realidad...”
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jackie.Granger

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 138
Edad : 25
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Mar Ago 26, 2008 4:50 pm

Guau!!! Me encata!!! A ver Harry... sé comprensivo!! Y si Ron la quiere tanto como dice, lo comprenderá y no se enfadará con ella...
Síguelo pronto, si??

Besos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
xPandaGirlx

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 158
Edad : 27
Localización : Spinner's End
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Mar Ago 26, 2008 5:03 pm

harry harry... no me extraña que sea uno de los personajes que menos aprecio... u_______u lol

pero el fic está fantástico y me muero de ganas de saber que pasará!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://bentobox.mforos.com/
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Mar Ago 26, 2008 10:25 pm

Hola chicas,

aquí vamos otra vez... para que no se diga que me gusta hacerlas sufrir. El que sufrirá será alguien más Twisted Evil pobre Shocked

Disfruten el capitulo lol!

Hasta la proxima

Roma



CAP 8
Cenizas



Él esperaba, sentado en el rincon mas apartado de la sala común... quemandose en su personal infierno. Los celos se anidaron en la boca de su estomago, amenazando con cortarle la respiración. Decir que no entendía el porque acababa de perderla, seria un autoengaño. ¿No era patético que se encontrara sentado en la oscuridad, esperando su regreso? La sola idea de imaginarla entrando en la Sala Común despeinada, con los labios inchados por los besos de otro le pareció insoportable.

Abrazó sus rodillas, tratando de olvidar la imagen evocada por su hiperactiva inmaginación. ¿Pero en qué mundo vivía? En sus sueños. Ella era todo lo que Ron soñaba... y mucho más. En la realidad, Ronald Weasley no ganó ningun derecho sobre ella y – peor aun – Hermione jamás le permitiría tenerlo.

Él pudo haber evitado todo eso. Si hubiera tenido el valor de confesarle lo que sentía estarían juntos ahora... y él no tendría ninguna razón para estar pateticamente escondido en la oscuridad, esperando verla llegar abrazada a alguien más.

Mientras aun se encontraba sumergido en esos pensamientos, escuchó un ruido, y el retrato de la Dama Gorda se abrió repentinamente. Una silueta oscura se abrió camino a través del marco de la puerta...y después... otra más, enlazada a la primera.

Ron se acurrucó au mas estrechamente contra el respaldar del sillón donde se encontraba escondido. Su corazón perdió un latido.

Dos.

Ahi estaban Hermione y el Hurón Malfoy, besandose como si no hubiera un mañana, abrazados como si quisieran fundirse el uno con el otro.

Deseó huir, escapar de esa realidad que lo lastimaba, pero se encontró atrapado, incapaz de despegar la mirada de lo que veía,entre caricias, gemidos y susurros los latidos de su corazón aumentaron. Otro hombre se frotaba contra ella besándola, acariciándola, queriéndola, amándola.

Fue como si una pasión oscura y peligrosa estuviera quemando cada centimetro de la piel de esa Hermione pasional... que él no conocía.

¡Bastardo afortunado!

Él jamás logró hacer que ella suspirara de esa manera, ni tampoco tuvo oportunidad de tocarla hasta hacer que temblara como si tuviera malaria.

En todos esos años jamás tuvo el valor de confesar lo que sentía porque no se creía lo suficientemente bueno para ella ¡ahora empezaba a pensar que que tal vez no fue lo suficientemente malo! Jamás se sintió tan descontrolado, tan emotivamente frágil como en ese instante.... como si acabara de empequeñecerse, hecho un patético ovillo sobre la alfombra.

Esa mujer no podía ser la misma Hermione. Debía encontrarse atrapada por algun hechizo preparado por esa serpíente malnacida. Eso debía ser… trató de convencerse de que solo así, ella podía enamorarse.

¿Como podía seguir ahí, con los ojos desorbitados, viendo como otro tomaba lo que siempre consideró suyo? No en esa vida. No ahora que pertenecía a otro.

Cerró los ojos y apretó los puños, desesperado. Tratando – sin lograrlo - de quitar la mirada de la mujer que amaba besando apasionadamente el odioso rubio. Los dedos moviendose en frenéticas caricias , vibrando por los besos de otro.

Cuando ella hundió sus dedos en la cabellera del rubio él apretó los puños ::::: Tenía que ser mi pelo... tenía que ser yo. ¿Como puedes tocarlo así?” :::::

Se encontró suplicando, rogando ardientemente a cualquier Dios que lo escuchara poder despertar en su cama y descubrir que solo era una pesadilla.

:::::: Por favor... no puedes amarlo…no lo ames... por favor... por favor.. :::: – Susurró. ::::No quiero pensarte en ningun otro lugar donde no esté yo. Con nadie más... Hermione....Conmigo...Quedate conmigo ::::::::

Cada minuto se transformó en una tortura. Cuando dejaron de besarse ella tenía una sonrisa tan radiante y enamorada que él pudo sentir toda la sangre que poseía estallar en su pecho y derramarse... goteando sobre la alfombra..

Ron bajó la mirada sobre sus temblorosas manos y se dio cuenta que estaba llorando, las lagrimas bajaron por sus mejillas sin que pudiera evitarlo.

Pasó la manga de la camisa sobre la cara con rabia, tratando de controlarse, mientras el Hurón se despedía con un último beso... desapareciendo más allá del retrato de la Dama Gorda.

Fue entonces que decidió salir al descubierto

Se obligó a recordar que no tenía razones concretas para sentirse abochornado por haber decidido esperarla a esas horas de la madrugada... ¡Non era él que acababa de enamorarse de una serpiente! ¡carajo!

Hermione se sobresaltó al verlo, ahogando un grito de sorpresa. - “¿Cuando llegaste?¿Qué haces aquí?”¿" ¿Qué diablos crees que estabas haciendo? ¿Como pudiste escúchar una conversación privada? Por qué " Él pudo ver que estaba nerviosa, abochornada.

Ron intentó contestar con toda la dignidad que pudo recolectar. - “Me parece obvio, te esperaba.”

Ella bajó la mirada, incómoda. - “Estoy cansada y ahora no tengo ganas de hablar, Ronald. Nos veremos mañana.” – Dió un paso hacia la escalera que llevaba al cuarto de las chicas, pero las manos de Ron la alcanzaron.

“¡No! ¡hablaremos aquí y ahora!” Ron la obligó a sentarse. – “¡Mirame!”

Su tono de voz fue tan perentorio que ella consideró prudente no darle la contraria. Los ojos de Ron estaban más brillantes de lo normal y brillaban por una emoción que ella no supo definir. Estaba mas alto, más tenso y más agresivo que nunca.

El pelirrojo se quedó inmóvil por algunos larguisimos instantes, estudiando el perfil de ella, en neto contrasto con la oscuridad que envolvía el cuarto. Y repentinamente el aire se le hizo irrespirable.

Ella se tensó, tratando de no rehuir esa mirada...Parecía... triste.... deprimida ante la idea de enfrentar lo que se venía. Se obligó a mirarlo concentrandose en un punto indefinido entre el mentón y su pecho." De qué quieres hablar , Ron? no hay manera de que podamos enfrentar esa conversación sin lastimarnos..."

Las pregunta que más temía salió de su garganta como una exalación. - “¿Lo amas?”

Ella restregó nerviosamente su manos, y dijo, con un hilo de voz. - “Si... estoy enamorada.”

El corazón de él dejó de latir... pero pudo sentir que sus venas se abrían y se cerraban, pulsando dolorosamente en su cabeza. Abrió la boca, pero se ahogó con cada centimetro cúbico de aire que entraba en sus pulmones. - " No puede ser..."
"No puedo decirte lo que quieres escuchar. No lo dejaré... y aun que un dia pasara algo que logre separarnos, eso no cambiaría nada entre tu y yo."
"Te extraño, Hermione... " – E calor de su respiración le quemó la cara y ella se encontró atrapada en la jaula de acero que eran sus brazos.
Con el alma al desnudo. Desesperado, él hizo la sola cosa que supo, le agarró fuertemente la cara con las manos y la atrapó contra el respaldar del sillón.Se inclinó y ella sintió la humedad caliente de sus labios sobre su mejilla - . “Traté de portarme como si no pasara nada... intenté enfrentar eso como se que tu quisieras que lo hiciera… pero no puedo. Cada dia, en lugar de desearte menos.... te quiero más. Y siento que sea demasiado tarde. No puedo creer que te perdí por él. No se como liberarme de lo que siento.. y aun que encontrara la manera de hacerlo, no podría escapar.”
“Ron… No puedo ofrecerte nada ¿por qué no lo entiendes? Ningun consuelo, ninguna esperanza. Es tarde para todo”

“Estás tratando de castigarme… por lo de Lavander.” Ella percibió un leve tono de inseguridad en la voz de él...

Ella lo miró a la cara, severamente. - “No todo gira a tu alrededor, Ronald.”

Ron se alejó como si no pudiera soportar el contacto con ella por más tiempo. Él se dejó caer sobre el sillón con el peso de un hombre apagado. El sonido de su cuerpo cayendo sobre los cojines hizo que ella se sobresaltara como por un disparo.
Él cerró los ojos.
::::¡Contról! ¿donde está mi contról? ::::
Quiso ignorar que acababa de perderla y besarla como un loco, hasta hacerle olvidar cualquier otro que no fuera él. Deseó saltar encima de ella como un cavernicola. En su alma no quedaba rastro de amistad o amor fraterno, estaba seguro que – después de esa noche el hilo invisible que aun lo amarraba a ella se quebraría definitivamente.
¡Se quemaría en el infierno por eso!
“No puedo seguir aquí.” – Sussurró ella.

Ron emitió un sonido que no era tal, fue mas bien un largo suspiro aterrado lleno de tristeza. Acababa de perderla, las cosas jamás volverían a ser las mismas. Todo quedó suspendido en un punto impreciso entre ellos... y solo un paso separaba la tierra firme de un salto al vacío.

“No quisiera lastimarte, Ron. Pero debo.” - Ella se alejó, protegiendose con los brazos.

Fue como si lo hubiera cacheteado.

Él se limitó a permanecer en silencio. La miró, como si tratara de aprender a memoria cada gesto antes de que ella se disolviera para siempre. No quedaba nada más que decir.

Mentira.

Quedaban un montón de cosas que decir. Pero ellos no estaban acostumbrados a hablar, daban las cosas por sentadas sin concretizarlas con palabras... No eran necesarias... porque ya era tarde.

La conversación acabó en ese instante. Pero lo que acababan de decirse siguió latiendo en el aire, hasta que ella se levantó para ir a su cuarto y desapareció mas allá de la puerta. La noche pasó así, poblada por el eco de esas palabras y por el fantasma de lo que jamás fue.



.......................................................



Ella dejó que alguien más llenara ese vacío, y el primer día que vió Ron después de pasar la primera noche con Draco se sintió aplastada por la culpa.

Absurdo, considerando que Ron y ella jamás intercambiaron más que inocentes miradas, y furtivas caricias en un secreto intento de hacer que todo – mágicamente – se transformara en realidad.

Después llegó Draco, con sus miradas descaradas y esa salvaje sensualidad, perturbandola más de lo que alguna vez creyó posible. Muy pronto no pudo evitar que ese contacto se transformara en algo aditivo.

Pero nadie demostró haberse percatado de eos cambios, de esas salidas a escondidas...

Ron, menos que nadie... o almenos eso creyó.

Fue entonces que empezaron a morir de a poco... .y los silencios se sobrepusieron entre ellos creando una muralla que acabó separandolos cada dia más.

El silencio entre ellos se hizo casi cruel. Y aún así seguieron aumentando la tensión hasta alcanzar el límite. Ella se percató de sus celos, y no le gustó saber que estaba sufriendo.

No supo que él acababa de enterarse de lo suyo con Draco hasta esa tarde en la que ella salió del San Mungo para regresar a Hogwarts. Esa noche bajaron todos al Gran Comedor para cenar. Harry estaba pálido y extrañamente callado.

Ron se demostró – por primera vez desde que lo conocía – totalmente desinteresado a lo que tenía en el plato. La miró al otro lado de la mesa. Sin sonreir. Posó sus ojos sobre ella y le congeló la sangre y el alma.

Su relación con Draco fue la manera mas cruel de demostrarle que podía ser feliz con alguien más, quebrando esa aura de santidad e intocabilidad.... insinuando en la cabeza de Ron algunas cosas – sobre ella – que nunca le permitió ver.

Draco supo despertar en ella sensaciones que jamás creyó sentir. Haciendo que muriera y volviera a nacer cada vez que la besaba. Ron jamás le hizo sentir que se quemaba por dentro.

Draco lo hizo... y aun que sintió que la mordida de la serpiente un dia podría costarle la vida....decidió consumirse en ese fuego.




Continuará....................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jackie.Granger

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 138
Edad : 25
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Mar Ago 26, 2008 10:51 pm

Me encantó!! Jope!! Me da tanta pena Ron!! Espero que le busques pareja o algo!! T.T

Besos!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Albita!!
Moderador
Moderador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 250
Edad : 24
Localización : donde va a ser¿? ... en el pais de las Golosinas, calle Piruleta, en mi casita de chocholate!!! ...
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Miér Ago 27, 2008 4:26 am

wao!! Shocked Shocked Shocked
pobre Ron..... nunca me callo demasiado bien pero ahora me da penita!! =(!!
estoy de acuerdo con Jackie, buscale unabuena parejita!! Wink
aunque el razonamiento de Hermione fue muy muy bueno y muy muy logico.... Ron le hizo daño a Lavander solo por darle celos a Herms y esa faceta de Ron no dice mucho a su favor.....
espero que lo sigas pronto!!

unBesote!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Jue Ago 28, 2008 8:06 am

Hola,

este capitulo llevará unas cuantas sorpresas ¿ustedes creen que Ron se quedará con los brazos cruzados? scratch

La respuesta esta en este capitulo lol! Que por razones de espacio Shocked Shocked Shocked publico en dos partes

Un besote

Roma




CAP 9
Veritaserum


Ron bajó de la cama al final de una larguisima noche insomne. Tenía la cabeza extrañamente despejada. En el alma una calma mortal. Debía impedir – al precio que fuera – que ella cayera en las redes de Malfoy. Esa serpiente no la lastimaría si él podía evitarlo. La sacaría de las garras de ese hipóctita, aun que le costara la vida.

Con esa idea obsesiva en la cabeza se preparó a enfrentar un nuevo dia de clases. Esperó ansiosamente a que acabara la mañana para espiar los movimientos del rubio. Cuando llegó el momento siguió sigilosamente el ruidoso grupo Slyterin hasta la orilla del Lago Negro.

Se dio cuenta de inmediato que se traían algo entre manos. Estaban extrañamente excitados, murmuraban entre ellos lanzando miradas de fuego hacía un grupo de chicas entre las que se encontraba – entre otras Hermione.

Un escalofrío le peinó la espina dorsal ante la idea de que pudieran estar tramando algo. Lo paralizó la idea de que Draco Malfoy pudiera haberse relacionado con ella con el único fin de lastimarla, de usarla como objeto de burla frente a esas serpientes. Ron no necesitaba de muchas excusas más para partirle la cara. Sin embargo, cuando se acercó, él se dio cuenta de que pasaba algo raro.

Malfoy se encontraba entre ellos, pero no parecía partecipar de ninguna forma a las bromas de sus amigos. Con los ojos cerrados y la postura totalmente relajada... no demostraba tener el menor interes en lo que hacían sus compañeros de Casa. Sin embargo el presentimiento no abandonó al pelirrojo ni por un instante. Se acercó más, tratando de entender el sentido de la conversación... el motivo de esas risas, de esas miradas sarcásticas.

Repentinamente, Nott y Zabini intercambiaron una extraña mirada. Como frente a una señal prestablecida se acercaron sigilosamente al rubio y, con un solo movimiento conjunto, bloquearon sus brazos y piernas, inmovilizandolo por completo. Draco abrió los ojos alarmado y trató de reaccionar, de liberarse de ellos, pero sin resultado.

En ese instante, Blaise sacó un pequeño frasco agitandolo en el aire en señal de triunfo. Los demás rieron, mientras el slyterin destapaba el pequeño frasco de color transparente con una maliciosa sonrisa en la cara.

“¡A tu salud.... Malfoy!”

::::: ¿Qué diablos? :::: Pensó Ron.

Draco trató de retroceder, giró la cara para esquivar el contenido de esa botellita. Pero Nott se sentó sobre su torax presionandolo cruelemente.Inevitablemente, el rubio se vio obligado a abrir la boca, en busca de aire.

Theodore inclinó el frasco sobre su cara.

Draco sibiló. - “No... te atrevas.... Nott. ”

“¿Por qué no? ¿Acaso tienes algo que esconder?” – Preguntó sarcásticamente mientras volcaba todo el contenido en su boca

Ron intuyó el peligro en el instante en que vió la poción transparente mojando la cara de su rival.... entre las risas de sus compañeros.

:::::: Veritaserum ::::: Pensó.

Nott siseó: - “Sabes... Malfoy... desde que encontraron a la Sangresucia amarrada en el bosque, esa noche.... Tus amigos y yo nos preguntavamos porque fuiste precisamente tu el que ayudó el Cara Rajada a encontrarla. Pensé que podrías darnos la respuesta. ¿Qué tienes que ver, con esa Impura?”

Draco luchó contra los efectos de la poción por un instante, pero inutilmente. Horrorizado – sin poder evitarlo - abrió la boca para contestar.

Ron actuó por instinto. Haciendo a un lado la invencible repulsión que sentía hacía Malfoy, trató de concentrarse totalmente, absolutamente en lo que tenía que hacer. Sacó la varita y conjuró un hechizo no verbal.

::::::::: Obmutésco :::::::

Las chispas de luz salieron de su varita mágica golpeando el rubio en pleno pecho.

¡Justo a tiempo!

Los labios del rubio se abrieron inutilmente, sin que pudiera emitir algun sonido. Sus ojos grices se abrieron horrorizados. Intentó liberar sus brazos y piernas, pero cada intento fue bloqueado por una fulminea reacción conjunta de sus compañeros de Casa, que miraron extrañados como su leader - a pesar de los efectos de la poción - no podía emitir algun sonido...

Draco luchó entre la tentación irresistible de hablar y la indignación de verse obligado a hacerlo. Su boca se abrió grotescamente. Estaba totalmente sonrojado y humillado frente a ellos.

Todas las cabezas giraron al mismo tiempo cuando entendieron que no se encontraban solos... alguien acababa de malograr sus planes. Miraron a sus alrededor intentando – sin exito - sorprender al intruso y después se alejaron, dejando al rubio abandonado en la hierba, temblando.

Cuando Ron lo alcanzó él se quedó helado, reconociendolo. Pero no tuvo el tiempo de reaccionar de ninguna forma.

El pelirrojo conjuró un Petrificus Totalus y se quedó mirando con maligna satisfación la manera en que los musculos del rubio se paralizaban, dejandolo tendido sobre el pasto como una estatua de sal.

“No te hagas ilusiones.” Siseó el pelirrojo. - No hago eso para salvar tu pellejo.” Dicho eso, hizo que su cuerpo levitara en dirección del Sauce Boxeador.

Con un golpe de varita, bloqueó las ramas que se encontraban a la entrada del árbol, abrió la puerta y empujó el rubio aun petrificado por el tobogan, un segundo después, él se deslizó también... aterrizando con maligna satisfación sobre el slyterin aun imposibilitado a reaccionar.

“Quisiera decir que lo siento, Malfoy, pero mentiría.” - Ron puntó la varita sobre él y gritó: - “¡FINITE INCANTATEM!”

Draco gimió de dolor y lo miró, furioso. La cabellera rubia revuelta y sucia de polvo, el rostro y la ropa estaban totalmente cubiertos de suciedad. Ambos permanecieron en silencio por un incómodo instante, cada uno de ellos francamente enfadado por la presencia del otro.

“Asi que al final te enteraste de lo mio con Hermione. Segun lo que parece tenemos algo en común, Comadreja.” - Expetó el rubio.

“Así es.” – contestó Ron profundamente disgustado.

“¿Qué pretendes? ¿Por qué me llevaste aquí? ¿Donde estamos?”

“En la Casa de los Gritos, por supuesto. Aquí tu bocota no pondrá en peligro a nadie, almenos hasta que se acabe el efecto de la poción.” – Ron cerró los ojos, y preguntó. – “¿La amas?”

“Si... y te agradecería que no siguieras mirandome como si esperaras una explicación.”

“¡Puedes meterte tus explicaciones por el culo, Malfoy! Enamorarse de ti fue la peor desgracia que podía ocurrirle.”

“Pero me ama... y yo a ella.” – Draco se tapó la boca con la mano, sorprendido por el eco de sus mismas palabras.... la expresión en el rostro del pelirrojo parecía el espejo de la suya.

Ron estaba totalmente sonrojado, incapaz de reaccionar ante esa situación... Podía tolerar la idea de enfrentar al Malfoy mandón y arrogante... esta totalmente impreparado para enfrentar esa mirada ardiente, la pasión que emanaba con cada poro de su piel.

Asi que era cierto, él la amaba. Y sus sentimientos por ella debían ser tan evidentes como para que sus compañeros de Casa sospecharan que algo muy raro pasaba con su leader.

Por algunos instantes, Ron no respiró, no pensó, no existió. Después la realidad lo alcanzó como un balde de agua fría. Se lo merecía ¡quienes buscan la verdad a toda costa merecen el castigo de encontrarla ¿ verdad? y ahí la tenía! - “¡ES IMPOSIBLE!” Rugió.

“Qué.... Comadreja ¿Qué alguien pierda la cabeza por ella?”

“¡No! ¡Es imposible que tu, un Malfoy, te enamores de una sangresucia!”

“Y también lo es que yo esté parado aquí confesándote lo que siento. No tenías ningun derecho de preguntar eso, Weasley. No eres su hermano, nunca fuiste su novio y jamás te amará como a mi.”

Ron palideció...

El slyterin sonrió con frialdad. - “¿La verdad duele?Quitate esa expresión de la cara, Comadreja. No tendrás la ocasión para contarle a nadie lo que pasa entre ella y yo, no si te mataré primero.”

“No lo harás. Aun que mañana me arrepentiré de haberte salvado el trasero, Malfoy, si no fuera por mi toda la Casa de Slyterin sabría la verdad a esas horas estarías colgado de lo pies en la mazmorra de familia, junto a ella.”

Malfoy se estremeció. Por mucho que le doliera reconocerlo, la Comadreja tenía razón.

“Tus amigotes sospechan algo y no se detendrán hasta descubrir tu secreto. Lastimarla no será un problema para ellos... ni tampoco para tu padre.”

“¿Qué pretendes?”

“Que te alejes de ella... la proxima vez que intentarán descubrir tu secreto... no fallarán, y ella pagará el precio. Cuando eso ocurra ella no sobrevivirá.”

Draco palideció. – “Eso no pasará.”

“¿Por qué no? ¿Crees que podrás protegerla de ellos? ¡Tu voluntad contará menos que un cero a la izquierda cuando todo el mundo sabrá que te revuelcas por las noches con una impura! Tu padre quiere asesinarla por el simple hecho de que existe, imagina lo que le haría si descubriera que su único hijo se enamoró de ella.”

“Tendrá que pasar sobre mi cadaver.”

“Ohh... mucha gente querrá hacer eso cuando llegará el momento, Malfoy, asi que no me tientes... yo estaré en la cola con todos los demás.”

“No lo creo... San Potter y tu son demasiado nobles para matar a nadie.” - Se interrumpió, maldiciendo en secreto su maldita bocota

Ron ignoró el comentario y sibiló. - “La dejarás... antes de que sea tarde.”

“No puedo.”

“La torturarán, Malfoy. Harán que te arrepientas por cada beso que le diste. Y cuando estará a punto de morir por tu culpa te sentirás mucho peor de lo que te sientes ahora. ¿No tienes miedo, Malfoy?”

La expresión en la cara del slyterin fue mas elocuente que mil palabras.

“¡Deberías!” – Subrayó el pelirrojo. – “Estoy asustado. Por ella...”

“A lo mejor si dejaras de hablar tanto escucharías mejor, Comadreja. Alejarla de mi en este momento no resolvería el problema. Si ellos sospechan algo no pararán hasta descubrirlo todo, y estaremos acabados de todas formas. ¿Cuanto tiempo crees que pasará antes de que el chisme se riegue por todo el colegio?”

“Entonces tendás que acabar con ella de la peor manera posible. Hacer que te odie... Carajo, Malfoy. ¿Quieres escucharme? Hermione esta en peligro y necesito saber que mantendrás tu palabra. Esta vez no puedes elegir. Tienes que hacerlo y punto.”

“¿Y tu estarás ahi para consolarla, verdad Weasley? No tendrás una mejor ocasión que esta para acercarte a ella.”

“Si crees que ella sea capaz de cambiarte por mi de un dia para otro la conoces muy mal. Ella decidió hace tiempo que lugar que tengo en su vida... y te aseguro, Malfoy, y lo seguiré teniendo aun que te duela... pero lo tuyo con ella no puede acabar bien..

“Yo..”

“Malfoy... no puedo impedir que acabes con tu futuro, pero el camino que elegiste no involucra solo tu vida. Acabarán con matarla. La pusiste el peligro hoy.... seguirás haciendolo cada vez que la miras. Sigue así, y es probable que un dia los encuentren juntos. Sería mejor que decidieras no seguir actuando de manera tan irracional.”

“Toda mi racionalidad se fue al traste desde el instante en que desperté en su cama. No se quien soy ¡no puedo ni recordar que tipo de persona era antes de que todo eso empezara... pero no te ilusiones, Weasley...

Nada está dicho todavía! Ella seguirá conmigo a pesar de todo... y de todos.”



....................................... sigue a continuación..................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Jue Ago 28, 2008 8:06 am

................ Cap 9............ sigue...


Horas después, se arrodilló frente a la misma cama donde transcurrió tantas horas con ella... El pelo aun humedo después de la ducha helada que no logró apagar su inquietud, ni despejar su mente. Todo sus pensamientos se agolpearon en la oscuridad. No quería que ella lo viera así, que supiera cuanto miedo tenía a a idea de dejarla entrar totalmente en su vida.

El fin estaba cerca, pudo sentirlo en el roce de la manta que lo cubría acompañando sus pocas horas de sueño... podía sentirlo en el frío nuclear de sus huesos. Draco sabía que nunca podría correr lo suficientemente rápido ni abrazarla con la suficiente fuerza para que no pudiera alejarse... desde que los miembros del a casa de Slyterin descubrieron lo que había entre ellos deseó convertirse en su sombra.

La noche anterior se deslizó lentamente entre las sabanas sin despertarla y la abrazó hundiendo la cara en su espalda, los ojos abiertos y clavados en ella, sus manos extendidas con la vana ilusión de poder crear un refugio imaginario donde nadie - jamás - osaría entrar para apartarla de su lado. Hermione se transformó en el centro de todo su mundo.

Esta noche entró en su cuarto y se quedó inmóvil en el centro de su habitación por minutos que parecieron horas, sacudido por una angustia sin fondo.

No encontró el valor de acercarse, esta vez, de mirarla a la cara, ni de dejar que viera toda su rabia y desesperación. Entonces se sentó sobre la alfombra, cerca de ella. Solo quería quedarse ahí... saber que no estaba solo.. que ella aun seguía a su lado. Se quedó despierto, rodeado de los familiares sonidos de su cuarto,de su perfume que llenaba el aire.

Después, advirtió su presencia. Estaba detrás de él, y lo miraba. Sintió el roce de sus manos, el calor de su aliento.

Él cerró los ojos y escuchó un pequeño gemido saliendo de su propia garganta. :::::::Podría ser la última vez. :::::::
Pero ella no pudo escuchar esas palabras

La abrazó, deslizandose junto a ella entre las sábanas. Quiso sentirse a salvo, protegido en esa jaula de algodón, perfumes y respiros.

Una mano resbaló sobre su abdomen y otra entre sus pechos. Él pudo sentir el latido de su corazón volviendose mas regular... por un solo instante, quiso dejar de sentir el miedo.

Cerró los ojos sintiendo una dulce sensación de calor recorrer cada poro de su piel. La abrazó mas fuerte, acariciándola dulcemente, rozandole el pelo. “Estoy aquí, esta noche, porque quiero decirte que.. Todo lo que quieras de mi.. mi amistad, mi amor, mi corazón en bandeja de plata... lo tendrás...”

Y después, con una voz que ni él reconoció, le preguntó: “Dime lo que quieres.. dímelo..” Susurro con la boca a un beso de distancia de la suya.

Acomodó mejor su cuerpo contra ella, aumentando el contacto entre ellos a través de la escasa barrera de tela que aun los separaba, para que comprobara sin lugar a dudas hasta que punto la deseaba. Le tomó cara entre sus manos y susurró:“¿Confías en mi?”

“Bien sabes que si..” Dice ella, moviendo levemente sus caderas, aumentando la fricción.. y.. si cabía... el fuego en sus venas.

Dejó de respirar, cuando sus brazos se movieron lentamente trazando los contornos de su pecho. Acarició su piel perfecta y después, con un movimiento lento y suave. El nudo que no sabia haber acumulado en su garganta se desolvió como por encanto....

Fue entonces que estallaro sus besos. “¡Merlín! ¡eres perfecta!”

Su boca se abrió en un gemido cuando sus dedos alcanzaron las partes mas sensibles, recorriendo cada porción de piel.

“Draco...” Susurró ella, alejándose un poco.

Él creyó haber muerto, bajado hasta el infierno y haberse ganado un pasaje al paraíso...

Su aliento le rozó la piel, recorriéndola de arriba abajo.Y la besó con una sonrisa de gatito satisfecho... ronroneando, también.

Fue como estallar en el aire bajo el toque de sus manos gentiles y apasionadas, vibrando al compás de las sensaciones se sintió perdida... perdida.

“¡Draco!!!”

Abrió sus ojos buscando su mirada y la pasión que leyó en su cara hizo que ella sintiera el corazón justo al centro del estomago.

Su mirada la devoró, suplicante. Sus ojos estaban llenos de lagrimas al igual que los míos, sus manos la acariciaron con una delicadeza que le quebró el corazón en mil pedazos...

Ella profundizó el beso trazando un camino imaginario sobre su piel, guiándolo hcia otra primera vez... su cuerpo cantó bajo su toque, unido al suyo, en un concierto de susurros leves y gemidos.

La abrazó fuerte, incapaz de tolerar la insoportable sensación que estalló en su vientre como un vuelo de mariposas.

Cuando la abrazó, élla se dio cuenta – sorprendida- que Draco estaba llorando.

“¿Qué sucede?” – Preguntó, asustada.

“Aun nada, pero temo que sucederá. No se como, o cuando pero los dos sabemos que si la gente equibocada llegara a sospechar lo nuestro estarás en grave peligro.”

“Lo supe desde el principio, elegí enfrentar el riesgo.”

Él se escondió la cara con las manos, suspirando “Nunca me perdonaré si te pasara algo.”

Ella sonrió. - “Puedo cuidarme muy bien, no te preocupes.”

“No lo dudo. Pero después de lo que pasó hoy..” Se interrumpió, arrepintiéndose de sus palabras.

Ella lo miró, alarmada. “¿Qué?”

“Mis supuestos “amigos” me obigaron a tomar el Veritaserum esta tarde. Parecían ansiosos para descubrir mis secretos.”

Hermione cerró los ojos, preparandose para lo peor. - “¿Qué les dijiste?”

“Nada, al parecer la Comadreja también decidió seguirme y conjuró un hechizo enmudecedor antes de que pudiera abrir la boca.

“¿Ron?”

Draco asintió. -

Ella lo miró, suspicaz. “¿Pelearon?”

“No fue una agradable charla entre amigos, si es lo que estás preguntando, pero reconozco que fue útil que él me mantuviera alejado de ojos indiscretos hasta que se acabara el efecto de la poción. No hizo nada para esconder lo que piensa de mi relación contigo... pero me da igual.”

Hermione lo miró con tristeza. - “Temo que yo no pueda decir lo mismo. Pero tomé una decisión, y enfrentaré las consecuencias de mis actos.”

Draco hundió el rostro en su cuello, tratando de dominar el miedo que sentía ante la idea de enfrentar el mundo que los esperaba mas allá de ese cuarto, y se quedó ahí por un buen rato, aspirando su aroma. Después levantó la mirada y tomó firmemente la cara de ella entre sus manos. - “Cualquier cosa ocurra, no te perderè. Haré lo que sea para que jamás te arrepientas de esto.”

Peró él sabía – en el fondo - que no estaba en sus manos el poder mantener esa promesa. Un día el Mal tocaría a esa puerta y se llevaría también su alma.

Se apagaría ese fuego... porque le arrebatarían todo... hasta el aire para respirar.

Estaba ahogandose..... y no tenía aire.

No tenía nada.




Continuará......................................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jackie.Granger

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 138
Edad : 25
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Jue Ago 28, 2008 2:19 pm

Jope, que triste!! Me hiciste llorar!! T.T

muy bonito!!!!!!!

Continúa pronto!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Monzy Rozen

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 110
Edad : 33
Localización : Luchando en el Alice Game
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Vie Ago 29, 2008 1:22 am

Perfecto!! en verdad perfecto no hay mas que decir jeje es maravilloso!!!

ME encanta y ojla que lo sigas muy prontito ehh

BESOS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Dom Ago 31, 2008 7:33 am

Hola chicas,

las dejo con Draco enfrentándose a las serpientes....

Un besote

Roma


CAP 10
Serpientes

Esa noche Draco Malfoy ingresó a la Sala Común abriendo estruendosamente el retrato de Salazar Slyterin... con la fuerza de un huracán. Desbordaba una furia que era casi intolerable de presenciar. Los ojos hechaban chispas y estaba tan tenso que todos los músculos de su cuerpo parecían a punto de partirse en dos debajo de la ropa.

Lo que pasó a continuación ocurrió tan rápidamente que nadie atinó a reaccionar a tiempo, cuando la punta de la varita cortó el aire levantándo a Theodore hasta dejarlo con los pies suspendidos en el aire como... una grotesca marioneta.

La mirada asesina del rubio no prometía nada bueno. En el pasado él se enfadó con sus compañeros por muchas razones, y en cada una de ellas NADIE intentó siquiera darle la contraria SIEMPRE comprendieron cuan fulminante podía ser esa mirada. A veces ni siquiera fueron capaces de sostenerla.

“Será mejor que tengas una excelente razón para explicar lo que hiciste hoy.... Nott. ” Los dedos del rubio apretaban convulsivamente la varita mágica, los nudillos blancos por la tensión.

Un escalofrío recorrió la espina dorsal de los presente cuando notaron en su voz un hilo de acero... una corriente subterranea dominante, potencialmente letal... digna de un guerrero.

“No se de que me hablas.” – Replicó el aludido aun flotando por los aires al compás de los malabares de su varita, furioso por la humiliación.
Draco se acercó de un paso, levantando el mentón para observarlo mejor. – “¿Quieres que te lo deletree?”

“¡No! Prefiero que nos expliques que hacías la noche pasada en el bosque con esa sangresucia.”

Nott no tuvo ni el tiempo de procesar lo que pasaba, cuando Draco, con un último imperioso movimiento de su varita hizo que su cuerpo volara hacia el techo y cayera ruinosamente al piso... a sus pies.

La mirada de Draco se endureció aun más. – “!Lo que haga o deje de hacer en mi tempo libre no es asunto tuyo... Theodore!”

El otro se masajeó la espalda adolorida, rugiendo: - “Parecían recien salidos de un barrizal, cubiertos de lodo y quien sabe que más. No creí que tuvieras tan malos gustos ¿tu padre sabe que te acuestas con seres inferiores?” - Nott parecía exaltado, como si hubiera soñado por toda su vida poder encontrar su punto débil y ahora estuviera a punto de alcanzar su meta.

“No es tu tarea cuestionar mi manera de entretenerme, Theodore. Ese es un privilegio que corresponde exclusivamente al leader y – aun que te duela – sigo siendo yo. Si quiero cazar sangresucias en el bosque... lo hago... si decido jugar al gato y al ratón con mi presa.. exijo ser yo el que logre atraparla.” – Siseó, con una frialdad que nada tenía da envidiar a la de su progenitor.

Miró a todos los presentes, para elvaluar el efecto de sus palabras. El rostro impasible... altero. - “Es mi privilegio cazar sin testigos, ni interferencias.... si así lo decido.

Nott estalló en una carcajada- ¿Era eso lo que hacias en el bosque, entonces, Malfoy? ¡Viendote en esas fachas era dificil decidir quien hubiera atrapado a quien! Ella no se dejó agarrar tan facilmente. Te rebajaste a retar una sangresucia ¡vamos!”

“¿Retar? Entre ella y yo... no hay comparación posible.” – Su voz sonó tan fría como el acero. Draco desprendía tanta furia que más de uno restrocedió instintivamente. – “No imaginas, Nott... cuanto es fácil perder el camino en el bosque... moverse en ese submundo armado solo de tus instintos de serpiente. Ese lugar no tiene secretos para mi.... ni para nadie que se alimente del Mal que lo gobierna.”

Nott palideció, y Draco notó con satisfación que empezaba a dudar de sus razones.
Draco continuó, impasible. - “¿Me preguntas si disfruto el perseguir sangresucias en el bosque? ¡CLARO QUE SI! Ver la manera en que esa mascara de sabiduría y superioridad se quiebra bajo mis ojos es un placer que no compartiría con nadie.... es un privilegio del que solo yo puedo disfrutar! ¡Nadie más que yo logrará aplastarla hasta que no le quede aliento ni para respirar! Quiero verla quebrarse en mil pedazos… verla gritar, y suplicar. Cazar sangresucias es mi deporte preferido ¡después del quiddich, claro está¡Y no admitiré cuestionamientos ni interferencias de ninguna clase!”

Nott pareció desinflarse como un globo. - “Asi que ella solo era tu... presa.”
“Claro que si ¿qué creías... que me atrayeran sus encantos? Las serpientes se juntan solo con sus semejantes... deberías saberlo. Y no perdonan los traidores, Nott.”

La cara de Theodore asumió repentinamente un bonito color tofu. - “Creimos que...”
¡Me importa un knut lo que creiste, Nott!!Nadie puede atacarme sin pagar las consecuencias. Asi que piensalo muy bien, la proxima vez que decidas meterte conmigo.... porque será la última cosa que harás en tu vida.”

Como respondiendo a una orden silenciosa, todos los presentes parecieron despertar del trance que los mantuvo paralizados hasta ese momento y corrieron hacia sus cuartos, huyendo como aves asustadas.

Draco se quedó ahi, enfrentando la mirada del único slyterin que jamás se atrevió a desafiarlo, sin perder ni un ápice de su compostura.
Y después... solo lo dijo. Con un tono de voz tan bajo que Theodor pensó haberlo imaginado. - “Cuidado Nott...¡la siguiente presa... podrías ser tu!”

.....................................

Algunas horas más tarde - en el Gran Comedor - Draco hacía titanicos esfuerzos para mantener la mirada concentrada en algun punto imprecisado mas allá de la pared.
La tensión que sentía era tan fuerte como para partirlo en dos. Tenía el cuerpo totalmente rigido pero por dentro podía sentir como sus huesos temblaban en el esfuerzo de mantenerse calmado, repitiendose lo mismo... como un mantra:
::::::::::: No debo mirarla... no debo mirarla... no debo :::::::

Tuvo que hacer lo imposible para que su voz no temblara. Sintió su mirada traspasarlo como una espada. El rubio levantó la cabeza y dejó salir cada palabra con toda la indiferencia que pudo aparentar.

No pudo evitar percatarse que la mitad de las chicas de slyterin lo miraba con adoración incluyendo a Pansy, que no se cansaba de pedir nuevos detalles sobre lo que supuestamente pasó en el Bosque Prohibido... y lanzaban miradas de burla en dirección de la castaña.

“¡Podías dejarla en el charco, Draco!” - Canturreó. – “Nadie hubiera notado su ausencia de todas formas.”

Draco apretó los puños y endureció la mirada, tratando de aparentar una indiferencia que no sentía. ¡Por Merlín! ¿Debería mentir de esa manera frente a todo el mundo por lo que quedaba de su vida?

Se dio cuenta, con amargura, que sus compañeros de casa parecían del todo convencidos de que no mentía. Draco ecuchó su misma voz jurar entre risas que todo era verdad, hizo esfuerzos sobrehumanos para no mirar hacía la mesa de Gryffindor. Sabía que ella lo estaba mirando.

Dejó que esas mentiras salieran de su boca, proporcionando increibles detalles sobre esa noche.... la manera en que Hermione trató de escapar de él... la expresión de su cara cuando al fin pudo alcanzarla y hacer que hundiera la cara en el charco de barro del que nunca debió salir.

Palabras de acero pronunciadas con voz de terciopelo....

Toda la conversación se desarrolló en susurros, pero el tono de voz que usaron para comunicar entre ellos fue suficiente para que sus palabras alcanzaran algunos Gryffindors sentados en la mesa para entonces casi vacía, donde aun se encontraban – Hermione, Harry y Ron.

Hermione cerró los ojos. –

:::::Almenos en apariencias, Draco alcanzó su objetivo.::::::

Estaba dispuesto a salvarla aun a costa de traicionar todo lo que esa relación significaba para él. Un error... una indiscreción... podría resultarle fatal.

Y todo acabaría, incluyendo su vida.
Logró decir toda esa serie de barbaridades eso sintiendo su mirada taladreandole la espalda, y fue una suerte – para él – que no tuviera una varita a la mano... porque cuando por fin cerró la boca pensó que lo mejor que podía hacer era lanzarse un Avada el solito.
Hermione, sentada en la mesa de Gryffindor, lanzaba desesperadas señales en dirección de Harry y Ron, que hervían de las ganas de partirle la cara frente a todo el mundo.
Ella siseó, en tono tan bajo que solo ellos dos pudieron escucharla. - “No intenten meterse en eso... no reaccionen. Solo son insultos.. .estoy acostumbrada.”

Ron la miró como si acabaran de salirle dos cabezas. – “Pero...”

“Ron, agradezco que te preocupes por mi pero no les daré la satisfación de saber que me interese lo que piensen de mi. Nunca dejé que me importara ¡ahora menos que nunca! ¿Qué diablos esperaban? ¿Que fuera amable? ¡Solo es Malfoy... por Merlín! ”

Ella sabía que Draco solo actuaba así para desviar las sospechas de sus compañeros de Casa de lo que realmente había entre ellos, pero esas palabras – pronunciadas con increible frialdad - le dolieron igualmente, y conociendo a su detestable familia, no pudo evitar hacerse preguntas.

Harry leyó el dolor en su mirada, y no pudo evitar decir lo que pensaba. – “Tu lo dijiste, Hermione, es un Malfoy. ¡Apuesto a que si buscaras en uno de tus amados libros el significado de la palabra cabrón encontrarías su árbol genealogico!”

Ella suspiró. - “Harry... por favor. No es el momento, ni el lugar.” Miró a su alrededor nerviosamente. Lo que ocurría en la mesa de los slyterin empezó a despertar curiosidad. Nerviosa, ella se levantó y abandonó el comedor con toda la dignidad que fue capaz de demostrar. Harry y Ron, sus ángeles guardianes, la escoltaron apretando sus varitas mágicas.... lanzando miradas asesinas en dirección de las serpientes.

Draco la miró por un instante... en sus ojos vacíos él pudo leer cual sería, de ese día en adelante, el futuro que los esperaba.

....................................................

Harry y Ron, al final de las clases, casi obligaron a Hermione a seguirla hasta un aula vacía del tercer piso, y después de haber sellado la puerta con un hechizo, se frotaron las manos nerviosamente. Las caras de los dos no prometían nada bueno.
Harry rugió. – “Estamos preocupados por ti, Hermione.”

Ella trató de calmarlos. - “Chicos.... No es como parece. Sabía que Draco haría eso... es parte del plan para desviar las sospechas de nuestra relación.”

“Es aun peor, me temo.”

“Solo estaba actuando, Ron. Sus amigos sospechaban que había algo entre nosotros. Eso fue lo mejor que se le ocurrió para convencer a esas lacras... solo está actuando como si aun fuera uno de ellos.”

“¡Malfoy ES uno de ellos! y eso es solo el comienzo, Hermione. ¿Cuanto tiempo crees que pasará antes de que uno de sus amigos quiera jugar al corre-que-te-atrapo con otras mestizas? ¿El chico que amas acaba de proponer la cazería a la sangresucia como un nuevo deporte ¡POR MERLÍN!”

Ella se tomó la cabeza entre las manos. - “¡Ay Ron, es imposible que puedas entender!”
Ron la miró, furioso. - “¡No! ¡estás equivocada... querida! Entiendo tan bien que llegué al punto de salvar el culo de tu novio, ayer por la tarde. ¡Pero este no es el punto!”
¡Te digo que no entiendes, Ron!¡Solo fueron palabras! ¡él me ama!”

Ron se agarró la cabeza entre las manos, reprimiendo el impulso de sacudirla como una muñeca de trapo. - “¡Menos mal!¿qué sería capaz de decir si no te amara?”

“¡Basta, Ron. Ya fue suficiente. Si me arrastaron hasta aquí para decirme lo equibocada que estoy....”

Harry la interrumpió. – “No, Herm. Estamos aquí para ayudarte, y lo haremos. Aun que jamás aceptaremos lo tuyo con Draco.”

Ella vió perpleja, como Harry sacaba del bolsillo un viejo pergamino amarillento. - “Toma esto.” – Sussurró el moreno. – “No quiero saber por nada en el mundo como y en que circunstancias te encontrarás con él a partir de hoy, pero podría ser útil para los dos descubrir a tiempo cuando el peligro se acercará.”

Hermione lo abrazó, agradecida. – “Harry... yo...”

“No me agradezcas, Hermione. Hago eso para eliminar la tentación de seguirte, y espiar tus movimientos. Si tuviera el mapa en mis manos... no resistiría a la tentación de usarlo... No soy tan noble como crees.”

Ron la tomó por los hombros, para asegurarse su completa atención. – “Eso no quiere decir que desde ahora dejaremos que actues sola. Estaremos siempre aquí para lo que necesites... será mejor que él sepa en lo que se mete... y que te trate como te mereces... si no lo hará ¡pobre de él!”

...... Continua en el siguiente post.....
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Dom Ago 31, 2008 7:33 am

...........Continúa...........Cap 10................................

Esa misma noche, Hermione se sobresaltó cuando unos fuertes brazos la agarraron por los hombros... haciendo que se estemeciera. La boca de él se deslizó lentamente desde la base de su cuello al lobulo de su oreja, y susurró. – “Perdoname... por todo lo que dije.. y por lo que diré y haré de ahora en adelante.”

Ella hundió la cara en su cuello y suspiró. “- Muy pronto encontrarás natural despreciarme de dia y amarme por las noches. Temo que esa farsa segurirá hasta que los dos perdamos el sentido de lo que es falso y lo que es real.”

Draco la besó, más intensamente. – “No sucederá, eso ES real.”

Hermione susurró. - “Nunca me engañes... ni me escondas nada... Estoy arriesgandolo todo por ti... cada vez que nos vemos... cada vez que me enfrento a las miradas de todos ellos siento que estoy totalmente sola... Presiento que pagaré muy caro todo eso... y tu también."
Él la miró, malicioso." Espero que si. Cobrame ahora... por cada insulto que pueda herirte partir de hoy."

Ella esbozó una sonrisa.

Draco continuó. - “Pero recuerda... cada vez que logre engañarlos con otra mentira, habré ganado otra noche contigo.

“Cada vez que te insulte frente a todo el mundo, te recompensaré con besos... Todo lo que puedo ofrecerte por ahora... es algo que podrá existir solo gracias a la fe que tendrás en mi...Cree solo en lo que sientes cuando te beso... siente solo lo que mis manos te transmitirán. Solo eso tengo que ofrecerte...”

Profundizó el beso y por algunos largos instantes ella perdió el sentido de la realidad. Se apretó más contra él.

Ya no se quien soy.... no tengo la menor idea de lo que hiciste conmigo... pero el único camino para mantener secreto lo que tu y yo tenemos es que pueda seguir actuando segun lo que todos los demás se esperan de mi.”

“Draco...”

“Es como si acabara de partirme en dos... todo lo bueno y lo malo que aun existe en mi se desdobló en dos personalidades totalmente diferentes y opuestas.... pero las dos te aman por igual, Hermione.” - Profundizó el beso. - “No quiero perderte.” Sus manos la recorrieron entera... y ella sintió que la verdad vibraba en cada poro de su piel... resonaba en cada palabra no pronunciada. ¿cómo podía la Gloria estar tan cerca del Infierno? - “No puedo.”

Hermione lo miró, seria. - “No pasará nada. Nadie podrá cambiar lo que somos.... no sin nuestro permiso. No dejes que el miedo gane sobre lo que sientes... no son tus palabras que demuestran lo que sientes por mi... son tus besos, la manera en que me miras.
Pudo escuchar el latido de su corazón, el ritmo alocado de su sangre bombear en sus venas.

Estaba mas vulnerable que nunca. Cuando el toque de ella lo abandonó se sintió desposeído.

Draco bajó la cabeza cuando sintió un repentino escozor en los ojos. Fue como si el invisible nudo que hasta esa noche apretó su garganta de deshaciera como por magia. Hundió la nariz en sus rizos y aspiró profundamente, como si no existiera otro lugar – en el mundo – donde hubiera querido vivir.

El calor que ella le transmitió, la apacible sensación de su cercanía hicieron que Draco se dejara acunar por las emociones. Buscó, en la penumbra, el calor de su respiración como un naufrago... inhaló por un instante, acariciando los contornos de su rostro.. como un ciego.

Todo debía ser una ilusión… un sueño y él pensó que muy pronto despertaría moviéndose solo en la cama... pero su cama jamás olió tan bien.. y nunca la escuchó gemir de esa manera.. - “No puedo prometerte que será perfecto.. ni tampoco que lograré ser todo lo que necesitas que sea. Lo nuestro siempre será dificil.”

Ella lo interrrumpió. – “Se lo que quieres decir. Es como si acabáramos de escalar el Everest. Llegas a la cima, te demoraste un siglo y estas muerto de cansancio.... pero el panorama te corta la respiración.”

Él rió fuerte y ella también.

“Y qualquier esfuerzo que hiciste para llegar hasta ahi no es nada en comparacion a lo que pruebas mirando abajo.” - Concluyó.

Se abrazaron, riendo. Un escalofrío le recurrió la espina dorsal.... y Draco sintió – inesperadamente – una sensación de euforia jamás experimentada. Él estaba acostumbrado a mantener el autocontrol pero - en ese instante – las emociones parecían querer brotar de su pecho como en una explosión de fuegos artificiales. Bebió de sus labios como si no hubiera un mañana... tal vez así sería.... Él se preguntó que hizo para merecer que lo mirara de esa forma... pero deseó que lo siguiera haciendo por muchos años más.

No podía darle todo. No podía ofrecerle un futuro. Pero ella eligió quedarse con él, a pesar de toda la basura que los rodeaba, su amor latía obstinadamente en un lugar seguro que sólo pertenecía a los dos.

Nunca nadie cambiaría eso. No podrían. Ni la muerte podría arrebatarselo.



Continuará......................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jackie.Granger

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 138
Edad : 25
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Dom Ago 31, 2008 12:31 pm

¡Qué bonito! *.*
Jo!! Me encantó!!! n.n ¿Por qué el munco los trata así?? T.T Tienen que ser felices!!! ...
xD

Bueno, síguelo pronto!! jeje...

Besos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Albita!!
Moderador
Moderador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 250
Edad : 24
Localización : donde va a ser¿? ... en el pais de las Golosinas, calle Piruleta, en mi casita de chocholate!!! ...
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Dom Ago 31, 2008 5:51 pm

Dios que bonito!!
me encanto esta parte...
Roma escribió:

No podía darle todo. No podía ofrecerle un futuro. Pero ella eligió quedarse con él, a pesar de toda la basura que los rodeaba, su amor latía obstinadamente en un lugar seguro que sólo pertenecía a los dos.

Nunca nadie cambiaría eso. No podrían. Ni la muerte podría arrebatarselo.

es precioso pero no es justo!! odio a la gente! por qué no los dejan en paz?? ¬¬'
porfa sigueee!! que quiero que todo se arregle y puedan estar juntos... aunque me parece que aun va a haber mas complicaciones para ellos.... =(!!

por cierto, siento no haberme pasado antes pero estuve en casa de una amiga y no pude pasarme por el foro =(!

siguelo!!

unBesazoO!!*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Monzy Rozen

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 110
Edad : 33
Localización : Luchando en el Alice Game
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Miér Sep 03, 2008 3:41 am

Ayyy Roma eres genial!
Casi llore en serio...
WOW no se que mas decirte en serio, me dejas siempre sin palabras. todos los capis son geniales pero hay una partecita:

Roma escribió:
“Es como si acabara de partirme en dos... todo lo bueno y lo malo que aun existe en mi se desdobló en dos personalidades totalmente diferentes y opuestas.... pero las dos te aman por igual...

Que en serio me hizo un nudo en la garganta es mega cool

BESITOS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Miér Sep 03, 2008 7:33 am

Una pequeña sorpresa en este capitulo. después de todo Ron también merece una pequeña emoción, lo machaqué demasiado en esos últimos capitulos Twisted Evil

Muchas gracias A TODAS por postear lol!

Hasta la proxima

Roma


CAP 11
Todo empezó con la lluvia, en ese dia en blanco y negro que se preanunciaba totalmente pobre de promesas. El partido de quiddich entre Gryffindor y Ravenclaw se desarrolló bajo una lluvia furiosa. Ese clima pareció exacerbar lo ánimos de jugadores y expectadores.

Ron se acercó al castillo, al final del partido. Dejó que Harry y todos sus compañeros festejaran la victoria sin él y se alejó del campo de Quiddich, mojado hasta los huesos, chorreando agua y lodo.

Estaba furioso con el mundo entero, decepcionado y frustrado como nunca en su vida.

Ganaron, naturalmente, pero ni eso logró mejorar su humor. Por mucho que se empeñara en esconderlo no pudo evitar darse cuenta de que ella no estaba entre el publico... no fue a verlos jugar esa tarde...

Ni tampoco Malfoy.

Se sintió desposeido, despojado aun del pobre consuelo de verla... En esa relación platónica hecha de gestos, roces y miradas, nunca hicieron falta las palabras... Por lo menos... creyó que siempre la tendría ahí, a su lado y que nadie lograría intrometerse.

Se equibocó... porque nunca hubo nada mas que una frágil burbuja de ilusiones... Nunca... a lo mejor existió solo en su imaginación... y mientras él soñaba que era suya, Hermione eligió ser de alguien más.

No podía aceptar que Hermione estuviera enamorada de ese tipo. ¡Por Merlín! Él le salvó el pellejo solo porque era lo correcto aun que eso significara ayudar a un Malfoy ...solo para permitir que regresara otra vez en los brazos de ese tipo.

Ella caminaba por un sendero muy peligroso. No pasaría mucho tiempo antes de que la gente empezara a sospechar de la verdad.

Debía estar con él a esas horas.. escondida en algun rincón oscuro... con el corazón latiendo desbocadamente ante el terror de ser descubierta... temblando abrazada a ese afortunado bastardo... besandolo... acariciandolo.

:::::::: Trata de no pensar en eso::::: Trata de olvidar :::::::::

Pero por mucho que lo intentara, en el mismo instante en que esa Hermione tan pasional tomó forma en su mente. Su imaginación se dispararó a mil por hora, poniendo frente a sus ojos fantasías que aparecieron en su mente en rápida secuencia y sin ninguna piedad desde la noche ne que la sorprendió con él...

Ese recuerdo lo persiguió de dia y de noche... apareciendo en su mente sin ningun preaviso.... Su cuerpo respondió inevitablemente despertando en los momentos más impensados... como en ese preciso instante.

Subió las escaleras de dos en dos con el único deseo de meterse a la bañera y quedarse ahí hasta que se le bajara el... entusiasmo.

¿Posible que hasta el simple hecho de pensar el ella debía tener este efecto sobre él? ¡Solo era un hombre... por el amor de Dios!

Solo quería entrar en esa nube de vapor y tratar de borrar esas imagen de su cabeza... el recuerdo de su perfume... el calor de ese cuerpo que pudo tocar solo en sueños, la textura de esa boca explorando la suya.

Solo entonces - tal vez - dejaría de sentirse como un globo a punto de estallar.



_______________________________



Hermione se levantó del escritorio enrollando el pergamino que tenía enfrente, satisfecha con su trabajo. Se acercó a la ventana de su dormitorio, observando la manera en wue las gotas de lluvia se estrellaban contra la ventana.

Harry y Ron se enfadarían con ella por haber faltado al partido de Quiddich, ese dia, pero estaba segura que cambiarían de humor cuando les contara que acababa de corregir las relaciones que los tres tendrían que entregar en la case de Transformación para el dia siguiente.

Bajó lentamente las escaleras llegando a la sala común y – sin pensarlo dos veces – entró al cuarto de los chicos segura que la encontraría desierta.Decidió poner los pergaminos sobre sus camas... la consideraba una especie de compensación. Los tuvo un poco abandonados, ultimamente.

Entró en el cuarto con la cabeza gacha... examinando una vez más los pergaminos que aun tenía en la mano. Los revisó para estar segura de que todo estuviera bien.

Estaba distraida, perdida en sus pensamientos, cuando se dio cuenta que un elemento totalmente inesperado acababa de entrar en su campo visual.

Pies... humedos y grandes, hundidos en la mullida alfombra del dormitorio.

¡Ohhh Merlín!

¡Ron estaba parado desnudo y mojado a no más de unos pocos metros de ella! La suave luz que se inradiaba de la ventana se reflejó en las gotas de agua que chorreaban por su cabello hasta derramarse sobre su cuello... su espalda, y sus brazos.

Estaba parado de espaldas, agachado. Buscando algo en su baúl

Su piel era tersa y dorada... Ella observó el movimiento de sus músculos, bien delineados en ese cuerpo atletico y bien proporcionado.

El aire a su alrededor estaba como viciado en el silencio. Se le olvidó respirar.

Y lentamente... muy lentamente su cabeza giró hacia ella. Sus ojos se abrieron...

Fue entonces que la vio, mirándolo.

Fue como si acabara de sufrir una parálisis cerebral... se quedó parado ahí, a lado del baúl, con la boca y los ojos abiertos como platos...

Desnudo como su mamá lo trajo al mundo...

.:::: Y... la verdad sea dicha Molly :::: pensó ella. :::: hizo usted un gran trab... :::: ¿qué rayos estoy pensando? ::::: Oh... Ohh... ¡Merlín!!! ¿Por qué no toqué a la puerta? :::::

Los ojos de Ron estaban inmensos y dilatados, como si pensara que ella fuera el producto de una alucinación. Estaba tan asombrado que no atinó ni a cubrirse. - “¿Her... mione? ¿Q... qué haces aquí?”

:::::: El papel de la tartamuda idiota ¿ acaso no se nota?::::. Pensó ella. - “Yoooo... puessss... corregí... la t-tarea.. Lo s... siento... pense que... Nos v...veremos de...después..”

Sonrojada hasta el borde del pelo ella dio unos pasitos hacia atrás y cerró la puerta, resoplando como una locomotora.

Estaba temblando. ¡y no del susto.... precisamente!

Ella salió del retrato de la Dama Gorda como una exalación, totalmente sonrojada. El equipo de Gryffindor al gran completo eligió justo ese momento para celebrar dignamente la victoria. Todos los chicos armados de pancartas y banderas se detuvieron al verla... Todos notaron que estaba sonrojada como una cereza madura... y le temblaban las manos.

Harry se le acercó a ella y le preguntó. – “ ¿Qué te pasa?¿Viste a Ron?”

Ella se sonrojó – si cabía – aun más y asintió con un gesto de la cabeza. Cuando abrió la boca tuvo la sensación de que su garganta estuviera llena de arena. – “E..está adentro!”

Cuando entraron, hasta los menos avispados de dieron cuenta de que la expresión en la cara de Ron, aun parado frente a la puerta y para entonces totalmente vestido... no era muy diferente a que tenía la castaña.
Solo que los ojos de Ron parecían resplandecer por algo muy parecido a la felicidad.

Ese fue un pretexto suficiente para que más de uno sumara indicios... Hermione Granger estuvo ausente por toda la mañana y ahora salía corriendo de la sala comun con el aire de quien acababa de ver al Inombrable en persona! ¡Ron estaba talmente sonrojado que parecia un tomate maduro... El pelo aun mojado por la ducha reciente, los pies descalzos!

No se escuchaba un alma en la habitualmente bulliciosa Sala Común, todos disimuladamente y por el rabillo del ojo miraron alternativamente Ron y Hermione para ver si se enteraban de una vez por todas si esos dos acabaron juntos después de todo.

Harry los miró, suspicaz.- “¿Discutieron? ¡Hermione... hablo contigo!”

Ella se le quedó mirando... estaba totalmente sonrojada.Todas las cabezas giraron hacia Ron... que carraspeó: - “Hemm... Nosotros.. No.”

Nadie se movió, nadie habló y nadie respiró cuando Hermione dió un medio giro sobre si misma y se alejo lentamente. Ron se quedó mirandola con esa extraña luz en los ojos.

Harry empezó a sudar a chorros.... estaba hiperventilando.

El pelirrojo lo ignoró. Tomó nuevamente su escoba y alcanzó el hueco del retrato con cuatro zancadas.. silbando una canción...

Harry rugió. “¿QUÉ CARAJO PASÓ AQUÍ?”

Lavander sonrió. – “Haz dos más dos... querido. Ella tenía cara de quien acabara de recibir un golpe en la cabeza. ¡el parecía un gato que acaba de comerse el canario! ¿hace cuanto no veías a Ron sonreír así?”

Harry cerró los ojos. Hubiera querido – por el bien de su amigo - que lo que ella imaginaba fuera real, pero un horrible presentimiento se insinuó en sus entrañas.

Draco se enteraría seguramente, porque el chisme se regaría por todo el colegio en un segundo.

Eso no llevaría a nada bueno.



........................................................................



Él salió del castillo cabalgando su escoba y se libró en el aire, como un halcón, deseando mas que nada alejarse de todo lo que podía distraer su mente del recuerdo de lo que acababa de ocurrir en ese cuarto.

¿Como diablos se suponía que debió reaccionar ante lo que acababa de ocurrir después de largos años de silencio y tanta frustración sexual a cuestas? Tenía fantasías con ella... era inevitable. Apasionadas o románticas. ... intensas o dulces. Espesas como chocolate derretido. Frustrantes y solitarias como una cama vacía.

Pero jamás, ni en sus sueños mas locos... esperó encontrarse en una situación parecida. Por mucho que se esforzara, no podía borrar la expresión de esa cara de su mente. Después de losp rimeros instantes de sorpresa ella... lo MIRÓ. No con esa expresión de hermana mayor con la que miraba Harry y él desde que tenían once años... PARECIÓ VERLO de verdad.

Algo, en la expresión de su cara, en el rubor de sus mejillas despertó una nueva esperanza. Si su presencia aun lograba turbarla... entonces... tal vez no era demasiado tarde, para él.

Ron se agarró de esa convicción como de un clavo ardiendo. Levantó la punta de la escoba y voló aun más alto, con el corazón latiendo desbocadamente, merodeó las torretas y dejó que el viento soplara sobre su cara, alborotandole el pelo, mientras una incontenible euforia se apoderaba de él.

Estalló en una carcajada, poderosa, liberatoria y se elevó más, volando victorioso hacia el sol del atardecer...

Tal vez no todo estaba perdido... para él.



...................................................................



Horas más tarde, en la clase de Pociones, Draco trató desesperadamente de concentrarse en la poción que estaba preparando, con la cara plastificada en una expresión de forzada indiferencia y la botella de Esencia de Girilacco entre las manos.

Las alumnas de Gryffindor estaban extrañamente exaltadas por algo que pasó el dia anterior, en la Sala Comun de Griffindor... Hermione que en ese instante miraba el contenido de su propio caldero como si pudiera revelarle los secretos de universo, aparentaba no darse cuenta de nada.

El dia anterior no pudieron verse... Ella juró que estaría muy ocupada acabando una tarea para el día después ¡asi que renunció a la cita que tendrían esa tarde!

Y ahora se enteraba que - segun todas las apariencias - ella encontró la manera de ocupar su tiempo.... sin él.

Presintió que algo malo pasaba al ver la cara pálida de SanPotter y la expresión de complacimiento en el rostro de la Comadreja... como si supieran algo que él no. Debió luchar contra si mismo para vencer las ganas de arrastrarlos fuera de la mazmorra y pegarles hasta enterarse de una maldita vez de lo que estaba pasando

.... Debió recordar que hay que tener cuidado con lo que se desea....

La voz de una chica del tercer año llegó a sus oidos... apenas perceptible al comienzo... No logró entender todo... pero si escuchó lo suficiente para entender el sentido de esas palabras. El porque de esas risitas estúpidas.

“La prefecta..”

“Un encuentro muy cercano...”

“En el cuarto...de los chicos...”

“Ella estaba toda sonrojada.”

“Ron Weasley... estaba..”

CRACK!!!

Se escuchó un crujido siniestro.. y después gritos confusos que llegaron alos oidos de Draco con un zumbido de abejas furiosas, cuando Draco apretó el puño con tanta fuerza que la botellita de cristal estalló entre sus dedos... Y los pedazos de vidrios filosos se incrustaron en sus manos y luego cayeron al piso.

Snape lo miró, boquiabierto, acercandose furioso. – “Malfoy¿Qué diablos te pasó?”

Pansy gritó cuando vio la sangre escurrir por sus dedos. Todas las caras giraron hacía él al mismo tiempo. “¡Draco!”

Él dió unos pasos hacía adelante, incapaz de quedarse ahí por mas tiempo, y al hacerlo, pasó a lado de Hermione. Levantó la mano lastimada, observándola como si no le perteneciera empujando obstentadamente a un lado la castaña. - “¡Quitate de mi camino... Granger!”

Ella giró la cabeza... y por primera vez pareció despertar del trance y darse cuenta de donde estaba... y frente a quien.

Vió la sangre en la mano de Draco... lo escuchó decir esas cinco palabras y se dió cuenta que una de ellas era su apellido, deletreado como si fuera un insulto.

Las manchas rojo oscuro salpicaron sobre el caldero de ella arruinando irremediablemente la poción. La boca de Draco se torció en una mueca de disgusto y en ese instante ella recordó como era estar del otro lado... donde él no la amaba.

En lugar de liberarse de los pedazos de vidrio roto él los apretó aun más, los fragmentos se clavaron en su piel dejando entrar el dolor como si fuera un veneno. Solo probocandose ese dolor fisico logró adormecer al monstruo que en ese instante renació dentro de él y vencer el impulso de delatar lo que sentía frente a todos

Susurró en tono tan bajo y escalofriante que ella a duras penas pudo escucharlo. – “A medianoche.. en el mismo lugar.”




Continuará.............................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jackie.Granger

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 138
Edad : 25
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Miér Sep 03, 2008 12:16 pm

Oh no!! Nononononononono!!! ella no hizo nada!! Draco no te pongas así!! T.T
A la mierda Ron! Ya dejó de darme pena!! TT.TT

joooooooo!! que se arregle rápido!!! u.u

continúa pronto porfavor!!

Besos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Sáb Sep 06, 2008 7:55 am

Hola Jakie,

aquí vamos otra vez, disfruta el nuevo capitulo bounce

Un besote

Roma


Cap 12
Entre Dos Fuegos


Su cuerpo estaba totalmente relajado entre las sabanas... En el sueño, las manos que la rozaban no eran las suyas... Había el calor de un aliento acariciando su almohada... que no era el suyo.Fuertes brazos la estrecharon, atrapandola. Una voz ronca densa como chocolate caliente se insinuó en su sueño. Una boca la rozó, dulce y apasionada. - “Te necesito tanto!”
Antes de que pudiera darse cuenta de que se encontraba otra vez en ese cuarto, más cercana a él de lo que nunca estuvo en la realidad, los labios del pelirrojo estaban sobre los de ella. Hermione trató de escapar del abrazo de Ron, pero él reaccionó sosteniéndola con más fuerza.
En su interior, una salvaje explosión de emociones estalló como un fuego artificial. Hermione se sintió confundida con sus propias reacciones. Fue como si hubiera esperado mucho tiempo ese beso hasta que sintió el calor de su piel, aun perfumada de una mezcla de jabón y champú.... adherir a la suya.
Después, el perfume se desvaneció y el sabor del beso cambió... Dejó que sus sentidos se llenaran de esa costosa colonia que ella conocía bien... asi como esa lengua salvaje, esa boca aterciopelada. Ella abrió los ojos en el sueño, para espejarse en la mirada gris de Draco.
“¿Ya ves Hermione?”– dijo Draco con esa voz aterciopelada de cuarto en penumbras – “Eres mía, sólo mía .... aún en tus sueños.”

Ella despertó abruptamente. Apenas podía respirar mientras su corazón marchaba a una velocidad peligrosa, latiendo desbocadamente. Se sentó sobre la cama y se tomó la cara entre las manos. Se acercaba la hora de su cita nocturna con Draco y ella tembló ante la certeza que el rubio e enteró de todo lo que pasó con Ron gracias a los chismes que se regaron como fuego de polvora por todo el colegio.

Incomoda – y pensando a sus posibles reacciones - salió lentamente de la cama. Bajó lentamente las escaleras aun tratando de sacarse de la cabeza las confusas sensaciones que el sueño dejó en ella... no quiso preguntarse el porque Ronald se insinuó en su sueño... trató de convencerse de que solo era una respuesta onirica del todo natural a lo que pasó la tarde anterior.... solo una broma de su subconciente

La Sala Común estaba en penumbras. Las llamas que aun iluminaban el antiguo camino de piedra ardían lentamente en la chimenea.

Dio algunos pasos hacía el sillón, en busca de calor. Fue solo entonces que se dio cuenta de que no estaba sola.... pero fue demasiado tarde, para retroceder. Se sonrojó furiosamente, aun incomoda por lo que pasó esa tarde.
“No te acerques más, o no respondo de mis reacciones, Hermione.” – Dijo Ron sin abrir los ojos, ni mover un músculo. La joven dio un salto al descubrirse sorprendida.
“H...hola... Ron... yo..”- Se interrumpió ella, abochornada. – “¿No... podías dormir?”

Él no giró la cabeza para mirarla, se obligó a concentrarse en la tarea de alimentar el fuego. - “¡No soportaba la idea de quedarme en ese cuarto!”

Nerviosa, ella preguntó. - “¿Qué tiene de malo tu habitación?”

“No estás en ella.” - Susurró él.. sorprendiéndose por sus mismas palabras. El dolor en su voz era más que evidente. Estaban abochornados, cada quien por razones diferentes.
Esa tarde, mientras revoloteaba por los cielos cabalgando su Tornado, Ron trató de imaginar como sería encontrarse con Hermione despues de lo que pasó. Esperó por tanto… demasiado tiempo.. que algo más sucediera en esa relación hecha de miradas furtivas e instantes robados.... de roces que jamás se transformaron en caricias… Y esa tarde, Ron mantuvo la esperanza de que tal vez, si se esforzaba de verdad, podría hacer que ella aun lo mirara de ese modo.Quería merecerla… y obtener el derecho a una ocasión que ni él - con toda su torpeza - pudiera arruinar. “Hermione.”.
¿S...sí? – Contestó ella obligandose a observar detalladamente una mancha en la alfombra como si fuese la cosa más importante del mundo.

Giró la cabeza para enfrentara y - cuando lo hizo - Ron se sintió muy cercano a ser desgraciado. Desvió su mirada hacia la chimenea en un intento de controlar la inquietud que le produjo ver a Hermione en esas fachas. El hecho de que ella luciera una piyama corta, que no llegaba más allá de la mitad de sus muslos, no ayudaba demasiado. - “No podía dormir así que pensé que sentarme frente a la chimenea podía ayudarme a conciliar el sueño.”

Ella preguntó- “Funcionó?”

Ron sonrió y denegó con la cabeza. Hermione lo miró como si lo estuviera descubriendo esa noche. Sentado en la penumbra, vestido sólo con un polo gris claro y shorts. La luz del fuego formaba caprichosas sombras en su rostro.

Ron la miró sin decir nada... las cosas cambiarían drásticamente a partir de esa noche... para bien o para mal. No se creía capaz de mantener esa pasividad por mucho tiempo si ella permanecía sentada junto a él, con esa piyama que le permitía ver sus piernas bien torneadas... el aire somnoliento y el pelo revuelto-.

Hermione se respaldó en el otro sillón y contempló las llamas. Por un rato, ninguno de los dos dijo nada. El silencio los envolvió como si fuera una manta vieja y confortable y sólo se escuchaba en la sala el ruido de las llamas consumiendo la madera. Finalmente, ella se movió apenas para poder mirarlo de frente.

Ron, que todavía no había resuelto como enfrentar el argumento que a ese punto se hizo inevitable, sonrió, nerviosamente. – “Ni siquiera me dormí.”

Ella lo miró.- “¿Tenías insomnio?”

Ron la miró fijo.- “No creo que mi incapacidad para poder dormir de esta noche se deba a ninguno de los trastornos de sueño que haya sufrido en algún momento de mi vida.”

Hermione vio algo en sus ojos que la hizo cambiar de opinión sobre la linea de conversación que deberían tener.

Las palabras de Ron, dichas en tono bajo y contenido, quedaron como flotando en el aire. – “Creo que sería mejor que me dejes solo, ahora.”

Sus palabras la tomaron por sorpresa.- “¿Me estás pidiendo que me vaya?” -Sin mirarla, asintió con la cabeza.

Hermione estuvo a punto de levantarse y hacer lo que le pedía, pero lo miró con decisión y preguntó.- “¿Por qué?”

Ron la contempló más asombrado de lo que había estado en mucho tiempo. – “¿Tienes una idea de lo importante que es nuestra amistad para mí?”

Ella lo miró, seria.- “Si es la mitad de importante que es para mí, entonces me parece que sí, tengo una idea.”

Ro se cubrió la cara con las manos. - “Hermione, yo... no puedo arriesgarme a que se dañe.... y todavía no puedo enfrentar esa clase de conversación contigo.”

Ella lo miró por largos segundos sin decir nada. Pudo leer en esos ojos confusión, deseo, ansiedad, miedo y, por encima de todo, amor.

Ella susurró. - “¿Sabes qué es lo que más me gustaba de nuestra amistad? Que después de todo lo que pasamos juntos, los golpes, las heridas, las pérdidas y las batallas, después de todo eso, tengo la plena seguridad de que nada podría dañarla. Absolutamente nada.”

“El problema es que yo... no puedo considerarte solo mi amiga.... Se muy bien que ahora saldrás de aquí para encontrarte con él.” – Cuando lo dijo, el dolor se transformó en el tercer elemento de esa conversación.

Ella abrió los ojos, sorprendida. – “Como...”

“Esa no es la primera noche que paso en ese sillón. Ni tampoco es la primera vez que te veo salir. Él te estará esperando en el mismo lugar...” - Se separó de ella tan sólo el espacio suficiente para no rozarla..

Hermione se le acercó, pero él cerró los ojos fuertemente y levantó las manos, para defenderse de ese toque. Asi que ella se detuvo en seco, herida. - “Perdoname.” – Murmuró ella, caminando hacia el hueco el retrato.

Ron se levantó del sillón alcanzandola en dos zancadas y se asomó con ella mas allá de umbral. Extendió una mano para retenerla y otra para acariciarle la mejilla. Su voz sonó cansada e infeliz cuando dijo: – “Espero que sepas en lo que te estás metiendo. Tu relación con él no llevará a nada bueno. Estoy preocupado por ti.”

Ella se alejó, tratando de borrar de su mente el recuerdo del sueño... y otras cosas... que solo aumentaban sus confusión. Después se detuvo en seco. El pasillo no estaba tan desierto como suponía.

Ella percibió su presencia aun a pesar de no verlo. Sintió su mirada quemarla por dentro y se estremeció.

Ron... sin una palabra, volvió a cerrar el retrato dejándola sola en el pasillo desierto.



..............Continúa aquí abajo lol! .................


Última edición por Roma el Sáb Sep 06, 2008 7:57 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Sáb Sep 06, 2008 7:56 am

......Continúa........... cap 12


Draco Malfoy se odiaba a veces. Su mal carácter, su inseguridad disfrazada de arrogancia y ese maldito orgullo le procuraban siempre una buena cantidad de complicaciones, y aunque estaba acostumbrado a controlar las emociones, siempre que se trataba de Hermione Granger, su auto-control se iba al traste y sus sentimientos salían fuera de control.

No se presentó al resto de las clases, incapaz de seguir escuchando los chismes y las miradas de los alumnos. Nunca antes experimentó toda esa tempestad de sentimientos y – por mucho que se esforzara - no lograba administrarlos.

Esa noche, incapaz de esperar más atravesó la desierta Sala Común, salió de la Casa de Slytherin y caminó por los pasillos de Hogwarts. Caminó lentamente, sintiendo un dolor pulsante en la mano herida... hasta llegar a la torre de Gryffindor

Y ahí estaba él, caminando en círculos a lo largo del corredor oscuro, sin saber si debía quedarse o marcharse. Torturandose imaginando lo que Hermione y Ron podrían haber hecho esa maldita tarde... Su hiperactiva imaginación desarrolló más de una teoría al respecto... y todas ellas lo pusieron enfermo por igual.

Y repentinamente el hueco del retrato e abrió, como cada noche.

Sus ojos - invisibles en la oscuridad - brillaron febriles....porque se dio cuerta que ella no se encontraba sola. Ronald Weasley estaba frente a ella, susurrandole palabras que él no pudo entender. Entonces, ella pareció despedirse alejandose unos metros, solamente para acercarsele de nuevo.

Cuando el pelirrojo se acercó a ella para acariciarla, la sangre de Draco alcanzó el punto de ebullición. El rubio, que acababa de experimentar una montaña rusa de emociones en una sola noche, perdió los últimos vestigios de cordura que le quedaban.

En el instante en que Ron desapareció más allá del retrato Draco olvidó la prudencia y salió al descubierto. Tenía el rostro pertificado en una furia en blanco y negro... tembló por el esfuerzo de vencer las ganas de poner las manos sobre ella y apretar ese mismo cuello que tantas veces cubrió de besos.

Ella sonrió nerviosamente. - “No deberías estar aquí... no en tu forma humana. Alguien podría verte.”

“¿Alguien... como la Comadreja?”

Ella lo miró, seria. – “No quiero pelear contigo... no necesito justificar mi amistad con Ron.”

¿Y quién se está peleando, querida? – replicó él caminando tras de ella. – “Yo solamente me preguntaba si fue tan divertido con él como conmigo.

Ella palideció. - “¿Qué?”

Draco la tomó por los hombros arrastrándola hasta un cuarto vacío. - “Supe que tuvieron un encuentro muy cercano... Te vieron salir de la Sala Comun toda sonrojada ¡él se pasó la tarde volando con su escoba exibiéndose en giros de la muerte como si se hubiera vuelto loco! ¿Por qué estaba tan feliz? ¡DIMELO!

“Draco...trata de calmarte... no es como crees...”

Draco la tomó por los hombros sacudiéndola con fuerza. - “Que diablos hacías a solas con ese... con ese...”

Ella se sonrojó hasta el borde del pelo y dijo, con un hilo de voz. - “Fue un accidente... yo... entré al cuarto de los chicos para dejarles los pergaminos que corregí... bueno... hemmm... yo no sabía que Ron estaba ahi...” – Respondió ella en un soplo.

Los ojos del rubio se estrecharon hasta parecer fisuras. - “Asi que acabaste de conocer a la Comadreja.”

Ella tragó duramente. Sonrojandose hasta el borde del pelo, y Draco abrió la boca hesitando por un instante, como si le costara trabajo dejar salir esas palabras. - “Dime ¿él... te hizo algo?”

Ella sacudió la cabeza, decidida. - “¡NO! ¡Él jamás me lastimaría!”

La boca se torció en una mueca de sarcasmo. - “Puede ser... pero estoy seguro que haría muchas cosas contigo encantado de la vida... si solo se lo permitieras. Y dime ¿te gusto lo que viste? ¡Apuesto a que a partir de hoy no podrás volver a verlo en la misma forma!”

“¿Cómo puedes decir eso? ¡Deberías saber que jamás jugaría con los sentimientos de Ron!”- Se defendió ella encarandolo.

“Pero dejaste que me enterara de la peor forma. ¡Estás jugando con MÍS SENTIMIENTOS, mocosa malcriada!” – A este punto Draco ya no era dueño de sus reacciones. Controlado por la cólera la apretó violentamente por los hombros hasta acorralarla contra la pared.

:::::: Estoy perdida:::::: - Pensó ella. Pero nada podía estar más lejos de la realidad. Draco estaba tan perdido como Hermione.“¿Es así, Hermione?” – preguntó él suavemente – “¿Estás jugando conmigo?”

“Draco...yo...” - masculló ella y el corazón le dio un vuelco cuando él uso la mano derecha para levantar su barbilla y mirarla directamente a los ojos. Él inclinó su rostro y Hermione reaccionó entrecerrando los ojos. Se sentía bajo el influjo de una clase de encantamiento que no le permitía pensar. La agitada respiración de ambos era lo único que podían escuchar.

“¡Ay, Hermione!” – dijo él con vehemencia – “Quiero borrar de tus labios cada beso que recibiste de él. Soy el único que tiene derecho a tocarte, a acariciarte... a...”

¡En ese instante la visión del rubio se oscureció! Un agudo dolor en su mejilla lo despertó del trance.

“¿Como te atreves?” – Ella lo encaró, con los ojos llenos de lágrimas. – “Yo renuncié a todo por ti... arriesgo mi pellejo todos los dias para encontrarte ¡escondiendome de todos como si fuera una criminal! ¡Y ahora resulta que me crees capaz de besuquearme con otro a escondidas!”

La fachada de Draco se quebró, por un instante no pareció tan seguro de sus razones. - “¡Es lo que se murmura por todos los pasillos de Hogwarts!”.

“¿Cómo pudiste pensar eso?” – dijo ella entre sollozos –“¡Eres el único ¡ESTÚPIDO!” - Ella quiso hacer que se callara... Apretó los puños y lo golpeó. Draco se quedó pasivo por algunos instantes observando el rostro de ella, y sus ojos llenos de lagrimas.

Él respiró profundamente y rozó su boca. Presionó sus labios tiernamente, dejando que se calmara, luego de repente, fue como si las compuertas dentro de él se abrieran, se liberaran. Capturó los labios de Hermione y la besó con una desbordante pasión. La envolvió con sus brazos desde la cintura y la apretó con toda su fuerza . Gimió por unos segundos y luego introdujo su lengua voraz en su boca. Ella se empezó a marear.

Su mano se deslizó por la blusa y comenzó a acariciarla desde el estómago lentamente. El roce de sus dedos parecía fuego contra su piel desnuda.

Entonces, esas palabras la alcanzaron. - “Lo siento, Hermione.”

Ella dejó de llorar y levantó la cabeza, lentamente. Draco cerró los ojos, sintiéndose inccomodo bajo ese escrutinio – “Ahora conoces el monstruo que despierta en mi cada vez que te veo cerca de alguien más.”

“No existe nadie más.” - Rebatió ella... y lo besó otra vez, con toda la furia y todo el amor que había en ella. Abrió sus labios y sus lenguas se entrelazaron con furia y necesidad. Lloraron... y sus lágrimas cayeron dentro de sus bocas.

Las manos de Draco tantearon el aire hasta que sus dedos acariciaran la espalda de Hermione. El sonido de sus respiraciónes.. de sus gemidos inundaron el pequeño espacio en el que se encontraban encerrados.

Ella se hizo para atrás interrumpiendo el beso... dejándolo con la boca abierta y sin respiración. - "¿Piensas que te besaría de ese modo si no te amara?" - Ella tomó el cuello de su camisa y se lo levantó violentamente. - "¿Lo haría? Respóndeme."

Draco no se sentía el mas cuerdo de los hombres, en ese instante. Pero estaba seguro que en ese momento, eso era certificable. Su boca se abrió y se cerró sin que él lograra emitir un sonido. Draco colocó una mano en su cintura atrapándola contra su cuerpo. Solo en ese instante vio la venda que cubría sus manos.- "Estás herido.."

"Olvídalo..." – Susurró él refugiándose en la curva de su cuello.

"Déjame ver.." – Susurró ella.

"No... confórmate con..." – Levantó la casaca de su piyama acariciando su piel... dejando que la tela se deslizara suavemente en el piso. - "...sentir...”

Él la abrazó con tanta necesidad que se le estrujó el corazón. Se abalanzó sobre su boca y la succionó, y bebió su sabor con esos increíbles labios y una ardiente y familiar sensación se adueño de su cuerpo. La besó salvajemente, saboreandola. Pasó sus manos por el cabello, por sus mejillas, por su cintura. Él la abrazó dejando que sus lagrimas le mojaran la camisa. – “Lo siento... me volví loco. Olvida lo que dije.”

Ella suspiró y se secó los ojos. Él la miraba con una mezcla de angustia y anhelo. Draco podía ser asquerosamente sexy cuando e lo proponía y ¿para que no decirlo? también cuando no tenía intencion de serlo. Sintió como se le erizaban los vellos en la nuca y se le secaba la garganta. La asustaba el poder que tenía sobre ella...

Siempre fue así, desde que podía recordar. No conocía ninguna chica – en Hogwarts – que resistiera a la tentación de lamerse los labios con expectación al verlo pasar con la corbata floja y el pelo alborotado. Si él te susurraba algo al oido para que nadie más pudiera escucharlo.... emitiendo una especie de ronroneo que te ponía las piernas de gelatina... era normal... todo era parte de su encanto.

Hermione retiró delicadamente los vendajes de la mano de Draco y examinó la herida. “¿Te duele?” – preguntó mientras evaluaba la profundidad de los cortes.

“¿Cómo podría doler una caricia?” – Contestó él con una endiablada sonrisa, mientras ella colocaba nuevamente los vendajes.

Después, Draco hizo que las rodillas de ella cedieran hasta que los dos se encontraron tendidos sobre el piso. El se estiró cuan largo era envolviendola con una pasíón desbordante... casi carnívora. El amor, la frustración, y la pasión brotaron de él como en una explosión apocalíptica.

Draco trazó un sendero de besos desesperados de su boca hasta llegar al cuello... justo en ese punto en que la sangre pulsaba con más fuerza.
La sensualidad de esos gestos fue como una especie de opio emocional para los dos cada parte de sus cuerpos parecía simplemente haber encontrado su contraparte perfecta. Se sentía perdido, embrujado, totalmente sin contról.... en la Gloria.

Sin imaginar que se asomarían muy pronto hacía el borde del abismo.

Y de repente, algo en el aire cambió. El castillo se sumergió en un extraño, aterrador silencio. Un frio inmenso invadió sus huesos...

Escucharon el chirrido de una puerta abriéndose. El resplandor anaranjado los sorprendió aun abrazados....

... después, todo fue oscuridad.




Continuará…………………….
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jackie.Granger

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 138
Edad : 25
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Sáb Sep 06, 2008 10:00 pm

que mono que es Draco!! *.*

Qué?? Qué paso??? Qué demonios pasó?? como lo dejas ahi??????????

xD

Siguelo pronto, me gustó mucho!!
Besos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Albita!!
Moderador
Moderador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 250
Edad : 24
Localización : donde va a ser¿? ... en el pais de las Golosinas, calle Piruleta, en mi casita de chocholate!!! ...
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Sáb Sep 06, 2008 10:18 pm

Amo a Draco!! es tan genial!! ^^

pero ahora que paso?? no me digas que ya hay otra desgracia.... aiiiiiiins..... como sea Lucius lo fusilo!!
porque la gente no los deja en paz!!!
que crueles son todos!!
¬¬'

Siguelo porfa!!
unBesazoO!!*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Mar Sep 09, 2008 7:14 am

CAP 13
Ad Noctum (En La Oscuridad)




Demoró algunos instantes en darse cuenta de que no se encontraba más en el cuarto con Hermione y fue en ese instante que despertó del todo. Ella no estaba a su lado. No reconoció el lugar, ni tampoco se encontraba en condiciones de establecer cuanto tiempo estuvo encerrado. Apenas recordaba lo que sucedió antes de caer inconciente. Estaba helado hasta la médula, en la negrura mas absoluta. Un fuerte olor a humedad le entró en las narices haciendo que sintiera nauseas. Trató de levantarse y – al hacerlo golpeó contra una superficie humeda y viscosa.

Tenía los ojos fuertemente cerrados, al igual que la boca. Respiraba vigorosamente, y en cada inspiración un aire cálido y árido le resecaba la nariz por dentro. Sus manos se cerraron y se abrieron intermitentemente sin saber qué hacer exactamente.Tuvo miedo de abrir los ojos y ver esa oscuridad que lo invadía, lo rodeaba.

Estaba tumbado en el suelo de piedra. La superficie de la roca era muy fría. No escuchó a menor vibración a través del suelo. Su camisa estaba aun medio desabotonada y repentinamente él recordó ese lampo de luz anaranjada, cegandolos. No tenía la menor idea de donde podría estar Hermione. Estaban juntos cuando.... cuando....

¡Merlín!

Recordó sus gritos, y sintió un aterrador sentido de impotencia. Recordó esas cuerdas rodeándolo y una fuerza desconocida arrastrarlo hasta el mismo centro del infierno.

Recordó como los sollozos de ella lo alcanzaron cuando la arrancaron de sus brazos... escuchó nuevamente el eco de su llanto alejarse a cada instante más.

“¿Hermione?”-llamó embargado por el sentimiento de terror más grande de su vida. Su voz no produjo el menor eco... trató de no pensar en lo que eso podría significar.

“¿Me escuchas? ¿Estás ahí?? – Preguntó. Pero no había nadie que pudiera contestarle. Se palpó el cuerpo, en busca de su varita o cualquiera de sus posesiones personales ¡No estaban! Si esa era otra de las bromas de Blaise la pagaría muy cara.

Decidió levantarse para buscar una salida. Se puso en cuclillas y al instante, su cabeza chocó fuertemente contra algo. Soltó un gemido tenue y cayó nuevamente al suelo. Se incorporó, lentamente, hasta quedarse sentado. Esperó unos instantes a que el mareo cediera y con la mano alzada, tanteó la superficie que se encontraba sobre su cabeza.

Roca.

Pura y solida roca. Al tocar las frías paredes laterales, sus dedos se encogieron con aprensión.Repentinamente, una duda absurda y terriblemente angustiosa se abrió camino en su mente: :::::¿Me enterraron vivo? Dios.... me sepultaron?? ::::::
Quiso arañar las paredes con las manos, pero sus uñas encontraron solo una fría, insensible pared rocosa.Se preguntó que pecado habría cometido para qué alguien pensara que merecía morir de esta forma? Convirtiéndolo en un cadáver mas... sin nombre y sin historia.
¡Y gritó! Con toda la fuerza de sus pulmones, mientras un dolor agudo pulsó en las palmas de sus manos empapadas por una substancia densa y caliente.
¡Era su sangre!
Extrañamente, no le pareció importante. Casi podía sentir su conciencia desvanecerse a cada segundo ¿por qué no dejar que la oscuridad lo tragara antes de quedarse sin aire?
Desesperado. Gimió débilmente, como si la oscuridad lo ahogase. Como si todo encogiera y no le dejara espacio para respirar. Tembló violentamente. Su respiración se convirtió en un ronco jadeo, casi agonizante.
- “¡Quiero salir de aquíiiiii!!!!”

Su voz sonó afónica, desafinada. Como si no fuera suya.... ese alarido horripilante se extinguió sin ningun eco en el pequeño espacio. Solo el grito, y a continuación, el silencio.

Con un sollozo casi infantil, murmuró: - “Quiero irme.....”

Gimió otra vez meciéndose como un niño pequeño, incansablemente, olvidando cualquier rastro de cordura. Su conciencia empezó a apagarse lentamente.

Con sumo cuidado para no golpearse la cabeza de nuevo, se las ingenió para ponerse a cuatro patas en el estrecho túnel.

Empezó a gatear. Sus manos palparon el frío suelo. Actuó impulsado por una especie de determinación casi obsesiva. Avanzó con una extraña sonrisa pintada en el rostro. Las pupilas - completamente dilatadas - no captaron el menor destello de luz.
.
Tras pensarlo unos instantes, Draco se estiró completamente y prosiguió su marcha con dificultad.
Imposible saber durante cuánto tiempo se arrastró. El único sonido que podía escuchar era el continuo roce de su ropa contra el duro suelo.

Sus manos estaban ya entumecidas. Tampoco le importaba demasiado. No sabía desde cuanto tiempo se encontraba encerrado.. podían ser diez minutos, diez horas, o diez años.Se movió por puro instinto de sobrevivencia. Finalmente, sus manos palparon algo. Contuvo un jadeo, y sus dedos se encogieron involuntariamente sobre la superficie que acababa de alcanzar: una pared. Sin resquicios... ni agujeros... Nada.

Se desesperó, sollozando inútilmente.Sin embargo, el túnel era demasiado estrecho como para permitir que girara sobre si mismo. La sensación de agobio aumentó. Draco empezó a respirar a grandes bocanadas. Se quedó ahí unos instantes, con los ojos cerrados, intentando coordinar pensamientos.

Se arrastró hacia atrás, porque la estrechez del túnel no le permitía realizar demasiados movimientos.Al hacerlo, su camisa se desgarró, y muy pronto fue la piel de su vientre que se deslizó a directo contacto con el suelo.

Finalmente su instinto le dijo que retrocedió lo suficiente. Levantó temblorosamente la mano derecha, entumecida a causa del frío. Los dedos rozaron fugazmente la roca, ahí donde el techo del cunículo estaba más alto. Con un suspiro, se sentó, recostando la espalda en la pared. Notó la baja temperatura de la roca a través de la camisa. Trató de ignorar el frío atroz en su vientre.

La idea cobró una nueva dimensión en la mente de Draco. En ese instante vio el agujero como su cripta. Lo vió todo nítido. Horriblemente nítido. Allí se quedaría y moriría de inanición, de tristeza o desesperación.

Se llevó las manos a la cara con un gemido sordo y lloró como un niño pequeño... desesperado al verse condenado, sin conseguir saber lo que ocurrió con Hermione.

Si alguien pensó que ese era el castigo que merecía por haberse metido con una sangresucia se preguntó:
::::: ¿cual sería la punición que tenían guardada para ella? ::::: No se atrevía ni a concretar esa posibilidad en su mente.

Después recordó sus gritos... recordó su voz, llamándolo. - “¡DRACO!”

A veces se detuvo a pensar que su relación con ella pudiera acabar tarde o temprano, pero siempre imaginó que todo acabaría en algun duelo mágico con uno de sus compañeros o con su propio padre. Nunca de ese modo.... jamás pensó que lo arancarían de su lado para sepultarlo vivo en ese lugar.

Unos violentos temblores lo sacudieron. Se dobló sobre sí mismo, para calentarse un poco, aún apoyado en la pared. Sus ojos - fijos en la oscuridad mas absoluta - parpadearon lentamente. Sin darse cuenta, cerró los ojos y se dejó caer en un sueño ligero e inquieto. Su cabeza cayó suavemente hacia atrás, hasta apoyarse en la rocosa pared.

Lo vio todo con sorprendente nitidez. Recordó dos brazos suaves. Dedujo que se trataba de Hermione, aunque por alguna razón, no consiguió verle la cara. Incluso lo vió mientras le hablaba. No sabía qué decía, pero estaba seguro que era su voz.

Entonces, un dolor agudo y persistente se insinuó en su mente. La imagen de su ilusión se hizo borrosa, oscura, hasta desaparecer del todo.

Vio objetos. Como fragmentos de un recuerdo del que no podía juntar los pedazos: un cuarto pequeño... Besos... suspiros... lágrimas. Una luz anaranjada ... ese útimo abrazo desesperado. El resplandór de una varita que puñalaba la oscuridad de la noche.

Otra vez el recuerdo serpenteó por el lugar ma recondito de su conciencia. Vio unas manos posarse sobre las piernas de ella... La vio retroceder desesperadamente... la escuchó gritar. Se rebeló a esa pesadilla con todas sus fuerzas tratando inutilmente de moverse; entendiendo por primera vez como debía sentirse un insecto en una telaraña.

Despertó bruscamente, y se golpeó la cabeza contra la pared donde estuvo recostado. Pensó que lo peor que podía pasarle era despertar en esa tumba.

Se quedó con la mirada fija, intentando ordenar pensamientos."Me... me... secuestraron..."

:::::: Pero... pero...aquí no se oye nada... no... “Dios... Hermione ¿que pasó contigo?”:::::: Un sollozo angustiado surgió de sus labios cerrados. La cabeza le dolía intensamente. Un frío nuclear se apoderó de sus huesos.-

:::: Moriré de hipotermia..::::.-gimió, frotandose las piernas.

El hambre se transformó en una continua molestia en su estómago. Él se tumbó boca abajo y empezó a arrastrarse, para evitar posibles colisiones con lo que podría interponerse en el camino. Se arrastró en completo silencio. Siguió avanzando y notó que el nivel del techo volvía a bajar. Sin embargo eso no hizo que retrocediera.

A lo lejos vio algo que lo hizo parar en seco. Que cautivó su mente al instante, aumentando su obsesión de huir: una voz lo llamaba... atrayendolo como un imán. Sintió una extraña eufória invadir sus sentidos. Su respiración se convirtió en un sibilante jadeo.

Estaba tan concentrado y obstinado en seguir esa posible via de escape, que no se dió cuenta de que no se estaba moviendo en absoluto. Extrañado, empujó hacia adelante con todas sus fuerzas. Y se dió cuenta. El techo acababa de estrecharse al punto de dejarlo atrapado y atascado. Inmovilizándolo por completo. Aprisionado en la más completa oscuridad. El techo y el suelo le oprimieron brutalmente el torso impidiéndole respirar con normalidad.

Un dolor penetrante se expandió en su pecho, y él gimió lastimosamente. Intentó arrastrarse más aún, pero la opresión en su pecho se hizo insoportable; las costillas no aguantarían mucho más. Notó un crujido sospechoso en su pecho. Respirar era una tortura. El dolor aumentó. Draco abrió la boca, en una mueca de sorpresa y horror.

Advirtió los primeros síntomas de asfixia.. A parte del persistente dolor en su cabeza, notó como una especie de mareo, fruto de la carencia de oxígeno. Draco empujó desesperadamente hacia atrás. Dió una bocanada de aire hasta que la presión en su pecho hizo que gimiera horriblemente.

No se movió en absoluto.

El mareo se hizo cada vez más intenso. Expelió el aire y volvió a inspirar, haciendo una mueca al sentir el intenso dolor de cada inspiración. Le pareció oír una carcajada sardónica y maliciosa en alguna parte.

Justo antes de desmayarse, hizo un último intento desesperado. Reunió fuerzas y con un alarido agudo y roto, doloroso, empujó hacia atrás. Consiguiendo desatascarse.

Respiró a grandes bocanadas. El mareo aumentó, así como el dolor de cabeza. Notó unos pinchazos muy dolorosos en las costillas. Repentinamente, sintió la necesidad de dar una gran bocanada de aire. Al inspirar, un rayo de dolor le recorrió toda la zona pectoral hasta el cerebro. Hizo una mueca de tormento, y, torpemente, se llevó las manos al torso. Recordó la voz. ¿Era real? Fruto de su torturada mente? No podía saberlo.

Retrocedió por el túnel hasta que consiguió sentarse. Fue entonces que la escuchó de nuevo:
-Dracoooooo................

Los pelos de su nuca se erizaron del todo, y un escalofrío le peinó la espalda. Sus dilatadas pupilas inspeccionaron la oscuridad.Conocía esa voz.

:::::::::::: Me... me lo estoy imaginando... no, no puede ser...:::::::::: Otra vez el susurro viajó por la sombras, llegando hasta sus oídos. Es un murmullo armonioso, casi melodioso. Pueril. Lúgubre. Escuchó un tenue suspiro en las profundas tinieblas, que lo estremeció.

Paralizado, sólo pudo emitir unos balbuceos entrecortados. - "No eres real..."

"¿Estás seguro?"

Finalmente, él decidió ignorar la supuesta voz. Se sintió débil y mareado. Ignoraba cuánto tiempo llevaba secuestrado, así como también desconocía el motivo por el que no tenía ganas de ir al baño, aunque agradeció que así fuera. Se quedó mirando fijamente la oscuridad y se desconectó de nuevo convirtiendose en una estatua viviente. Sus manos aún permanecían apoyadas en el tobillo derecho.

Sus oídos captaron una respiración pausada. Cada larga inspiración seguida por una prolongada espiración. Súbitamente recuperó la conciencia y se puso a la defensiva. Draco intentó ocalizar la fuente del sonido, pero fue imposible. Los ruidos parecían provenir de todas partes a la vez. - “Dracoooo , se que me escuchas...

-No...-murmuró él, jadeante.

-No lo niegues, acéptalo...

-NO!!!!-gritó.

El grito desgarró el opresivo silencio como un hachazo seco sobre un tronco de madera. A continuación se oyó una risita débil y con cierto tono despectivo..-“No lograrás salir de aquí... Pagarás muy caro lo que hiciste... y ella también.”

Draco se estremeció.-“No te atrevas a lastimarla...”

“¿Por qué no deberíamos? ¿Crees que tendrás la posibilidad de salvar a la dama en peligro?” Sibiló la voz. - Sería divertido dejar que lo hicieras. Sería divertido verte emprender esa cruzada parar encontrarla... solo para ver como la perderás otra vez.”

“¡NOOOOOOOOOOOOO!! ¡Ustedes no la lastimarán!”

El eco estaba ahora en todas partes. - “Ella está en nuestras manos.... es nuestro privilegio establecer las reglas del juego. No dudes sobre quien ganará. Nunca perdemos.”

En ese instante algo frío,muy frío, rozó su frente. Él se levantó de un salto, y se golpeó la cabeza contra el techo y volvió a caer al suelo, sin decir una palabra, con los ojos completamente abiertos, aterrado. Su cuerpo produjo un ruido amortiguado y sordo al derrumbarse.

Se quedó tendido en el suelo, sin entender. ¿Hasta que punto podía ser vívida una alucinación, y en qué punto se convertía en realidad?. Se preguntó dónde estaba el límite de la cordura humana, y si acababa de cruzarlo..

Distraídamente se llevó la mano hacia la cabeza y la retiró, empapada. Aun que no pudo verlo, entendió que era sangre. Algunas gotas calientes descendieron por su frente, mojaron su nariz y sus labios.
Cerró los ojos rendido, mientras una lágrima solitaria descendía por su mejilla. Las voces no dejaron de atormentar su mente. Todo produjo una sensación de mareo e inestabilidad. Ya no sentía los pies. Y, sencillamente, estaba desfalleciendo de hambre.

“Estás enloqueciendo a pasos agigantados... te das cuenta?” – Se burló la voz.

-NO!!!! No es cierto!!!-chilló agudamente.

Empezó a gatear, golpeándose contra las rocas.. Jadeando y llorando por la presión que oprimía su torso.

Sintió un horrible dolor en la cabeza. Era un sufrimiento cíclico, que regresaba al cabo de un rato. Se estiró en el suelo hecho un ovillo, esperando que su mal remitiera. Tenía mucha sed. Notó la garganta y la lengua secas. Creyó ver vasos de agua en el suelo.


..................... Continúa aquí abajo....... lol!


Última edición por Roma el Mar Sep 09, 2008 7:16 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Mar Sep 09, 2008 7:15 am

....................................Continúa cap 13..........................................




Narcissa abrió uno de los pasajes secretos y se introdujo en uno de los corredores subterraneos de la Mansión Malfoy embargada por un horrible presentimiento.

No pudo volver conciliar el sueño desde la noche en que percibió ese cambio repentino en el aire. No soportaba más que su familia se viera obligada a vivir en la mentira.... esclavos del poder... no eran más que eso.

Su esposo no lograba entenderlo... porque por toda su vida luchó para alcanzar un sueño que acabaría haciendose polvo bajo sus manos.

Lucius Malfoy amaba creer que era realmente poderoso y temido por todos, pero ella sabía - hace tiempo - que todo ese poder solo era una ilusión. Siempre fue un hombre muy severo, exigente en todo, jamás satisfecho de nada ni de nadie. Draco lo admiró como un dios y jamás soñó poner en entredicho sus decisiones u opiniones con respecto a nada.

Pero la lealtad de su marido hacia el Señor Oscuro – Narcissa lo sabía – se debía únicamente al deseo desenfrenado de alcanzar el poder a como diera lugar, para conservar el prestigio y el buen nombre que acompañaba los Malfoy desde tiempo inmemorable. El linaje, la sangre pura, el poder.

Educaron a su único hijo dejandole creer que era lo unico que importaba. Pero ella entendió hace tiempo que algo, en esa ecuación, no cuadraba. Ahora que su su hijo estaba a punto de alcanzar finalmente la edad para ser reclutado como mortifago Narcissa se preguntó por primara vez como podía – su esposo - mirarse las ariscocráticas manos sin encontrar - colgados a sus dedos - los hilos con los que Voldemort estaba manejando sus vidas, como el terrificante titiritero que era.

Acercate, mosca querida, a mi telaraña.

Algo - al que ella aun no se atrevía a dar un nombre - estaba a punto de pasarle a su hijo. Era como si las paredes mismas de esa casa trasudaran sangre.

Él estaba en grave peligro. Una madre SABE ciertas cosas.

Tenía todas esas ideas en su mente. Era la condena de una madre desarrollar una imaginación monstruosa para las catástrofes. Y esa noche, la Mansión Malfoy estaba sumergida en un silencio tan pronunciado que parecía trasudar miedo y sangre

Abrió la puerta que llevaba a los pasajes secretos y se adentró por varios metros en ese lugar oscuro, iluminado solo por la luz de la varita. Encontró con una piedra puesta el el piso, enorme... lisa como una lápida. La palpó embargada por un extraño presentimiento, estaba terriblemente pesada. En ese instante un sonido ahogado, tangencialmente humano cruzó el espacio que se encontraba al otro lado de esa piedra hasta el pasillo en donde ella se encontraba. Un escalofrío la estremeció, impulsándola a actuar aun antes de analizar las posibilidades, asi que sacó su varita mágica y gritó - “¡LAPIDEM LOCOMOTOR!”

La losa se movió lentamente, hasta quedar a un lado de la apertura en el suelo. En cuanto lo hizo, desde ese claustrofobico agujero salió una voz desgarrada, y rota:-“NOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!”

Se le escarapeló la piel. - “¡¿Draco?!! ¡HIJO!” – Gritó.

No hubo respuesta. Narcissa levantó la varita y puso la cabeza en el agujero gritando: - “¡Lumos Maxima!” Y entonces sus ojos desearon estar ciegos... porque lo que vió ahí la sacudió hasta los huesos.

En total, ese túnel no parecían medir más de cinco o seis metros. Las paredes, estrechísimas, no tenían más de un metro de ancho, y en los extremos se encogían más aún, al igual que el techo, que no llegaba a tener más de treinta centímetros de alto. Era una prisión completamente claustrofóbica... obra de una mente enferma y cruel... como la de su esposo.

Y en un extremo del túnel, estaba Draco. Los ojos fuertemente cerrados, asustado ante la súbita y repentina luz.

Narcissa ahogó un gemido al ver su aspecto. Parecía salido del infierno. Estaba muy delgado. Los pómulos pronunciados, la piel gris, sin vida. Su rostro era toda una mancha de sangre seca que cubría su nariz, la comisuras de los labios y la barbilla. Su ropa estaba desgarrada y en su torso habían arañazos y sangre coagulada.

En el suelo de roca, y en las paredes, ella vio manchas de color rojo oscuro. La mujer observó asustada la expresión en el rostro de su hijo. La miraba fijamente. Muy fijamente.... pero sin reconocerla. Sólo era una mirada vacua, vacía. Impersonal.

-“Hijo, soy yo... No me reconoces?-murmuró ella, con la voz rota.-“Draco soy tu madre!”-exclamó la mujer dejandóse caer en el agujero y arrodillándose junto a él.

Se le acercó y tocó su hombro. Draco retrocedió, con una expresión enorme de pánico en su rostro. Él miró por todas partes, visiblemente asustado y confundido. Murmuró cosas ininteligibles. Una de sus manos rozó la de su madre, como si no pudiera creer que alguien DE VERDAD hubiera bajado hasta ese infierno par ayudarlo. Ella lo estrechó entre sus brazos, acunándolo..

Draco la miró sorprendido. Algo - dentro de su torturado cerebro pareció cambiar. De entre los millones de voces que aun escuchaba en su mente, sólo una resonó más fuerte que las otras. "!El juego empieza solo ahora... traidor. Pero recuerda... siempre ganamos!"

Sus miradas se encontraron. Los de ella inmensos y afligidos. Los de Draco intentando liberándose de las ataduras de la demencia.

Él abrió la boca, sin emitir sonido. La cerró. En su rostro apareció la frustración, intentó hablar de nuevo. -“Hermione...”-Murmuró él, con un sollozo. – “¿Qué pasó con ella?”

Sintió que regresaba de un lugar lejano y peligroso. Tomó más conciencia de donde estaba, y con quién. Las piezas del rompecabezas encajaron un a una en su mente. Con un susurro ronco, suplicó - -Mamá..... ayúdame... ayúdame, no me dejes.” - La mujer lo abrazó más fuerte, llorando juró que no lo abandonaría.

Él sintió como su cuerpo flotaba en el aire gracias a un hechizo levitador y cerró los ojos, agotado. Se rindió a un sueño atormentado y lleno de pesadillas.



................................................



Narcissa tenía sangre coagulada sobre la ropa. Era verdadera. No era un sueño... una pesadilla… pero no un sueño.

El mundo entero lucía rojo como la sangre. Alguien seguía gritando en su cabeza. ¿Era su hijo el que gritaba? ¿O solo era un eco del lamento que no quería salir de su garganta?

Aria. Non podía respirar. Non podía. ¿Como podía gritar si no lograba respirar?

Se sentó a lado de su hijo y se acunó adelante y atrás. Non podía procesar lo que acababa de pasar y mantenerse fuerte. Aún no.

Se sintió aterrada como nunca en su vida... no solo porque se sintió totalmente impotente frente al dolor de su hijo... también porque supo reconocer, en lo que acababa de pasar. El inconfundible sello de su esposo.

Ella comprendía muy bien la manera en que funcionaban los engranajes del poder. La primera vez que un brujo logra poner en practica su primer hechizo, levantar objetos gracias a poder de una varita, siente el poder.

Sientes una voz profunda, sepultada en tu subconciente que te murmura – “Toma lo que quieres... el mundo será a tus pies.” – La gran mayoria no quiere escuchar esa voz, pero la escucha igualmente, y asusta como el infierno.

Draco estaba despierto, pero ella sabía que no podía ver nada. Sus ojos estaban vacíos. La mirada de su hijo, perdida en algun punto indefinido mas allá de sus hombros, era un pozo inmenso de dolor... y miedo.

Draco no parecía darse cuenta de su presencia, y aun que ella entendía muy bien que necesitaba tiempo para reponerse la hirió el hecho de que ella le falló cuando más la necesitaba. Lo acarició, intentando inutilmente de calmar el frío en sus huesos, y el terror en su alma.

Su hijo necesitaba ayuda... cuidados. Tenían que irse... era solo cuestion de tiempo para que Lucius se diera cuenta de que ella acabó con aquel que sin duda su esposo consideraba un castigo proporcionado a la decepción que le causó su hijo... Ella jamás lo perdonaría por lo que hizo.

Tenían que huir.... pedir ayuda... antes de que él fuera a buscarlo en ese hueco donde quiso encerrarlo hasta que enloqueciera de dolor.

Y solo se le ocurría un lugar donde podrían considerarse a salvo.





Continuará..............................................



Nota de la autora:Si si... ya se que no me envian un paquete bomba nada mas porque no saben donde vivo... pero con la ayuda de un buen sicologo tal vez me perdonarán... hay un porque para todo y tarde o temprano entenderán que ese paso era necesario....

Un abrazo y hasta la proxima

Roma
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   

Volver arriba Ir abajo
 
Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama
Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» COMPAÑEROS!! AYUDA CON IMAGENES DE UNA MARCA AL PARECER MUY BUENA!! SERA??
» FELIZ CUMPLEAÑOS COMPAÑEROS!!!!
» "FELICES FIESTAS COMPAÑEROS"
» Saludando a los compañeros
» Compañeros a perder peso se ha dicho!!!!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS DE HARRY POTTER :: FANFICS HARRY POTTER :: PAREJAS :: DRACO & HERMIONE-
Cambiar a: