CREPÚSCULO VS HARRY POTTER
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
AutorMensaje
Jackie.Granger

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 138
Edad : 25
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Miér Sep 10, 2008 10:29 pm

Sólo hay una palabra para definirte: sádica! Cómo se te ocurre hacerles sufrir tanto???!! Pobre Draco!! Y dónde metieron a Hermione?? T.T Por qué demonios no les dejan estár juntos?? T.T
Y ten cuidado! Porque yo puedo averiguar donde vives, eh!! xD!!!!!
Nah, ahora en serio... me gusta mucho, hay mucha intriga y está muy bien escrito n.n

Sigue prontito eh!! xD!!!

Besoss!! lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Sáb Sep 13, 2008 8:06 pm

CAP 14
Leonina Societas. (La aliancia con el león)



Narcissa logró, con mucho esfuerzo y dolor, escapar a traves de la oscura foresta que rodeaba la mansión. Draco flotaba frente a ella en un limbo de inconciencia.... impulsado por un encantamiento levitador. Permaneció desmayado por todo el tiempo que duró su desesperada huida hacia lo confines de la propiedad Malfoy.

Después de un rato, se detuvo a descansar acercandose a su hijo. Si... aun respiraba.

“Estaremos bien, hijo. Tranquilo, estaremos bien.” – Sintió un nudo a a garganta, apretó la mejilla sobre la cabeza de Draco y empezó a llorar. – “Por favor.... no me dejes de esta manera.... aun no... por favor..”

Necesitaba llorar con todas sus fuerzas. El mosaico de culpas que la atormentaban eran filudas como cristal infranto. Su hijo no podía saberlo, pero perderlo significaría para ella desprenderse el último rastro de humanidad que le quedaba. No sabía como resignarse... ni tampoco como aceptar lo que sentía.

Murmuró una súplica contra un Dios inalcanzable, invisible, sordo a su plegarias. Estaba cansada. Demasiado. Deseó con todas sus fuerzas poder dormir por muchas horas, sin frío, sin pesadillas, sin la incertidumbre de un mañana pobre de promesas.

Quería ayudarlo, pero sabía que – una vez recuperada la conciencia – él tal vez no le permiriría acercarse. Y fue solo entonces, al verlo en ese estado. Cubierto de sangre, magullado e incosciente, que la realidad la gopeó con toda su crudeza. A pesar de eso, ella lo perdería. Pronto. A menos que ocurriera un milagro.

Pero los brujos no creían en ellos ¡menos si se apellidaban Black... o Malfoy!

Su hijo merecía algo más que esa oscuridad al que su padre quería condenarlo. Sonó algo diferente - para él - que transformarlo en un futuro fugitivo. Pero tal vez elegir no estaba en sus manos, tal vez no eran más que peones en un juego diabólico.

Se encontraban en el limite de la propiedad de los Malfoy... En la zona del bosque en que los hechizos de la propiedad perdían su efectividad. Todo lo que quería era esfumarse junto a su hijo, sin que su esposo fuera capaz de alcanzarlos.

Narcissa apretó desesperadamente entre los dedos el antiguo medallon que aun llevaba colgado a una larga cadenita de oro. Era el unico lazo que aun la amarraba a sus raices, la unica posibilidad de salvación para su hijo y ella. Draco seguia inconciente en sus brazos.

Cerró los ojos y murmuró un hechizo intelegible deseando con todas sus fuerzas alejarse de ahi. Muy pronto sintió un cosquilleo en la boca del estomago y una sensación de leve mareo la invadió. Se abrazó a su hijo con más fuerza, esfumándose en el aire nocturno junto a él.



.................................................................



Sirius despertó, sobrealtado. Un crujido interrumpió la tranquilidad de la noche y resonó por las antiguas paredes de lacasa... un destello de luz se filtró a través de la puerta de su habitación. Se levantó y abrió sigilosamente la puerta, acercandose al lugar de donde provenían los ruidos. Pudo escuchar - a cada paso más nitidos - los singultos de una mujer que lloraba.

Después la luz se extinguió, dejando la casa sumergida en la oscuridad. Cautelosamente, él se acercó al bulto informe que se encontraba en el centro de la habitación. – “¡Lumos!”

Parpadeó por un instante, sin poder creer a sus ojos. Su prima, Narcissa, se encontraba frente a él. Pálida como un fantasma, trataba de despertar a su hijo... que yacía en el piso con la ropa desgarrada y ensangrentada. Ella giró la cabeza hacía Sirius y murmuró, con una voz temblorosa que su primo no reconoció: - “Este era el único refugio posible. No puedo despertarlo desde que salimos del castillo.”

Sirius la miró, sospechoso. – “¿Qué pasó?”

Los ojos de ella estaban, inmensos, asustados. - “Su padre le hizo eso. “Es de él que quiero salvarlo!”

Sirius, ante esa revelación, se quedó helado. – “¿Por qué?”

“Para darle una lección.” – Estalló en una risa amarga. – “Sabes... escuché por ahí que existen padres se enfadan con sus hijos cuando hacen algo que los decepciona, pero se enfrentan a ellos, gritan, los envían a su habitación, les quitan su escoba favorita y no les hablan por una semana... hasta que aprendan a obedecerles... ¡Lucius no! El fue capaz de crear una prisión subterranea poco mas grande que una tumba en las entrañas del castillo y dejarlo ahi por horas, sin agua, sin luz. Cuando lo encontré no me reconoció.... No quiero ni pensar en como reaccionará cuando despertará.”

Sirius tragó duramente, impresionado a pesar del rencor que aun conservaba contra ella y se arrodilló a lado del muchacho, lo cargó en brazos y lo acomodó sobre el sofá. – “Pero... como...”

“Cuando me di cuenta de lo que hizo, fui por él y corrí hacía los confines de la propiedad sin mirar atrás. Este fue el único refugio que se me ocurrió... en cuanto mi esposo se de cuenta de lo que hice, yo también acabaré en su libro negro.”

“Pero ¿por qué Lucius haría eso?”

“Eso no logré descubrirlo aun.” – Narcissa sonrió amargamente y continuó. – “Lucius se vuelve poco comunicativo a la hora de demostrar su enfado.... maldice primero ¡ pregunta después!”



....................................................



Draco abrió los ojos y se levantó, como impulsado por un resorte. Narcissa se le acercó alarmada. – “Hijo... no.... no estás en condiciones de levantarte. Se llevó las manos al a cabeza, murmurando sin sentido… Fue como si esa pesadilla - que acababa de despertarlo - acababara de aclarar su mente.

“Se la llevó” – Su cerebro no era capaz de realizar otra cosa… Todo comenzaba a darle vueltas. – “Tengo que encontrarla…

“¿Quien... hijo?”

“Hermione...” Tenía que encontrarla, cada segundo que pasaba disminuían las posibilidades de encontrarla con vida… No quería ni imaginarse lo que podían hacer con ella…

“Arde en fiebre…- Dijo Sirius …

Draco era incapaz de escuchar nada, incapaz de moverse… Su mente le decía "levántate" - pero su cuerpo extenuado - se rindió nuevamente a la oscuridad.



_____________________



Lentamente, Hermione tomó consciencia de su cuerpo del frío, del dolor.

Su mente se aclaró, comenzaba a recordar todo… Draco… Desesperado, que trataba de alcanzarla… Abrió lentamente los ojos… Todo estaba en penumbras… Sus ojos, intentaron observar todo lo que había alrededor, y lo que descubrió, no le gustó nada…

Se encontraba en el frío suelo de una celda… Sola… No había nada más… Se levantó. Las cuatro paredes que la rodeaban estaban sucias y llenas de mojo. Sobre una de ellas Hermione pudo divisar la huella de una mano ensangrentada... seguramente dejada por otro prisionero, como ella. Solo una pequeña ventana sobre el techo dejaba que la luz de la luna se filtrara en la celda. Demasiado en alto para que ella pudiera esperar alcanzarla…

Hermione cerró los ojos y se limitó a escuchar… Tal vez algun indicio que los llevara a descubrir donde se encontraba… Pero solo pudo escuchar su respiración… Se levantó con cuidado, sentía nauseas… Le dolía la cabeza… Sus dientes tiritaban a causa del frío.

Se dejó caer al suelo lentamente… Se sentó allí, apoyada en la pared, observando la pequeña ventana inalcanzable…



.....................................................



Dolor…. Dolor…. Solo sentía dolor…… Y un miedo tan intenso que le cortó la respiración. Su olfato le reveló – aun antes de abrir los ojos – que no se encontraba más en ese lugar. Algo de claridad se filtraba aun a traves de sus párpados cerrados. Se armó de valor y abrió los ojos, pero el simple hecho de ver luz le causaba daño… La cabeza le dolía… No tenía fuerzas… Su mente solo era capaz de recordar una y otra vez todo lo que ocurrió… Tenía que salvarla… Solo así se salvaría él mismo de la desesperación…

Draco intentó ordenar sus pensamientos… Lo último que recordaba era confuso. Esa puerta abriendose... él cubriéndola con su propio cuerpo en un desesperado intento de salvarla... después la oscuridad… En un primer momento no reconoció el lugar… Abrió más los ojos y se dio cuenta de que estaba recostado en un sillón…

Se sentó en el sofá, frotándose los ojos con las yemas de los dedos… La cabeza seguía doliéndole… Pero tenía que aguantar… Por ella… Se levantó… Pero un mareo hizo que acabara derrumbándose en el suelo …

- Draco aún estás débil…- Le recriminó su madre mientras lo sujetaba…

- Tengo que encontrarla…- Dijo mirándola.

- No llegarás muy lejos en ese estado…- Dijo Sirius acercándose a él… - … Aún estás enfermo …- Draco suspiró... No tenía el menor indicio… Nada… estaba desesperado… Asustado… Temía realmente por la vida de Hermione… Y no podía dejar que la mataran…

- ¿Sabes por qué se la llevaron?…- Preguntó Sirius, que aun no lograba procesar la idea que su sobrino se hubiera fijado en alguien que siempre consideró inferior a él.

Draco negó con la cabeza… “No estoy seguro. Tal vez mi padre se dió cuenta de lo que pasaba entre ella y yo desde la noche que me obligó a atacarla en el Bosque Prohibido. Debí imaginar que no pasaría mucho tiempo antes que intentara lastimarla de nuevo.”



____________________________



Los rayos del sol se filtraron a través de los barrotes y Hermione abrió los ojos….. Tenia todo el cuerpo dolorido… Tiritaba de frío. Sus sentidos estaban alerta, intentaban captar algo, un ruido, una sensación... Algo que la ayudara a comprender lo que ocurría, a descubrir donde demonios se encontraba…

Se quedó quieta… atenta al menor ruido. Solo pudo escuchar su respiración acelerada… Tembló, no solo por miedo, si no por el frío que sentía… De repente escuchó unos pasos, lentos… Que resonaron por toda la habitación con un eco angustiante y se detuvieron frente al a puerta de su celda… Hermione esperó… ¿Qué?… No lo sabía… Lucius abrió la puerta y se detuvo frente a ella…

Hermione observó sus facciones, duras… Enfrentó orgullosamente la mirada calculadora y fría.

“¿Nuestros establecimientos no son de su agrado, señorita Granger?”- Preguntó el hombre con sarcasmo.

Hermione lo miró fijamente a los ojos… No quería aparentar debilidad ante él… ni mostrar el miedo que sentía… No lograría enfurecerla o asustarla… Ése era su juego… - “¿Por qué me secuestró?”

“¿Realmente quiere saberlo? Créame, señorita Granger. Tiene la presunción de conocer todas las respuestas, sangresucia… Pero aún no tiene idea, de lo que la espera. -

Hermione se horrorizó al comprender las razones… Ese hombre no quería matarla... quería que Draco le quitara la vida para liberarlo de una vez por todas de lo que sentía por ella.

Susurró con crueldad… Su muerte será como una liberación para él… será mi hijo el que acabará con tu vida y con lo que siente por usted para transformarse en lo que sempre debió ser.”- Una sonrisa diabólica apareció en su rostro..

“Si me mata, él jamas lo perdonará, señor.”

“Mejor... el perdón nunca estará en el diccionario de los Malfoy... Las debilidades humanas tampoco. Nadie podrá ayudarla esta vez… Mucho menos sus insufribles amigos.” - Su voz profundamente grave retumbó por toda la habitación. Cazador y presa se enfrentaron en un silencioso duelo de miradas…

Lucius abandonó el cuarto sigilando la puerta. Ella escuchó el ruido de sus pasos alejarse cada vez más. Cerró los ojos con desesperación... preguntándose que tipo de castigo reservaría para su hijo. Ese hombre era capaz de cualquier bajeza. Su mano no temblaría ante nada... ni nadie.



......... Continúa.... aquí abajo lol!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Sáb Sep 13, 2008 8:09 pm

......... Aquí vamos otra vez..... bounce bounce bounce ....Cap 14......................



Uno trás otro los miembros de la Orden del Fenix aparecieron en la chimenea y tomaron lugar en el amplio salón de Grinmauld Place. Todo reconocieron - con idéntico asombro – el chico rubio que se encontraba tumbado en el sofá y la mujer arrodillada a sus pies.

Ron y Harry aparecieron juntos en la chimenea. Ron se abalanceó hacía él dispuesto a matarlo con sus propias manos. Narcissa se interpuso instintivamente entre los dos y el pelirrojo anaspó tratando inutilmente de alcanzarlo, contenido por los brazos de Remus, y Sirius.

Este último lo miró con severidad. - “¿Qué te pasa, Ron? No está en condicione de defenderse... no puedes atacarlo. Esa actitud no ayudará a descubrir que pasó con ella.”

El pelirrojo se liberó de la presa, mirando el adversario con profundo odio. - “Ahora estarás satisfecho... Malfoy.” – Escupió Ron, pálido de rabia e impotencia. – “Traté de avisarte que las cosas saldrían fuera de control... Lo que ocurrió esa tarde con el Veritaserum debió darte un indicio de lo que podría pasar... pero tu no... Estabas tan seguro de poder controlarlo todo ¡PRESUMIDO! ¡INCONCIENTE! HIJO DE...”

¡SCIAFF!

Una poderosa cacheteada truncó las últimas palabras. Su madre, Molly, tenia LAS DOS cejas levantadas, y estaba lista para golpearlo otra vez. – “Te prohibo decir otra palabra más, Ronald.”

Ron pareció desinflarse como un globo yArthur, que empezaba a realizar solo en ese momento, rugió. - “¡UN MOMENTO! ¿DE QUÉ HABLAN? ¿que tiene que ver Draco con Hermione?”

Ron giró la cabeza hacia su padre, apuntándole al rubio con una expresión de profundo disgusto. - “Estaba con él... se veían a escondidas hace meses.”

“HABLAMOS DEL MISMO DRACO-NO-ME-MEZCLO-CON-SANGRESUCIAS MALFOY ¡ÉL! ¿ENAMORADO DE HERMIONE GRANGER?”

Su hijo emitió un gruñido en respuesta... Arthur se llevó las manos a la cabeza. - “Vaya...”

Sirius se acercó a Ron. – “Calmate... perder el control no nos ayudará a econtrarla. ¡CONCENTRATE.... LO ÚNICO QUE CUENTA ES ELLA AHORA!”

Ron apuntó un dedo contra el rubio. - “¡Pero ESE tiene la culpa de todo!”

Draco trató de levantarse y cuando lo hizo, descubrió la parte de la cara que, hasta ese momento se encontraba medio escondida por los cojines. Todo el mundo retuvo el aliento. Su mejilla derecha estaba marcada por un moretón que se extendía desde su pomulo derecho hasta el cuello, perdiéndose en la abertura de la camisa desgarrada, sucia de lodo y polvo. Su cara estaba mortalmente pálida y sus dedos temblaban imperceptiblemente.

“¿Que diablos le hicieron?”

Ron volvió a gritar. - “¡Lo que le pasó a ese desgraciado no fue nada con respecto a lo que su padre habrá hecho con ELLA!” - Sibiló Ron, intentando atacarlo de nuevo.

Molly lo interrumpió, exasperada. - “Ronald.... perder el contról de esta manera no servirá de mucho... si tenemos una aliado, es el tiempo... y no puedes desperdiciarlo portándote como un niño caprichoso al que acaban de quitarle un juguete.”

“¡Mamá!” Ron se sonrojó como un tomate maduro.

“Vamos... Ron... te enamoraste de ella desde el tercer año. Soy tu madre... no necesitas decirmelo.”

Siguieron algunos segundos de embarazoso silencio, hasta que Sirius decidipo romper el silencio, tratando de concentrarse. – “Lucius Malfoy nos dirá muy pronto cual es su juego... y el único peón al que se le permitirá jugar, será Draco.”

“¿Qué quieres decir?” – PreguntóTonks, desorientada.

Narcissa asintió, ante la sorpresa de los presentes, se llevó las manoas a la cara intentando evitar la mirada de su hijo. – “Él intentó cancelar la traición de su hijo quitándole la libertad... el siguiente paso será obligarlo a emendar su error haciendo que el mismo Draco acabe con ella. Solo así, su padre podrá obtener lo que quiere”

Un coro de voces indignadas exclamó: - “¿QUÉ?”

“Lo que escucharon.” - Dijo Narcissa... mientras su propio hijo la miraba horrorizado. – “No creo que la vida de ella corra peligro inmediato. Pero Lucius no descansará hasta lograr transformarlo en una especie de maquina asesina: en una palabra... en el mortífago que su padre quiere que sea.”

“¡ENCANTADOR, NARCISSA!” – Estalló Molly, incapaz de controlar su indignación. – “¿Y tu... donde estabas mientras tu esposo planeaba todo eso? ¿Por qué no hiciste nada para evitarlo?”

Ella sonrió, amargamente. - “Lucius sabía cuanto me asustaba la idea de que Draco pronto saldría de Hogwarts para enrolarse en las filas del Señor Oscuro... Cree que la maternidad me transformó en una persona débil. Nuestro hijo heredó de mi las que él define *las debilidades de Draco*. Seguramente cree ser el único capaz de obligarlo a hacer lo que debe.”

Remus preguntó: - “¿Donde la escondería? ¿en Malfoy Manor?”

Narcissa sacudió la cabeza. - “No lo creo. Existen muchos lugares en los que ella podría estar... la prisión que eligió para ella es seguramente indetectable... Nadie podrá acercase a esa chica sin que él lo permita.”

Harry se frotó las manos, nerviosamente. - “No nos quedaremos aquí esperando... habrá algo que podamos hacer para ella. Él sería capaz de cualquier cosa...”



..........................................



Despertó repentinamente, advirtiendo un ruido de pasos resonando sobre el piso de piedra. Se dio cuenta con horror que no podía mover ni un solo músculo. Advirtió el calor de un aliento rozando su cara... sus músculos, inmovilizados, no reaccionaron de ninguna forma y ella solo pudo quedarse ahi, con el corazón desbocado por el terror, sintiendo esa presencia amenazadora... Estaba segura de que no se trataba de Lucius... y eso la alivió y la aterrorizó en partes iguales.

Ese aliento rozó su oído, bajó por su mentón y se detuvo por un instante sobre la curva de su cuello. :::El control lo es todo... Respira Hermione... Él no está aquí. :::

Le acarició las muñecas con la yema de los dedos que estaban sudorosos, fríos... :::: Dios... no permitas que me toque... por favor... por favor.... aléjate de mi. :::: Después, la marca oscura sobre su brazo se animó... y el mortífago abandonó la celda, dejándol sola en la oscuridad

Repentinamente el contacto se interrumpió y su carcelero se alejó de ella. Se quedó ahi, paralizada en el centro de esa celda, sin luchar contra las lágrimas que bajaron silenciosamente por sus mejillas.




Continuará...........................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Monzy Rozen

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 110
Edad : 33
Localización : Luchando en el Alice Game
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Jue Sep 18, 2008 1:10 am

WOWOWOWW genial simplemente genial!!! me fascina siguelo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Lun Oct 06, 2008 9:59 pm

CAP 15
Coscientiam

Ella despertó de un sueño inquieto y lleno de pesadillas, El miedo latía a su alrededor explotando en sonidos sordos, crujidos que se perdían en el eco de la celda vacía. Era su primera noche como prisionera... y aun no entendía el porque se encontraba en ese lugar... sola. La luna se filtró a traves de la ventana iluminando siniestramente el pequeño rincón en el que se encontraba tumbada.
Notó que alguien puso una enorme jarra de agua a su lado mientras dormía. Sedienta, vació casi la mitad de su contenido, ansiosa de aliviar el extraño escozor en su garganta... solo después se dio cuenta – con horror – que algo estaba mal.
Los músculos de su cuerpo no le respondían, estaba paralizada desde la cintura para abajo y – por alguna razón – el agua que acababa de tomar no contribuyó que a empeorar los síntomas de lo que a cada segundo más se asemejaba a un envenenamiento. Por mucho que se esforzara no logró mover las piernas sin ayudarse con las manos.
Estiró los brazos hacía adelante y trató de arrastrarse hacía la pared donde el dia anterior vió la huella de la mano. Se dio cuenta con terror que la huella de sangre seca que marcaba la piedra parecía brillar como si alguien acabara de dejarla ahi.
Después, escuchó nuevamente ese ruido, provenía desde el exterior. Una de la paredes de la celda se abrió cuando los ladrillos se hicieron mágicamente a un lado, una tenue luz iluminó levemente el pequeño espacio y alguien entró en el cuarto. Era un hombre alto y vestido con una capa negra, la cara cubierta por una máscara plateada. Se detuvo por un instante frente a ella, como evaluándola pero no le habló.
Ella se encogió instintivamente sobre si misma, tratando de cubrirse como buenamente pudo. Aun tenía la piyama puesta y se sintió incómoda al sentir como el polvo y la suciedad se pegaban a la piel desnuda de sus piernas. Pero el hombre no pareció notarlo, se agachó por un instante para recoger la jarra y desapareció, sin prestarle la menor atención.
Ella trató de detenerlo gritando. - “¿Por qué estoy aquí?”

Pero todo lo que obtuvo fue completa indiferencia. Eso le dió un primer indicio sobre el tratamiento que recibiría por el tiempo en que la manendría en ese lugar. Los ladrillos se movieron nuevamente aislandola por completo, dejándola nuevamente a oscuras. Estaba segura de que Draco también se encontraba prisionero en alguna parte... sabía que no tendrían compasión por ninguno de los dos. Estaba segura que él también se encontraba prisionero en alguna parte.

Hermione se preguntó cuanto tiempo pasaría en ese lugar... aislada de todo, y de todos. Los sujetos aislados de toda forma de contacto con el exterior acababan enfermandose... o peor, enloqueciendo. El cuerpo humano podía tolerar muchas cosas sin morir... el cerebro humano podía hacer lo mismo y no quebrarse.

Leyó mucho sobre el tema y por primera vez en su vida deseó no haberlo hecho.

Deseó que su cerebro se quedara en blanco, para no pensar en nada... quiso apagar el dolor, el terror que sentía.

Se quedó tumbada ahi, observando la sangre que escurría nuevamente de la emprenta en la pared. Sus ojos estudiaron el lento escurrir de esa gota resbalandose sobre la superficie de la piedra.

En ese instante Hermione tuvo la certeza de que no se encontraba sola. Observó cuidadosamente a su alrededor, pero no vio nada moverse en el ambiente a parte las motas de polvo que se movían cerca de ella... Apenas acababa de convencerse que todo era producto de su imaginación cuando algo en el aire - imperceptiblemente - se movió.

Hermione nunca creyó – hasta ese momento - que alguien pudiera morir por el espanto, pero ahora eso estaba a punto de cambiar. En cuanto percibió el movimiento de esa entidad invisible a escasos metros de ella los pelos de su nuca se erizaron. Sintió un murmullo - no mas fuerte que un soplido de viento insinuarse en el aterrador silencio del cuarto.No podía verlo… pero algo estaba ahí… cerca de ella, en correspondencia de la pared donde la huella seguía sangrando.

Y repentinamente, percibió la aspera consistencia de una caricia rozándole el rostro.



........................................................



Draco se sintió un poco mas que un inútil, sentado en la esquina del gran salón de Grinmauld Place. Estaba herido y aun débil a causa de la experiencia vivida, y algunos miembros de la Orden no parecían muy contentos ante la perspectiva de acogerlo precisamente en el Cuartel General. Se quedó ahi, indiferente a las miradas de abierta difidencia de esa gente... No muchos de ellos estaban dispuestos a otorgarle el beneficio de la duda.

Pero no le importaba. No estaba acostumbrado a perder el control de sus emociones... ni mucho menos concebía la idea de quedarse con los brazos cruzados esperando que otros actuaran en su lugar. La idea de saberla sola y desprotegida, a la merced de alguien como su padre, lo torturaba.

Se preguntó como pudo ser tan ingenuo como para pensar que bastaría su voluntad para evitar que algo así sucediera. Draco estaba asustado... porque entendía la lógica del poder. Fue entrenado a ser un cazador sin alma y sin escrúpulos... capaz de matar sin tocarse el corazón frente a nada ni nadie... hubo un momento en que pensó que eso era lo que más quería... hasta el dia en que despertó en esa cama.

Desde entonces no fue capaz de quebrar ese extraña necesidad de buscarla, contra cada razón o lógica. Y ahora ella pagaria las consecuencias de su arrogancia... y él jamás se lo perdonaría.

Harry se le acercó, con cara de pocos amigos.- “Explícame mejor cómo sucedieron las cosas, Malfoy. Quiero la verdad y sólo eso.” – Las ojeras azuladas en la cara de Harry delataban la falta de sueño. El tono francamente molesto de su voz demostraba un creciente estado de pánico. – “¡Vamos, Malfoy! Deja de mirarme así y cuentanos lo que pasó” – repitió el moreno irritado.

“Ella y yo estábamos en uno de lo cuartos vacíos del segundo piso cuando alguien quitó el hechizo sellador y entró en el cuarto... no pude ver quien era, pero conocía esa voz.”

“¿Como hizo tu padre para entrar en los pisos superiores? ¿como rastreó el lugar exacto en el que tu y ella se encontraban?”

“No lo se. Estoy casi seguro que esa voz pertenecía aNott. Seguramente me siguió hasta la torre de Gryffindor. Theodore sospechaba que algo pasaba entre Hernione y yo. Pensé que no se atrevería a hacer más después del accidente con el Veritaserum, pero es más que evidente que me equibocava.”

Ron apretó los puños. - “!Buscaremos a Nott, entonces! ¡Será mejor para ÉL que coopere!”

Draco lo interrumpió, secamente. - “No digas estupideces, Weasley. Aun que él se haya encargado de aturdirme y arrastrar a Hermione fuera de los confines de Hogwarts, dudo mucho que conozca el lugar donde mi padre pretendía encerrarla. No dudo que le haya hechado un hechizo desmemorizador... él por nada en el mundo permitiría que un extraño supiera que su único hijo tiene algo que ver con una impura.”

“En eso tiene razón.” – Rugió Moody. – “Lucius es un habil titiritero... No necesitó de muchos argumentos para convencer ese idiota a colaborar... tal vez lo embrujó con una Maldición Imperius o con alguna factura de magia oscura... es un maestro en el arte de la mistificación... un verdadero prestidigitador.”

“¡Nott tuvo suerte de que no lo haya matado!” – Murmuró Harry.

Ron replicó, casi escupiendo las palabras. – “Estarás bromeando. ¡Jamás desperdiciaría la vida de un sangrepura... sabiendo que podría serle útil más adelante!”

Arthur se acercó a Draco. – “Piensa, hijo ¡piensa! ¿Él tiene una guarida? ¿Algun lugar especialmente seguro donde llevaría los prisioneros?”

Moody refunfuñó, tétrico.- “Normalmente ¡ÉL NO TOMA PRISIONEROS!”

Molly lo fulminó con la mirada.“¡ALASTOR!”

Draco cerró los ojos y se masajeó la cabeza, que pulsaba cruelmente, tratando de organizar las ideas. – “Malfoy Manor no sería una opción. Dudo mucho que se atrevería a llevarla en su propia casa, ni mucho menos en cualquier otro lugar donde el Señor Oscuro pudiera encontrarla y enterarse del porque se le ocurrió capturar a una sangresucia y mantenerla con vida.”

Arthur se frotó nerviosamente las manos. - “Asi que debería ser un lugar indetectable hasta para El Que No Debe Ser Nombrado... tal vez una antigua casa que Lucius pueda haber usado secretamente antes de que su patrón volviera a la vida...”

El sonido de un cristal quebrándose rompió el silencio como un disparo en la oscuridad. Draco cerró los puños tan fuertes que las uñas se clavaron en su carne cuando un buho real entró en la habitación cargando un pergamino entre las patas, deteniéndose frente a Harry. Incontables segundos después, el moreno palideció como un cadaver y apretó fuertemente el pergamino entre sus dedos.

“No... es imposible... ¡ELLA NO!”

Draco se lavantó como impulsado pro un resorte ignorando el intenso dolor en las costillas y tomó Harry por las solapas. - “ QUÉ SUCEDE,POTTER¿DE QUIEN ES? ¿QUÉ DICE EL MENSAJE?” – Se dobló sobre si mismo cuando una punzada le atravesó las costillas.

Narcissa intentó detenerlo preocupada por su salud. - “!Hijo! ¡cálmate por el amor de Dios!”

Antes de que Draco pudiera darse cuenta sintió sus piernas doblarse y cayó sobre el sillón que Moody, en un gesto exasperado posicionó detrás de él con un exasperado golpe de varita. Draco inhaló con dificultad tratando de calmar el dolor en sus costillas. Su frente estaba empapada de sudor.

Alastor Moody lo miró con escasa simpatía y expetó. - “Ahora que TODOS estamos calmados...HARRY ¿podrías decirnos qué diablos esta pasando aquí?”

Harry se llevó una mano a la cabeza, an en evidente estado se shock. Abrió la boca por un instante pero no logró emitir sonido alguno. La temperatura bajó de varios grados en el giro de pocos segundos. El aire se congeló en los pulmones de los presentes y por un larguisimo instante nadie habló, ni respiró.

Moody tomó finalmente el pergamino de la manos de Harry y se aclaró la garganta - “Es un mensaje es del Ministero de la Magia... no encontraron rastros de ella en ningun lugar asi que enviaron un encargado del ministerio para averiguar si la policía muggle sabía algo sobre una chica desaparecida. Esta noche encontraron un cadaver que corresponde a la descripción de... Hermione Granger.”

Draco le arrancó el mensaje de las manos y se quedó inmóvil por varios segundos, mientras las palabras garabateadas en el pergamino bailaban siniestramente frente a sus ojos. Se levantó bruscamente, intentando alcanzar la puerta. Expetó, histericamente. - “¡No puede ser ella! ¡Si mi padre está usando este sistema para manipularme no tendría sentido que se liberara de ella tan pronto!” – Murmuró, rechazando enfrentarse a la posiblilidad que sus peores pesadillas se hicieran realidad.

Moody intervino, tétrico. - “Podría haberla eliminado en un raptus de furia cuando se dió cuenta de que tu madre arruinó sus planes sacándote de esa tumba antes de tiempo.”

Draco lo miró, pálido como un muerto y Narcissa fulminó el hombre con la mirada. – “No me mires asi, Narcissa. E plan de su padre no contemplaba a muerte de su propio hijo, se hubiera conformado con reducirlo a una piltrafa humana para poder moldear lo que quedara de su mente en una maquina para cazar y matar.”

Narcissa giró la cara evitando cuidadosamente de encontrar la mirada de su hijo... Lo que el auror dijo se acercaba bastante a la verdad.

Draco sin embargó no demostro haber escuchado las últimas palabras. Se levantó como impulsado por un resorte, pero solo tuvo el tiempo de dar un paso hacia adelante antes que un fuerte mareo lo obligara a recargarse contra una pared.

Una mano lo alcanzó abruptamente por detrás y el rubio se mordió los labios para contener un gemido de dolor. - “¿Donde crees que vas, Malfoy?” Sibilo Ron, que ya estaba a punto de salir del Cuartel junto con Harry y otros miembros de la Orden.

“Con ustedes.”

Ron se le acercó. - “En caso que lo hayas olvidado, imbécil, tu amada madre decidió escapar contigo y refugiarse aquí despues de haberte sacado casi muerto de una tumba. No quiero verme obligado a arrastrarte herido y sangrante hasta ese hospital muggle, porque lo primero que harían sería internarte. No necesitamos llamar la atención sobre nosotros. Ya hiciste demasiado daño. Si intentas pasar por esa puerta, te mataré con mis propias manos.”

“Yo debo..”

“!NO! No puedo evitar que te mates, se eso quieres. La Orden decidió que era justo mantenerte escondido aquí y yo tengo que aceptarlo, pero pondrás a todos en peligro con tu sola presencia. Te considero totalmente responsable por lo que le pasó a Hermione y ruega - si es que sabes hacerlo – que ella siga con vida. ¡Sal por esta maldita puerta si quieres, tu padre probablemente te rastreará antes de que llegues a la esquina y conseguirás que acabe el trabajo! Pero será después de que la encontremos. Si la teoría de Sirius es correcta y tu serás el único que podrá encontrarla, tu vida nos pertenece y no tendrás el derecho a suicidarte antes de que ella regrese.!”

Draco lo miró con odio. Lo que Weasley acababa de decir sonaba odiosamente razonable. Asi que permaneció inmóvil por un instante, temblando de rabia y de impotencia, dio un medio giro sobre si mismo y se tumbó en el sillón, con la cara petrificada y la mirada perdida en el vacío.

En retrospectiva, Harry y Ron no recordarian con claridad como llegaron hasta la morgue del Hospital St Paul. Moody y los demas, aun ataviados en sus vestimentas de brujos se quedaron esperando en el parque de enfrente. Los dos amigos se acercaron al a recepción del hospital, donde un oficial de policía los esperaba. Lentamente, se encaminaron por los largos pasillos que llevaban a la morgue.

La puerta al final del pasillo dejaba entrever una palida luz azulada. Un frío mortal se respiraba en cada rincon de ese lugar.

Harry miro a Ron tratando de darse valor y dio un paso hacia adelante para acercarse a esa puerta.

El pelirrojo lo detuvo con brusquedad. – “Debo ser yo, Harry. Necesito estar solo.”

Harry lo miró por un instante, asintió en silencio y se recargó contra la pared, tratando de vencer el frío nuclear en sus huesos, y el bombeo de su corazón enloquecido.

Ron se encaminó con paso incierto hacia la puerta, rezando a todos los dioses que conocía que no se tratara de ella. El joven doctor abrió la casilla de la celda frigorifica y la silueta de una mujer, azulada por la huella de la muerte, apareció frente a él.

Ron ahogó un gemido. Los rizos castaños sobresalían del borde de la sábana azul que cubría el cuerpo, salpicados aquí y allá de sangre seca. El pelirrojo se tambaleó por un instante y se tapó la boca con las manos, tratando de retener el grito que se negaba a salir de su garganta.

Pidiendo perdón por todos sus pecados, Ron abrió los ojos y levanto la sabana. Observó por un instante esos ojos cerrados, la nariz respingada, el moretón azul que cubría buena parte del lado derecho de la cara y emitió un sollozo ahogado.



........................................................................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Lun Oct 06, 2008 10:00 pm

Draco no podía esperar que otros comprendieran su relación con Hermione. Lo que ellos compartieron no podía ser clasificado con una definición convencional... el estar juntos fue un inicio... un final... una promesa... El no podía recordar el preciso instante en que lo entendió.

Mentira. Lo recordaba perfectamente.

Todo empezó desde esa noche de pasión y celos contra la puerta de un cuarto vacío, cuando sintió que el contacto con su piel lo quemaba a través de la tela. Y desde esa noche no fueron los mismos, él dejó de entender cual era el limite en que luz y oscuridad se mexclaban.

Hermione y él, separados hasta entonces por un océano de prejuicios, decidieron estar juntos, sin buscar acabar con un sentimiento que crecía con ellos y a pesar de ellos, sin ningun lugar donde escapar ni un solo escondite donde protegerse de la maldad ajena. El sabor caliente y dulce de los besos que Hermione supo darle en esas largas noches insomnes hechas de pasión y frenéticas caricias era algo que Draco quería recordar un instante antes de morir.

Y esa noche, cada recuerdo regresaba impiadosamente dolorosamente.Esas miradas cómplices, todos los besos robados en rincones oscuros. Ninguno de los dos pudo renunciar a esos momentos, sin importar lo que ocurriría, sin importar que algun dia los descubrieran. Se lanzaron juntos al abismo, llenando la mitad del alma del otro, para siempre.

Apenas se dio cuenta que los dedos de su madre acariciaban suavemente su frente bañada en sudor. Ardía en fiebre y él se estremeció bajo la manta, sintiéndose más solo que nunca.



.....................................


Un sonido atravesó la distancia que los separaba y llegó a los oidos de Harry, parecía el lamento de un animal moribundo. Su corazón se detuvo. Obligó sus pies a dar un paso... dos... hasta llegar a Ron, Suplicando a cualquier Dios que lo escuchara que no se tratara de ella.
Lo encontró ahí. De pie frente a la celda frigorifica. Sus manos aun tendían delicadamente la sabana sobre el cuerpo, los ojos cerrados.
“No es Hermione Harry.” – Murmuró Ron, con voz rota.
El alivio duró por el espacio de un suspiro. Muy pronto, Harry se dio cuenta del porque Ron la parecía tan infeliz al decirlo. Un gemido salió de la cara del moreno cuando se acercó para observar mejor el cuerpo de la desafortunada muchacha.
El cadaver aun vestía el saco, la falda y la corbata con los colores de Gryffindor. Sobre el escote de su blusa, entrevieron algunas marcas de color morado, trenzadas como serpientes, que sobresalían por debajo de la piel, trazadas con escalofriante precisión por algun hechizo de magia oscura. El moreno levantó lo borde del escote un poco más. Convencido de que estaba a punto de encontrarse frente a la primera pista.
No se equibocó.
Sobre la piel de la muchacha, reconocibles a pesar de las amplias manchas de sangre engrumecida podía leerse un siniestro mensaje.
Ron y Harry entendieron que el juego de Lucius Malfoy apenas empezaba. En el primer mensaje, grabado sobre la piel de una anonima muggle inocente... rezaba:
:::::: La proxima vez... podría ser ella ::::::




Continuará...................................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Monzy Rozen

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 110
Edad : 33
Localización : Luchando en el Alice Game
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Mar Oct 07, 2008 3:12 am

Increiblemente genial, no hay mas cosas que decirte

WOWOWOWWOWOWOWOWOW!!!!!!!

Sobre todo la ultima parte me helo la sangre, me ha gustado muchisimo y espero que sigas pronto

BESITOS cherry
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Jue Oct 23, 2008 7:10 am

Hola Monzita,

muchas gracias por comentar y desculpa la demora en actualizar pero estuve muy ocupada

Aquí va otro cachito del fic... mejor si te sientas.... te vas a caer affraid affraid affraid affraid Twisted Evil

Un besote

Roma

CAP 16
Conexiones


La mano de Narcissa tembló mientras exprimía por enesima vez el pañuelo de tela en el tazón de agua helada que Molly puso sobre la mesita de luz la noche anterior. Draco estaba tumbado en la cama, todavía hirviendo en fiebre... deliraba. Ella limpió cuidadosamente su cara, arreglándole amorosamente el pelo que caía en mechones desordenados sobre a almohada. Un profundo dolor se le acumuló en el pecho al ver la evidente mueca de sufrimiento en el rostro de su hijo.

Ella lo miró preocupada, apretando su mano. Por el temblor que sacudía su cuerpo Narcissa comprendió que la mente de su hijo se encontraba en un lugar donde dificilmente podría ser alcanzado por su voz.. o sus caricias. Sus emociones estaban a punto de estallar... envenenándola a cada hora más.

Pasó las últimas noches en vela, a lado de la cama de su hijo, y el cansancio empezaba hacer estragos en ella.

La voz de Molly - parada en el umbral en bata y pantuflas - la devolvió la la realidad. La mujer entró en el cuarto para tomar la bandeja de la comida. – “¿Estás bien?”

“Si.” Contestó ella. La voz más ronca de lo normal.

La señora Weasley se acercó a la cama donde Draco seguía luchando contra las sábanas y notó las gotas de sudor que surcaban su piel, y el temblor que sacudía su cuerpo. – “¿Qué le sucede?”

“Cada noche - en el sueño - él regresa en esa tumba.”

Molly la miró, espantada. – “Pasará mucho tiempo antes de que pueda superarlo. No puedo ni imaginar lo que pudo haber probado al estar encerrado ahi por todo ese tiempo.”

Narcissa se tapó los ojos con las manos, como si tratara desesperadamente de detener las imagenes que su mente evocaba impiadosamente una y otra vez. - “No sabes... no puedes siquiera empezar a imaginarlo. ¡Ese lugar era claustrofobico! Solo una mente enferma como la de Lucius pudo concebirla. Cuando lo saqué de ese lugar estaba cubierto de sangre. Sus uñas estaban quebradas, como si hubiera intentado escabar la piedra en busca de una salida... estaba en un estado catatonico. Me miró no me reconoció, seguía excavando y excavando como un rata en busca de una salida... tuve que inmovilizarlo… sacarlo de ahi usando un hechizo levitador, y mientras corría para salvar mi vida y la suya - por todo el tiempo - él tembló a convulsiones.”

“Lo siento.” – Dijo Molly en voz baja. - “Solo es un muchacho... no merece sufrir de esa manera...

Narcissa asintió, acariciando el rostro sudoroso de su hijo. - “Sabes… por todos esos años fui capaz de convivir con ese hombre sin permitir que lo que él hacía me involucrara demasiado. Por toda la vida acepté la idea de que el fin justificaba los medios, que asesinar a los sangresucias era un acto de justicia... El odio hacia los muggles me fue enseñado desde que estaba en pañales y nunca lo entendí. Cuando Draco era solo un niño fue fácil mantenerlo alejado de toda la basura...de toda la sangre. Aprendió a disfrutar las ventajas que daba el poder... hasta convencerse que no quería otra cosa en el mundo que ser igual a su padre. Jamás pensé que algo podía hacer qu cambiara de opinion hasta esa noche.” – Narcissa cerró los ojos, el temblor de sus manos aumentó.

Molly la miró, incomoda. Mas allá de la escasa simpatía que siempre sintió por ella no estaba segura de querer escuchar lo que venía despues. - “Si aun no estás preparada para hablar de eso... no importa... yo....”

Narcissa se frotó las manos, atormentando frenéticamente el pañuelo que aun tenía en la mano. – “¡NO! ¡necesito hablar de eso! Cuando por fin descubrí donde se encontraba y entré en.. ese... lugar...” – Se interrumpió, con voz rota. – El se meció de un lado a otro como si hubiera perdido la razón... abrazaba sus piernas.... con los ojos deshorbitados... aterrorizado. ¡Parecía salido del mismo infierno! ¡Su inocencia quedó enterrada en ese lugar para siempre¡ jamás pensé que algun dia mi hijo y yo podríamos encontrarnos del otro lado de la trincera... Porque segun las leyes del mál, si dejas de ser cazador... te conviertes en preda!” – Terminó de hablar y dio un medio giro sobre si misma, tratando de controlarse.

Molly vió la imagen de Narcissa reflejada en el espejo de enfrente. Los hombros caidos, los labios temblorosos. Lucía mucho mas vieja de lo que era. Sus ojos estaban marcados por profundas ojeras, su piel lucía aun más palida de lo usual.

“Es probable que yo merezca eso y más... pero él no.” – La mujer giró violentamente la cara al escuchar el enesimo lamento de su hijo. Draco se debatió violentamente en la cama, luchando contra monstruos invisibles. Ella crispó los dedos con impotencia... el pañuelo se desgarró en sus manos.



.........................................



Un profundo dolor se le acumuló en el pecho, aumentando la sensación de ahogamiento que lo invadió en el instante en que se vió nuevamente encerrado en ese lugar. En el sueño, podía recordar las manos de su padre presionando cruelmente la varita sobre su garganta, paralizándolo como si fuer un insecto en una telaraña... despojándolo de cada posibilidad de defensa.

Recordó la expresión de su cara en el instante en que lo dejó caer en ese hueco sucio y malholiente. – “¡Aprenderás ahora, y a tus expensas, que ningun Malfoy puede traicionar su liñaje y su nombre sin pagar con su sangre!”

Lo dejó caer en el piso, como si fuera basura. Lo efectos del hechizo paralizador lo dejaron aplastado contra el suelo, solo sus ojos podían moverse, sus pupilas se movieron frenéticamente de un lado a otro en busca de una salida... recordó un intenso olor de moho llenando sus narices. Intentó desesperadamente mover la boca, sin lograrlo.

::::: Padre... por favor ::::::: Pero ni un solo sonido salió de su garganta inútil.

Su padre – por alguna razón - observó el piso con asco, como si acabara de ver un bicho pegado a sus inmaculadas botas. - “¡Tenía que verlo con mis propios ojos! ¡Mi único hijo enamorado de una asquerosa sangresucia!”

Fue entonces que distinguió una silueta tirada en el piso, a los pies de su padre. Largas piernas, una esbelta figura, largos rizos desparramados contra el frio piso de marmol

::::: ¡HERMIONE!::::::

Su padre la agarró por el cabello obligándola a levantarse. Los ojos llorosos de ella, su expresión asustada lo aterrorizaron. Quiso tender una mano hacía ella... y no pudo... Imposibilitado a moverse, Draco miró a su padre con los ojos desorbitados ::::::: ¿Qué harás con ella? ::::::: Quiso preguntar, mientras ella sollozaba quedamente, humillada, amarrada al igual que él.

“Ella pagará muy caro por haberse atrevido a posar sus ojos sobre ti. Yo me encargaré de que así sea.... y con lo que a ti respecta, HIJO MIO, te quedarás aquí hasta que yo lo decida!”

::::::::::: No... padre...:::::::

“Te quedarás aquí. Sacarás de tu cabeza esa maldita y – cuando yo te considere listo – borrarás tu error. Solo así podré seguir considerandote mi hijo.”

::::: ¡NO!:::::

Su padre retiró la varita de su garganta y desapareció junto a ella. Una pared de piedra apareció mágicamente a sus espaldas, dejándolo en la más completa oscuridad. Solo entonces su voz pareció liberarse, expresando toda la angustia y el terror que sentía. Se arrastró hacía el punto exacto en que Hermione y su padre acababan de desaparecer, golpeando la piedra... Súplicando.

“¡PADRE! ¡REGRESA! ¿DONDE LA LLEVARÁS?”

La respuesta a su pregunta llegó de la manera más inesperada, Draco escuchó un horrible crujido a su alrededor, y se dió cuenta que la consistencia del piso y de las paredes que lo rodeaban empezó a cambiar encogiendose... atrapandolo como si fuera una rata.

Extendió las manos sin entender lo que sucedía. Era extraño. No se movió en lo absoluto pero - de alguna manera – las paredes parecían haberse acercado.

Repentinamente un horrible presentimiento le cerró la garganta: - “¡No...padre... por favor... esto no!”

La voz de su padre, inesperadamente, lo alcanzó, llegando de alguna parte de ese lugar infernal, tronando como desde el interior de la tierra - ::::: Cada vez que pensarás en ella, cada vez que tendrás un solo pensamiento para esa impura, la piedra que forma esa celda lo percibirá, y se aplastará un poco más, estrechándose hasta cerrarse sobre ti. Borra esa impura de tu cabeza y estarás a salvo. Sigue pensando en ella, y ese lugar se transformará en tu tumba. No me dejaste otro camino para enseñarte la obediencia :::::::

Pero le resultó imposible sacar a Hermione de su cabeza... estaba demasiado preocupado sabiendo que su padre sería capaz de cometer cualquier atrocidad contra ella.

Muy pronto la falta de aire y el hambre hicieron que él dejara de distinguir la fantasía de la realidad. Inevitablemente, los recuerdos se sobrepusieron uno tras otro en su cabeza y un invencible sentimiento de privación y perdida se apoderó de él.

Las amenazas de su padre se perdieron en un océano de amnesia... perdió la conciencia de quien era... olvidó que su única esperanza para salir vivo de ahi era dejar de extrañarla... porque pensar en lo que Hermione y él compartieron fue lo único que logró mantenerlo amarrado a la vida. Inevitablemente llegó el momento en que ese siniestro crujido de piedras - encogiéndose y cerrándose encima de él - le pareció una bendición.

Se quedó ahí, suplicando para que la oscuridad lo tragara. La muerte no podía ser peor que eso. Su corazón latió desbocadamente, pulsando y contrayéndose en busca de oxigeno, creyó que moriría sin verla, sin saber que fue de ella….

Después..... el escenario de la pesadilla cambió.

Él miró su cuerpo y se dio cuenta de que ya no era un muchacho, si no un niño de once años el Draco que cruzó el antiguo y siniestro bosque hasta llegar frente a las ruinas. Los ramos esqueleticos rodeaban lo que quedaba de una antigua construccción, como si fueran tentáculos.

La luna iluminaba sinestramente las antiguas piedras derruidas. Sin saber porque, sintió que un repentino estremecimiento de terror la cerraba la garganta. Quiso gritar, pero su garganta no emitió ningun sonido. Estaba aterrorizado.

Escuchó la voz de su padre, siseante, monótona y fría como la de una serpiente... recordó esa tarde de invierno en la antigua ruina abandonada. Fue una de lor raros momentos padre-hijo que podía recordar.

Su padre lucía extrañamente exaltado, como si hubiera esperado ese dia por mucho tiempo. Fue esa la primera vez que Draco usó un Translador. Recordó la extrana sensación de mareo y vacío en el estomago. Cuando llegaron a destinación recordó haber observado con una mal disimulada expresión de asco ese amaso de escombros que – a sus ojos de niño engreido – no tenían ninguna gracia.

Era un lugar que solo ellos dos conocían... perdido en la niebla de sus recuerdos infantiles. Era ahi que su padre custodeaba los secretos que no se atrevía a conservar en su misma casa. - “No dejes que las apariencias te engañen, Draco. En ese lugar se esconde la clave para tu futuro... algun dia, todo los secretos que ese lugar atesora, te pertenecerán.”

Y repentinamente, recordó esa extraña mirada de cínico triunfo en los ojos de su padre cuando ante un imperioso movimiento de su varita una puerta – antes invisible - se materializó en el suelo.... frente a sus ojos. Entraron juntos en ese pasillo que se desenredó como una inmensa serpiente hueca frente a sus ojos... como si acabara de nacer de las entrañas de la tierra.

Recordó haber tomado fuertemente la mano de su padre, y haber caminado por algunos minutos siguiéndolo en silencio en ese extraño labirinto.

Varias celdas, de diferente tamaño, podian entreverse desde el punto en el que se encontraban. Una extraña luz azulada iluminaba las paredes desprovistas de ventanas.

Y sobre una de ellas, resaltando como una ofensiva mancha de color en ese subterraneo universo gris, se encontraba la marca de una mano ensangrentada.

Las manchas de color rojo oscuro brillaron intensamente derramándose en el piso. La translúcida figura de un fantasma giró entonces la cabeza hacía él y lo miró, murmurando.

“Ibi exitus est, Draco.”



Continúa aquí abajo affraid affraid affraid
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Roma

avatar

Cantidad de envíos : 22
Edad : 53
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Jue Oct 23, 2008 7:10 am

..........................................................



Alguien gritaba pronunciándo su nombre, tratando de arrancarlo de las nieblas del sueño. -¡Draco! ¡Draco, despierta!

Todo su cuerpo tembló violentamente. Un parte de su cerebro quería quedarse amarrado a ese sueño, negandose a despertar. Las venas de su cuello latieron con fuerza, los músculos se tendieron, su rostro estaba desencajado por el horror... debía quedarse en ese lugar para recordar el camino. Porque ella estaba ahi... atrapada en ese infierno... culpable solo de haberse enamorado de quien no debía...

-Cielo santo..._ Gimió Molly.

¡Draco! ¡Draco, por favor!_ gritó Narcissa. El rubio asió la parte superior de su brazo apretándolo cruelmente, con la fuerza de un pitón. Narcissa se quedó sin aliento cuando abrió los parpados y vió nuevamente esa mirada desenfocada.... ese terror en su mirada.

Finalmente él pareció reaccionar y salió de la cama como impulsado por un resorte. Sintió una arcada de nauseas pero quiso ignorarla. – “Necesito... ha..blar... Potter” Estaba visiblemente pálido y descompuesto.

Las dos mujeres se miraron perplejas. Los ojos de Draco brillaban más de lo normal, como si intentara sacar de las nieblas de su mente algo que no podía recordar cuando estaba conciente.

-¿Qué ocurre, Draco? - preguntó su madre.

“Quiero.. hablar con Potter... y con los miembros de la Orden... ¡Ahora!”

“¿Por qué?”

“Tal vez... solo tal vez... podría tener un indicio sobre el paradero de Hermione.”

Molly no necesitó más para salir como una exalación del cuarto y despertar a su esposo y todos sus hijos. Todos los miembros de la Orden fueron convocados para una reunión extraordinaria y llegaron uno tras otro, aun en ropa de dormir, frente a la cama de Draco. Dumbledore se le acercó. – “Qué sucede, Draco?”

“No estoy seguro.”

Ron lo fulminó con la mirada y él lo enfrentó, luciendo su antigua y acostumbrada mirada desafiante. – Después continuó: - “Esta noche soñé que mi padre me llevaba – aun niño – frente a algunas ruinas en el centro de un bosque. En un principio pensé que se trataba de un lugar imaginario... después recordé más detalles, estoy seguro de que es ahí que mi padre debe guardar la gran mayoría de sus secretos.

Él mandó a construir una especie de prisión subterranea, escavada en las entrañas de la tierra. Me dijo que solo un Malfoy podría activar los encantamientos que la esconden del mundo exterior. Me dijo que ni el mismo Señor Oscuro conoce ese lugar.”

McGonagall preguntó, dudosa. - “¿Estás seguro de que no se trate de un sueño?”
“¡NO! ¡Ese lugar existe, señora! ¡Lo vi por primera y última vez cuando solo tenía once años, antes de ingresar a Hogwarts! Por alguna razón dejé de pensar en él hasta esta noche.”

“¿Y DONDE ESTÁ?” – Preguntó Harry, impaciente.

“Es lo que deben ayudarme a descubrir.” – Contestó, impaciente. – “Necesito sacar ese recuerdo de mi cabeza antes que desvanezca... tal vez, si usaramos un pensadero podríamos analizarlo, buscar algun indicio! ¡Tengo una sensación extraña... no se explicar por que, pero siento que el único lugar donde pudo haber llevado a Hermione es ese!”

Sin pensarlo ni dos segundos, Ron le entregó su varita mágica. Draco la apoyó sobre su frente y un halo de luz de color blanco salió de su cien transportada por la punta de la varita. El recuerdo fue prontamente encerrado en un frasco de vidrio.

Dumbledore desapareció segundos antes en la chimenea y reapareció nuevamente con el pensadero entre las manos. – “Bueno, hijo. Aquí vamos.” – Abrió el frasco y dejó que el recuerdo se disolviera en el tazón. Después, uno por uno todos los presentes se dejaron caer en el pensadero.



...............................................



En el sueño, ella revivió uno de sus encuentros con él, en las orillas del rio donde solían encontrarse. –

Recordó la expresión de su cara, llena de malicia, esa sonrisa de cuarto en penumbra que le iluminaba toda la cara y a la que no podía resistir. "¿Quieres nadar , Hermione?"

"¿Nadar? ¿A la mitad de la noche?"

El rio se veía tentador, fresco, relajante.

Él se le acercó para besarla y eso fue más que suficiente para convencerla. La noche estaba tibia y deliciosa y nadie podría verlos. Poco a poco se liberaron de las prendas y juntos entraron al rio... recordó la sensación del agua fresca insinuándose en cada rincón de su piel desnuda, tocándola por todo tipo de lugares graciosos.

Se sumergieron dos metros debajo del agua, luego salieron juntos a la superficie.

La luna lanzaba reflejos plateados sobre la superficie del agua frente a ella. La cara de Draco estaba a centimetros de la suya. Su voz era calmante, hipnotizante.

El estiró la mano por debajo del agua y la abrazó, dejando un sendero de fuego por donde pasaba. Sus ojos se abrieron rápidamente mientras un pequeño jadeo escapaba de sus labios

Sintió una descarga eléctrica atravesar su cuerpo. Dulcemente. Se besaron, lentamente, tranquilamente. Draco posó sus manos en su cabello, saboreando cada movimiento de su cuerpo y ella lo envolvió con sus brazos , besándolo mas intensamente, arqueando su espalda. No hubo más palabras. Solo suspiros, dulces gemidos y susurros.

Después, la imagen se difuminó, cubierta por millones de diminutas gotas de agua que empapaban el cabello, rostro y el entero cuerpo de Draco. La luz plateada de la luna aun chispeaba entorno a ellos.

Después la imagen se desvaneció.

Hermione percibió la textura de la que podía ser una mano rozarle dulcemente la frente y la cara. Solo que esta vez estaba despierta. Un escalofrío la recurrió de pies a cabeza. Movió lentamente los párpados, temorosa de lo que podría encontrar abriendo los ojos... pero cuando lo hizo, la celda estaba vacía. Retrocedió instintivamente, recargándose contra la pared opuesta....

“¿Por qué me hacen eso?” – Gritó, aterrorizada.

Y nuevamente, percibió ese imperceptible movimiento en el aire de la celda. Vio la silueta transparente, casi imperceptible, de una mano acercandose a ella....grande y fuerte, empapada de una substancia roja que desprendía un caracteristico olor metalico.

¡ERA SANGRE!

La mano fantasmal le acarició la mejilla. Ella se quedó ahi, paralizada por el terror, con el roce fantasmal de un beso rozando sus labios.

“¡NO! ¡POR FAVOR...NO!”




Continuará........................................
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Monzy Rozen

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 110
Edad : 33
Localización : Luchando en el Alice Game
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   Vie Oct 24, 2008 9:52 pm

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh genial Roma me dejaste con el alma en un hilo...porque eres asi??
Ya no te voy a querer nada!!!
Siguelo pronto por favor que ya no puedo mas jeje

Eres estupenda y lo sabes , por eso me martirizas jaja

BESSS
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama   

Volver arriba Ir abajo
 
Dramione - PM 18 - Inesperados Compañeros De Cama
Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» COMPAÑEROS!! AYUDA CON IMAGENES DE UNA MARCA AL PARECER MUY BUENA!! SERA??
» FELIZ CUMPLEAÑOS COMPAÑEROS!!!!
» "FELICES FIESTAS COMPAÑEROS"
» Saludando a los compañeros
» Compañeros a perder peso se ha dicho!!!!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS DE HARRY POTTER :: FANFICS HARRY POTTER :: PAREJAS :: DRACO & HERMIONE-
Cambiar a: