CREPÚSCULO VS HARRY POTTER
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]

Ir abajo 
AutorMensaje
IrOmI



Cantidad de envíos : 15
Edad : 27
Fecha de inscripción : 24/08/2008

MensajeTema: [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]   Dom Ago 24, 2008 9:59 pm

Bueno, os traigo mi primer ff Razz Espero qe os guste. Antes de empezar quisiera decir algo. Mi intencion con este ff,es darme a conocer como escritora, ya que quiero coger practica para dedicarme a eso en un futuro ^^. Con este ff espero mejorar, y si lo consigo, introduciros aun mas en este maravilloso mundo del conocido Harry Potter. Espero con creces que disfruten de esta primera parte del primer capitulo, porque realmente me esforce muchisimo. Bueno, basta de palabreria, y aqui os va. Disfrutenlo. Al principio de la historia no aparece harry, aparece otra persona. Harry aparecera mas adelante, en uno o dos capitulos más adelante. Espero que eso no consiga aburrirles Sad Leanlo y comenten por favor Sad

_______________________________________________________________________

CAPITULO I: RECUERDOS DE UN PASADO

Esa noche estaba plagada estrellas. El firmamento entero parecia haberse puesto de acuerdo para mostrar a la noche sus estrellas mas hermosas. La luna creciente sonreia al paisaje que se formaba debajo de ella, mientras una suave brisa acariciaba el rostro de todas criaturas que vivian bajo el gran bosque que se alzaba a los pies de la misma. El cielo era de un color negro intenso, aunque quedaba disminuido con el amarillo brillante de las muchas estrellas.

Ese inmenso bosque habia criaturas de toda clases. Desde indefensas y diminutas ratas, hasta grandes e inmensos osos. Estaban animales comunes, como zorros rojos correteando entre los arboles, conejos blancos, grises y negros dando pequeños tumbos por todas partes, y pajaros perdidos revoloteando entre las ramas.

Pero tambien animales mitologicos, animales que la gente normal y corriente, (en un lenguaje bien hablado, muggles) solo podria siquiera soñar. Por ayá, en la lejania, se veia galopar feliz una especie de caballo blanco... ¿Caballo? No, tenia un cuerno en la frente. Era un unicornio. Un poco mas cerca, se podia ver en un pequeño lago un demonio de agua de color verde palido, con grandes garras, intentando pescar para poder alimentarse.

Si algun muggle se hubiese adentrado en el bosque, solo hubiesen visto un enorme barranco al llegar a un punto, o habian recordado que tenian algo importante que hacer. En especial donde las criaturas magicas abundaban. ¿Coincidencia? No se, ustedes juzguen. (XP)

Muy interno en el bosque, casi en el corazon del mismo, se podia ver una pequeña cabaña de madera, construida entre dos inmensos arboles. Era de un color marron oscuro, con una sola ventana en el centro de una de las paredes. Se podia ver en uno de los arboles una escalera de madera para descender de la cabaña, y al otro lado una liana para casos de emergencia.

Dentro de la cabaña, -la cual solo tenia una pequeña habitacion con una cama al fondo y una mesita de noche, donde guardaba todos sus recuerdos- descansaba sobre una pequeña cama una chica de no mas de 11 años. Tenia el pelo de color marron claro hasta los hombros suelto al aire, la piel paliducha y los ojos de un color verde esmeralda.

Nada podria haberla echo despertar, pues la chica estaba muy sumida en sus sueños. Nada, pero... Un ruido de cascos la hizo despertar con un sobresalto, haciendo que se golpeara la cabeza con la pared de atras. Extrañadamse levanto de la cama y se asomo a la ventana, frotandose la parte dolorida. En la oscuridad pudo observar dos sombrar internandose al son de un golpeteo en el cesped de suelo, que pudo distinguir como cascos.

Con curiosidad, la chica dio media vuelta y salio lentamente por la ventana de la cabaña y se deslizo cuidadosamente hacia el arbol que contenia la escalera, y poco a poco bajo cada uno de los escalones hasta que sus talones lograron tocar al fin el frio cesped de aquella noche. Lentamente, la chica se dio media vuelta y escudrio la oscuridad una vez mas.

Las dos sombras habian desaparecido, pero ella estaba segura de saber a quien le pertenecian. Asi que sin pensarlo dos veces, salio de aquel claro internandose entre los arboles por el mismo lugar por lo que ellos habian desaparecido.

Dando tumbos se adentro por entre los arboles. Agudizaba el oido para poder escuchar algun indicio que le dijese que ya no estaban lejos. No tenia problemas para correr entre la espesura del bosque, pues estaba bastante acostumbrada. Desde que sus recuerdos alcanzaban, habia vivido en aquel bosque, por lo que su rapidez, destreza y fuerza no eran las de una chica normal. Se habia convertido en una Tarzan moderna.

Entonces, cuando llego a un pequeño claro en el que normalmente solia jugar, vislumbro nuevamente aquellas dos sombras, aunque al fin habian decidido parar. Se acerco lentamente hacia el borde del claro asegurandose de estar bien oculta entre las ramas, y estiro un poco el cuello para poder ver bien entre la oscuridad a aquellas sombras. Un fino rayo de luna, caia sobre ellos, de modo que pudo comprobar que sus sospechas eran ciertas.

Alli, en medio del claro, dos hombres hablaban nerviosos. ¿Pero eran hombres? De cintura para arriba se podia ver en efecto eran dos hombres de una fuerte compostura, pero de cintura para abajo eran caballos, caballos de un color blanquecino. Uno tenia una cabellera rizada rubia que le llegaba hasta la cintura, y unos preciosos ojos azulados, con la piel morena. El otro, tenia el pelo hasta la barbilla alisado de color marron claro, con unos ojos marron oscuro que hacia juego con su cabellera. Tambien le caracterizaba una pequeña barba, asi de como un mes.

Eran dos centauros, los dos centauros que habian estado cuidando la chica, al menos hasta donde alcanzaban sus recuerdos. Al parecer estaban teniendo una fuerte discusión, pues de vez en cuando levantaban sus patas delanteras para amenazar al contrario.

-...imposible! -bramo el de cabellera rubia. Tenia una voz grave, que denotaba seriedad.

-¡Aqui tambien corre peligro, Pendral! -exclamo el moreno. -¡Alli estara mas protegida!

-¡Te equivocas! -exclamo Pendral alzando sus patas delanteras haciendo retroceder a segundo centauro. -¡Aqui estara protegida, con nuestro poder y el que esconde este bosque nadie podra dañarla! ¡Si en 10 largos años no la ha encontrado no lo hara ahora! ¡Reacciona, Murlak! -dijo zarandeandole por los hombros.

-¡Pero la semana que viene, Sarah cumplira once años, la edad suficiente en para entrar en Howarts, con Dumbledore no podra hacerle nada, estara mucho mas protegida que aqui! -replico Murlak soltandose de sus manos.

-Es cierto que Dumbledore es el...

Entonces una bandada de cuervos hizo sobresaltar a Sarah, ya que asi se llamaba aquella chica que escuchaba aquella conversacion. Los cuervos salieron volando dando alaridos por el inmenso cielo, haciendo que Sarah no pudiera escuchar lo que ese tal Dumbledore era. Sarah suspiro enfadandose con los cuervos y volvio a escuchar lo que decian.

-¿Y que haremos cuando le empiecen a llegar? Vamos, dilo. Estoy seguro de que tarde o temprano, por mucho que lo impidamos, la carta acabara por llegarle a sus manos. -dijo Murlak. -¿Que le diremos cuando nos pregunte acerca de ella? Recuerda que Sarah este solo conoce este mundo, este bosque.

-¡Por eso seria mejor que no fuera! -replico Pendral hartandose. -Sarah ha vivido aqui toda su vida practicamente. Solo conoce esto. No conoce nada de los muggles, ni de lo que inventan, ni nada. Seria un shock muy fuerte si fuera. La pondria en evidencia, y quizas eso seria la causa de su destruccion. -gruño dandole la espalda a Murlak. Volvio a mirarle. -¿Es que no lo entiendes? ¡Aqui es como lograra sobrevivir! ¡Ir a Howarts solo significaria su muerte!

Cuando Pendral termino su perorata, hubo un breve silencio en el que Sarah pudo pensar. Habia algo que Murlak y Pendral le ocultaba. Estaba segura, les habia oido. ¿Que seria Howarts? ¿Quien seria Dumbledore? ¿De que hablaban? Estaba claro que por alguna razon le estaban ocultando algo, a su ver, muy importante y eso le extrañaba muchisimo. Siempre habian sido para ella como sus hermanos, los padres que nunca tuvo. Nunca se habian guardado ningun secreto, siempre se lo habian contado todo... O al menos eso pensaba. ¿Por que precisamente ahora le mentian? ¿Por qué no querian contarle... eso de lo que hablaban? Sarah volvio a mirarlos, ya que Murlak, habia vuelto a hablar.

-No lo se, quizas tengas razon. -dijo poco convencido. -A lo mejor lo mas conveniente seria que siguiera en este bosque. Aunque tarde o temprano volara como una paloma. Crecera y se ira. Y cuado llegue ese momento, todos nuestros intentos habran sido intiles, pues ya no contara con nuestra proteccion.

-Ya habia pensado en ese contratiempo. -admitio Pendral. -Y creo que seria mejor prepararla para lo que encontrara en el mundo exterior. Tendriamos que ensearle a defenderse, a luchar. Enseñarle incluso el mundo exterior.

-¿Como haremos eso? Nosotros no podemos salir del bosque, causariamos demasiada impresion. -dijo Murlak soltando una estridente carcajada.

-Ya pensare en eso mas adelante. -dijo Pendral. -Ahora creo que lo conveniente seria ver como esta sarah, porque incluso en el bosque corre peligro. Podria haber aliados de la oscuridad infiltrados en este bosque, esperando el momento oportuno.

-Si, tienes razon. -admitio Murlak. -Yo ire.

Ante esto, Sarah se dio media vuelta asustada y salio corriendo en la direccion contraria, siguiendo el mismo camino que habia tomado para llegar hasta alli. Sarah sabia demasiado bien que Murlak y Pendral eran los mas rapidos del bosque, asi que si no se daba prisa descubririan que les habia escuchado, y seguramente la castigarian.

Momentos despues, pudo ver como se alzaba ante ella la cabaña de madera en la cual ella dormia. Rapidamente alcanzo la liana, y como un rayo fue escalando hacia arriba. Sin problemas, llego hasta la ventana y se introdujo por ella en el mismo instante en que se escucho en el interior un galope veloz saliendo por entre los arboles.

Rapidamente corrio hacia la cama y se echo en ella tapandose, en el mismo momento en que el centauro entraba en la cabaña. ¿Cómo? Bueno, son centauros, pueden hacer cosas que no todo el mundo puede. XD

Sarah oyo que se dirigia hacia ella, y tras observarla unos instantes bajo un poco el tronco (del centauro) para darle un calido beso en la frente, y tras unos instantes, le dijo en un susurro nervioso:

-Esto es por tu bien, Sarah. Espero que un dia llegues a perdonarnos...

Murlak dio media vuelta y volvio a salir de la cabaña. Sarah se incorporo en la cama, y se quedo mirando el lugar donde Murlak habia desaparecido. Sarah se sentia confundida. Pocas veces habia oido a Murlak decir eso. Muy pocas veces. Aunque tampoco habia visto nunca discutir a Murlak y Pendral. Eran muy buenos amigos, muchas mas que eso, eran hermanos de sangre.

Sarah se incorporo y lentamente te dirigio hacia la mesita de noche. Abrio el cajon y saco de el una pequeña caja de madera. Volvio a cerrar el cajon y se dirigio hacia la cama, donde se sento observando la caja.

En esa caja marron, como de dos palmos de grande con una cerradura dorada, estaban guardados casi todos los recuerdos de su vida. Todos los recuerdos que habia vivido desde que un dia se encontro en el bosque. Lentamente giro la pequea llave que habia en el, y dandole la vuelta, lo abrio lentamente.

_________________________________________________________________________

Bueno, mañana creo que colgaré ya el final del capítulo. Es qe este ff ya lo tengo algo avanzado en otra pagina y lo qiero compartir con vosotros Very Happy ESPERO COMENTARIOS!!! BS!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Lady Lotus

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 31
Edad : 26
Localización : en la sala de castigos de Hogwarts
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]   Lun Ago 25, 2008 2:55 am

Hola!!, me a encantado el capitulo!!, por que Sarah puede morir si va a Hogwarts Question Question , e bueno tambien te invito a leer mi ff, se llama "Harry Potter y La Princesa de Oriente" Crossover CCS y HP, yo al igual que tu tambien publico en otra pagina, aunque en esta pagina, me gusta más publicar, por el simple hecho de que es más facil y más simple, espero el proximo capitulo.
Besos
Atte//Lady Lotus
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
IrOmI



Cantidad de envíos : 15
Edad : 27
Fecha de inscripción : 24/08/2008

MensajeTema: Re: [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]   Mar Ago 26, 2008 5:05 pm

Ola Lady Lotus ^^ Muchas gracias por leer mi FF ^^ Con gusto me pasaré con el tuyo Very Happy Te dedico este trozo ^^

_______________________________________________________________________


CAPÍTULO I: RECUERDOS DE UN PASADO. PARTE FINAL


En esa caja marron, como de dos palmos de grande con una cerradura dorada, estaban guardados casi todos los recuerdos de su vida. Todos los recuerdos que habia vivido desde que un dia se encontro en el bosque. Lentamente giro la pequea llave que habia en el, y dandole la vuelta, lo abrio lentamente.

Sarah dejo la cajita en la cama, mirando el interior de la misma. Se sento en la cama, al lado de la caja, y comenzo a sacar cosas de ella. La primera cosa que saco fue una herradura de hierro. Sarah la cogio entre sus manos y sonrio. Recordaba perfectamente como habia llegado a esa caja. Sarah tendria entonces unos cinco años...

***Flash Back***

Sarah estaba correteando por entre los arboles, subiendo y bajandolos, siguiendo a un par de ardillas traviosas que habian entrado en su cabaña y le habian quitado, cuando ella estaba distraida, su coletero. Asi que sarah habia salido corriendo a perseguirlas, pues era el unico que tenia.

-¡Parad! -exclamo cuando le estaban sacando ventaja.

Sarah habia estado tan distraida siguiendo a las ardillas que no se habia dado cuenta de lo que pisaba. Cuando habia dado un pequeño salto para pasar del arbol en el que se encontraba al siguiente, sintio que no pisaba arboles, y pronto se encontro cayendo hacia abajo.

Sarah miro hacia debajo, y comprobo horrorizada que habia llegado a la parte del bosque en que habia que bajar un precipicio para la continuacin del mismo. Como Sarah estaba tan ocupada en que las ardillas no se le perdieran de la vista, no se habia dado cuenta de que habia llegado al precipicio. Y sin mas, comenzo a caer.

Sarah sintio entonces que algo frenaba su caida. Entonces, se encontro con que una rama habia frenado su caida, y que su mano se habia agarrado al tronco saliente inconscientemente. Sarah respiro asustada mirando hacia abajo. Habia al menos siete metros de caida, si no eran mas. No sabia que hacer.

-¡Murlak! ¡Pendral! -grito entonces sarah. -¡Ayudenme!

Sarah no paraba de agitarse en el aire, intentando agarrarse al peñasco para poder escalar, pero no podia. Cuanto mas se movia mas se despegaba el tronco del barranco. Asi que desistio de intentarlo para no caer por el al precipicio. Entonces, algo la hizo estremecerse.

Con un gran ¡Crack! el tronco se desprendio, y sarah comenzo a caer.

-¡¡AHHHHH!! -grito Sarah mientras caia.

Entonces, cuando Sarah creia que iba a golpearse con el duro suelo de cesped, algo ocurrio. Una sombra salio por entre los arboles saltando el precipicio y la cogio en el aire, montandola en su lomo. Sarah, que habia cerrado los ojos mientras caia, los abrio para ver quien la habia saltado.

-¡Murlak! -dijo contenta. -¡Me escuchaste!

-Como para no hacerlo... -dijo sonriendo. Murlak cabalgaba por entre los arboles, pero de pronto paro en un pequeño claro, y bajo a Sarah.

Sarah le miro, mientras Murlak levantaba una de sus pezuñas y se quitaba una de sus herraduras. Cuando lo hizo la cogio en su mano, mirando a Sarah. Esta le miro extrañada.

-Esto es para ti, Sarah, -dijo Murlak sonriendo. -Cada vez que te encuentres en un gran apuro solo tienes que coger esta herradura, y agarrandola fuertemente, di mi nombre. Solo tienes que nombrarme, y yo te encontrare, alli donde estes.

***Fin Flash Back***

Sarah sonrio mientras recordaba aquella conversacion con Murlak. Nunca habia tenido necesidad de llamarlo por medio de la herradura, pero en aquella ocasion tenia cinco años. Quizas solo se lo dijese para calmarla un poco. Luego, dejo la herradura sobre la cama y se volvio hacia la caja.

Entonces saco un pequeño saco de piel. Con mucho cuidado lo abrio, y cayo zapato echo de tela. Seria de un bebe de no mas de 1 año. Era como un zapato para un recien nacido. Era de un color rosa claro, con un calido tacto. Sarah lo alzo un poco para que quedara a la altura de sus ojos. Sin poder evitarlo, solto una lagrima. Aquel zapato escondia el pasado de Sarah, aquel zapato, se lo habian entregado los dos centauros haria dos aos...

***Flash Back***

Sarah estaba sentada con la cabeza apoyada en las rodillas y la mirada perdida, contemplando el paisaje que se alzaba ante ella. El cielo de color azul claro, sintonizaba hermosamente con los arboles del bosque que habia a sus pies. No hacia un una mota de brisa, lo que hacia ese dia de invierno algo mas caluroso que de costumbre. Sarah habia estado pasando la mayor parte de la mañana algo a lo que nunca le habia dado vueltas a la cabeza.

¿Por que no vivia con sus padres? ¿Por que estaba viviendo con aquellos centauros? No era que los centauros le cayeran mal, simplemente era que sentia curiosidad. ¿Es que sus padres habian muerto? Si era asi, ¿como habia llegado a mano de los centauros? Estaba muy confundida, y queria que todas aquellas preguntas encontraran respuestas de una maldita vez...

-¿Que piensas, sarah? -pregunto una voz sacandola de sus pensamientos.

Sarah alzo la mirada y pudo observar que Murlak y Pendral habian ido hacia ella. Tras sostenerse la mirada unos instantes los dos centauros se sentaron (como se sientan los caballos, es decir, agachando sus patas) al ambos lados de Sarah. Hubo un breve silencio, que fue roto por Pendral.

-¿En que piensas? -le pregunto mirandola fijamente.

-Pues... la verdad... -dijo Sarah. -me... preguntaba como habia llegado aqui. ¿Por que no estoy con mis padres? ¿Como acabe con vosotros, aqui en el bosque? ¿que pasa con mis padres, donde estan? -formulo aquellas preguntas casi de corrida.

A Sarah no se le escapo que Pendral y Murlak se miraron rapidamente, y luego volvieron a mirar a sarah. La chica tenia tal decision en su rostro que Pendral no tuvo mas remedio que responderle.

-Hace tiempo que nos preguntabamos cuando empezarias con tus preguntas. -admitio Pendral mirando al frente. -Veamos. Creo que es hora de explicarte como llegaste aqui. Nosotros dos estabamos paseando por aqui, en el bosque, cuando de pronto vimos que alguien del exterior se habia adentrado en nuestro bosque. Y al parecer, no nos preguntes como, pero sabia que estabamos aqui y nos estaba buscando.

-¿Os encontro? -pregunto Sarah.

-Por supuesto, nosotros fuimos quien fuimos a su encuentro. -respondio Murlak. -Era un hombre alto, muy alto, de al menos tres metros de altura, y de una anchura poco propia en un humano. Tambien tenia una gran barba marron -recordaba el centauro. -Entonces vimos que traia algo entre sus manos. Nos dimos cuenta de que era un bebe. Tu. -dijo Murlak mirandola.

-Nos dijo -prosiguio Pendral. -que tus padres te habian abandonado porque no queria cuidarte, y penso en nosotros porque un amigo suyo nos habia recomendado. Aceptamos, si. -dijo viendo su cara. -No tuvimos mas remedio, pues nos dijo que tus padres habian intentado matarte, y al parecer te estaban buscando. Asi que accedimos a cuidarte. Es por eso que estas aqui, sarah. Tus padres nunca te quisieron.

-¡Mentira! -grito sarah levantandose. -¡Eso es mentira! -unas lagrimas resbalaron por su rostro.

-Lo siento, sarah. -dijo Murlak. -Pero es la verdad. Mira, tenias esto cuando te trajo aqu¡.

Le tendio a sarah un saquito de piel, que abrio con manos torpes. Entonces saco algo de el. Era... era un zapato de bebe. Un precioso zapatito de color rosa muy pequeñito. Sarah lo miro mientras una gruesas lagrimas le caian por su rostro. Levanto la mirada hacia los centauros, que la miraron.

-Esta siempre sera tu casa. -dijo Pendral sonriendo. -De eso puedes estar segura. Aqui siempre seras bienvenida. ¿Verdad, Murlak?

-¡Claro! -exclamo de inmediato, sonriendole tambien. -Esta es tu casa, los arboles son tus primos, los animales son tus confidentes, y nosotros, tus hermanos. -sarah, al oir aquello, fue corriendo a abrazarle. -Vamos, sarah. No llores mas. -dijo acariciandole el cabello. -Ahora tienes una familia...

***Fin Flash Back***

Sarah seguida contemplando aquel zapato. No sabia si aquel dia habia sido el peor, o el mejor dia de su vida. El peor, ya que se habia enterado al fin de porque se habia creado con centauros, y el mejor, por aquello que Murlak le habia dicho. Eso le habia echo sentirse muy feliz, saber que en aquella pequeña familia del bosque, con los centauros y el bosque con sus animales, siempre seria aceptada.

Metio el zapato en el pequeoñ saco, y tras dejarlo en la cama, volvio a volverse hacia la caja. De ella saco el ultimo recuerdo que poseia. Era un mechon de pelo rubio atado con una pequeña cuerda. Pero no por ser el ultimo era menos importante. Para Sarah, era el mejor recuerdo que poseia, porque gracias a eso, pudo conocer por fin a alguien del mundo exterior...

***Flash Back***

Sarah tenia en aquella ocasion tenia diez años. Esto habia ocurrido hacia algunos meses, no hace mucho tiempo. Estaba paseando por el bosque en un caluroso mes de verano, ya que Murlak y Pendral habian ido a buscar comida (normalmente eran de arboles frutales) y como ella estaba aburrida habia ido a dar una pequeña vuelta a sus anchas.

Esa semana habia estado bastante ajetreada, pues sarah habia tenido que aprender a huir de los animales del lago para cuando pasase por alli, no les atacara. Eran como demonios verdes que habitaban en los lagos. Murlak y Prendal le habia dicho que se llamaban Grindilows. Asi que no habia sido una semana del todo aburrida.

Cuando estaba volteando una gran piedra que habia por alli, vio algo. Se quedo mirando, y entonces lo vio. Era una sombra, pero no eran ni Murlak ni Pendral. Era una sombra... ¿de alguien como ella? Era un humano... Que extraño. Ella tenia entendido por sus amigos centauros que muy poca gente te atrevia a entrar en el bosque, y no sabia el porque. Lentamente, se fue acercando.

Era un chico. Cuando el chico la vio, intento salir corriendo, pero sarah se lo impidio, exclamando:

-¡Espera! -dijo sarah al ver que se iba.

El chico paro, y nervioso dio media vuelta. Sarah pudo verle el rostro. Era un chiquillo de piel blanquecina, con el pelo rubio platino hasta las orejas y muy liso, y con unos ojos grisáceos preciosos.

-¿Quien eres? -pregunto sarah.

El chico la miro con una mirada seductora casi arrogante, pero sarah no se dio cuenta. Luego, retorciendose las manos, dijo:

-Draco. Draco Malfoy. ¿Y tu? -pregunto el chico adelantandose.

-Sarah. -respondio esta sonriendo. -¿Que haces aqui? -pregunto.

-Bueno... es que mis padres estaban haciendo no se que cosa y yo decidi dar una vuelta... ¿Y tu que haces aqui? -pregunto viendo sus fachas horrorizado.

Como sarah estaba acostumbrada a vivir en la naturaleza, bestia unas ropas bastante desgastadas, casi rotas por el contacto con los arboles. Sarah sonrio.

-Vivo aqui. -dijo sarah. Al ver su cara, dijo: -No me preguntes porque yo tampoco se. - No queria decirle que sus padres no le querian... -¿Y cuantos años tienes? -dijo sentandose un la gran roca.

-Doce -respondio Draco. -¿Y tu?

-Diez... ¿Pero...? -empezo sarah.

Sarah habia oido un ruido de cascos, y ella sabia muy bien que tenia prohibido acercarse a ningun ser humano, que no fueran conocidos por Murlak y Pendral. Asustada se volvio hacia Draco y le dijo:

-Te... tengo que irme. -dijo levantandose.

Sarah se dio media vuelta para irse, pero entonces, Draco le agarro el brazo. Sarah se volvio y le miro.

-Espera... -dijo este.

Ante el asombro de sarah, cogio una piedra afilada del suelo y se lo llevo al pelo. Cogio un pequeño mechon y con la piedra, lentamente fue cortandose. Sarah lo miro boquiabierta. Cogio una cuerda desgastada del suelo y ato los cabellos fuertemente. Cogiendole la mano a sarah, los coloco en su mano, y le dijo:

-Guardalo. -dijo cerrandole el puño a sarah, haciendole agarrar el mechon. Entonces, le susurro: -Es para que me recuerdes.

Sonriendo, sarah se lo guardo muy bien y tras dirigirle una ultima sonrisa, salio corriendo hacia el bosque una vez mas para los centauros no se encontraran con Draco. Afortunadamente, Sarah encontro a Murlak y Pendral antes de que ellos la encontraran a ella, con lo que los centauros no la habian visto con aquel muchacho...

***Fin Flash Back***

Sarah se quedo sonriendo mientras pensaba en aquello. Ese chico le habia caido bien. A decir verdad era el primer chico humano que veia. Siempre habia vivido en el bosque, al menos hasta que sus recuerdos alcanzaban. Nunca la habian dejado explorar el mundo exterior ni conocer a otros humanos. Las unicos seres vivos que habia conocido eran, aparte de Draco, Murlak y Pendral, a los demas animales del bosque. Sarah deseaba saber como era el mundo exterior. ¿Habria tanta naturaleza? ¿Habria centauros como aquellos galopando por las calles? ¿Como serian las casas en la que la gente vivia? ¿Estarian rodeada de preciosos arboles como su cabaña?

Con aquellos pensamientos dandole vueltas a la cabeza, Sarah guardo nuevamente aquellas cosas nuevamente en la caja, y la guardo en el cajon. Luego se acosto en su cama, y segundos despues, se quedo dormida lentamente, sin saber que al dia siguiente, conocería a algiuen muy especial...

________________________________________________________________________

Bueno, aqui termina el capi. Ya pondré la continuacion muy pronto Razz ESPERO COENTARIOS!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
xPandaGirlx

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 158
Edad : 27
Localización : Spinner's End
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]   Mar Ago 26, 2008 5:19 pm

buaaaaaah... mola mucho!!! me gusta la historia!!

y si de verdad te gusta tanto escribir ( a mi me encanta) te haré una pequeña crítica. En ocasiones repites mucho las palabras... igual dices 3 veces estrella en un solo párrafo y eso entorpece la lectura. quizás tan solo con releer concienzudamente lo que escribes se pueda solucionar!! P=

solo intento ayudar eh??

y si te aburres pásate por alguno de mis ffs, El album de fotos o Viviendo mi vida!! se agradecen comentarios!!

un besazo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://bentobox.mforos.com/
IrOmI



Cantidad de envíos : 15
Edad : 27
Fecha de inscripción : 24/08/2008

MensajeTema: Re: [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]   Mar Ago 26, 2008 5:51 pm

Agradezco mucho tu critica, XPandaGirlX ^^Si, eso es algo que todo el mundo me dice, que repito mucho al escribir... Estoy intentando solucionarlo, la verdad, aunque no se, me sale solo xD Además este ff es uno de los primeros ke ice, solo estoy copiendo y pegando... CUando llegue a la parte en la que me quede se notara la diferencia... Y gracias por leerlo ^^ Y por supuesto gracias por la critica, estoy abierta a ellas Razz
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
IrOmI



Cantidad de envíos : 15
Edad : 27
Fecha de inscripción : 24/08/2008

MensajeTema: Re: [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]   Jue Ago 28, 2008 2:07 pm

Bueno aqui traigo el siguiente capi. Aqui ya si aparece Harry ^^ Espero que os guste, besos ^^

_______________________________________________________________________


CAPITULO 2: EL MEJOR CUMPLEAÑOS


Aquella mañana amanecio realmente hermosa. Era una linda mañana de mediados de Agosto, en la cual, hacia una suave brisa que refrescaba agradablemente el rostro. Los arboles zumbaban al compas de la suave brisa, y el piar de los pajaros hacia de aquel paisaje aun mas hermoso. Los madrugadores animales habian empezado a corretear a sus anchas, saludando al nuevo día.

Una chica morena y de ojos marrones, abria perezosamente los ojos en una cabaña de madera, bostezando, y estirandose. Sarah se levanto de la cama y se asomo a la ventana. Al ver como estaba aquel dia de verano, sonrio complacida.

-Hoy promete ser un buen dia. -dijo Sarah bostezando una vez mas.

Sarah salio por la ventana y cogiendo la liana, se deslizo hacia el suelo, dejando atras la pequea cabaña de madera. Sonriendo miro a su alrededor. Normalmente Murlak y Pendral solian dejarle a los pies de la cabñaa una gran hoja de un arbol sobre la cual, dejaban una gran cantidad de frutas, el desayuno del dia.

Aunque aquella vez no. Aquella maana no habian dejado su acostumbrada fuente de frutas, cosa que le extrao bastante. Frunciendo el entrecejo, se introdujo entre los arboles, y se dirigio hacia el lugar donde Murlak y Pendral solian dormir.

Unos arboles bien tupidos ocultaban una pequeña cueva lo suficientemente grande para que ocultara al menos a diez centauros. Se encamino hacia la cueva, y al mirar dentro, se asombro de que sus dos amigos no se encontraban dentro de ella. No habia rastro de que los centauros hubiesen pasado alli la noche.

Sarah empezo a preocuparse notablemente. Nunca habia pasado algo asi, era algo fuera de lo normal. Sarah decidio entonces ir a la cabaña a esperarlos, ya que ella no sabia que arboles contenia frutas venenosas y cuales arboles no, asi que no podia coger ella misma su comida.

Suspirando, cogio el camino pero entonces escucho un ruido tras ella, y se dio la vuelta. Entonces vio algo que le ilumino el rostro.

-¡Por fin! ¿Donde estabais? -pregunto Sarah medio enfadada a los dos centauros que acababan de aparecer.

-Estabamos dando una vuelta. Pero eso ahora no viene al caso. -respondio Pendral. -¡Felicidades!

-¿Por que? -pregunto sarah un poco perdida.

Sarah habia olvidado completamente que dia era hoy. La preocupacion por no saber donde estaba sus amigos lo habia borrado de su mente. Murlak y Pendral se miraron sonriendo, y le dijeron:

-Estas un poco dormida querida sarah. Hoy es 15 de Agosto. -dijo Murlak. Al ver que segiua sin comprender, dijo: -¡Tu cumpleaños!

Entonces lo comprendio. ¡Era cierto! El 15 de Agosto era su cumpleaños, y hoy era 20 de agosto... ¿como habia podido olvidar su cumpleaos? Sarah sonrio culpable.

-Jejeje. Es cierto, lo habia olvidado. -dijo sarah mirandolos.

-Tu lo olvidaste, pero nosotros no. Ven, te hemos preparado una pequeña sorpresa. -dijo Murlak sealando a una parte del bosque con su cabeza.

Sarah, extrañada, siguio a los centauros esquivando arboles, raices y animalillos traviesos que se le cruzaban por el camino. No sabia si se lo imaginaba, pero desde que escucho hacia unos dias la conversacion de los dos centauros, el bosque parecia mas grande y tupido, y no sabia el por que...

Sarah siguio caminando, o mas bien corriendo detras de los centauros, ya que estos, al poder cabalgar, iban mas deprisa. Asi que dando traspies, bajo la cabeza para esquivar una rama de un arbol que Pendral habia cogido y soltado para no chocarse, y siguio caminando.

Momentos despues, Sarah pudo ver como salian a un pequeoñ descampado, pero no era solo eso. Sarah abrio la boca asombrada. En medio del claro habia una recoleccion de frutas colocadas sobre grandes hojas. Era un gran banquete de frutas. Sarah sonrio complacida, y miro a su dos amigos.

-¡Gracias! -dijo Sarah contenta.

Sarah salio corriendo hacia las frutas, ya que estaba muerta de hambre. Miro las frutas que habia delante suya, y sin mas miramientos, comenzo a deborar una tras otra, mientras los centauros, conversaban alejados...

-Llego el dia. -dijo Murlak observando como comia. -Ha cumplido once años. Pronto llegara la carta.

-Lo impediremos. -dijo Pendral con el rostro sereno. -Cuando las lechuzas vengan hacia aqui, las espantaremos. O sino, le daremos mas preteccion a este bosque.

-¿Mas? -pregunto Murlak girando la cabeza para mirarle, frunciendo el entrecejo. -Si le damos mas parecera una carcel para sarah. ¡Sera demasiada magia concentrada en un solo lugar! ¡Esa sobreproteccin podria ser peligrosa! -dijo Murlak. -Podria oler la magia y descubrir donde se encuentra. -dijo volviendo observar a sarah.

-Si, lo se. -asintio Pendral. -Pero no tenemos otra opcion.

-¡Pendral! ¡Murlak! -les llamo sarah sonriente. -¡Venid a comer vosotros tambien, vamos!

Murlak y Pendral se echaron una breve mirada, y luego, echaron a andar hacia donde sarah estaba comiendo. Media hora mas tarde, sarah, ya no podia mas, pues habiha comido demasiado. Sonriente, sarah se echo sobre el cesped, mirando al cielo. Era la primera vez que los centauros le preparaban un banquete tan delicioso.

-¿Que vais a hacer hoy? -pregunto sarah incorporandose, mirando a los centauros, que ya se estaban internando en los arboles.

-Daremos una pequeña vuelta. -dijo Pendral. -Tenemos cosas que hacer hoy en este bosque... -entonces, miro a Murlak, y volvio a mirar a sarah. -y tu en la ciudad. -añadio.

Aquellas palabras hizo que Murlak volviera la mirada hacia Pendral completamente desconcertado. ¿Dejar salir a sarah del bosque? Pero si no sabia nada del mundo exterior, entre humanos en ese momento, era como una recien nacida... Era una completa estupidez.

-¿En serio? -preguntaron Murlak y Sarah a la vez.

-Si... en serio. -dijo Pendral sonriendo. Entonces miro a la chica. -He decidido que ya es hora que conozcas tu lugar de procedencia, salir de este bosque del que no has salido en once años. Ya... ya no eres nuestro potro, sino una linda muchachita que ha crecido.

-¡Gracias! ¡Oh, Pendral, muchas gracias! -dijo sarah levantandose con una sonrisa de oreja a oreja. -¿Me acompaareis?

-Eh... no, no podemos. -dijo Murlak intercambiando una mirada complice con Pendral. -Sarah, yo tambien estoy de acuerdo en dejarte salir, pero con ciertas condiciones.

-¿Cuales? -pregunto sonriente. Le daba igual, con tal de poder explorar el exterior.

-Uno: No hables con ningun humano. -dijo Pedral serio.

-Pero... -empezo sarah.

-¿Lo prometes? -pregunto Murlak.

-Esta bien, si, lo prometo. -dijo sarah. Que lastima, ¿por que no podia hablar con humanos?

-Dos: Si por casualidad te ves con la necesidad de hablar con alguien (evitalo si es necesario) NO le digas que viven en un bosque con centauros. Eso es muy importante. No se te ocurra decirlo bajo ningun concepto.

-¿por que? -pregunto sarah extraada. -A la gente le gusta los centauros, vosotros me lo dijisteis...

Murlak miro a Pendral. ¿Como decirle que la gente no conocia la existencia de los centauros? ¿Que los muggles ignoraba siquiera que habitaran los bosques? ¿como hacerle entender a sarah que era una bruja, sin tener que decirle que tiene que ir a Howarts?

-Por que no. -soluciono Pendral. -Y punto. ¿Aceptas las condiciones?

Sarah los miro borrando la sonrisa. Le habian prohibido hacer lo que mas deseaba desde hacia muchisimo tiempo: hablar con humanos que no fueran centauros. La posibilidad de que la gente que no viviese en un bosque le contase cosas de la vida, cosas sobre los humanos. Ella apenas sabia nada sobre los humanos, aunque fuese uno. Y le impedian hablar con humanos, ¿que sentido tenia salir del bosque? Pero al fin y al cabo, una oportunidad era una oportunidad, y sabia que ellos no le dejarian salir otra vez del bosque, estaba segura. Asi que si la daban la oportunidad, no la iba a desaprovechar.

-Si, las acepto. -dijo sarah.

-Bueno, entonces siguenos. -dijo Pendral.

Pendral y Murlak la llevaron hasta el borde del bosque, lo que separaba el bosque lleno de animales magicos, de una pequeña ciudad que se veia un poco lejos. Sarah miro aquel paisaje ciudaresco contenta y sonriente, y cuando iba a salir corriendo hacia la ciudad, Murlak le puso una mano en el hombro, y le dijo:

-Te queremos en el bosque antes del atardecer. -dijo serio. -Si no has vuelto antes de que el sol se haya puesto, no volveras a salir del bosque.

-Esta bien. -dijo sarah mirandolos.

-Anda, vete ya. -dijo Pendral sonriendo.

Ambos observaron preocupados como Sarah sala corriendo hacia la ciudad y se perdia en el horizonte. Cuando su figura no era mas que un diminuto punto rojo, Murlak no pudo evitar mirar a Pendral para preguntarle:

-¿por que la dejas?

-Es que ya no corre peligro. -dijo sonriente. Al ver su cara, aadio. -Aunque reciba esa carta, no podra leerla. ¿Sabes por que? -Murlak nego. -¡Porque sarah no sabe leer! Si la reciba no podra entender lo que sabe, y si nos pide que la leamos, nos podemos inventar cualquier otra cosa.

-Vaya, cada dia me sorprendes mas... -dijo Murlak. Habia olvidado ese pequeo detallo. Juntos se volvieron a internar en el bosque.

***

Sarah no tardo en llegar a la ciudad mas de diez minutos, pues era bastante rapida. Sonriendo, paro para coger el aliento al principio de la ciudad y muy contenta se adentro entre las casas rodeadas de un pequeño jardin.

Mientras caminaba, la felicidad de sarah se iba esfumando. ¿como podian vivir sin arboles, sin arroyos, sin animales? ¿Como podian vivir sin naturaleza? Los humanos se perdian muchas cosas maravillosas del mundo, simplemente por una cabaña blanca grande, rodeada de un pequeñito cesped a su alrededor.

Sarah no sabia leer, pero acababa de pasar un pequeo letrero que se quedo observando. Al no saber que ponia, se dio por vencida y siguio adelante. Unos metros mas adelante, pudo contemplar un cesped con una especia de asiento de madera a su alrededor. Sonriendo, corrio hacia alli, y se sento. Era bastante duro, pero comodo.

Por fin. Por fin habia podido ver que era lo que habia al finalizar el bosque. Por fin habia podido ver como vivian los humanos. Pero si era su forma de vivir, sarah estaba convencida de que preferiria mil veces el bosque, a vivir alli. Los humanos vivian muy raro, y tenian aparatos realmente extraños, como el que podia observar delante de una de las cabañas blancas. Era rojo, con cuatro grandes ruedas y cristales arriba de el. Era un coche, pero sarah, nuca habia visto uno.

Miro hacia su izquierda. Un muchacho descansaba tumbado en uno de los asientos de madera, con los brazos crudazos tras su cabeza, contemplando el cielo de aquel hermoso dia. Sarah queria saludarle, pero le habia prometido a Pendral y Murlak no hablar con ningun humano.

Abatida, puso las manos sobre su barbilla y los codos sobre sus muslos, y miro el suelo triste. Era el segundo muchacho humano que conocia, y no podia hablar con el. La vida era un asco...

-¿Que haces aqu tan sola? -pregunto alguien

Sarah levanto la mirada. El chico del asiento de madera, se habia levantado, y al verla sola se habia acercado a ella. Tenia el pelo negro azabache desordenado, unas gafas de culo de vaso, unos preciosos ojos verdes brillantes, y una cicatriz en la frente en forma de rayo. Sarah se le quedo mirando unos breves instantes, pero al recordar que no podia hablar con nadie, bajo la mirada. Pero el chico, se sento a su lado sonriendo.

-¿Como te llamas? -como no respondia, añadio: -¿Eres timida?

Sarah levanto la mirada una vez mas y miro a aquel chico. De todas formas Murlak y Pendral no estaban alli. Si no les decia nada de que habia hablado con el chico, no pasaria nada malo...

-Sarah... -respondio. -¿Y tu?

-Harry Potter. -respondio sonriendo. -¿que haces aqui tan sola?

-Bueno... es que... bueno la verdad... yo... soy nueva en la ciudad. -dijo nerviosa.

-¿Donde vives? -pregunto Harry interesado.

Ahi la habia clavado. No sabia el nombre de ningun pueblo o ciudad cercana, asi que no podia inventarselo. ¿Pero que pensaria el cuando supiera que vivia sola en un bosque? ¿Haria preguntas al respecto? ¿Dejaria de querer ser su amiga? Nunca habia probado a decirle a nadie (sin contar draco) que vivia alli...

-¿No te rias, vale? -pregunto sarah.

-¿Por que tendria que reirme? -pregunto harry levantando una ceja.

-Vivo... sola en un bosque fuera de esta ciudad. -respondio bajando la mirada.

-¿Sola? -pregunto harry. -Eso es imposible... ¿Vives con tus padres en un bosque? ¿Son exploradores? -dijo interesado.

-No, vivo con... con mis padres. -harry enmudecio de pronto. -Vivo con... Pendral y Murlak. Seguro que conoces su especie, son dos centauros.

__________________________________________________________________________


Bueno ahi empieza el capi, mañana cuelgo la continuacion, BYE Y DEJEN COMENTARIOS PORFAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
La Dama Negra

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 25
Edad : 25
Localización : *En los brazos de CEDRIC DIGGORY ^^*
Fecha de inscripción : 14/08/2008

MensajeTema: Re: [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]   Dom Sep 14, 2008 6:31 am

Hola!!

No te diré que soy nueva lectora, porque ya
había leído tu fic en otro foro. Y me encantó. Pero dejaste
de escribir Suspect jaja, pero espero que en este foro
sí lo continúes ^^, porque déjame decirte que está
fascinante. Me gustó muchísimo jaja.
Adiós, cuídate.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]   

Volver arriba Ir abajo
 
[··· -- HARRY POTTER Y EL GRAN SECRETO -- ···]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» votaciones reto Fan Art Harry Potter
» René Barjavel, El gran secreto / La noche de los tiempos / Destrucción
» La tercera generación y una nueva historia (Harry Potter fanfiction)
» La bufanda de Harry Potter
» Wingardium Leviosa [Foro Amigo] [Foro rol de Harry Potter]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS DE HARRY POTTER :: FANFICS HARRY POTTER :: PAREJAS :: OTRAS-
Cambiar a: