CREPÚSCULO VS HARRY POTTER
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****

Ir abajo 
AutorMensaje
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Mar Ago 26, 2008 4:17 pm

CAPÍTULO 1 (Primera parte): Una extraña desaparición

A lo lejos todavía podía distinguir la voz de su madre llamándole por encima de las todas las otras voces del lugar. Voces que pertenecían a aquellos que un año más iban a despedir a sus hijos o familiares a los que no verían, si no ocurría ningun contratiempo, hasta navidad. Al asomarse por la ventanilla de su compartimento pudo llegar a ver la cara bañada en lágrimas de su madre y la orgullosa sonrisa que le dedicaba su padre mientras le despedía con el brazo en alto, pero sus esveltas figuras fueron difuminándose lentamente hasta convertirse en simples manchas que poco a poco desaparecieron entre la espesa maleza que decoraba los verdosos valles y las majestuosas colinas que rodeaban la estación Kings Cross. Les echaría de menos.
-¿A qué viene esa cara larga señorita premio anual?-preguntó un apuesto chico de intensos ojos verde y cabello azabache entrando en el compartimento con pasos firmes y elegantes que tanto habían caracterizando, segun solía decir su padre, a su padrino Sirius
La joven cerró con lentitud la ventanilla y suspiró con amargura mientras observaba a su primo.
-¿Te ha pasado algo Rossie?-preguntó el moreno borrando la sonrisa que hasta entonces había permanecido pintada en su cara
-No-respondió secamente la chica mientras se sentaba en la butaca cruzando tanto los brazos como las piernas-Ese es el problema...
El chico miró a su prima con confusión y sonrió mientras se sentaba junto a ella.
-¿Y eso es un problema? Que yo sepa no hay nada de malo en que no te pase nada-dijo el moreno mirando a la chica que mantenía el entrecejo fruncido y la mirada fija en la insignia que reposaba en su regazo.
-¿Porqué he sido nombrada premio anual?-preguntó en voz baja mientras cogía la insignia entre sus manos y pasaba las yemas de sus largos y delgados dedos por encima de la gigantesca "P" que decoraba el premio junto a una "A" de la misma medida.
-Porque te la mereces-repondió el chico como si la respuesta fuese obvia
-¿Porqué todos opinais lo mismo?-preguntó la chica con enfado dejando la insignia a su lado y cruzando nuevamente los brazos-Mamá no ha parado de repetir que sabía que saldría elegida premio anual y papá que se siente orgulloso de mí...
-Ojalá a mí me dijesen por una vez algo parecido-dijo el moreno riendo, pero al ver que su prima ni siquiera esbozaba una débil sonrisa dejó de reir y se dedicó a observarla con preocupación
-¿Sabes qué es lo más interesante que me ha pasado en los seis años que he estado en Hogwarts?-dijo la chica después de permanecer algunos segundos en siléncio-Lo más interesante han sido las peleas que he tenido con Malfoy. Al menos salía de vez en cuando de la rutina...-añadió la joven suspirando nuevamente con amargura
-¿Por eso estás así?-preguntó el chico esbozando una sonrisa de oreja a oreja-Si lo que quieres son emociones fuertes no te preocupes, déjalo en manos de tu primo favorito.
La chica esbozó una debil sonrisa y se quedó en siléncio mientras volvía a posar su mirada en el paisaje que pasaba con rapidez por delante de sus ojos castaños, y fue en ese preciso momento cuando sus ojos se observaron a si misma reflejada en el cristal. Todos solían decirle que era igual a su madre cuando tenía su misma edad excepto por su pelo que, aunque permanecía igual de enmarañado, era de un color más oscuro y contenía algunos reflejos color caova que acentuaban su dulce sonrisa. Al cabo de algunos segundos de tranquilo y apacible siléncio la puerta del compartimento se abrió y el reflejo del chico que observó en la ventanilla hizo que su corazón latiese a mil por hora
-¡Hola chicos!-gritó un chico de mirada soñadora y amable sonrisa cerrando la puerta del compartimento
-¡Alfie!-saludó Rose poniéndose en pie y abrazando a su amigo
-Rose cuanto me alegro de verte-dijo el chico correspondiendo el abrazo de su mejor amiga-Veo que te has convertido en todo un bombón
La joven se separó lentamente del chico y enrojeció ante el alago del chico.
-¿No piensas decirme nada?-preguntó Albus con una enorme sonrisa
-Vaya Al, veo que has pegado el estirón, ¿eh?
-Sí. En cambio tú sigues siendo igual de enano que el año pasado-dijo Albus poniéndose en pie para saludar a su mejor amigo
-¿Y Cassie?-preguntó Rose mirando detrás de su amigo para comprobar si había alguien
-Es que...Corté con ella hace dos días-comentó Alfie sin darle demasiada importancia al asunto-Ultimamente estaba un poco desquiciada
-Ya te dije yo que esa chica no te convenía, era demasiado rara. Yo creo que estaba loca-dijo el pelo azabache sonriendo mientras le pegaba una palmadita en la espalda a su amigo
-¡Al!-dijo Rose mirando a su primo con reproche
-¿Qué? Pero si es la verdad. Todo el mundo lo dice-se defendió el chico mientras se sentaba nuevamente en la butaca a la vez que Alfie se sentaba en frente de él
-No entiendo porqué has cortado con ella. Parecía buena chica-dijo la joven sentándose junto a Alf
-Será todo lo buena chica que quieras, pero está loca-dijo Albus ganándose otra mirada asesina de su prima
-Chicos, creo que le pasaba algo-dijo nerviosamente Alfie mientras miraba a sus amigos
-¿A qué te refieres?-preguntó Rose
-Bueno...no sabría explicarlo pero...hacía algunas semanas que se comportaba de manera extraña. Se pasaba el día diciendo que veía sombras persiguiéndole por la calle y que tenía miedo-dijo el chico desviando su mirada y posándola en el suelo para evitar mirar a sus amigos-Quizá no debí dejarla...estaba bastante mal
-Ya te he dicho que está loca-dijo Albus sin darle la más mínima importáncia al asunto-Y claro que debías dejarla, de hecho hubieses tenido que cortar con ella mucho antes
-Al, esto puede ser sério-dijo Rose mirando a su primo con enfado-Voy a hablar con ella
-¿Para qué quieres hablar con ella?-preguntó el moreno
-Porque es mi amiga-respondio la chica
-No es tu amiga, solo es una compañera de estudios
-El caso es que hasta ahora ha sido la novia de Alfie y lo mínimo que debería hacer es ir a ver si se encuentra bien
-Sólo lo hace para llamar la atención. Seguro que se inventó esa chorrada para que Alfie no le dejase. Ella ya sabía que tarde o temprano él le dejaría y se inventó esa estupidez. Yo también veo sombras siguiéndome, las sombras de la gente que camina detrás de mí-dijo Albus burlescamente
-Alfie-dijo una chica rúbia abriendo la puerta del compartimento-¿Sabes dónde está Casandra?
-No...no lo sé-respondió el chico alzando levemente los hombros-Ya no estamos juntos
-Yo...Lo siento, creí que estaría aquí contigo-dijo la chica entre confusa y avergonzada-A-Adios
-¿Dónde debe estar?-se preguntó Rose cuando la chica desapareció por el largo pasillo del tren
-Seguro que llorando por alguna esquina haciéndose la víctima o poniendo a caldo a Alf-dijo Albus tumbándose en la butaca
-Al, eres un insensible-dijo la chica con enfado-Voy a buscarla
-Suuuuuerte-dijo Albus bostezando mientras Alfie miraba con preocupación cómo su amiga salía del compartimento
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Mar Ago 26, 2008 4:17 pm

Capítulo 1 (segunda parte): Una extraña desaparición

Inspeccionó cada uno de los compartimentos del tren, incluidos los que estaban vacíos, y no encontró el mínimo rastro de la chica a la que buscaba. ¿Dónde había podido meterse? Recordaba que la había visto subir al tren justo antes que ella, así que era obvio que la joven se encontraba en el expreso, pero por alguna extraña razón era cómo si hubiese desaparecido, cómo si jamás hubiese existido. Había hablado con cada uno de los alumnos de la casa Hufflepuff y nadie la había visto ni había hablado con ella, incluso muchos habían asegurado no conocerla.
-¿Dónde te has metido?-se preguntó a si misma mientras inspeccionaba la parte trasera del tren donde se encontraba el equipaje pesado-A ver Rose piensa...has mirado en todos los compartimentos excepto...excepto en los de los slytherin-se dijo entre asustada y motivada-¡Eso es!
La chica salió corriendo en dirección a los compartimentos de los Slytherin, que se encontraban en la parte delantera del tren, pero justo antes atravesar el primer vagón notó la preséncia de alguien cerca de ella.
-¡¿Quién hay ahí?!-preguntó en voz alta mirando detrás de ella-¡¿Cassie?!-pero nadie respondió a su llamada, así que volvió a dar media vuelta para seguir su camino.
A medida que abanzaba podía notar esa extraña preséncia cada vez más cerca de ella y, asustada, empezó a correr cómo si la vida le fuese en ello, pero era cómo si no pudiese alejarse de esa preséncia. Notaba su crecanía y aunque cada vez sus piernas iban a más velocidad por el estrecho y desierto pasillo se daba cuenta de que tarde o temprano le atraparía, de que no podría deshacerse de aquello. Miró hacia atrás sin dejar de correr y vió una gigantesca sombra pisándole los talones. Las luces que alumbraban el pasillo se apagaron sin previo aviso y las cortinas que decoraban las ventanillas se cerraron dejando el vagón en total penúmbra, pero solo cesó el paso cuando, horrorizada, divisó a simples metros de ella el cuerpo de Casandra tumbado en el suelo. Los ojos azules de la chica permanecían fijos en ella y de su boca salió un débil murmullo que hizo que su sangre se congelase y sus ojos se empañasen.
-Rose...ayúdame...
En ese momento unos brazos agarraron sus hombros y, aterrorizada, profirió un grito mientras cerraba los ojos con terror e intentaba golpear al ser que le había cogido.
-¡Rose cálmate, que soy yo!-gritó el chico cogiendo a la joven por las muñecas para evitar que siguiese golpeándole
La muchacha entreabrió los ojos y divisó a su primo, que le miraba con extrañez mientras le agarraba fuertemente para asegurarse que la chica no volviese a golpearle en un arrebato.
-¡Albus!-gritó Rose abrazando al pelo azabache mientras lloraba de miedo
-Rose, estás temblando-dijo el chico con preocupación devolviéndole el abrazo a la joven-¿Qué ha pasado?
-He...he vi-isto a Ca-cassi-dijo la muchacha entrecortadamente debido a su llanto
-¿Dónde la has visto?-preguntó Albus separándose lentamente del abrazo de su prima
-A-Allí-aseguró Rose señalando el lugar dónde había visto el cuerpo sin atreverse a mirar
-Rose, ahí no hay nada-aseguró Albus
La joven se dió media vuelta y observó el lugar que había señalado sorprendiéndose al darse cuenta de que su primo tenía razón.
-Te ase-eguro que estaba a-aquí-dijo la muchacha observando el vagón que instantes antes había permanecido en total penúmbra y siléncio, aunque ahora se encontraba completamente luminoso y, al escuchar con detenimiento, pudo oir las voces y las risas de aquellos que permanecían en sus compartimentos-N-No lo ent-tiendo. T-te juro q-que la he visto
-Pues aquí no hay nada Rossie. Quizá sólo te han gastado una broma, ya sabes cómo son los Slytherins. Nunca desperdician la oportunidad de incordiar.
-N-no. No han s-sido ellos-dijo completamente segura-A-alguien m-me seguía. E-era una som-mbra
-¿Sabes qué creo?-dijo el chico observando nuevamente el vagón-Que lo que te hace falta es una buena comilona y una siesta
-¿Cr-crees que m-me lo invento?-preguntó la chica limpiándose las lágrimas
-Claro que no. Lo que creo es que te pasas demasiadas horas estudiando y que estas cansada. Te juro que cuando lleguemos a Hogwarts buscaremos a Cassie, ¿Vale?
La joven asintió sin despegar ojo del lugar en el que había visto el cuerpo de Casandra.
-Volvamos que Alf debe estar preocupado. Le he dicho que iba un momento al cuarto de baño y ya ha pasado media hora-dijo el pelo azabache con una sonrisa mientras emprendía el paso hacia el compartimento seguido de cerca por Rose.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Mar Ago 26, 2008 4:18 pm

Capítulo 2: ¿Misterio desvelado?

La vuelta a Hogwarts fue una alegría para todos los alumnos. Todos los chicos gritaban de emoción, sonreían, observaban el gigantesco castillo o saludaban a aquellos amigos a los que todavía no habían visto en el tren. Todos celebraban con ánsia su regreso, todos a excepción de una joven que permanecía con la mirada perdida mientras su mente vagaba sin ningun rumbo fijo.
-Rose, vuelve a la tierra-dijo Alfie pasando una y otra vez su mano por delante de los ojos de su amiga-¿Te encuentras bien?
-Me han espiado, me han perseguido y he visto el cuerpo de Cassi lleno de heridas por las que corría su própia sangre-dijo la chica en voz baja-Creo que la respuesta es evidente, ¿No?
-¿Todavía sigues con eso?-preguntó Albus mirando a su prima con inconformidad-Creí que después de la siesta se te pasarían todas esas chorradas
-Te digo que la ví-aseguró Rose mirando a su primo con enfado-Te lo juro
-Rose, ¿Estás segura? Quizá solo te lo imaginaste-dijo Alfie intentando que la chica recapacitase
-Dejadlo, por mucho que os lo repita no vais a creerme-dijo la chica frunciendo los labios mientras emprendía el paso hacia el castillo seguido por los chicos, que se miraban sin saber que decir o que hacer
Después de la selección y el discurso bien preparado y pulcro del director llegó por fin la gran esperada cena. Cuando las mesas se llenaron de deliciosos manjares dignos de un rey todos los alumnos se lanzaron a sus platos como si no hubiesen comido en una semana.
-¿Pofqué no comef?-le preguntó Albus con la boca llena a su prima, aunque esta no respondió, pues parecía estar más interesada en los alumnos que se encontraban en la mesa Hufflepuff
-No está-dijo finalmente la joven mirando a sus amigos con preocupación
-¿Quien?-preguntó Albus llevándose a la boca un trozo de carne
-¿Quien va a ser?-dijo Rose con enfado y desesperación-Cassie
En ese momento Alfie postró su mirada en la mesa Hufflepuff y su estomago pegó un vuelco al darse cuenta de que su amiga tenía razón.
-Quifa effte año no ha venido-dijo resueltamente Albus
-Yo la ví subir al tren-dijo Rose con preocupación mirando a su primo
-Fi, y también vifte fu cadáved-dijo en chico con la boca llena mientras reía, causa que provocó que empezase a darse golpes en el pecho al estar a punto de atragantarse con un trozo de carne
-Te lo mereces por idiota-dijo la chica mirando con enfado al pelo azabache-Y yo no he dicho que fuese su cadáver. Estaba viva
-¿Cómo lo sabes?-preguntó Albus
-Porque me habló
-A...claro...¿eso antes o después de que la sombra te persiguiese?
-Eres un cretino, ¿Lo sabías?-dijo Rose mirando a su primo con rábia
-¿De qué sombra está hablando?-preguntó Alfie mirando a Rose interrogativamente
-Se vé que cuando estaba buscando a Cassie una sombra empezó a perseguirle-dijo Albus sonriendo
-¿A perseguirte?-le preguntó Alf a la chica
-No fue exáctamente así . El caso es que estaba buscando a Cassie y, bueno...cuando me encontraba en el pasillo del tren noté algo extraño, cómo si alguien me persiguiese e inspeccionase cada uno de mis pasos, así que decidí mirar detrás de mi para averiguar de quien se trataba, aunque no se trataba de ningun ser que hasta entonces haya visto, sino que se trataba de una sombra que poco a poco iba agrandándose y acercándose más y más a mí. Pero...pero esa sombra no pertenecía a nadie...era más bien cómo una preséncia que intentaba atraparme. Entonces empecé a correr en dirección al compartimento y, aunque cada vez corría con más rapidez, parecía imposible que pudiese deshacerme de ella. Y justo cuando estaba a punto de atraparme, ví el cuerpo de Cassie tumbado en el suelo y con una voz fría, casi diría fantasmal, me pidió ayuda.
-¿Y después?-preguntó Alfie con nerviosismo
-Después...después encontré a Albus y...y todo volvió a la normalidad-dijo la chica volviendo a mirar la mesa de los Hufflepuffs
-¿No te das cuenta de que eso es una chorrada?-dijo Albus revolviéndose el pelo mientras bufaba con incorformidad
-Quizá no-dijo en voz baja Alf llamando la atención de sus amigos-Cassie me contó exáctamente lo mismo hace una semana. Me describió esa sombra tal y cómo lo ha hecho Rose. Quizá sea verdad y esté pasando algo extraño en el mundo mágico.
-¿Sabeis que creo? Que estais chiflados al igual que la loca de Cassie-dijo el pelo azabache mirando a sus amigos-Deberíais visitar a un especialista.
-Pues lo que yo creo es que en el tren ha pasado algo extraño y pienso averiguarlo. Quizá esten torturando a Casandra o quien sabe que más cosas espantosas le pueden estar haciendo-dijo Rose asustada
-¿Quienes? ¿Las sombras asesinas?-dijo sarcásticamente Albus mientras sonreía burlonamente
-Muy gracioso Al-dijo la chica con enfado- ¿Y si resulta que tengo razón y que Cassie está en peligro?
Justo en ese momento las puertas del Gran Comedor se abrieron haciendo que la mayor parte de los presentes volteasen sus cabezas y observasen a la joven que había ingresado en la sala. Una joven de grandes ojos azul cielo, pelo moreno y sonrisa pícara saludó a los presentes con un amabilidad y corrió para sentarse en su mesa ante la incrédula mirada de Rose.
-¿Misterio desvelado?-dijo Albus mirando a su prima mientras bebía el contenido de su vaso
-No es posible...-murmuró Rose sin poder creer que esa joven fuese Casandra
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Mar Ago 26, 2008 4:18 pm

Capítulo 3: Mentiras y confesiones

-Rose, si todo esto ha sido una broma no ha tenido ninguna gracia-dijo con enfado Alfie mirando a su amiga con reproche
-No...no lo entiendo...-dijo la joven sin quitarle ojo a la rúbia-Os aseguro que la he visto en el vagón, de verdad...
-Ya te he dicho antes que quizá solo se tratase de una broma. Eres demasiado incrédula e inocente. Eres el blanco perfecto para cualquier bromista-dijo Albus observando la cara desencajada de su prima
La joven sabía que lo que había visto en el tren había sido real y que no había sido una simple broma. Era imposible que cualquiera de los alumnos que se encontraban en esa sala hubiese conseguido convocar aquello que Rose había visto, era completamente imposible. Necesitaba saber qué había sido aquello que le había atacado e iba a averiguarlo para demostrar que una vez más, ella tenía razón.
Cuando la cena finalizó y cada alumno se dirigió hacia sus respectivas casas comunes, Rose aprovechó para ir en busca de Casandra perdiendo "accidentalmente" a sus amigos, que no tardaron en darse cuenta de la desparición de la chica. La muchacha corrió hacia el grupo donde supuestamente debía encontrarse Casandra y cuando por fín consiguió alcanzarles, encontró a la chica hablando animadamente con sus amigas de casa, que parecían muy interesadas en lo que la rúbia les estaba contando.
-¡Rose, que sorpresa!-dijo Casandra besando con alegría a la chica
-Cassie necesito hablar contigo-dijo Rose mirando a la rúbia con seriedad
-¿Ocurre algo?
-Si. Necesito hablar contigo. Solo será un segundo-aseguró Rose
Cassie miró con preocupación a la morena y tras despedirse de sus amigas siguió a Rose hasta una aula vacía.
-¿Puedes contarme ya lo que pasa?-preguntó con impaciéncia la rúbia
-¿Dónde estabas?-preguntó Rose intentando ir al grano
-¿Qué donde estaba?-preguntó la rúbia sin saber qué responder
-Exácto
-Rose, es que...no sé exáctamente a qué te refieres-dijo Casandra mirando con extrañez a su compañera
-Me refiero a que porqué has llegado cuando la cena ya había empezado y a porqué no te encontré en el tren cuando estoy segura de que te ví subir-dijo impacientemente Rose
-Oh...es eso...-dijo la chica sonriendo al entender lo que la morena le preguntaba-Si que es cierto que subí al tren, pero solo para dejar mi equipaje. Resulta que mi padre ha llegado de Normandía esta tarde después de celebrar el funeral de mi abuela y quería verle antes de volver aquí. Le pedí permiso a la profesora Sprout para poder llegar un poco más tarde que el resto de alumnos y me lo concedió, así que me aparecí con mi padre en Hogsmeade y allí mandaron un carruaje para traerme hasta aquí-explicó pacientemente Casandra
-¿Fuiste al andén solo para dejar el equipaje? Lo hubieses podido traer esta noche cuando has venido, ¿No?-preguntó Rose desconfiadamente
-Bueno...si te soy sincera no solo había ido a dejar el equipaje. La verdad es que necesitaba ver a Alfie aunque solo fuese un segundo. Quería hablar con él, pero al final no tuve suficiente valor para hacerlo-admitió la joven adoptando un semblante más sério del que hasta entonces había tenido-Pero me da la impresión de que no es solo eso lo que querías preguntarme, ¿No es cierto?-añadió Casandra observando a su compañera, que permanecía pensativa con la vista fija en ella
-Tienes razón. Hay algo más-admitió Rose mirando con seriedad a la rúbia-Cassie...tú...bueno...tú le dijiste a Alfie que veías cosas extrañas, ¿No es cierto?-preguntó Rose sin quitar la vista de la chica
-¿Te lo ha contado?-preguntó Cassie con incredulidad
-Si, me lo ha contado-respondió Rose-Y necesito que me digas si es cierto o no lo que le contaste
-Bueno...la verdad es que...no era mentira...pero... pero tampoco era cien por cien verdad-admitió Casandra tocándose las manos con nerviosismo-Bueno, es que yo sabía que Alf quería dejarme y...y creí que no podría soportarlo, así que le conté que veía esas sombras para que se apiadase de mí y no me dejase-confesó la chica sin atreverse a mirar a Rose, que permanecía en siléncio observándola
-Así que todo es falso, ¿no?-dijo con decepción la morena- Todo eso de que te seguían y de que tenias miedo...era todo mentira...Nada de lo que le contaste a Alfie existe...
-Yo no he dicho tal cosa-dijo Casandra haciendo que Rose le mirase con curiosidad-Es cierto lo de la sombra, aunque yo no la he visto nunca. La verdad es que fue mi madre la que la vió hace unos años y justo después de verla murió. Se dice que antes de morir recibes la visita de la muerte y ella se lleva tu alma-dijo la rúbia misteriosamente
-¿Crees que la sombra que vió tu madre es la muerte?-preguntó Rose horrorizada
-No solo lo creo. Estoy segura-aseguró la muchacha-¿Porqué me preguntas todo esto Rose? ¿Te ha ocurrido algo?-preguntó con preocupación sin apartar la mirada de la joven
-No, claro que no-mintió la morena-Sólo...tenía curiosidad.
-Menos mal Rossie-dijo la chica sonriendo mientras le abrazaba-Había empezado a asustarme con tantas preguntas. Creí que habías visto a la muerte-añadió bromistamente-Bueno Rose, debo irme. Estarán esperándome en la habitación-dijo Cassie abrazando a su compañera y caminando hacia la salida del aula
-¡Cassie!-dijo Rose cuando la rúbia ya se encontraba en la puerta
-¿Si?
-¿Cómo estas?-preguntó la morena al darse cuenta de que todavía no se lo había preguntado a su compañera-Se que querías muchísimo a Alf
-Y lo sigo queriendo-admitió la joven-Pero lo superaré...-dijo sin demasiado convencimiento mientras abría la puerta-Gracias por preguntar
Rose esbozó una dulce y compasiva sonrisa cuando la muchacha le miró y, aunque resultase extraño, Casandra se reconfortó enormemente con la cariñosa y apacible mirada de la morena, pero a la vez sintió una extraña sensación de frío al observar sus grandes ojos castaños, una sensación indescriptible, inhumana...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Mar Ago 26, 2008 4:19 pm

Capítulo 4 (primera parte): Una extraña enfermedad entre los magos

-¡¿Dónde te habías metido?!-preguntó Albus cuando Rose traspasó el retrato de la Señora Gorda entrando en la Sala Común
-He estado hablando con Casandra-respondió la morena sin mirar a su primo mientras pensaba en lo que la chica le había contado-Estoy cansada...-añadió mirando por primera vez a sus amigos, que se encontraban de pie junto a la escalera que daba a las habitaciones
Rose empezó a caminar hacia las escaleras y cuando iba a cruzarse junto a sus compañeros el brazo de Albus le impidió seguir caminando.
-De eso nada. Vas a contarnos ahora mismo lo que a pasado-dijo el pelo azabache mientras Rose suspiraba
-No tengo ganas de hablar, Al. De verdad, estoy cansada-dijo la joven
-Al, deja que se vaya a la cama-dijo Alfie dandose cuenta de que algo le había pasado a su amiga
-¿Cómo?-preguntó Albus, incrédulo ante la situación-¿Porqué siempre te pones de su parte?
-No me pongo de su parte, pero creo que deberíamos hablarlo mañana-explicó Alf consiguiendo que su amigo apartase el brazo para cederle el paso a su prima
-Grácias-susurró Rose subiendo con rapidez en dirección a su habitación
-De nada...-susurró con fastidio Albus apoyando su espalda contra la pared rocosa de la sala
-Tampoco hace falta que te pongas así
-¿A no? ¿Y cómo quieres que me ponga?-preguntó retóricamente el pelo azabache-Estoy harto de que siempre te pongas de su parte tenga o no tenga razón
-Al, ¿No te has dado cuenta?
-¿De qué?-preguntó con fastidio el chico
-¿No has visto a Rose rara? Yo creo que le ha pasado algo-dijo Alfie mirando a su amigo detenidamente
-¿Sabes qué es lo que le ha pasado? Que después de hablar con Cassie se ha dado cuenta de que no tenía razón y odia con todas sus fuerzas estar equivocada-dijo de mala gana el chico mientras se revolvía su brillante pelo azabache-Estoy harto de su orgullo
-Yo creo que no tiene nada que ver con eso...
-Yo también estoy cansado-dijo cortantemente Albus sin mirar a su amigo y seguidamente subió con rapidez las escaleras desapareciendo de la vista del castaño, que le siguió los pasos segundos después.
Amaneció a las siete y cuarto de la mañana, exáctamente cuando Rose despertaba de un extraño y desagradable sueño. Estaba empapada en sudor y sentía los ojos arder.
-Date prisa Rose o no llegarás al desayuno-dijo una de sus compañeras de habitación saliendo en ese preciso momento del cuarto de baño
-Diana...¿Qué hora es?-preguntó la morena frotándose los ojos para intentar apaciguar el escozor
-mmm...Las siete y cuarto-dijo la chica mirando su reloj de muñeca
-Qué sueño que tengo...-murmuró Rose poniendose en pie y abriendo los ojos para observar a su compañera
-Rose, ¿Tienes alergia a algo?-preguntó la pelirroja observando los ojos de la morena
-No que yo sepa. ¿Por?
-Porque tienes los ojos muy rojos-dijo Diana acercándose a Rose para observar de más cerca los ojos castaños de la chica-Los tienes inchados y llorosos
-Me escuecen-se quejó Rose cerrando y abriendo con fuerza los párpados varias veces
-Deberías ir a la enfermería-dijo la pelirroja caminando hacia su armario para coger el uniforme-Me visto y te acompaño
-No hace falta-aseguró la morena, pero repentinamente varios pinchazos taladraros su frente y no pudo evitar gemir por el dolor
-De eso nada-dijo rotundamente Diana-Ahora mismo nos vamos a la enfermería-concluyó la chica abrochándose los últimos botones de su impecable camisa
-Está bien, pero tengo que ducharme antes-dijo Rose cogiendo su ropa y entrando en el cuarto de baño
-De acuerdo, te espero aquí. No tardes-dijo finalmente la pelirroja poniéndose las medias a la vez que su compañera cerraba la puerta del baño
Dejó la ropa en un pequeño taburete de madera que había en la pequeña habitación y se quitó con rapidez la ropa para entrar seguidamente en la ducha. Abrió la menejilla agua y se esperanzó creyendo que esa apacible y agradable ducha le aliviaría el dolor, aunque no fue en absoluto así, pues cada vez se encontraba peor. Era cómo si miles de diminutas y afiladas agujas traspasasen su frente y se le clavasen en el cerebro, por no hablar del terrible escozor que sentía en los ojos.
Cerró los párpados con fuerza y se fregó los ojos con delicadeza mientras pensaba en las posibles causas que podrían haber derivado esos dolores, aunque no encontró ninguna que fuese medianamente lógica. Tras enjuagarse dos veces el pelo y una la piel, cerró la manejilla del agua y salió de la ducha completamente empapada. Cogió una toalla que había dejado preparada junto al lavabo y se envolvió el cuerpo con ella mientras se secaba con otra toalla más pequeña el cabello.
-¡Rose, ¿Estas?!-preguntó Diana golpeando la puerta
-¡Todavía no!-respondió la morena-¡Ve a desayunar, ya iremos después del desayuno o no te dará tiempo a comer nada!
-¡¿Estas segura?!
-¡Si, no te preocupes!-dijo Rose dejando la pequeña toalla en el suelo-¡Vamos vete!
-¡Esta bien, pero después vamos a la enfermería, ¿he?!-dijo finalmente la pelirroja y, segundos después, Rose pudo escuchar cómo la chica abandonaba la estáncia
Dejó la toalla que envolvía su delgado cuerpo en el suelo y empezó a vestirse con el uniforme de la escuela. Cuando terminó de hacerlo cogió nuevamente la toalla que reposaba en el suelo y la pasó por el espejo, que permanecía empañado a causa del calor que invadía la pequeña estáncia. Se miró detenidamente en el espejo y se dió cuenta de que sus ojos permanecían muy inchados y rojizos, cosa que jamás le había ocurrido. Suspiró amargamente, abrió el grifo del lavabo y se bañó los ojos con agua fría para seguidamente secarselos con cuidadoso esmero.
Cuando volvió a posar su mirada en el espejo, su corazón empezó a latir a mil por hora y su cuerpo se paralizó a la vez que su tez empalidecía. Detrás de sí pudo vislumbrar una gigantesca sombra que se movía pausadamente acercándose a ella lentamente, pero cuando se giró con el corazón en la boca a punto de estallar, descubrió que no había nada. La sombra se había desvanecido misteriosamente. Completamente atemorizada se dirigió hacia la puerta, giró temblorosamente el pomo de ésta y salío corriendo de allí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Mar Ago 26, 2008 4:20 pm

Capítulo 4 (segunda parte): Una extraña enfermedad entre los magos

Corrió por los pasillos del colegio mientras esa fantasmal sombra seguía cada uno de sus pasos. A cada paso que daba iba perdiendo la visibilidad hasta quedarse casi ciega. El dolor era insoportable y sus piernas temblaban tan escandalosamente que no tardó en resvalar y caer boca abajo en el suelo. Apoyó su cuerpo en sus manos para intentar levantarse, pero lo máximo que consiguió hacer fue levantar ligeramente la parte delantera de su cuerpo. Le dolía terriblemente la cabeza y sentía el ardor que sus própias lágrimas causaban en su suave piel. Cuando creyó que iba a perder finalmente el conocimiento, escuchó a lo lejos unos pausados pasos que se acercaban cada vez más a ella y cuando dirigió su vista en frente, pudo distinguir una figura que, por sus medidas, intuyó que debía tratarse de un hombre y, aunque no podía distinguir de quién se trataba, en ese instante poco le importaba, lo único que deseaba era no estar sola y dejar de sentir esa extraña fuerza que le comprimía en pecho.
Pudo percivir la mirada del hombre clavada en ella y cuando intentó pedir ayuda, las palabras no lograron salir de su boca. Después de algunos segundos de insufrible angústia, volvió a escuchar los pasos del hombre alejarse lenta, pero decididamente de ella y, en un esfuerzo casi sobrenatural consiguió proferir un leve: "Por favor...", para instantes después perder completamente el conocimiento.
Intentó abrir los ojos aunque le fue imposible, pues parecía que alguien le había colocado una espécie de parche que impedía que sus párpados pudiesen moverse lo más mínimo.
-Rose no te preocupes-dijo una conocida voz cogiéndole la mano a la morena
-¿Albus?-preguntó la muchacha con la voz quebrada
-Si, soy yo. No te preocupes-dijo el pelo azabache acariciando la mano de su prima
-Me duelen los ojos...-murmuró Rose intentando quitarse los parches que cubrían sus párpados
-Rose no-ordenó Albus apartando la mano de la chica de sus ojos-No intentes quitarte los parches
-Ni siquiera intentes abrir los ojos o podrías quedarte ciega-dijo una voz cerca de la chica, una voz severa y a la vez amable que reconoció al instante. Se trataba de la enfermera del colegio, Rolanda Pomfrey
-¿Có..cómo?-preguntó Rose empezando a temblar débilmente
-Tranquila Rossie-dijo Albus intentando tranquilizar a su prima
-Señorita Weasley lo peor ya ha pasado. Ahora lo único que necesita es un poco de reposo y tomarse dos veces al día la poción que le daré cuando salga de la enfermería, ¿De acuerdo?
Rose asintió temerosamente mientras cogía con fuerza la mano de su primo.
-¿Qué me ha pasado?-preguntó Rose-¿Qué tengo?
-Puede tratarse de una enfermedad muy poco común entre los magos. Me atrevería a decir que se trata de Uveitis. Los síntomas que la persona afectada puede padecer son tales cómo enrojecimiento del ojo, ardor, prurito y secreción del ojo, visión borrosa, sensibilidad a la luz, dolor en el ojos, las pupilas normalmente se empequeñecen y suelen producirse infecciones que ocasionan que la persona afectada vea manchas oscuras que flotan. ¿A padecido alguno de estos síntomas?
-Si...la mayor parte de ellos-respondió casi en un susurro la jóven
-Me lo imaginaba-aseguró Pompey removiendo por los cajones del lugar-Es hora de que se marche Señor Potter. La Señorita Weasley necesita mucho reposo
-¡No!-dijo Rose apretando nuevamente la mano de su primo-Albus no te vayas...
-¿Podría quedarme hasta que se duerma?-preguntó amablemente el pelo azabache sin apartarse de Rose
-De acuerdo, pero ni se le ocurra causar jaleo, ¿Me ha oído?
-No se preocupe-dijo finalmente Albus mientras Pompey entraba en su despacho
-¿Cómo he llegado hasta aquí?-preguntó Rose tras algunos segundos de eterno siléncio
-Pompey te encontró desmayada cerca de la enfermería
-Eso...es imposible... cuando me desmayé me encontraba en el tercer piso-dijo la morena pensando en el recorrido que había hecho
-Pues alguien te ha traido hasta aquí. Lo que no entiendo es porqué no te ha traido directamente a la enfermería-dijo el chico con un deje de rábia en la voz-Si no te hubiese visto Pomfrey seguramente a estas alturas ya hubieses perdido la visión.
-Bueno...Por suerte no ha sido así...-dijo Rose esbozando una débil sonrisa que tranquilizó a Albus
-Rose...
-¿Si?
-Siento no haberte hecho caso cuando nos contaste que habías visto una sombra. Si te hubiese hecho caso no hubiese pasado nada de esto...-dijo el chico con arrepentimiento
-¿A qué te refieres?-preguntó la chica sin entender la causa por la que su primo le pedía disculpas
-Ya has oído a la enfermera. Uno de los síntomas de la enfermedad es la visión de sombras que levitan
-¿Crees que la sombra que ví la ví por la enfermedad?-preguntó la chica poniéndose repentinamente séria
-Por supuesto-dijo el chico como si fuese obvio
-¿Y ver cuerpos ensangrentados también es un síntoma?-preguntó la chica sarcásticamente
-Rossie, ¿Porqué no lo dejas ya? No ocurre nada por que te hayas equivocado una sola vez en tu vida, eres humana, y los humanos se equivocan.
-Sé perfectamente lo que ví-aseguró orgullosamente la morena
-No deberíamos hablar ahora de esto y mucho menos discutir. Necesitas mucho reposo-dijo el chico besando la mejilla de Rose mientras la muchacha esbozaba una sonrisa-Me quedaré aquí hasta que te duermas con la condición de que no volvamos a pelearnos hasta que te recuperes, ¿Entendido?-Rose asintió
-Grácias-dijo finalmente la muchacha soltando la mano del pelo azabache y tapándose con la manta hasta la altura de los codos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
xPandaGirlx

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 158
Edad : 27
Localización : Spinner's End
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Mar Ago 26, 2008 4:38 pm

omg! me encanta!! no se como nadie te ha comentado antes... TT^TT

tengo muchas ganas de ver que narices pasó con cassandra aunque me hago un idea... kukuku

escribes muy muy bien! solo te voy a hacer una minirecomendación ok?? resulta más fácil leer algo si dejas un espacio entre los párrafos, ayuda a la vista P=

un besazo y sigue pronto!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://bentobox.mforos.com/
Hermione79



Cantidad de envíos : 106
Fecha de inscripción : 09/08/2008

MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Miér Ago 27, 2008 12:47 am

xPandaGirlx muchísimas grácias por tu post!! Estoy muy contenta de que sigas mis fics!! Espero que te guste este pedazo que voy a dejar y que sigas mis histórias!! Muchos besos!!


Capítulo 5: A un paso de la muerte

Tras varias discusiones pacíficas, finalmente consiguió que le dejasen abandonar la enfermería esa misma noche, aunque tuvo que hacerlo cogida del brazo de su primo, ya que por protección le habían vendado los ojos.
-¿Cómo te encuentras?-preguntó Jack con preocupación abrazando a su amiga cuando llegó junto con Albus a la sala común de Gryffindor
-Estoy bien. La enfermera Pompey me ha dado una poción para aliviar el dolor-dijo Rose con una sonrisa para intentar tranquilizar a su amigo
-Hola Rose-dijo una muchacha con la voz temblorosa, que la morena reconoció como la de Diana
-Diana-dijo Rose mirando hacia donde había provenido la voz
La pelirroja se acercó con rapidez a la morena y la abrazó con fuerza.
-Lo siento Rossie...-murmuró la chica mientras gemía débilmente a causa del llanto-Debería haberte esperado...
-Dian, no ha sido culpa tuya-dijo Rose intentando reconfortar a su amiga
-Bueno ya esta bien de saludos-ordenó Albus con seriedad cogiendo a su prima en brazos ante el asombro de esta-La enfermera te ha recetado mucho reposo
-Al, sé caminar sola-dijo Rose sonrientemente
-Lo sé, pero no debes hacer esfuerzos-dijo el chico empezando a subir las escaleras con su prima en brazos mientras Jack y Diana les seguían muy de cerca-Diana, ¿Puedes quedarte con ella hasta que se duerma?
-Por supuesto que si-dijo la muchacha con rapidez mientras abría la puerta del dormitorio de las chicas y Albus dejaba a Rose delicadamente de nuevo con los pies en el suelo
-Gracias por el paseo Al-dijo sonrientemente Rose abrazando a su primo
-Duerme y descansa-dijo el chico con seriedad besando la mejilla de su prima-Nada de esfuerzos y no olvides tomarte la poción
-No te preocupes. Yo me encargaré de todo-dijo la pelirroja intentando tranquilizar a Albus-No me separaré de ella ni un segundo
-Grácias-susurró Albus a la vez que Diana sonreía amablemente y entraba en el cuarto con Rose cogida de su brazo
**************************************************************************
Despertó sobresaltadamente, había tenido de nuevo una extraña pesadilla. Podía escuchar los suaves ronquidos de su compañera de habitación. ¿Qué hora debía ser? La venda le presionaba en los ojos ocasionando que no pudiese abrir los párpados, aunque por suerte ya no le dolían. Volvió a recostarse en la cama intentando conciliar nuevamente el sueño, pero algo llamó su atención. Podía escuchar a lo lejos una voz extrañamente familiar, aunque no podía escuchar con exactitud lo que le decía. Lentamente se quitó el edredón que cubría su cuerpo y se sentó en el borde de la cama.
-...Rose...
La morena se levantó de la cama y caminó hasta la puerta de la habitación intentando no golpearse con ningun mueble. Abrió silenciosamente la puerta y, tras escuchar la pausada respiración de Diana, salió del cuarto. Sin apartarse de la pared bajó lentamente las escaleras mientras esa voz seguía sonando cada vez con más intensidad. Con cuidado dió paso tras paso hasta atravesar la espaciosa sala Común y, tras encontrar la salida de la torre, atravesó el retrato de la señora Gorda.
-...Rose...ayúdame...
Los ojos empezaron nuevamente a escocerle mientras caminaba con rapidez por los pasillos del castillo. Estaba completamente desorientada, pero no necesitaba saber dónde se encontraba, la voz le guiaba. Sin saber a penas cómo, llegó a la planta baja del castillo y atravesó las gigantescas puertas del castillo que, asombrosamente, permanecían entreabriertas. Era cómo si esa voz le ayudase a seguir adelante, esa voz era sus ojos.
-...Rose...por favor...
-¿Cassie?-preguntó la morena al escuchar la voz muy cerca de donde se encontraba
-...Rose...ayúdame...
La muchacha se quitó las vendas con rapidez y entreabrió los ojos mientras gemía por el dolor. Tras varios intentos consiguió finalmente abrir completamente los párpados, pero lo único que fue capaz de vislumbrar fue la figura esvelta y alta de una mujer que se encontraba a pocos metros de ella.
-Cassie, ¿Eres tú?-preguntó Rose intentando enfocar mejor a la muchacha mientras caminaba hacia ella
-...Rose...Rose...
La figura extendió el brazo hacia la morena y se alejó un poco de ella.
-...Coge mi mano...Rose...
La morena cerró con fuerza los ojos y volvió a abrirlos intentando poder aclarar el difuminado paisaje que le envolvía.
-...Rose...Coge mi mano...Ayúdame...Rose...
La chica siguió andando con paso firme y extendió el brazo para intentar coger la mano de la figura, aunque cada vez la figura se alejaba un poco más de ella.
-...Rose...coge mi mano...
La joven siguió caminando hasta quedarse a sólo medio metro de la figura.
-...Sólo un paso más...Vamos Rose...Ayúdame...sólo un poco más...
Cuando extendió su pierna e intentó dar un paso al frente, perdió el equilibrio debido a que no pisó tierra firme, sino simplemente vacío y, para evitar caer, intentó coger la mano de la figura, pero no lo consiguió debido a que esta se alejó de ella y desapareció y, lo único que impidió que cayese casi cincuenta metros hasta golpearse con las afiladas rocas que se encontraban a sus pies, fue la presión que dos robustos brazos ejercieron sobre su cintura.
-La muerte en ocasiones puede ser traicionera-susurró la voz de un hombre junto a su oido-No dejes que te engañe con simples trucos...
Cuando Rose intentó vislumbrar al hombre que le había salvado la vida, notó como el chico presionaba su varita sobre su cuello y simples segundos después todo se desvaneció.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
xPandaGirlx

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 158
Edad : 27
Localización : Spinner's End
Fecha de inscripción : 12/08/2008

MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   Miér Ago 27, 2008 1:47 am

ains ains ains que emoción!! jooo escribes muy bien que envidia TT^TT y la historia está de lo más interesante.... P=

tengo ya ganas de seguir leyendo...kukukuku =)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://bentobox.mforos.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****   

Volver arriba Ir abajo
 
****EL REGRESO DEL MAL (Las reliquias de la muerte)****
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Las reliquias de la muerte
» se podra hacer este gorro a crochet??
» Reliquias militares
» 2 macucas mas y algunas reliquias
» Las reliquias perdidas de Astaroth y la oportunidad de el caido.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS DE HARRY POTTER :: FANFICS HARRY POTTER :: TEMPORAL :: OTRA ÉPOCA / VARIAS ÉPOCAS-
Cambiar a: