CREPÚSCULO VS HARRY POTTER
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Oct 18, 2008 5:35 pm

Tras la súbita muerte de Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore, el mundo mágico había emprendido una nueva y la peor hasta entonces guerra conocida por el hombre. La revelación por parte de aquellos magos que se negaban a aceptar que Lord Voldemort consiguiese el poder absoluto, finalmente había sucumbido. Cientos de magos se habían resignado a convertirse en simples ciudadanos de un mundo en el que todo aquello que implicase tolerancia estaba sancionado con la muerte inmediata. Aunque Voldemort había logrado expandir con rapidez su reinado, todavía existían unos pocos que luchaban para que aquel mundo de tinieblas en el que reinaban la opresión, el despotismo y el sometimiento de aquellos que pertenecían a la clase menos favorecida, aquellos magos de sangre impura cuyo destino era sencillamente la muerte o en el mejor de los casos, el esclavizamiento, fuese erradicado. Aquellos miembros que formaban las guerrillas y que habían osado revelarse al dominio del que entonces era conocido como el Señor de todas las tierras y todos los magos habidos y por haber, no recivían ningún tipo de indulgencia por parte de la justícia, formada por los seguidores de Voldemort, que se encargaba de matar a todo aquel que no acometiera claudicase al Nuevo Império.
La mayor parte de aquellos magos de sangre impura que temían ser asesinados por los llamados mortífagos, habían decidido huir y esconderse en el mundo muggle, dónde pasaban desapercibidos entre aquellos que no conocían ni intuían que paralelamente a su mundo se había formado una debastadora guerra que quizá también, en un futuro cercano, pudiese afectarles. Aquellos llamados hijos de muggles llevaban una vida sin mágia, pues el uso de esta podía ocasionarles problemas a la hora de pasar inadvertidos ante aquellos partidarios del Nuevo Imperio, que se dedicaban a buscar y matar a aquellos magos que intentaban huir de un destino cruel e inhumano. Muchos de éstos, en un acto desesperado, habían llegado al extremo de casarse con muggles para intentar evadirse de un futuro devastador, aunque todos los intentos por pasar desapercibidos resultaban ciertamente inútiles, pues la mayor parte de los considerados magos inferiores habían sido torturados, asesinados y borrados del mapa como si jamás hubiesen existido.
Nadie sabía que le depararía al mundo mágico y nadie deseaba saberlo, pues la mayor parte de magos prefería la ignoráncia antes que una verdad que quizá pudiese hundirles en un mundo de miserias, de dolor y de catastrofísmo. Quizá resultase inmadura, cobarde e incluso impúdica la conducta de aquellos que habían abandonado sus princípios y habían decidido acatar las órdenes de un ser tan despreciable como poderoso, pero lo cierto era que aquellos que no habían representado jamás ni representaban actualmente un papel importante en el mundo mágico, aquellos que no eran muy buenos con los hechizos y que no poseían suficientes bienes, no tenían más remedio que rendirse a aquella nueva etapa en la que sólo podían sobrevivir si no actuaban en contra de los nuevos dirigientes.
El miedo a la tortura y a la muerte había facilitado la ascensión del Señor Tenebroso al poder consiguiendo que todos se rindisen ante él. Aunque algunos pocos seguían creyendo que el único que había logrado vencer a la muerte, el único al que Lord Voldemort no había podido conseguir matar, lograría vencer al Señor Tenebroso. Se trataba de un rumor que se extendía como la pólvora por la boca de todos aquellos que deseaban que eso ocurriese y justamente ese mismo rumor fue el que provocó la ira de Voldemort, ocasionando que todo aquel que había difundido aquel intolerable cuchicheo fuese torturado inhumanamente y aunque ninguno de ellos fue asesinado, muy pocos pudieron conservar la cordura, hecho que provocó el pánico entre los magos, que temian ser los siguientes en ser fustigados por aquel Nuevo Órden. Tras aquel incidente una nueva ley fue nombrada y llevada a cabo por todos aquellos cuyo grado de sensatez era lo suficientemente elevado como para comprender que no debía romper aquel decreto impuesto por el Señor Tenebroso, un decreto que prohibia a cualquier mago mencionar ni siquiera en un leve susurro el nombre de aquellos infieles que habían mostrado su traición al Nuevo Imperio. Nombres tales como Harry Potter, Hermione Granger o Ronald Weasley, partidarios de destronar a aquel poderoso ser que se había impuesto en un mundo de pavor y confusión. Aquella ley ocasionó que, con el paso de los años, aquellos nombres permaneciesen en el olvido de aquellos que alguna vez habían confiado y creído en ellos. Aquellos nombres desaparecieron de la vida de todas aquellas personas que les habían conocido y, con ellos, la esperanza de la libertad esperada. Aquellos nombres fueron olvidados a la vez que las personas a las que hacían referencia. Desde el nombramiento de Lord Voldermort como Señor del mundo mágico, nadie había vuelto a saber nada de aquellos chicos que tan árduamente habían luchado para impedir lo que ahora estaba ocurriendo. Nadie volvió a saber de ellos e incluso hubo rumores que aseguraron la muerte del trío.
El 10 de Diciembre de 1999, un nuevo y fuerte rumor se propagó rápidamente hasta el último rincón del mundo mágico. En la portada del Profeta apareció un gren titular que ocasionó un gran revuelto: “Hermione Jane Granger ha sido torturada y asesinada por la Nueva Órden, que la encontró tras una árdua búsqueda en los confines más remotos de la Tierra”. Aquel nuevo chisme sumió al mundo mágico en la más absoluta depresión. Aquella depresión favoreció ampliamente a Voldemort, que aprovechó aquel suceso para conseguir que las personas que todavía no se habían rendido a él finalmente lo hiciesen al desechar la idea de que algun día el Trío de Oro volvería para sacarles de aquel frío mundo de esclavitud en el que se encontraban inmersos. Nadie cuestionó la veracidad del rumor, pues nadie barajó la posibilidad de que este suceso se tratase de una cruel mentira causada por un ser que ansiaba el poder, un ser avaricioso y mezquino, pues los tiempos que corrían eran difíciles y ya nadie se esforzaba en mantener un rayo de esperanza.
Orgulloso del resultado que había ocasionado aquel titular, Voldemort ordenó que todos los miembros de la Órden centrasen toda su atención en la búsqueda de Hermione Granger. Tras conseguir que todos se inclinasen finalmente ante él, no podía permitir que aquella impura se mostrase para demoler aquella afirmación. La probabilidad de que aquella impura se atreviese a salir a la luz era realmente insignificante, pero él no se fiaba de la probabilidad, simplemente se fiaba de su instinto y necesitaba estar seguro al cien por cien de que nada desvaratase sus planes. Ahora que había conseguido que sus súbditos se mostrasen dóciles ya podía manejarlos a sus anchas y no iba a permitir que lo que tanto le había costado conseguir pudiese ser destruido por una asquerosa sangre súcia que, en más de una ocasión, había desvaratado sus planes.
Durante más de tres largos meses buscaron sin descanso algun indicio de la muchacha, aunque no encontraron absolutamente nada que pudiesen mostrarle a Voldemort, simplemente no encontraban a la chica. Nadie la había visto, nadie sabía nada de ella...era como si jamás hubiese existido.
-¡¡Inútiles!!-gritó el Señor Tenebroso con ira mientras los mortios situados en frente de él le observaban con temor-¡¿Me estais diciendo que en tres meses no habeis encontrado absolutamente nada?!
Uno de los mortios que se encontraba junto a la multitud abanzó un paso separándose de sus compañeros y depositó su mirada directamente en su amo, cosa que muy pocos se atrevían a hacer.
-Señor-dijo con voz alta y clara que irradiaba serenidad-Desde hace años nadie le ha visto, nadie ha sabido nada de ella. Hemos investigado cada rincón del mundo con extrema dedicación y no hemos podido encontrar absolutamente nada. Sé que le hemos fallado-se arrodilló-Y lo siento.
Durante unos intensos segundos el silencio se apoderó de la sala y nadie se atrevió apenas a respirar por temor a causar la repentina ira de su amo hacia él.
-¿Que lo sientes?-preguntó Voldemort poniéndose en pie-¡¿Que lo sientes?!-gritó esta vez mientras alzaba su varita hacia el hombre, que tembló ligeramente al observar lo que iba a sucederle-¡¡Crucio!!
Los gritos del torturado se escucharon con tanta claridad en aquella sala sellada que muchos de los presentes sintieron el dolor en su própia piel. Cuando aquellos desgarradores gritos cesaron, el siléncio volvió, una vez más, a invadir cada extremo de la habitación.
-Estoy harto de vuestras estúpidas excusas-comentó con calma mientras volvía a tomar asiento-Está claro que no puedes enviar a una salamandra para hacer el trabajo de una serpiente. Salid de mi vista-ordenó haciendo un airado gesto con la mano
Cuando todos los mortios abandonaron la sala, Voldemort suspiró con pesadumbrez y se puso de pie mientras barajaba las posibles soluciones que envolvían aquel túrbio asunto.
-Al parecer esos imbéciles no han conseguido nada, ¿Verdad?
El Señor Tenebroso dirigió su vista hacia la entrada, donde un joven de apenas 19 años le observaba con detenimiento mientras mantenía una cínica sonrisa dibujada en su rostro.
-Como siempre me has hecho saber, no puedes enviar a una salamandra para hacer el trabajo de una serpiente, ¿No es así?-preguntó aquel osado joven mientras caminaba hacia su Señor con tranquilidad y elegancia.
-Creí que no me escuchabas cuando hablaba-comentó Voldemort mientras volvía a tomar asiento
-Pues ya ves que no es así-aseguró el chico sentándose en una de las butacas color esmeralda de la sala-¿Crees que sigue viva?
Voldemort alzó la vista y observó a aquel chico que había demostrado durante los últimos años grandes dotes en la mágia negra. Había algo en él que le diferenciaba de los demás seguidores. No solo tenía una gran capacidad de aprendizaje, sino que también había demostrado ser eficaz en todos los trabajos en los cuales había sido asignado.
-Si-aseguró el Señor Tenebroso mientras observaba el exterior por el gran ventanal situado a su derecha-Y es estremadamente escurridiza
-¿Preocupado por una sangre súcia?-preguntó el muchacho con un cierto deje de burla en su voz-Jamás creí que llegaría el día en el que podría preguntarte algo así.
-Cierra la boca-ordenó Voldemort poniéndose nuevamente en pie
Durante algunos segundos el joven muchacho se dedicó a observar a aquel que consideraba su maestro mientras este acariciaba la varita entre sus manos.
-Deja que yo me encargue de esa asquerosa sangre súcia-pidió el muchacho examinando el rostro de Voldemort, que había adoptado un semblante de burla.
-¿Acaso te ves capaz de conseguir aquello que ningun otro mortífago a conseguido?-preguntó el Señor Tenebroso mientras observaba al chico que no despegaba ojo de él
-Si, y tú tambien sabes que soy capaz de hacerlo-aseguró el joven-Puedo encontrar a esa impura en menos de un mes. ¿Acaso dudas de mi eficacia?-preguntó con un deje de enfado
-Sé que eres más eficaz y rápido que esos inútiles-avaló Voldemort mientras se alejaba del muchacho
-¿Entonces porqué no me permites demostrártelo?-preguntó con enfado el joven poniendose en pie con rapidez
-Porque sientes algo insano por esa impura
-¿El odio es algo insano?-preguntó con sorna el muchacho
-El odio puede derivar en otros sentimientos. ¿No recuerdas la primera regla?
-Jamás mates a alguien por el que no sientas nada más que indiferéncia-dijo de mala gana el muchacho mientras se cruzaba de brazos-Una regla estúpida
-Cuando crezcas un poco te darás cuenta de que no se trata de simple estupidez-aseguró Voldemort saliendo por la puerta con aire elegante
-¡Ya no soy un crío!-aseguró con enfado el muchacho mientras observaba el lugar por el que aquel hombre había salido segundos antes-¡Puedo acabar con una simple impura!


Última edición por Jane el Sáb Oct 18, 2008 5:51 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Oct 18, 2008 5:50 pm

El intenso sonido procedente del despertador abarcó cada parte de aquella diminuta pero a la vez acogedora habitación. Los débiles rayos de sol que traspasaban las finas cortinas color malva alumbraban la mayor parte de la sala, abarrotada de muebles de madera de roble oscura que contrastaban con el dosel, la gigantesca alfombra que ocupaba gran parte del suelo de parquet del mismo color de los muebles y con algunos cuadros color malva que le daban calidez al pequeño cuarto. La cama de matrimonio estaba abarrotada de cojines malva y blanco que le daban vida al enorme edredón albino que cubría el delgado cuerpo de una joven que en ese mismo instante empezaba a desvelarse a causa del estruendo causado por la alarma, que le abisaba de que ya era hora de despertar y empezar con la rutina. Con desgana apagó el despertador y se cubrió la cabeza con la colcha intentando volver a conciliar el sueño. Desde hacía tiempo había perdido las ganas de levantarse temprano cada mañana y aprovechar al máximo las pocas horas con las que el día le obsequiaba. Tras diez minutos la alarma volvió a sonar consiguiendo finalmente que la muchacha se levantase de su acogedora cama. El frío matinal erizó cada parte de su cuerpo. Con adormecimiento observó el despertador digital depositado encima de la mesita colocada junto a la cama y con extrema indolencia se frotó los ojos mientras bostezaba. Con paso lento se dirigió hacia las finas cortinas y las corrió dejando que la cálida luz del sol cegase sus ojos y entibiase su cuerpo. Tras estirar los brazos y bostezar nuevamente se dirigió hacia el cuarto de baño decidida a darse una buena ducha para desperezarse. Entró en la pequeña habitación arrastrando los pies, cosa que ultimamente hacía constantemente, y se dirigió hacia el espejo con la esperanza de encontrar reflejado en él a aquella chica que poco tiempo atrás había sido, aunque sabía que eso era totalmente imposible. Sus grandes ojos azules observaron su própio rostro quizá más bello que antaño. Su larga y lisa melena rúbia se deslizaba por sus hombros y tapaba parte de su nuevo rostro, un rostro que no le pertenecía por nacimiento, sino por un fuerte y difícil hechizo que garantizaba su seguridad en aquel mundo violento y terrible en el que en esos momentos se encontraba. Pasó una y otra vez sus delgados dedos por los ahora entonces finos labios recordando que realmente estos no eran suyos. No le correspondían y quizá por esta razón no se sentía a gusto con su aspecto, por muy agraciado que este pudiese resultar. Prefería aquel aspecto natural que antiguamente transmitía. Hechaba de menos su pelo castaño largo, enmarañado y completamente indomable, sus labios gruesos y rojizos, su nariz chata ahora respingona, sus grandes ojos castaños e incluso hechaba de menos sus orejas, que ahora permanecían completamente pegadas y poseían un tamaño pequeño que no agradaba a la chica. Suspiró con añoranza apartando sus dedos de su blanquecino rostro y se dirigió con desánimo hacia la ducha. Dejó que todas aquellas diminutas gotas calientes recorriesen su cuerpo mientras intentaba aliviar el agotamiento que día a día se agrandaba tanto en su cuerpo como en su mente. Tras pasar más de veinte minutos bajo la apacible agua caliente, salió de la ducha y se envolvió su desnudo y empapado cuerpo con una toalla blanca con la que secó su piel y su pelo el cual dejó mojado, ya que no era necesario ni siquiera peinarlo a causa de lo fino y liso que éste era. Con sosiego salió del cuarto de baño para dirigirse nuevamente hacia la habitación. Desclaza, se encaminó hacia el pequeño armario y abrió sus puertas detrás de las cuales permanecían completamente ordenadas varias camisas, camisetas, pantalones, abrigos y jerséis de todos los colores y formas posibles, pues ella jamás había paseido un determinado gusto pues simplemente compraba aquello que le gustaba en un momento determinado. Se vistió con rapidez con unos pantalones vaqueros y un jersey color turquesa tras observar nuevamente la hora en el despertador.
-Llego tarde-murmuró para sí misma mientras buscaba con rapidez por la habitación las botas negras de punta redonda que pocos días antes se había puesto-¿Dónde os habeis metido?-preguntó completamente desesperada inspeccionando cada rincón de la pequeña sala-Pero si estaban aquí...-murmuró con un deje de rábia mientras depositaba sus manos en la cintura adoptando una postura de desagrado que recordaba a la mismísima Molly Weasley
Con cansáncio se desplomó en el suelo tras haber examinado gran parte de la habitación y decidió darse por vencida.
-¿Porqué me haces esto?-preguntó al viento con martirio
Sin saber exáctamente la causa, dirigió su mirada debajo de la cama donde yacían aquellas dichosas botas que con tanto esmero había estado buscando. Bufó con irritación a la vez que cogía los zapatos y se los colocaba en sus pies cubiertos por los calcetines rosa con los que ese día se había calzado.
Se alzó del suelo dirigiéndose nuevamente al armario, del cual agarró una bufanda turquesa que cubrió su cuello y el escote que el jersey poseía y seguidamente colocó sobre su cuerpo el abrigo negro que tanto había usado durante los últimos meses, unos meses fríos y lluviosos que mermaban si cabia aún más su ánimo.
-Me van a matar-comentó abriendo con apresuramiento el cajón de la mesita en la que se encontraban las llaves que agarró con rapidez mientras emprendía una carrera hasta la salida del cuarto, que daba paso a un estrecho pasillo en cuyo final se encontraba la puerta que daba al exterior de la casa. Con celeridad salió de la vivienda y cerró con llave la puerta que daba a su pequeño adosado. El ruído de sus tacones en la acera no era desapercibido por aquellos hombres con los cuales se encontraba a su paso, hombres que le dedicaban miradas indiscretas y palabras que resultaban insultantes para la chica, que correspondía a aquellos comentarios con una mirada rápida cargada de indiferéncia que mantenía alejados a algunos de los chicos. A las ocho y dieciséis minutos atravesó la puerta de la biblioteca municipal llamando la atención de una muchacha de 23 años que miró con cierto reproche a la rúbia.
-Llegas tarde-dijo la muchacha pelirroja de ojos marrones situada detrás del mostrador junto a la entrada
-Lo sé, lo sé-dictaminó la rúbia mientras se quitaba la aparatosa bufanda que empezaba a oprimirle el cuello
-Cómo se entere Eveline...-comentó la pelirroja con temor
-¿Y cómo va a enterarse?-preguntó la muchacha sonriente mientras colgaba su abrigo en el perchero
-¡Grace Bennet llega con diecisiete minutos de retraso!-gritó una mujer rechoncha de unos cuareinta y pocos años de aspecto arisco y severo mientras se acercaba a la rúbia, que volteó los ojos con fastídio-¡Ya es la segunda vez en menos de una semana!
-Bueno...no estoy pasando por el mejor momento de mi vida-aseguró la rúbia sin pretender que sonase como una excusa barata
-¡¿Crees que eso me importa?! ¡Lo único que se te pide es que llegues puntual y que hagas tu trabajo con la mayor eficácia posible!-rugió la mujer competamente roja de ira
-Soy eficiente y lo sabes-aseguró la rúbia mirando con extremo cansancio a la rechoncha mujer
-Bennet, la eficacia es algo que valoro quizá podría decirse con excesividad y por esa misma razón no le hecho-explicó un poco más tranquila-pero tenga claro que como vuelva a ocurrir algo semejante se irá de patitas a la calle, ¿Me he expresado con claridad?
-Si señora-respondió Grace finjiendo una sonrisa amigable-Se ha explicado perfectamente-dijo finalmente antes de que la mujer le mirase con desdén y se marchase del lugar con paso rápido
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Bonnie...



Femenino Cantidad de envíos : 91
Edad : 22
Localización : a donde me lleve el viento....
Fecha de inscripción : 11/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Dom Oct 19, 2008 5:30 am

sta un poco rara la historia!
siguela
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Dom Oct 19, 2008 1:18 pm

Hola bonnie!! Por tu post nose si te está gustando o no el fic, aunque espero que sea que sí!! Very Happy Very Happy
Si que es un poco raro, pero espero que eso sea lo que lo haga diferente de los demás fics. Espero que sigas leyendo la historia!! Muchos besos!!



Observó como su jefa desaparecía por la puerta de su despacho y suspiró resignada. Odiaba a esa mujer.
-No deberías abusar de tu buena suerte-dijo la chica pelirroja mirando a la rúbia con reproche-Últimamente no te conozco-aseguró la muchacha apilotonando varios volúmenes uno encima de otro sin abandonar su cara de enfado ante el suceso-Llegas tarde, te pasas el día en las nubes y a penas sales de casa.
-No es para tanto-testificó Grace esbozando una débil sonrisa mientras se colocaba detrás del mostrador para empezar con su rutinária tarea de apuntar los libros que ese mismo día debían ser devueltos y cuales de ellos habían sido entregados en el plazo correspondiente-Ya sabes que no soy muy de salir
-Lo sé, pero al menos antes quedábamos para ir al cine-comentó molesta su compañera a la vez que cogía entre sus brazos varios libros para colocarlos seguidamente en su respectivo lugar de orígen
Cuando la pelirroja finalizó su tarea no dudó en volver a retomar la conversación que hasta entonces había estado manteniendo con la rúbia, que parecía totalmente entregada a su trabajo.
-Trabajas demasiadas horas-aseguró la muchacha sin apartar sus ojos marrones de su compañera de trabajo
-No es cierto-desmintió Grace sin apartar ni un segundo el bolígrafo de la hoja en la que estaba escribiendo-Sólo cumplo con mi deber
-Hablas como Tom-se mofó la pelirroja mientras esbozaba una sonrisa burlona en su rostro
-¿Me estás comparando con ese...indivíduo?-preguntó molesta la rúbia, que había interpretado el comentario de su amiga como un insulto
-Los dos os pasais el día encerrados en vuestras casas, a penas teneis vida social, os encantan los libros y no teneis relaciones amorosas-Nombró la chica-¿No crees que teneis mucho en común?
-¿Serás...?-dijo Grace frunciendo los lábios-Yo no me paso las horas encerrada en el cuarto de baño en el horario de trabajo, ni me paso el día hablando de mis gatos, ni desprecio a otras personas por considerarlas inferiores, ni me paso tres días sin ducharme, ni...
-Esta bien-cortó la pelirroja sonriente ante los argumentos de su compañera-¿Pero sabes qué? Como sigas por este camino no descarto la opción de que termines convirtiéndote en él
-Elissa, no digas eso ni en broma-le recriminó la rúbia apartando por primera vez la punta del bolígrafo del rayado papel
La pelirroja rió por lo bajo intentando no hacer demasiado alvoroto, pues la gente que se encontraba leyendo en el lugar empezaban mirar a las chicas con fastidio.
-¿Qué te parece...?
-No-interrumpió Grace mucho antes de que Elissa pudiese terminar la frase
-Ni siquiera sabes que era lo que iba a proponerte-protestó la pelirroja mientras seguía apilotonando el montón de libros situados desordenadamente en el mostrador
-Pero te conozco lo suficiente como para saber que nada de lo que pueda salir por tu boca puede llegar a interesarme lo más mínimo-declaró Grace a la vez que miraba en la pantalla de su ordenador la lista de ejemplares que podían encontrarse en la gigantesca biblioteca
-Perdone, estaba buscando un libro-comentó una muchacha de corta edad dirigiéndose a Elissa, que miró con molestia a la chica que había interrumpido la conversación-Creo que se llamaba algo así como Viaje al centro de...¿Del universo?-se preguntó a sí misma la chica mientras se rascaba la cabellera pensativamente-No estoy segura de que se llamase así-admitió la chiquilla mientras entrecerraba los ojos y fruncía sus finos labios
Elissa permaneció impasible ante las palabras de la muchacha e intentó no cortar en contacto visual con su amiga, que había vuelto al trabajo esquivando así el tema que estaban tratando.
-Ely, ayuda a la chica-comentó sonrientemente la rúbia dirigiendo durante unos simples segundos su vista hacia la pelirroja, que le miró con molestia
-Ahora vuelvo-dijo Elissa acercándose al mostrador y a la vez a la rúbia, que permaneció indiferente ante el acercamiento de la chica-Ten por seguro que esta conversación no ha terminado-susurró la pelirroja instantes antes de alejarse del lugar con la muchacha que le esperaba pacientemente para que aclarase sus dudas
Cuando Elissa despareció tras una de las múltiples estanterías del lugar no pudo evitar esbozar una sonrisa de satisfacción. Sin saber exáctamente cómo, siempre conseguía librarse de las cansinas charlas de su amiga.
************************************************************************************
Llevaba más de una semana buscando sin descando alguno a aquella asquerosa sangre súcia por toda Gran Bretaña. No sabía exáctamente la causa por la cual sabía que la castaña seguía viviendo en los alrededores de Londres, pero lo sabía. Durante esos días se había dedicado en cuerpo y alma a encontrarla, cosa que hasta ese momento no había conseguido. Se sentía extrañamente alterado, pues jamás nadie había podido escapar de él por muy lejos y oculto que éste se encontrase. Con paso rápido y elegante volvió a recorrer las principales calles de Londres aunque nuevamente sin resultado alguno. No había encontrado pistas que le guiasen en una dirección y eso le inquietaba.
-Sé que estás aquí...-murmuró con enfado mientras se recostaba sobre una de las diversas fachadas del lugar-¿Pero dónde?-se preguntó cerrando con cansáncio los párpados mientras dirigía su rostro hacia el nublado cielo
El ruído proveniente de los coches y de los pasos de la gente que deambulaba por las calles le molestaban excesivamente, pero ninguno de aquellos sonidos podía compararse con el insufrible cacareo de las féminas que se encontraban cuchicheando justo a su lado. Odiaba ese insistente e incesante murmullo.
-Pues no veas-comentó una de las jóvenes muchachas que se encontraba hablando en grupo-¿Podeis creeros que pasó de mí?
-Si...puedo creerlo-murmuró el jóven sin molestarse a abrir los párpados
-¡Qué fuerte tía!-aseguró en un tono extrañamente engorroso que erizó el bello del chico-¡Es un idiota!
-Y que lo digas-volvió a hablar la primera muchacha-Seguro que si fuese rúbia y tuviese una cien de pecho me hubiera follado allí mismo-se recriminó a sí misma la chica lamentándose por no tener aquellas propiedades que tanto le gustaban al chico del que hablaba
-Bueno, siempre podrías teñirte el pelo, ¿No?-habló una tercera muchacha mientras abrazaba a su "destrozada" amiga
-Supongo...-dijo entre gimoteos nuevamente la primera muchacha-Pero...¿Qué hago con mis pechos?
-Me han dicho que hay un médico en Rootenford que te opera las tetas por 3.400 libras. Es un verdadero chollo, ¿No os parece?-comentó la segunda chica mientras todas asentían con sorpresa
-¿Y de dónde has dicho que es el médico?-preguntó la afectada chica mientras se limpiaba con la manga de su camisa las lágrimas
-Estúpidas nécias...-murmuró nuevamente el muchacho mientras dirigía su vista hacia el grupito de chicas, que en ese momento se habían percatado de su preséncia y permanecían en un estado de idiotez absoluta
Las tres chicas se miraron cohibidas ante la intimidante mirada del jóven y empezaron a reir como verdaderas retrasadas, hecho que irritó al muchacho, que bufó con cansáncio mientras volvía a cerrar los párpados en un intento de escapar de las miradas indiscreras de las muchachas.
En un abrir y cerrar de ojos el cerebro del chico empezó a funcionar con tal rapidez que parecía inhumana la forma en la que las palabras de aquellas crías se repetían nuevamente en su cabeza: "Siempre podrías teñirte el pelo...", "Un médico te opera las tetas..."
-¡Mierda!-gritó el chico saliendo del trance en el que había permanecido durante algunos segundos
Las muchachas dejaron de cuchichear y dirigieron sus confundidas miradas hacia el muchacho rúbio que les miraba con una sensual frialdad que les encantó.
-Es tan mono...-comentó una de ellas lo suficientemente alto cómo para que el chico lo escuchase
-Y que lo digas-corroboró otra de las jóvenes-¿Y si le invitamos a comer?-preguntó a sus compañeras en susurro consiguiendo que estas empezasen a reir escandalosamente
-No serías capaz de pedírselo-aseguró la tercera de las chicas
-¿Que no?-preguntó con una sonrisa la chica que había aportado la idea-Ya verás como le convenzo-dijo la muchacha volviendo a dirigir su mirada hacia el lugar donde supuestamente debía encontrarse el chico
-¿Dónde se ha metido?-preguntó con desilusión una de las chicas mientras las otras dos hacían pucheros por no poder llevar a cabo su objetivo
Cómo había podido ser tan imbécil. Durante nueve días se había dedicado a buscar a una muchacha de cabello castaño completamente enmarañado y ojos saltones color avellana sin llegar siquiera a imaginar por un segundo que aquello que estaba haciendo era una total pérdida de tiempo. Era obvio que la chica había cambiado su aparéncia física y eso lo explicaba absolutamente todo.
-Con razón nadie te encontraba sangre súcia-farfulló el muchacho a la vez que intentaba trazar un plan para descubrir el paradero de aquella impura.
No tenía ni la más mínima sospecha sobre cual era la forma que había podido llegar a adoptar la muchacha y, lo peor de todo aquello, era que se había jurado encontrar a aquella asquerosa sangre súcia en un plazo máximo de un mes y a esas alturas ni siquiera había averiguado el paradero de la muchacha.


Última edición por Jane el Dom Oct 19, 2008 5:21 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Dom Oct 19, 2008 4:22 pm

HOla!!
Nueva lectora!! La historia es un poco rara, pero me esta gustando un monton, es diferente a otras que he leido.
Aun no me hago a la idea de imaginarme a Hermione de rubio,pero todo sea por queno la encuentren. Pero esto segura de que a Dracono le va a costar nada encontraerla.

Espero que sigas muy pronto que me he enganchado!! un besazo!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Dom Oct 19, 2008 5:31 pm

Sealiah muchísimas grácias por tu post. Me anima mucho que me dejen mensajes de apoyo diciendo que mi fic gusta. Eres nueva, ¿verdad?
-->Si teneis dudas sobre algun aspecto de la historia podeis comentarmelas y yo os contestaré encantada, siempre y cuando no sea nada referente a lo que posteriormente sucederá. Puedo aclara algun cap que no habeis entendido del todo o cuestiones que planteeis, pero nunca desvelare el rumbo que cogerá futuramente la história, principalmente porque ni yo misma lo sé Very Happy



A las 20:15 en punto, las puertas de la biblioteca se cerraron para todo aquel que no formase parte del equipo de trabajo y fue exactamente en ese instante en el que Elissa se dejó caer en su mullida silla mientras bufaba con cansáncio tras un duro día de trabajo. La mayor parte del personal ya empezaba a marcharse del lugar mientras se despedían de sus compañeros como cada noche hacían. Aquella rutinaria forma de despedirse molestaba enormemente a la pelirroja, que no soportaba la indiferéncia que mostraban gran parte de los trabajadores durante el horario laboral.
-¿Cómo pueden tener tanto morro?-preguntó con indignación la muchacha dirigiendo su vista hacia la rúbia, que permanecía atenta a la pantalla de su atareado ordenador-Se pasan horas aquí dentro sin siquiera tener la más mínima cortesía de dirigirme la palabra y cuando se largan se atreven despedirse-se quejó mirando con desdén a la mujer que en ese momento pasaba por su lado y se despedía con un ligero movimieto de cabeza dirigido a las chicas-Me repatea...-comentó mientras sacaba la caja de cigarrillos del bolsillo de sus ceñidos pantalones vaqueros-¿Quieres?-ofreció mientras se encendía el pitillo y aspiraba placenteramente el humo que provocaba el fuego al quemar el cigarro.
-Sabes que no fumo-respondió Grace denegando tajantemente el ofrecimiento de su amiga
-Sinceramente Gracy, eres una aburrida-aseguró la pelirroja esbozando una sonrisa a la vez que se ponía en pie y empezaba a recoger sus pertenéncias
Tras ordenar los documentos esparcidos en su parte del mostrador y guardar sus posesiones en el bolso, se colocó el abrigo y apagó el cigarrillo antes de dar una última bocanada al ahora casi inexistente componente.
-¿Todavía así?-preguntó Elissa observando a su compañera, que en ese momento se encontraba apuntando en su libreta personal los títulos de los ejemplares que se habían entregado a última hora de la tarde.
-Marchate Ely. Prefiero quedarme para adelantar faena-comentó Grace apuntando un nuevo titular en el trozo de papel
-Es una broma, ¿verdad?-preguntó la pelirroja completamente desconcertada por las palabras de su compañera
-No-respondió secamente la muchacha dirigiendo la mirada por primera vez a su amiga, que mantenía los brazos cruzados en signo de enfado y los labios semiabiertos mostrando su asombro.
-No lo dices ensério-aseguró la pelirroja sentándose nuevamente en el sillón que permanecía junto a la rúbia
-¿Tengo pinta de estar gastándote una broma?-preguntó Grace esbozando una ligera sonrisa antes de volver a su labor
-No tienes remedio, ¿Lo sabías?-comentó Elissa mirando ceñuda a la rúbia mientras suspiraba con amargura-Ojalá pudiese estar dentro de esa cabecita y averiguar que es lo que pasa constantemente por ella.
-¿De verdad te gustaría saber lo que estoy pensando en este preciso momento?-preguntó Grace esbozando una gigantesca sonrisa en su rostro, aunque todavía seguía enfrascada en aquel enorme trozo de papel que permanecía casi en su totalidad escrito
Elissa esbozó una media sonrisa e inclinó levemente su cuerpo hacia la rúbia, que dejó a un lado su bolígrafo y depositó su mirada hacia su audaz compañera de trabajo.
-Me encantaría-admitió la pelirroja sin apartar sus ojos marrones de los azules de la chica
Grace negó con la cabeza mientras rodaba los ojos sin poder evitar borrar aquella dulce sonrisa que tanto le caracterizaba.
-Deberías marcharte a casa. Seymour estará esperando impacientemente tu regreso-aseguró Grace cerrando la libreta en la que hasta ese instante había estado trabajando
-Eso es justamente lo que te hace falta-declaró Elissa poniéndose en pie y abrochándose los botones de su abrigo color tierra-Un hombre que te espere a tu salida del trabajo y que se desviva por tí
-Yo no necesito nada parecido-afirmó la muchacha mirando con indignación a Elissa-Estoy bien así. No necesito a un imbécil a mi lado, grácias.
-No todos son unos imbéciles-aseveró la pelirroja adoptando durante unos segundos una pose que a Grace le pareció cómica-Seymur es tan...-suspiró-...perfecto.
Grace simplemente permaneció con aquella débil sonrisa ya incrustada en su rostro mientras la pelirroja cogía su bolso y se lo colgaba en su hombro derecho.
-¿Seguro que prefieres quedarte aquí?-preguntó Elissa observando el gigantesco y ahora en gran parte oscuro establecimiento-A mi este lugar de noche me da repelús-comentó poniendo cara de desagrado
-Seguro-aseguró con cansáncio la muchacha mientras se ponía en pie-Y ahora vete a casa y date un buen revolcón con tu queridísimo Seymy, que yo debo seguir con lo mío.
-Ya me voy, ya me voy-dijo la pelirroja sonrientemente emprendiendo su paso hacia la salida-No trabajes mucho-comentó antes de cruzar las enormes puertas de vídrio que daban a las abarrotadas calles de Londres.
Grace suspiró aliviada y volvió a tomar asiento mientras pensaba en todo aquello que la chica le había comentado minutos atrás.
-Un hombre...-murmuró con pesadumbrez mientras rescostaba la cabeza en sus brazos apoyados encima del mostrador.
Suspiró con amargura e intentó borrar ese pensamiento de su cabeza para, seguidamente, ponerse en pie para organizar todos aquellos libros que las personas que durante el día habían permanecido en el lugar habían desorganizado. La verdad es que no tenía ganas de volver a casa, pues nada ni nádie le esperaba en ella. Últimamente prefería pasar las largas horas con las que el día le brindaba en aquella espaciosa estáncia, en la que permanecía todo aquello que verdaderamente necesitaba: libros. Siempre le había encantado todo aquello relacionado con la lectura, ya fuesen libros muggles o del mundo mágico.
Cuando hubo organizado cada uno de los estantes del lugar observó su reloj de muñeca, que marcaba las 23:34.
-Que tarde que se ha hecho-murmuró mientras volvía junto al mostrador para recoger su preciada libreta para luego guardarla en el bolsillo izquierdo de su cálido abrigo.
Cuando se dispuso a colocarse el pesado abrigo sobre sus hombros, un pequeño objeto situado al final del pasillo que se encontraba justo enfrente de ella llamó su atención. Dejando nuevamente la pieza de su vestuario en el perchero, se acercó lentamente hacia aquel elemento que poco a poco empezaba a adquirir forma ante su constante acercamiento. Cuando se encontró lo suficientemente cerca, pudo distinguir entre la oscuridad del lugar la estructura de aquel pesado volumen que reposaba en el centro del pasillo. Con curiosidad, elevó el objeto y pasó sus finos dedos por la polvorienta portada.
-Aritmancia-leyó con asombro sin poder evitar que un fugaz brillo acaparase sus grandes ojos azules-¿De dónde has salido?-preguntó a la nada inspeccionando las dos estanterias dispuestas a sus lados.
Aunque la oscuridad impedía que su visión abarcase poco más de lo que se encontraba a menos de un metro de ella, pudo examinar con claridad los estantes que le rodeaban en los que no permanecía ni un pequeño hueco en el que pudiese colocar aquel grueso ejemplar. Además, esa biblioteca no poseía libros magos de ningun tipo y ese libro, lógicamente, no pertenecía a aquel lugar. Examinó nuevamente la gastada portada para seguidamente abrir el volumen por la primera página, dónde permanecía escrito con perfecta caligrafía un nombre que conocía a la perfección.
-Hermione Jane Granger...-murmuró para sí misma sin poder retirar su vista de aquel conocido libro -¿Pero qué...?-se preguntó analizando cada una de las páginas del volumen en el que permanecían escritos todos aquellos apuntes que durante sus clases de Aritmancia en Hogwarts había anotado.
Recordaba haberle entregado ese libro a su entonces profesora Séptima Vector, la cual se lo había pedido tras haber perdido su própio tomo.
-No lo entiendo...-mustió completamente aturdida la muchacha sin percatarse de que en ese mismo instante un indivíduo se aparecía en el lugar.
Cerró el libro que permanecía entre sus protectoras manos e intentó buscar una razón lógica por la cual aquel objeto se había aparecido justamente en la biblioteca en la que ella trabajaba.
-¿Qué significa?-se preguntó a sí misma observando nuevamente la tapa en la que se encontraban inscritas grandes letras doradas que adornaban la oscura portada.
-Sabía que te encontraría-susurró una voz junto a su oído izquierdo ocasionando que el libro resvalase de entre sus delgados dedos y golpease el duro suelo provocando un gran estruendo que resonó en el lugar.


Última edición por Jane el Vie Oct 24, 2008 5:18 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Dom Oct 19, 2008 6:09 pm

HAY QUE ME MUERO!!!!!
Los has dejado justo en o mejor!! Seguro que es Draco el que ha dicho eso. Como consiguio el libro de Hermione? Y como supo que ella estab a en esa biblioteca trabajando?

Continua muy pronto por favor!!! Que yo a las seis me voy y ya no vuelvo a tener internet hasta el viernes!! no se si aguantare tanto....
Un besazo!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Vie Oct 24, 2008 2:57 pm

Aun no has seguido!!
Espeor que pongas un cacho muuuuuy grande para lo proxima vez!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Vie Oct 24, 2008 5:14 pm

Quería decir que he hecho un cambio en el trozo que anteriormente he publicado, pues el libro que encuentra Hermione no es el de Runas Antíguas, sino el de Aritmancia. Siento la equivocación, ahora lo cambiaré para que los próximos que lo lean no se fijen en el error Laughing .

Su reloj de muñeca marcaba la una y doce del mediodía cuando se percató de que durante varios días no había hecho nada más que perder el tiempo. Con paso acelerado y apartando a empujones a la gente que se interponía a su paso, se dirigió hacia su morada situada a pocas manzanas de dónde en ese instante se encontraba.
-Hey, ¡Ve con más cuidado!-se quejó un viandante tras ser empujado por el muchacho
Su acelerado paso se convirtió finalmente en una apresurada carrera por las atestadas calles de Londres. A esa hora, las personas empezaban a salir de sus puestos de trabajo para ir a comer algo bien en sus hogares o bien, si no disponían de tiempo suficiente, en algun restaurante cercano para más tarde volver a su rutinário horario laboral. En su apresurada corrida chocó con tantos muggles que se juró a él mismo que tan sólo llegase a su podría llamarse "hogar transitório" se daría un buen baño para eliminar cualquier mínimo rastro de olor que se había incrustado en su blanquecina piel ante el contacto con los transeúntes. Cuando tan sólo faltaban unos pocos metros para llegar a su destino, una muchacha se cruzó sin previo aviso en su ajetreado paso consiguiendo que chocase contra ella, cosa que le enfureció desmesuradamente.
-¡¿Porqué coño no miras por dónde vas?!-gritó irradiando ira por cada poro de su piel
La muchacha que aparentaba no tener más de quince años, miró miedosamente al jóven que había provocado su caída y seguidamente, empezó a recoger todos los libros que habían escapado de su mochila y ahora permanecían esparcidos en parte de la acera y la carretera de la calle.
-Lo siento-farfulló la chica sin atreverse a mirar al jóven a los ojos
En ese instante el muchacho observó un libro de texto que reposaba justo a sus pies y una sonrisa se formó en su sério rostro. Se acuclilló lentamente y alargó el brazo para tomar entre sus dedos aquel volumen que había trazado en su mente un gran plan que estaba seguro no podía fallar.
-Per-Perdone, ¿Puede darme mi libro?-preguntó con temor la chica mirando por primera vez el rostro del chico, que le pareció tan hermoso cómo aterrador. Observó aquellos fríos ojos grises clavados en los suyos y no pudo evitar que un escalofrío recorriese su cuerpo ahora completamente paralizado.
El chico extendió su brazo derecho sin borrar en ningun instante aquella sonrisa que nada gustó a la muchacha, que bajó la vista con rapidez para postrarla en la mano del jóven, en el cual permanecía agarrado su libro de matemáticas avanzadas. Con temor agarró el tomo a la vez que el chico alejaba su brazo para seguidamente, volver a emprender su marcha dejando a la jóven completamente acobardada.
Al traspasar la puerta que daba directamente a su vivienda, un largo pasillo le dió la bienvenida a su casa. Todas y cada una de las puertas de roble permanecían cerradas, la mayor parte de ellas bajo llave para impedir que nadie más que él pudiese acceder al interior de aquellas habitaciones.
-Bienvenido señor-saludó un pequeño elfo que apareció tras una de las puertas que daba a la cocina
El muchacho hizo un gesto con la cabeza en forma de saludo y se quitó la capa colgándola inmediatamente el perchero situado a su izquierda.
-¿Hay notícias?-preguntó pasando de largo a su siervo, que negó con la cabeza respondiendo a la pregunta de su amo
-Señorito Malfoy, la comida está servida-comentó el enano elfo de grandes ojos verdes y nariz larguirucha, la cual le daba un aspecto ágrio y arisco
-No voy a comer, tengo trabajo-informó el muchacho abriendo una de las múltiples puertas que podían encontrarse en el pasadizo-Que nadie me moleste, ¿Entendido?-ordenó antes de desaparecer tras la robusta puerta
Su ánimo había empezado a mejorar a medida que planeaba la forma de conseguir lo que su mente estaba maquinando. No sabía cual era el aspecto que la muchacha había adquirido ni dónde se encontraba, pero sabía con total certeza que era aquello que entusiasmaba a la chica: la lectura. Tras el choque con aquella estúpida joven había encontrado la forma de localizar el paradero de la castaña. Simplemente tenía que utilizar un cebo que pudiese atraerle sólo a ella, ¿Pero cual?
Con aire sosegado y pensativo se sentó en su mullido sillón verde esmeralda mientras apoyaba sus pies encima del escritório repleto de papeles completamente rayados, botes de tinta perfectamente ordenados en una esquina de la mesa y algún que otro libro perteneciente a las artes oscuras.
-Un libro-murmuró el chico pasando su mano por la melena rúbia platino consiguiendo desordenarla por completo-Un libro que pueda atraerle...¿Qué tipo de libros pueden gustarle a un ratón de bibioteca?-se preguntó con desesperación inspeccionando con la mirada los estantes llenos de libros que le rodeaban-Magia negra...No-aseguró desechando aquella opción-Herbología...Pociones...Astronomía...Oclumancia...¡No!-gritó exasperadamente poniéndose en pie.
Bufó con cansáncio mientras volvía a alvorotarse su sedoso pelo a la vez que recostaba su esplada en uno de los estantes y cerraba los ojos intentando encontrar una respuesta a la pregunta: ¿Qué libro podría llamar lo suficiente la atención de Granger como para que lo abriese y leyese al menos durante diez minutos (Tiempo mínimo que necesitaba para poder averiguar la localización exacta en la que se encontraba)?
Necesitaba encontrar un libro que para otras personas resultase lo suficientemente aburrido para evitar justamente que nadie más que Hermione Granger posase su atención en él. Quizá la solución estaba en los libros que utilizaban en sus clases en Hogwarts.
-¿Qué asignaturas hacía?-se preguntó a sí mismo sin hacer ademán de abrir los párpados que ocultaban sus imponentes ojos grises-Seguro que las más aburridas...-comentó esbozando una sonrisa en su rostro-A ver...conjuntamente hacíamos Transformaciones, Defensa contra las artes oscuras...¿Qué más?-murmuró intentando recordar cada una de las asignaturas que años atrás se habían impartido en el colegio-...Encantamientos, Pociones, Astronomía...História de la mágia...Herbología...Cuidado de criaturas mágicas, Adivinación...-recitó a la vez que fruncía el ceño al recordar que Adivinación no estaba en la lista de asignaturas que la sangre súcia cursaba-Ella hacía otra cosa...hacía...¿Qué hacía?-preguntó maldiciendo a la chica mentalmente-Estúpida sangre súcia...hacías una de esas estúpidas clases para empollones...era...era...Aritmancia-comentó con un cierto deje de satisfacción en su voz al averiguar finalmente cual sería el tipo de libro que utilizaría como cebo
Podía encontrar cualquier libro de Aritmancia en cualquier librería perteneciente al mundo mágico, pero ello no era suficiente cómo para cautivarla. Necesitaba algo que verdaderamente le llamase la atención, algo que le dejase totalmente desconcertada y entonces aquella idea cruzó fugazmente por su mente. Recordaba a la perfección que ella había comentado a sus amigos Cabeza rajada y pelo zanahoria que su estúpido libro se lo había quedado aquella imbécil de Septima Vector y sabía perfectamente dónde podría encontrarlo. Lo recordaba como si fuese ayer, pues fue en ese instante en el que la insultó por considerar que no era más que una pelotera que se desvivía por contentar a los profesores.Todavía podía rememorar las caras que sus guardaespaldas San Potter y el pobretón le habían dedicado exclusivamente a él, aunque aquella mañana iba acompañado por Blaise y Pansy. Sin poder evitarlo esbozó nuevamente una satisfactoria sonrisa en su rostro, pues recordaba la pelea que ante su comentario se había formado entre ellos mientras aquella rata de biblioteca intentaba conseguir que sus amigos abandonasen aquella lucha que se había originado en medio del pasillo que daba a las mazmorras. Cuando Snape apareció por una de las esquinas del ancho pasadizo tuvieron que detener su ataque y bajar sus varitas dejando que aquellos imbéciles creyesen que estaban ganando, pues nunca imaginaron que detras de ellos un enfurecido Severus Snape les observaba con la única idea en la cabeza de quitarle los máximos puntos posibles a la casa Gryffindor para luego castigarles durante toda una semana.
-Perdedores...-farfulló con regocijo a la vez que emprendía el paso hacia la salida de la habitación para recorrer seguidamente el pasillo, coger nuevamente la capa colgada en el perchero y cruzar la puerta que daba al exterior sin despedirse de nadie, cosa que siempre hacía.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Vie Oct 24, 2008 6:51 pm

Que nervios!! Pense que iba a seguir la parte de Hermione!!
Bueno, asi nos enteramos como consiguio encontrarla.

Sigue pronto!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Vie Oct 24, 2008 8:24 pm

Exactamente a las dos y cuareinta y tres minutos de la tarde se apareció a las afueras de Oxford, en un diminuto pueblo abandonado por la guerra. Ante él se alzaba una pequeña casa de madera casi derrumbada en su totalidad por las intensas batallas que en aquel lugar se habían acontecido tiempo atrás. Lentamente abanzó hacia ella y observó la verja blanca de tablas astilladas que antaño había dado la bienvenida a miles de visitantes que la habían traspasado para ingresar en el entonces pequeño pero hermoso jardín lleno de rosas blancas que le daban al lugar un toque de elegancia y pureza inimaginable, aunque para entonces lo que quedaba de aquel precioso jardín tan sólo eran pequeñísimas parcelas de césped seco y rosas marchitas por el paso del tiempo. Desde la abertura de la valla hasta la puerta blanca que daba paso a la desvencijada vivienda un estrecho pasillo de piedra atravesaba el parterre. Sin mostrar ningun tipo de respeto a la persona que pudiese vivir en el lugar se dirigió con paso decidido hacia la entrada, pues sabía a la perfección que nadie habitaba en aquel lugar desde hacía ya poco más de tres años. Recordaba a la perfección los sucesos que habían ocurrido aquella cálida noche de Julio en ese mimso lugar. Apoyó su mano en el pomo de la puerta y empujó el portón, que chirrió ante la falta de aceite. Lentamente ingresó en la ruinosa estáncia sin perder detalle de cada objeto que se cruzaba ante su osado paso. Pudo distinguir su própio reflejo reflectado en los pedazos de espejo esparcidos por el suelo para seguidamente dirigir su vista hacia la puerta entreabierta que con certeza podía asegurar que daba al salón. Al internar en aquella estáncia, la visión de la muerte captó sus ojos consiguiendo que rememorase aquel espisódio que marcó definitivamente su futuro. Intentando borrar aquella imagen de sus retinas, avanzó hasta el centro de la habitación y examinó con determinación cada elemento que formabala estáncia. Observó el sofá de piel color marrón en el que pudo distinguir unas casi inexistentes manchas de sangre que cualquier otra persona ni siquiera hubiese llegado a percibir. Desvió la vista del diván para posarla en la gran estantería situada a su derecha. Ufanamente se dirigió hacia el estante buscando con detenimiento el libro que necesitaba, aunque no lo distinguió entre la cantidad de revistas, periódicos, tomos y fotografías depositadas en los estantes. Sin ningun tipo de miramiento lanzó al suelo todo aquello que no le interesaba rompiendo en su apresurada búsqueda uno de los marcos de fotos en los que aparecía Séptima junto a su marido, los cuales saludaban con contento a la cámara.
Al escuchar el sonido del cristal rompiéndose, dirigió su vista hacia el suelo y se acuclilló junto al marco ahora destrozado por el golpe. Apartó los pedazos de cristal permanecientes encima de la fotografía para después agarrarla con su mano derecha. Con asco observó la imágen que reposaba entre sus dedos y, en un arrebato de ira contenida, sacó la varita del interior de su capa y apuntó a la fotografía, la cual se incendió en un abrir y cerrar los ojos dejando simplemente las cenizas de un recuerdo ya ausente.
-Traidora...-murmuró con repugnáncia mientras volvía a ponerse en pie para seguir con su actual tarea
Tras esparcir por el suelo todos los elementos depositados anteriormente en la estantería y no localizar aquello que tanto anhelaba encontrar, no pudo evitar reprimir un grito de ira a la vez que apuntaba al estante haciendo que este se elevase unos palmos del suelo para segundos más tarde acabar destruido al chocar violentamente con una de las paredes del lugar. Después de inspeccionar hasta el último rincón de la sala sin resultado alguno decidió abandonarla no sin antes destruirla por completo. Caminó apresuradamente por el corredor e ingresó en una de las puertas al azahar esperando tener más suerte en la próxima habitación que registrase.
La escena que apareció ante sus ojos hubiese destrozado interiormente a cualquier persona, pero no a él. Sabía que todo aquello que había sucedido en aquel lugar había sucedido merecidamente. Cualquier señal de traición se pagaba con la muerte inmediata y ella había traicionado sus princípios como sangre límpia y con ellos, a los magos que pertenecían a este antíguo linaje. Las paredes antaño empapeladas en las que podía observarse miles de barcos que decoraban la estáncia ahora permanecían casi en su totalidad arrasadas por el fuego, dejando sólo borrosos trazos casi indescifrables de aquellos dibujos. En el centro de la habitación permanecía tumbada una cuna, la cual había pertenecido al único hijo de Séptima y su marido, muerto en aquella misma estáncia ante los mismos ojos que ahora la observaban. Los juguetes esparcidos por el suelo, algunos destrozados por el fuego y otros llenos de polvo o ennegrecidos por el humo, le daban al lugar un aspecto tétrico que no pareció conmover al muchacho, que miró con desprecio por última vez la habitación para seguidamente internarse en otra de ellas.
Ante él apareció una gran sala que, por la cama de matrimónio situada a su derecha, pudo deducir que se trataba de la antigua habitación de matrimónio. Ingresó con elegáncia en la habitación dirigiéndose directamente a las mesitas situadas junto a la cama. Al abrir los cajones de éstas sólo encontro pertenéncias personales envueltas completamente de polvo, pero no encontró aquel dichoso libro. Debía estar allí. Sabía que estaba allí.
Con irritación se tumbó en la polvorienta cama haciendo que una gran concentración de polvo se esparciese por el ambiente. Su capa, su ropa y su pelo se llenaron de aquella polvareda, pero poco le importó. Intentando tranquilizarse, observó nuevamente la sala a la espera de topar con aquel maldito libro. Al dirigir su vista hacia su izquierda, una sonrisa se formó en su rostro al observar el escritório lleno de papeles, libros, plumeros y marcos de fotos que se encontraba a pocos metros de él. ¿Cómo no había podido reparar antes en él? Con rapidez se levantó del camastro, sacudió el polvo incrustado en su pelo y su túnica y caminó hacia la mesa. Lanzó por los aires todo aquello que no le interesaba ya fuesen libros, papeles o botes de tinta empezando a perder la paciéncia.
-¡¿Cómo puede ser?!-preguntó totalmente enfurecido golpeando el escritório, hecho que ocasionó que los dos cajones que tenía la mesa situados abajo a la derecha se abriesen ligeramente.
El muchacho dirigió su vista hacia los cajones y los abrió con tanta rapidez que llegó a romper el primero que abrió haciendo que todo su contenido se expandiese por parte de la sala, pero eso ya no importaba. Una sonrisa de satisfacción se formó en su frío rostro cuando distinguió el libro que tantos quebraderos de cabeza le había estado ocasionando.
-Te tengo...-farfulló con regozijo abriendo el volumen, el cual permanecía en conjunto escrito con explicaciones que sólo alguien como Granger hubiese podido caligrafiar.
Sacó nuevamente la varita escondida en su capa y apuntó al libro a la vez que se concentraba en el hechizo que debía nombrar.
-abolesco conquiro dominus-citó en voz alta y precisa haciendo que el volumen desapareciese al instante de sus manos.
Ahora lo único que debería hacer sería esperar, pues ese conjuro descubría al dueño del objeto hechizado, o lo que es lo mismo, el objeto hechizado buscaba a su dueño se encontrase dónde éste se encontrase. Ahora, si tenía suerte, la sangre súcia se encontraría en un lugar en el que él pudiese aparecerse y que no estuviese lo suficientemente protegido para evitar que el libro llevase a cabo su papel principal, localizar el lugar exacto en el que se encontraba su dueña.
Observó su reloj de muñeca que marcaba las tres y treinta y nueve y decidió volver a su vivienda, dónde podría darse un buen baño que pudiese eliminar cualquier resto de polvo en su piel y el olor a muggles que todavía seguía incrustado en esta.
Fue a las 23.35 cuando recibió el aviso que tanto había esperado. Se levantó con rapidez del sofá, en el que había permanecido tumbado a la espera de que su hechizo lograse el resultado esperado. Se dirigió hacia el pasillo, cogió su capa del perchero para seguidamente colocarsela encima de los hombros con rapidez y salir al exterior para poder desparecerse hacia su destino, ya que no podía hacerlo dentro de casa por los hechizos de seguridad que él mismo había instalado.


Última edición por Jane el Sáb Oct 25, 2008 1:40 am, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Vie Oct 24, 2008 11:26 pm

La profesora Vector esta muerta? Vaya, no me esperaba que la hubiesen matado con toda su familia, malditos mortifagos!!
Y ahora Draco va a ir por Hermione, a saber que la hace, la llevara ante Voldemort, no quiero ni imaginarmelo! Hermione lleva la varita encima? Porque si es asi al menos se puede defender, pero me da a mi que la va a coger por sorpresa...

Sigue muy muy muy muy muy muy muy muy pronto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Nov 01, 2008 8:41 pm

Sigue porfa!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Miér Nov 05, 2008 6:34 pm

En el preciso instante en el que aquella voz golpeó con fuerza su oído, supo sin duda alguna a quién pertenecía esta. Con gran agilideza y con el corazón latiendole a mil por hora, logró escabullirse de la aproximación del muchacho emprendiendo una carrera hacia la oscuridad que invadía gran parte de la biblioteca esperando así poder refugiarse, aunque sabía con certeza que no podría escapar de él. Cientos de veces había tenido la desgracia de verse obligada a luchar con el joven y, justamente por esta razón, sabía que era imposible poder hacerle frente sin una varita con la que pudiese al menos defenderse de los mortíferos hechizos del muchacho. Intentó esconderse tras uno de los múltiples estantes del lugar, aunque no le sirvió de mucho, pues segundos más tarde pudo escuchar los firmes y pausados pasos del atacante que se acercaban lentamente a ella. Sabía que él sólo estaba jugando, pues si hubiese querido atraparla ya lo hubiese hecho en el instante en el que ella había conseguido escapar de su lado.
-¿Tienes miedo Granger?-preguntó aquella cruel voz que había sonado justo detrás de la rúbia, que se encontraba recostada en los estantes repletos de libros que la separaban del intruso
Su respiración aumentó con rapidez por el miedo a ser descubierta, aunque podía intuir que el chico sabía a la perfección cual era su actual paradero. Con sus manos tapó su boca, por la cual emergía el leve sonido de su agitada respiración, impidiendo así que aquel sonido que procedía de esta y que le delataba fuese ahogado en lo más profundo de su garganta. Aquellos atronadores pasos cesaron provocando la histeria de la chica, que se acuclilló para tratar de no captar, en un intento desesperado, la atención del muchacho. Podía escuchar la tranquila respiración proveniente del muchacho, que certificaba la calma que este poseía. Lentamente, los pasos se fueron alejando cortando la inquietante proximidad a la que segundos antes se habían encontrado víctima y atacante. Sintiéndo sus piernas flaquear pero, aún así, logró ponerse nuevamente en pie mientras intentaba encontrar la manera de llegar hasta la salida, la cual parecía encontrarse más lejana que de costumbre.
Finalmente decidió iniciar el paso tras unos segundos de meditación y, despaciosamente, se dirigió hacia la gran puerta de vídrio que daba paso a las entonces solitárias calles de Londres. Al encontrarse en el límite entre la oscuridad y la iluminación, procedente de las luces situadas en el mostrador, no pudo evitar vacilar. La verdad es que no se atrevía a dar otro paso y dejarse mostrar, pero quedarse allí sólo le llevaría a una muerte segura. Aspiró con fuerza el aire que le rodeaba e infló los pulmones segundos antes de avanzar con paso pausado hacia la salida. Intentaba no proferir ningun sonido que pudiese descubrirle, aunque podía sentir la preséncia del chico cerca, como si este supiese que ella se encontraba a simples pasos de la puerta. En el instante en el que sus dedos rozaron levemente el pomo de la puerta, un cegador haz de luz atravesó violentamente su pecho provocando que un desgarrador grito de dolor lograse escapar de su boca.
-¿Duele Granger?-preguntó el atacante acercándose lentamente a la muchacha
En a penas pocos segundos, sus piernas empezaron a temblar escandalosamente a la vez que un doloroso pinchazo atacaba su pecho. Sin poder soportar la fuerza que su própio cuerpo ejercía sobre sus piernas, finalmente se dejó caer en el frío y duro suelo. Una "bestia" empezó a corroer sus entrañas otorgándole un dolor jamás antes experimentado. Ecuchó aquellos firmes pasos acercarse a ella lentamente a la vez que ella intentaba, sin resultado alguno, volver a ponerse en pie, aunque lo máximo que consiguió fue alzar la parte superior de su cuerpo que aguantaba erguida gracias a la presión que sus brazos ejercían sobre el piso.
Observó apáticamente como el muchacho se acuclillaba enfrente de sí y, aunque quiso escapar en ese preciso momento, lo único que consiguió fue alzar un poco el trasero antes de que nuevamente un intenso dolor recorriese parte de su cuerpo haciendo que sus brazos finalmente sucumbieran ante el dolor y dejaran de ejercer la presión que la muchacha necesitaba para mantenerse en parte alzada. Sintió el gélido tacto del piso rozar su acalorada mejilla a la vez que aquella tortura volvía a cesar. Respiraba agitadamente temiendo que más tarde no tuviese la oportunidad de conseguir el suficientemente oxígeno para atestar sus pulmones.
-Por lo que veo si que duele-murmuró aquella voz cerca del oído de la rúbia, la cual ejerció un brusco movimiento para intentar alejarse del chico, cosa que a penas logró
Los ojos del atacante brillaron con satisfacción al observar los ojos de la muchacha antes azul cielo y que ahora lentamente se iban oscureciendo hasta adoptar el color café que verdaderamente poseían. Pausadamente, tanto el rostro como el cuerpo de la chica fueron adoptando su forma original mostrándole al chico quien era la joven que se ocultaba tras aquella falsa apariéncia. Finos mechones castaños fueron adornando el cabello rúbio que durante tanto tiempo le había pertenecido, a la vez que aquella nariz ahora respingona recobraba su verdadera forma achatada y en la que reposaban pequeñas pecas ahora inexistentes que infantilizaban su rostro.
-Vaya, vaya...Pero mira a quien tenemos aquí-comentó presunciosamente el joven sin apartar ni un instante aquellos intensos ojos mercurio de la muchacha, que mantenía sus ahora gruesos y rojidos labios apretados para evitar que un nuevo chillido nacido de su garganta volivese a escapar de su boca
La entonces castaña fulminó con sus ojos almendrados al satisfecho muchacho que le observaba de cerca. No podía creer que finalmente ellos le hubiesen encontrado. Todos sus intentos por permanecer en el olvido de aquellos que todavía pensaban en ella habían sido destruidos en un abrir y cerrar de ojos por el ser que más había odiado y odiaba del universo, incluso más que al mismísimo Lord Voldemort.
-¿De verdad creías que podrías escapar de mi?-preguntó el chico poniéndose lentamente en pie sin despegar la vista de la chica, que ya había recobrado casi con totalidad su auténtico físico-Ilusa...-comentó con regozijo a la vez que la castaña volvía a fulminar al muchacho mediante sus grandes ojos café.
El muchacho examinó el cuerpo de la joven con detalle pues, al compararlo con el que hasta entonces había exivido, había percivido algunos detalles en su figura que jamás se había molestado ni siquiera contemplar. Sus antes abultados pechos habían disminuido sin dejar, aún así, de ser suficientemente prominentes respecto a su esvelto cuerpo, quizá incluso más delgado que el anterior aunque también más formado y marcado. Podía apreciar esas curvas que antaño la chica no había dejado mostrar, aunque ahora su ropa ceñida se encargaba de mostrar todo aquello que durante años se había negado a exhibir. No era un cuerpo perfecto ni muchísimo menos, pero esa nueva visión de la muchacha le impactó, pues estaba acostumbrado a verla como una niñita repelente de cuerpo y rostro infantiles.
-Aparta tus ojos de mí-ordenó Hermione con voz endeble al observar con asco la manera en la que el joven le analizaba a la vez que intentaba volver a elevar su dolorido cuerpo.
El rostro relajado del muchacho se tensó al escuchar las palabras que la joven le había dedicado y alzó sin vacilación alguna su varita apuntando directamente a la joven chica de cabellos enmarañados, que no mostró ningún indicio de temor hacia su atacante.
-¡Crucio!-gritó furiosamente el muchacho provocando que un nuevo grito y el más desgarrador de los hasta entonces producidos escapase entre los firmes labios de la joven, que no pudo evitar retorcerse a causa de aquella tortura que invadía cada rincón de su cuerpo
Varios e interminables segundos más tarde aquel intenso dolor cesó dejando que nuevamente la muchacha pudiese coger el suficiente aire para no acabar asfixiada. Su pecho subía y bajaba con rapidez ante la desesperación de coger el máximo oxígeno posible. Con los ojos atestados en lágrimas que luchaban por escapar de entre sus párpados, observó a aquel intimidante joven que le observaba imperturbablemente y comprendió, al examinar su rostro imperturbable y sus fríos y serenos ojos grises, que aquel muchacho no vacilaría instantes antes de alzar su varita para acabar con su vida. Ante la sutil sonrisa que el chico mantenía esbozada en su rostro, la castaña intentó ponerse en pie. Con gran esfuerzo consiguió finalmente que sus endebles piernas pudiesen soportar el peso de su delgado cuerpo y, ante este acontecimiento, el rúbio ensanchó un poco más aquella inquietante sonrisa.
-Sinceramente Granger, creí que ni siquiera serías capaz de soportar el primer hechizo que te lancé-comentó el muchacho acercándose lentamente a la dolorida chica, que no pudo evitar que finalmente una fina lágrima escapase por su ojo derecho.
-Me infravaloras demasiado...-murmuró Hermione lo suficientemente alto como para que el chico pudiese escucharle-Siempre lo has hecho...-siguió murmurando fijando su vista en los gélidos ojos del joven
El rúbio, sin borrar aquella sutil sonrisa pintada en su rostro, se acercó tanto a la chica que sus alientos, uno de ellos tranquilo y el otro agitado, se mezclaron formando uno solo.
-Lo dudo...-susurró muy cerca del oído izquierdo de la castaña, la cual apartó su rostro ante el acercamiento del chico
La fría caricia que la madera vieja originó en la desnuda piel de su cuello un molesto cosquilleo que recorrió gran parte de su endeble cuerpo.
-¿Vas a matarme?-preguntó la muchacha sin apartar sus grandes y brillantes ojos café de los de Draco, que miró con total desprécio a la castaña que se encontraba temblando ligeramente ante él.
-Sí-respondió sécamente el joven apretando con más fuerza la varita entre sus delgados y blanquecinos dedos
Hermione esbozó una tenue sonrisa en su rostro ante el desconcertado chico pocos instantes antes de que una ventisca le arrastrara junto al rúbio al interior de un bucle de transportación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Nov 08, 2008 2:29 am

hola!!!
por fin has seguido!! genial! me encanta que draco sea malo, jeje, pero que hermione no se deje dominar, eso nunca!!

sigue pronto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Mar Nov 11, 2008 8:12 pm

Cuando ella esbozó aquella extraña sonrisa, supo que algo no iba a salir como él tenía previsto. Justo instantes antes de que la chica se desapareciese consiguió agarrarla del brazo, del que no se soltó hasta que finalmente se aparecieron ambos en algun lugar desconocido para él. Cayeron de bruces en el duro suelo de madera uno junto al otro. Pudo escuchar muy cerca de donde él se encontraba el leve gemido de dolor que la muchacha había proferido tras haber topado con el piso de la oscura estáncia. Tan rápido como le fue posible se puso en pie, aunque la castaña le adelantó en la acción que había llevado a cabo y emprendió una carrera hacia la salida de aquella sala que aparentaba ser una espécie de salón. Con celeridad siguió los pasos de la chica, la cual había emprendido una galopada por el estrecho pasillo que seguía a la estáncia en la que hasta entonces se había encontrado. Distinguió la esvelta figura de la muchacha entre la lobriguez que se percivía en aquel lugar, la cual se introdujo en otra de las salas que poblaban el corredor. Casi a ciegas, recorrió la corta distáncia que le separaba de la estáncia en la que la castaña se encontraba para, seguidamente, internarse en ella. Gracias al hecho de que sus claros ojos se habían acostumbrado a la oscuridad que le invadía, pudo discernir nuevamente la silueta de la joven ahora ubicada a pocos metros de él. Con apresuramiento, introdujo su audaz mano bajo la capa en busca de su inseparable varita de madera de espino, aunque no encontró nada más que simple vacío en el espacio que debía ocupar su arma.

-¿No encuentras lo que búscas Malfoy?-preguntó la chica con un tono burlesco de voz que nada agradó al rubio que le observaba con rábia mientras maldecía interiormente a la castaña, situada tras una encimera central que les separaba.

Encima de la encimera de mármol se encontraban varias sartenes colgadas del techo que impedían que los muchachos pudiesen observarse con detalle, pues los rostros de los dos permanecían casi en su totalidad ocultos tras estos artilugios.

-¡¿Qué has hecho con mi varita sangre súcia?!-preguntó furioso el muchacho acercándose a la encimera hasta el extremo de posar las yemas de sus dedos en el alabastro que la ornamentaba

-En este lugar estan restringidas todo tipo de armas pertenecientes a los magos-comentó Hermione a la vez que trazaba una sonrisa al imaginar la cara que seguramente el chico estaría esbozando-Mala suerte, ¿No crees?

Escuchó los pasos del muchacho acercándose a ella a la vez que ella misma se alejaba del chico emprendiendo el paso en dirección opuesta formando círculos alrededor de la encimera.

-Bueno, todo es relativo...-comentó Draco a la vez que sonreía con malícia cesando su marcha, la cual también cesó la castaña-¿No crees?-preguntó con el mismo tono de voz que instantes antes había utilizado la joven que se encontraba a simples metros de él.

-¿Relativo?-cuestionó Hermione a la vez que borraba la sonrisa que hasta ese momento había permanecido incrustada en su rostro.

-Exácto-siguió comentando el rúbio a la vez que reclinaba su cuerpo en la nevera situada tras él-Quizá podría suponer un problema para los magos corrientes...como tú-expresó aumentando su imperturbable sonrisa a la vez que la castaña le fulminaba con la mirada a través de las sartenes que ocultaban sus rostros.

En el preciso instante en el que el rúbio se enderezaba y alzaba con firmeza su brazo derecho, Hermione aferró con sus espasmódicos dedos uno de los cinco cuchillos situados en el cuchillero de metal dispuesto trás ella con tan poco tacto que los otros cuatro componentes se extendieron por encima de la sepertina que cubría los muebles consiguiendo que Draco se percatase de su tarea poco discreta.
De la palma de la mano que el muchacho mantenía en alto, emergió un incorpóreo haz de luz que atravesó la superfície de la encimera arrojando cada una de las sartenes halladas sobre ella por todos los rincones de la pequeña sala.
La castaña gritó de dolor al sentir el frío metal perteneciente a una de las sartenes golpear su pierna izquierda a la vez que intentaba emprender una carrera hacia la salida, aunque una nueva fuerza empujó con violéncia su cuerpo haciendo que éste chocase de pleno con la estrecha despensa repleta de alimento, la cual se rompió ante el duro golpe que había recibido esparciendo toda la comida que guardaba en su interior por parte del piso del lugar.
A causa del impacto recibido, el cuchillo que había mantenido agarrado hasta entonces escapó de entre sus engarrotados dedos depositándose a pocos metros de ella, que en ese instante se encontraba tumbada boca abajo en el duro suelo de piedra. Limpió con su temblorosa mano el hilo de sangre que empezaba a brotar de su labio inferior a la vez que se ponía nuevamente en pie. A sabiendas de que su cuerpo no disponía de la suficiente fuerza cómo para lograr soportar el peso de su cuerpo, apoyó sus trémulas manos sobre el frío mármol que recubría los muebles de cocina adheridos a la pared de la sala. Con la mirada clavada en el cuchillo permaneciente a pocos metros de ella, percibió los seguros pasos de chico cercanos y volteó su rostro para observar al elegante joven situado a penas a un metro de ella, que le observaba con una fría y satisfactoria sonrisa pintada en su blanquecino rostro.

-¿Ves como todo es relativo?-cuestionó el muchacho con regozijo inspeccionando cada mínimo movimiento que ejercía la castaña

Hermione miró con desprecio infinito al rubio y empendió una lento alejamiento mediante pequeñísimos pasos temiendo que en cualquier momento el chico atacase nuevamente. Ante los torpes movimientos de la muchacha, Draco no hizo nada más que sonreir con prepoténcia y regozijo, pues le encantaba observar en sus víctimas el miedo que él mismo podía llegar a inculcarles. Pegó una gran zancada aproximándose excesivamente a la chica, que entreabrió los labios al sentir la segura mano del rubio agarrar con fuerza los mechones de pelo que cubrían su nuca, aunque no pudo proferir ningún sonido que pudiese escapar de entre sus temblorosos labios sonrosados, pues el miedo le impedía siquiera articular un leve sonido. El muchacho observó aquel finísimo hilo de sangre que emergía de la comisura de los gruesos labios de la castaña y sonrió gratificantemente. Saber que él era el responsable de haber provocado aquella pequeña herida le complacía de sobremanera, aunque nada le complacía más que notar el exagerado temblequeo que la castaña profería ante su acercamiento quizá demasiado indecoroso para ella.

-Ahora ya no puedes escapar de mí-susurró el joven junto al oído derecho de Hermione, la cual reprimió un sollozo ante la afirmación del muchacho

Sintió su cálido aliento rozar la desnuda piel de su cuello a la vez que dejaba escapar una fina lágrima de su ojo derecho, al cual siguió con imitación instantes después el izquierdo. Admitía que tenía miedo, que jamás creyó que su fín correría a manos de un ser como el que ahora se dejaba mostrar ante ella, que no podía evitar sentir pánico por lo que quizá un futuro muy cercano le depararía...Lo admitía, sentía pavor de su atacante. Trémulamente, recorrió con sus desnudas manos el gélido alabastro que rozaba el fino trazo que definían sus riñones. Rozó con las yemas de sus largos dedos el mango de uno de los cuchillos que permanecían expandidos por la cubierta de mármol de los muebles y se aferró a él.

-La última vez lo hice, ¿No es así?-susurró la joven rozando ligeramente los labios del chico al hablar a causa de la excesiva proximidad que sus cuerpos experimentaban.

Draco observó aquellos grandes ojos castaños que brillaban con un esplendor insólito que jamás había tenido el placer de contemplar y, en el rincón más remoto y recóndido de su corazón, sintió aflicción al saber que nunca más poseería el privilegio de observarlos, analizarlos y examinarlos hasta conseguir profundizar en ellos.

-Sí...-murmuró el rúbio apartando la vista de aquellos perturbadores ojos café para posarlos en los labios entreabirtos de la muchacha por los cuales escapaba su entrecortado aliento.

Hermione sintió desfallecer cuando el chico posó su mano derecha en su espalda cubierta por la fina capa del jersey que recubría su suave piel. A sabiendas que el muchacho pretendía finalizar su encomienda, alzó su rostro para observar nuevamente aquellos ojos mercurio que poseía su agresor y dejó que varias lágrimas escapasen de sus párpados instantes antes de que la sangre empezase a recubrir sus temblorosos y finos dedos. Contempló con miedo y abatimiento el rostro imperturbable que el chico mantenía y no pudo evitar en ese instante que un fuerte sollozo escapase de su garganta cuando el rubio dirigió su vista hacia su abdomen, del cual empezaba a emerger una cantidad alarmante de sangre a causa del grueso cuchillo que permanecía clavado en éste y el cual la castaña mantenía aferrado entre sus dedos.

-Lo siento-murmuró la afligida castaña con la voz quebrada extrayendo el puñal del cuerpo del joven, que esbozó una reposada sonrisa a la vez que pasaba las yemas de sus dedos por la zona atacada y observaba la sangre que las cubría.

Se apartó con rapidez del chico y lanzó el arma lo más lejos posible sin poder apartar su vista del muchacho que se hallaba ante ella. El pecho del joven se alzaba y descendía pausadamente a medida que su própia sangre empezaba a cubrir casi con totalidad la parte inferior de su camisa y el início de sus pantalones. Contempló la arrebatadora sonrisa que el muchacho le dedicó pocos instantes antes de que su cuerpo golpease con fuerza el piso del lugar originando un estruendo que provocó que un grito escapase de la boca de la culpabilizada castaña. Apreció la casi inexistente respiración que el joven llevaba a cabo y ante el temor y la sensación de angústia que empezaba a envolver cada parte de su acelerado corazón, emprendió con los ojos bañados en lágrimas de desesperación una carrera hacia la salida de la cocina con la única idea en mente de abandonar lo antes posible aquel lugar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Nov 15, 2008 4:46 pm

NO!!! no se puede morir!! seguro que se cura o lo que sea. no me puedo creer que hermione lo hiciera, esta loca, seguro que al final es ella la que le salva la vida, que ironico.

Sigue muy pronto!!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Nov 15, 2008 7:37 pm

Corrió a toda prisa por el pasillo que daba hasta la única entrada y salida que podía encontrarse en el lugar. Cuando sus temblorosos dedos sujetaron con fuerza el pomo de la puerta, un débil gemido proveniente de la cocina causó una inmovilización general de su cuerpo, el cual permaneció completamente firme a pocos centímetros de la gran puerta de madera. Respiró entrecortadamente a causa de su llanto a la vez que volteaba lentamente el redondo picaporte. Un nuevo e intenso gemido de dolor se internó en sus oídos ocasionando que apartase con rapidez su trémula mano del pomo de la puerta y se tapase con ambas manos su boca, por la cual expiró un fuerte gemido seguido por varias lágrimas que no pudo retener por más tiempo entre los párpados de sus afligidos ojos. Sin entender exactamente la causa por la cual se sentía tan terriblemente culpable, se limpió con la manga de su jersey las gruesas lágrimas que en ese instante rozaban sus mejillas y apretó con fuerza los labios a la vez que emprendía el pausado paso que le llevaría de regreso a la cocina. Podía escuchar el chirrido que sus pasos producían en la madera del piso a medida que se acercaba a su destino, donde el suelo anteriormente leñoso se convertía en un pavimento de baldosas manchadas por una sustáncia espesa color escarlata que recubría parte de aquel brillante suelo blanquecino. Lentamente se acercó al cuerpo que yacía en el piso del lugar sin poder controlar el fuerte latido que su corazón llevaba a cabo y aumentaba a medida que su proximidad hacia el chico se hacía más evidente.

-¿Malfoy?-preguntó con voz endeble al mismo tiempo que se acuclillaba a su lado

El muchacho permanecía tumbado boca abajo con su brazo derecho cubriendo la profunda herida que la muchacha que ahora se encontraba observándole a su lado le había provocado. Al escuchar la débil voz de la castaña cerca de él intentó voltearse, pero lo único que pudo llevar a cabo fue un casi inexistente movimiento que la chica percivió a la vez que respiraba agitadamente al darse cuenta de que el rubio seguía con vida.
Rápidamente se puso en pie y salió de la sala para dirigirse a una de las múltiples puertas que se hallaban en el pasadizo principal de la casa. Accedió a una de las habitaciones, la cual pertenecía a su dormitorio, y se dirigió con paso apresurado hacia su armario, el cual abrió con brusquedad. Sin ningún tipo de cuidado, lanzó la mayor parte de las prendas que contenía el ropero al suelo hasta que finalmente encontró en el fondo del guardaropa su preciada varita de vid con nervio de dragón que tanto había anhelado durante los meses que se había visto obligada a dejar de llevar a cabo cualquier tipo de acto mágico.

-Te he echado de menos...-comentó agarrando con decisión el instrumento que tan útil le había sido durante años

Con la misma presteza con la que se había adentrado en la habitación, salió de ésta y penetró nuevamente en la cocina.

-Resiste-pidió Hermione arrodillándose junto al desangrado muchacho, que respondió al comentario de la chica con un apagado gemido que logró escapar de sus entreabiertos labios que empezaban a adoptar un color blanquecino innatural al igual que su piel, más blanquecina de lo habitual.

Con un ágil movimiento de varita, alzó al muchacho colocándolo boca arriba y lo desplazó por el aire hasta llegar a la cama que se encontraba en su cuarto, la cual se llenó de sangre en pocos segundos. Instantes después de dejar al rubio cómodamente tumbado, dirigió su varita hacia la profunda herida de la cual no cesaba de brotar aquel flujo espeso color escarlata que combinaba con los colores própios del cuarto.

-Episkeyo-la sangre dejó de fluir de la herida que se cerró en pocos segundos a causa del hechizo, aunque por la profundidad del corte éste no llegó a sellarse por completo.

Se acercó al muchacho y le despojó de la ensangrentada camiseta negra que llevaba puesta ocasionando que la parte superior del cuerpo del chico permaneciese completamente descubierta, suceso que ocasionó que las mejillas de la castaña se encendiesen notablemente a la vez que sus grandes ojos marrones recorrían el formado abdomen de su enemigo.
Ruborizada y avergonzada nuevamente con un raudo movimiento de muñeca hizo levitar el cuerpo del chico, el cual permanecía completamente ausente.

-Ferula-del extremo de la varita aparecieron vendas que se enrrollaron en el cuerpo del chico

Delicadamente, depositó el cuerpo del joven en la cama y cubrió éste con el grueso edredón manchado por la parte superior por la sangre del chico. Situó su mano encima de su frente notando el calor que ésta desprendía y suspiró con tranquilidad al observar la débil pero al menos existente respiración del joven.

Cuando la luz de la madrugada empezó a cubrir los muebles de su despacho fue cuando por fín terminó la poción que durante horas había estado elaborando. Resopló con cierto deje de satisfacción a la vez que observaba el buen aspecto que la poción disponía. Estaba segura de haberla realizado correctamente y se sentía orgullosa por ello. Tomó uno de los varios recipientes que adornaban la vitrina, en la que guardaba todos los ingredientes necesários para las pociones que en contadas ocasiones componía y los recipientes vacíos en los que más tarde depositaba la poción ya formada, e introdujo en él la pócima bermeja que había originado para seguidamente, dirigirse hacia la habitación en la que el joven descansaba con el propósito de hacerle tomar la poción.
En el momento en el que puso un pie en la estáncia su cuerpo se paralizó sin dejar que pudiese originar ningún otro movimiento que el que sus labios llevaron a cabo abriéndose ante el asombro.
El chico que horas antes se había encontrado tumbado en la cama a punto de perder la vida desangrado ahora permanecía de pie a pocos metros de ella, que no supo cómo reaccionar ante el suceso, pues jamás esperó encontrar al joven con tan buena forma, aunque seguía pálido y su aspecto algo demacrado ponía en duda su completa recuperación.

-¿Qué haces levantado?-preguntó la chica con un cierto tono de voz que simuló a la perfección la preocupación según el parecer del rubio

El chico no respondió a la pregunta que la muchacha había expresado y permaneció analizándo cada gesto que la castaña empezaba a generar tras varios segundos de paralización. El rubio dió un paso al frente a la vez que Hermione lo daba opuestamente alejándose de él. A pesar de la fortaleza que el chico mostraba, la castaña sabía que no estaba recuperado y el hecho de permanecer levantado podía agravar su situación.

-Malfoy vuelve a la cama-ordenó Hermione quizá sin la dureza necesária, pues el chico siguió avanzando haciendo caso omiso a las palabras de la joven-Malfoy, te lo digo en serio-aseguró la castaña sin producir en ese momento el paso hacia atrás que le correspondía ante el paso que el chico había generado hacia a ella.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Dom Nov 16, 2008 7:43 am

sabia que no moriria!! si es que hermione es una buenaza!!
sigue pronto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Nov 29, 2008 1:22 pm

sigue pronto!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Vie Dic 05, 2008 3:51 pm

POR FIN HE VUELTO!!! JEJE. SEALIAH, MUCHAS GRACIAS POR TUS POSTS! SE QUE HE TARDADO BASTANTE EN POSTEAR, PERO CON LOS EXAMENES, TRABAJOS, ETC, NO TENGO MUCHO TIEMPO PARA ESCRIBIR. ESPERO QUE TE GUSTE EL CAP Y, POR SUPUESTO, TE LO DEDICO A TÍ!!!!!!!!! Laughing Laughing

Sin poder evitarlo, su cuerpo empezó a temblar ligeramente ante el acercamiento del muchacho, el cual permanecía en una pose altanera que lograba intimidar a la muchacha.

-No te acerques más-ordenó la chica recobrando en ese momento la entereza necesaria.

El chico, haciendo caso omiso al mandato de la joven, siguió caminando con destreza logrando ocultar con maestría el dolor que recorría su aún inflamada herida.

-Te lo advierto-comentó Hermione alzando el dedo índice, con el cual señalaba al muchacho-Ni un sólo paso más.

Contempló completamente asombrada la actitud del rubio, el cual parecía haber acatado su mandato, ya que permanecía de pie ubicado a poco más de un metro de ella sin llevar a cabo ningún otro movimiento que el que ejercía su tranquila y débil respiración. Entreabrió los labios para hablar pero, segundos antes de que sus cuerdas vocales empezasen a vibrar, el chico cayó de rodillas golpeando con éstas el sólido piso que se hallaba bajo sus pies. Aspiró con fuerza el aire que le rodeaba instantes antes de acercarse al rubio y acuclillarse ante él.

-Déjame ver-murmuró la castaña tratando de apartar el brazo que Draco mantenía depositado en su torso ocultando, así, su todavía abierto corte.

Rozó con sus atrevidos dedos el brazo del muchacho consiguiendo, de ésta manera, enfurecer al suspicaz chico, que apartó con un empujón bruscamente a la castaña logrando que ésta cayese de espaldas golpeando con su trasero el piso del pasillo.

-No me toques sangre sucia-comentó con asco el rubio perfilando en su rostro el desdén propio de él.

Hermione observó con miedo y enfado al chico que permanecía encorvado ante ella para, seguidamente, volver a ponerse en pie a la vez que el muchacho intentaba reprimir un gemido que finalmente consiguió escapar de entre sus apretados labios.

-Déjame ayudarte-pidió la castaña intentando volver a acercarse al joven, aunque éste hizo ademán de volver a golpearle-Por favor...

Lentamente y con gran esfuerzo, logró ponerse finalmente en pie ante la atenta e inquieta mirada de su enemiga, la cual permanecía completamente paralizada a pocos metros de él.

La castaña observó con inquietud la sangre que empezaba a brotar nuevamente de la herida que pocas horas antes había estado a punto de sanar y que ahora, por la actitud orgullosa e indócil del chico, había vuelto a resquebrajarse.

-Estás sangrando-murmuró Hermione a la vez que sus ojos empezaban a cristalizarse-Si sigues así acabarás muriendo desangrado-aseguró la fatigada joven.

Draco observó con inferioridad a la chica que le contemplaba con aparente preocupación para, después, emprender el paso hacia la salida, aunque fue esa misma muchacha la que impidió que pudiese seguir avanzando hacia el exterior.

-Apártate-ordenó con altivez el joven al contemplar a la atrevida impura que había osado impedirle el paso.

-No-respondió resueltamente la castaña sin desviar ni un segundo la mirada de los ojos mercurio que le examinaban con desdén.

El chico esbozó una intimidante y espeluznante sonrisa en su rostro que no consiguió achantar a la decidida castaña.

-¡He dicho que te apartes!-gritó el muchacho tras borrar con rapidez la cínica sonrisa que instantes antes había permanecido incrustada en su tez.

-Y yo te he dicho que no-dijo Hermione con visible tranquilidad logrando enfurecer al implacable joven.

Draco alzó con rapidez su desenvuelta mano con la intención de estamparla en el infantil rostro de la chica, que cerró con fuerza los párpados esperando con desazón el violento acontecimiento, aunque éste nunca llegó.

Su respiración agitada fue lentamente apaciguándose al pasar los segundos pues, aunque sus párpados seguían tan apretados cómo le era posible, el chico no parecía tener intención de abofetear su rostro con la mano que instantes antes había mantenido en el aire. Con el corazón latiéndole con más rapidez de la que era habitual en ella, entreabrió con miedo los párpados intentando descifrar la causa por la que el muchacho había decidido no proseguir con su actitud violenta. El joven permanecía a pocos centímetros de ella, pero su rostro no mostraba rabia, enfado o ferocidad, sino que mostraba una tranquilidad y serenidad inquietantes completamente opuestas al estado que pocos segundos antes había presenciado en él. Observó sus intensos ojos mercurio ahora cerrados y, despaciosamente, descendió su vista hacia la ahora extensa mancha de sangre que cubría los vendajes que algunas horas antes ella misma había envuelto en el pecho del joven mortio.

-¿M-Malfoy?-tartamudeó la castaña sin poder evitar que su cuerpo empezase a agitarse violentamente ante el sosegado muchacho que permanecía inmóvil ante ella.

Extendió su temblorosa mano hacia el rubio hasta rozar con el extremo de sus delgados dedos la suave y fría piel del muchacho. Le extrañó la baja temperatura que parecía mostrar su blanquecina piel y, durante unos pocos segundos, empezó a hacer conjeturas totalmente erróneas, ya que poco después advirtió la apaciguada respiración que el chico efectuaba, débil pero nuevamente existente.

Suspiró con apacibilidad mientras cegaba a sus ojos de aquella temible pero hermosa vista sin apartar todavía el contacto que sus dedos ejercían juntamente con la tez del chico. Era una sensación asombrosa la que sentía al simplemente rozar con las yemas de sus dedos aquel sedoso y gélido cutis. Jamás hubiese creído posible sentir aquel estremecedor sentimiento que ahora parecía recorrer cada fragmento de su convulso cuerpo. Aquella extraña corriente eléctrica que nacía en la piel del muchacho se transportó mediante aquel leve contacto hasta su estremecido cuerpo. Era algo tan placentero que ni siquiera cayó en la cuenta hasta pasados algunos segundos, de que sus dedos ya no acariciaban aquella sedosa superficie, aunque su mano permanecía todavía alzada en la misma posición en la que antes de cerrar sus párpados la había divisado. Pesadamente, abrió sus centelleantes ojos marrones ruborizándose al contemplar al rubio, que se había alejado lo preciso de ella cómo para que no pudiese producirse un contacto físico entre ellos, contemplándole con curiosidad y podría asegurar que tal vez también con cierto deje de frustración.

-Yo…-farfulló Hermione sin poder hacer que el sonrojo desapareciese de su tímido rostro.

Pestañeó rápidamente para intentar volver a su estado natural, cosa que poco ayudó. Aún no podía creer lo que momentos antes había experimentado al rozar su asombrosa tez. Había sido algo tan mágico que carecía de argumentos para explicar lo sucedido. Mediante iba recobrando la serenidad, se percató de los vendajes ensangrentados que el joven mantenía adheridos a su pálido pero duro torso y se acercó levemente a él con cierto temor a que lo anteriormente sucedido volviese a efectuarse.

-Estás sangrado mucho-comentó Hermione con voz quebradiza intentando no contemplar los aprisionadores ojos grises del rubio que tanto le aturdían-Deberías dejar que te ayudase.

Tras pronunciar las trémulas palabras que afloraron de su boca, una débil y, para su propio asombro, cautivadora sonrisa se formó en los finos y apetecibles labios del chico, el cual miraba intensamente a su rival.

Al volver a intentar acercarse a Draco, éste se alejó con tanta rapidez y brusquedad que gimió levemente de dolor al sentir la herida en carne viva que empezaba a abrirse nuevamente en la boca de su estómago. Apretó con fuerza los labios para evitar que un nuevo quejido pudiese emerger de entre ellos sin éxito, ya que el dolor era tan intenso que no podía impedir que nuevamente un endeble gemido escapase de su garganta.

-¡Malfoy no empeores las cosas!-rogó la castaña totalmente atemorizada. Podía observar la mandíbula fuertemente apretada del muchacho, su frente arrugada y sus ojos tranquilos pero extrañamente más oscuros de lo normal que evidenciaban el ardiente sufrimiento que debía recorrer su cada vez más demacrado cuerpo-Puedo curarte, se que puedo-murmuró la muchacha apretando con fuerza los puños ante la negativa del chico.

Fue entonces cuando recordó la poción que durante gran parte de la noche había estado elaborando e introdujo con rapidez su mano en el bolsillo derecho de su ceñido pantalón con gran sosiego al observar el pequeño recipiente intacto aún después de los sucesos brutos a los que había estado expuesto.

-Bébetelo-ordenó la castaña extendiendo con rudeza su brazo para aproximarle al joven la pócima-Hará que te recuperes rápidamente-aseguró sin apartar ni un simple segundo sus osados ojos del rubio que se encontraba reclinado contra la pared con la mirada ahora clavada en la muchacha.

Draco contempló con desprecio el pequeño recipiente y volvió a dirigir su vista al frente sin molestarse en hablar o hacer ningún otro movimiento que el que pocos instantes antes había efectuado.

-¡¿Porqué demonios eres tan sumamente tozudo?!-gritó con exasperación Hermione acercándose con ligereza al rubio, el cual no hizo ademán de moverse lo más mínimo ante el aproximamiento de la castaña, la cual se había situado frente a él y mantenía todavía alzado su brazo en cuyo extremo se encontraba aquel diminuto recipiente bermejo que con tanta ansia pretendía que él bebiese-No voy a dejarte marchar hasta que te lo tomes-afirmó la joven intentando reprimir el salvaje impulso de obligarle a tomar el contenido del pote a base de puñetazos.

El chico sonrió con petulancia ante la pose altanera que la muchacha había adoptado y, resignado, estiró su brazo para agarrar con sus diestros dedos aquel pequeño frasco que ella le ofrecía.

Con cierto asombro, contempló por fin el conformismo que el muchacho había decidido adoptar sin apartar ni un breve instante sus propios ojos de los del rubio, tan chispeantes y misteriosos que era incapaz de intentar desviar la mirada, aunque tampoco tenía intención alguna de llevar a cabo tal acto.

Sintió las frías y suaves yemas de su enemigo rozar por unos segundos sus ahora nuevamente trémulos dedos y se odió a sí misma por mostrar aquella faceta nunca antes vista por nadie, ni siquiera por ella misma, que en este momento manifestaba. Apartó con suma celeridad la mano cuando finalmente él agarró el recipiente y lo envolvió entre sus gélidos y blanquecinos dedos.

-Gracias-farfulló Hermione al ver finalmente cumplido su deseo.

-No hay de qué-murmuró el chico esbozando una sonrisa que logró acelerar con demasiada rapidez el corazón de la castaña, la cual volvió a ruborizarse odiándose a ella misma por dejar que él contemplase ésta nueva faceta que experimentaba.

-Cuando te cures podrás marcharte-mustió Hermione con tanta celeridad que temió que el joven no le hubiese entendido, aunque el débil asentimiento que él ejerció le garantizó lo contrario.

-Mi varita-comentó Draco de forma grosera, pues no había sido en absoluto una pregunta, sino más bien una orden.

-La recuperaras cuando salgas de la casa-aseguró la chica intentando parecer tan ruda cómo él, aunque lo único que logró fue aparentar enfado en vez de la indiferencia que había intentado mostrar-Necesitaras descanso antes de poder salir de aquí si es que verdaderamente quieres volver con vida con tus amiguitos los mortífagos y no morir en el intento-comentó haciendo un esfuerzo sobrehumano por apartar la vista de aquellos mortificantes ojos mercurio que le atraían con asombrosa facilidad.
Sin recuperar todavía la serenidad, se alejó del chico intentando no volver a observarle y se dirigió hacia la cocina intentando caminar con la mayor elegancia que le fue posible, aunque en vez de efectuar los refinados y aristocráticos pasos que Malfoy efectuaba en cada una de sus pisadas, lo máximo que logró fue parecer una gacela herida a la cual habían disparado justo a la altura de la cadera, pues la movía con tal exageración que no había mejor definición para explicarlo. Con una furia infinita y con los puños cerrados, hizo su aparición en la cocina dejando así casi reducida la risa que Draco había efectuado tras observar sus irregulares y desgarbados pasos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Dic 06, 2008 3:10 pm

Si!! Que bien que has seguido!!
no se si Hermione deberia ayudar a Draco, igual luego l amata o se la lleva, yo le dejaria ir y que se curase el solo, pero bueno a ver como acaba todo esto.
Draco tambien es un poco raro, no hace nada por detenerla ni na. pero cuando ella le toca se poco como loco!!
Sigue pronto que quiero ver como acaban estos dos!!
Un besazo!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jane

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 16
Edad : 29
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Sáb Dic 06, 2008 5:18 pm

Sealiah espero que te guste el siguiente cap!!! Por supuesto te lo dedico exclusivamente a ti!!jeje, Muchos besos!!


Aquella risa seguía atizando con rudeza su cabeza cuando ingresó en la cocina con aire aparentemente sosegado, por supuesto, sólo aparentemente; pues sus puños seguían fuertemente cerrados y sus labios sufrían tal presión que no era de extrañar imaginar que tan sólo simulaba, y no muy bien a su pesar, calma.

-Si no fuese por mí ahora mismo se encontraría bajo tierra-farfulló Hermione sin poder evitar sentir todavía aquella furia que invadía cada recoveco de su blanquecina piel.

Se sentía humillada y completamente estúpida por haberle agradecido a su propio enemigo el haberle salvado la vida. Era totalmente ridículo. ¿Cómo se le había pasado por la cabeza agradecerle a su rival el hecho de haber cedido ante su ayuda? Se suponía que debía ser él mismo el que le agradeciese a ella el hecho de seguir con vida en aquel lugar. Sinceramente, no tenía ninguna lógica aquella situación. Se encontraba en su propia casa intentando salvarle la vida al ser más miserable y mezquino que había tenido la desgracia de conocer, aún a sabiendas que él no mostraría ese tipo de compasión hacia ella.

-Soy idiota…-murmuró a la vez que se aproximaba a la encimera situada en el centro de la estancia y apoyaba sus todavía encajados puños para, seguidamente, cerrar fuertemente los ojos intentando así hacer desvanecer, sin éxito alguno, aquella irritante risa que martilleaba cada vez con más fuerza su cráneo.

-Te doy la razón. Eres idiota-dijo una voz proveniente tras ella, quizá a poco más de un metro, logrando que su cuerpo empezase a vibrar de ira contenida.

Los músculos de su cuerpo se tensaron con asombrosa rapidez a la vez que sentía arder, con gran disgusto, sus seguramente ahora enrojecidas mejillas.

-Deberías mantener reposo-farfulló la castaña sin hacer ademán de abrir los ojos, pues tenía la sensación de que la oscuridad que le envolvía le hacía más llevadera la situación y camuflaba con mayor facilidad el sentimiento de odio y enfado que le profesaba al rubio.

La verdad es que el silencio repentino que el chico mantenía no ayudaba en absoluto a mantener sus nervios a raya y el hecho de sentir su respiración tan próximamente le aturdía de sobremanera.

Esperó con infinita paciencia a que el chico profiriese aunque fuese una simple palabra, un gemido, un mero bufido…pero nada, nada más que silencio, inquietante y molesto silencio.

-¿Piensas seguir de pie observándome?-preguntó la castaña frunciendo los labios ante la presencia poco placentera del muchacho.

-¿Cómo sabes que te observo si mantienes los ojos cerrados?-susurró el rubio tan cerca de Hermione que ésta no pudo evitar dar un leve brinco, que ocasionó, a su vez, una leve carcajada por parte del joven mortífago.

-Sé que me observas porque, si no fuese así, no sabrías que mis párpados permanecen cerrados-masculló la muchacha sin poder impedir que su cuerpo empezase a temblar sutilmente, pero lo suficientemente intenso para no pasar desapercibido por Draco, que sonrió con prepotencia ante el suceso-¿Acaso me equivoco?-balbuceó la castaña intentando mantener la cordura ante la cada vez más evidente aproximación del chico.

-Sabes que no-susurró el rubio junto a la turbada muchacha, la cual enrojeció con tal rapidez que podría incluso hacerle competencia al mismísimo Ronald Weasley-No sabía que te alterabas con tanta rapidez-volvió a susurrar tan cerca de su cuerpo que el aire proveniente de la garganta del chico golpeó con suavidad la piel que cubría su desnudo cuello.

-No estoy alterada-aseguró la muchacha sin siquiera efectuar ni un mínimo movimiento, pues permanecía tan erguida que parecía una estatua.

-¿Seguro?-preguntó el rubio rozando levemente con las frías yemas de sus dedos la aferrada mandíbula de la castaña, la cual se separó con celeridad del chico a la vez que abría con sobresalto sus brillantes ojos marrones.

-No vuelvas a hacerlo-ordenó Hermione intentando recobrar el ritmo normal de respiración sin poder apartar la vista del joven que se hallaba ante ella con expresión seria pero a la vez, y totalmente opuesta, con expresión divertida.

Miró con disconformidad al muchacho a la vez que se dirigía hacia la nevera, la cual abrió, y sacaba unos espaguetis anteriormente cocidos.

-¿Tienes hambre?-murmuró con tono bajo la todavía agitada castaña intentando mostrar completa indiferencia ante el acontecimiento segundos antes acaecido, cosa que cómo de costumbre no consiguió-Malfoy, ¿Me has oído?-interrogó a sabiendas que el muchacho le había entendido a la perfección.

-Perfectamente-aseguró el joven contemplando con aversión el taperguare que la chica mantenía aferrado entre sus manos.

-¿Y?-preguntó impacientemente la joven observando con cautela al rubio que permanecía a pocos metros de ella con una pose refinada que dejaba por supuesta su grandeza y la nobleza que le envolvía. Sin darse cuenta, mordió con fuerza su labio inferior dejando a la vista sus blanquecinas palas, cosa que pareció divertir al muchacho, ya que esbozó una insolente sonrisa que nada agradó a la castaña-¿Se puede saber que es lo que te hace tanta gracia?

-Tú…-murmuró Draco en un casi inaudible susurro, el cual Hermione tuvo la desgracia de escuchar, ya que no pudo evitar exteriorizar nuevamente su rubor, cosa que agrandó la anteriormente sutil sonrisa del chico.

-Deberías estar durmiendo-aseguró la muchacha volviéndose de espaldas al mortio para intentar ocultar el nuevo sofoco que había invadido la tez de su acalorado rostro-Volverás a abrir la herida si sigues haciendo lo que te apetece cuando te da la gana sin seguir los consejos de alguien que intenta, aún sin saber exactamente porqué, salvarte la vida-masculló ferozmente la chica a la vez que abría la tapa del recipiente que almacenaba la pasta que pretendía tomar para comer.

-La verdad es que resulta difícil intentar seguir los consejos de alguien que ha intentado matarte clavándote un cuchillo de carnicería capaz de atravesarte el cuerpo, ¿No te parece?-preguntó con sarcasmo el rubio a la vez que esbozaba aquella media sonrisa que lograba turbar a su enemiga.

-Muy gracioso Malfoy-balbuceó con enfado la muchacha a la vez que cogía dos platos en los que servir los fríos espaguetis.

-No pretendía serlo-aseguró el chico reclinando su cuerpo contra la encimera central a la vez que cruzaba sus fornidos brazos sin despegar la vista de la castaña, que seguía de espaldas a él mientras colocaba uno de los platos en un extraño cacharro blanco que se iluminaba a la vez que hacía girar la comida que la chica había introducido en su interior instantes antes de cerrar la compuerta de ese cachivache-¿Qué es esa cosa?-preguntó con cierta arrogancia al no averiguar la función que aquel instrumento ejercía.

-¿El qué?-preguntó la joven completamente confusa a la vez que dirigía su vista hacia el lugar que el muchacho inspeccionaba-¿Te refieres al microondas?-quiso saber a la vez que trazaba una tenue sonrisa al observar el rostro desconcertado que el chico había diseñado en su pálido rostro-Sirve para calentar la comida-aclaró al contemplar la cara de fastidio que el muchacho mantenía.

-Chismes muggles totalmente innecesarios-farfulló por lo bajo mostrando su total desprecio tanto hacia los propios muggles cómo hacia todo lo que ellos habían inventado.

-Grandes inventos que han permitido que la sociedad pueda avanzar sin artilugios magos que les faciliten las cosas-cercioró Hermione mostrando su apoyo hacia los esfuerzos que durante siglos aquellos que no habían dispuesto de la magia habían realizado-Es realmente asombroso y merece al menos la aprobación por nuestra parte, ¿No crees?-aclaró mientras abría la compuerta del microondas para coger el plato que reposaba en el interior de aquel, según su punto de vista, asombroso invento humano.

-No, en absoluto-mustió Draco mirando con total desprecio tanto a la castaña, la cual entrecerró los ojos con enfado, cómo a aquel cacharro inútil.

-Tú siempre tan complaciente-murmuró la chica con hastío-¿Por qué no puedes admitir que al menos es un gran invento?

-Porque no lo es. Carece de importancia para todo mago que se precie y es absolutamente inservible-comentó con irrelevancia.

-Quizá carezca de importancia para nosotros, pero no para los muggles. No logro entender porqué no te entra en esa arrogante y engreída mente que posees-aseguró la chica introduciendo el segundo plato en el microondas y cerrando la puerta para, seguidamente, girarse nuevamente hacia el chico de cabello platino.

-Nadie te ha dicho que debas entenderlo-farfulló el joven apartando por primera vez la mirada de la castaña que permanecía a pocos metros de él.

-Eres verdaderamente desagradable, ¿Lo sabías?-comentó Hermione con cansancio sin apartar la vista de su enemigo.

-Te aseguro que puedo ser mucho peor de lo que en este momento aparento-aseguró el muchacho mientras cerraba lentamente los ojos.

-Lo sé-murmuró la castaña volviéndose para abrir la compuerta de aquel ruidoso aparato que pitaba dando a entender que finalmente había cumplido con su función a la vez que Draco le observaba por el rabillo del ojo sin que ésta se percatase-¿Quieres tomate o queso?-preguntó girándose hacia el chico, que mantenía una postura serena que, sin saber exactamente porqué, le molestaba de sobremanera.

-¿Quién te ha dicho que vaya a tomar eso?-preguntó el chico entreabriendo los párpados para deleitar a la chica con sus flamantes ojos mercurio.

-Yo-respondió la castaña cruzándose de brazos intentando parecer segura y firme-Has perdido mucha sangre y, puesto que por lo que veo no pretendes descansar, vas a comer tanto si te gusta cómo si no. Así que elige: tomate o queso.

-¿Sabes qué? Está empezando a entrarme sueño-comentó con la intención de molestar a la chica, cosa que sin duda logró-Espero que la comida sea de tu agrado-dijo irradiando ironía en su voz a la vez que esbozaba una sutil sonrisa en su rostro.

-Y yo espero que puedas dormir sin demasiados contratiempos. Quien sabe…la casa es vieja y suelen producirse molestos ruidos que alteran el sueño-advirtió Hermione sin poder dibujar una sonrisa en su cara, aunque no le faltaron ganas.

Sin poder desviar la mirada de aquel insufrible individuo, contempló el acercamiento que éste efectuaba y, en un acto reflejo, se apretó contra la encimera tanto que el borde de ésta se clavó en su cadera.

El chico agrandó aquella mueca que lograba enfurecer y ruborizar a la castaña a la vez que se situaba enfrente de ésta, la cual empezó nuevamente a temblar ante el acercamiento tan poco decoroso que el muchacho había efectuado.

-Que aproveche-susurró tan cerca de los labios de la castaña que su propio aliento penetró por los labios entreabiertos de la chica hasta introducirse en el interior de su boca.

Observó completamente perpleja y paralizada la manera tan característica con la que el chico efectuaba sus gráciles pasos hasta perderse en la oscuridad del pasillo, aunque sus pisadas siguieron resonando segundos después de su desaparición, cosa que logró inquietarle. ¿Qué demonios le pasaba? Se estaba volviendo completamente loca, pues no sólo había permitido que el chico se acercase nuevamente a ella, sino que aquel leve acercamiento no le había molestado en absoluto, más bien podría asegurar que había sido excitante y realmente interesante. Definitivamente, estaba loca.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Dom Dic 07, 2008 2:07 am

la cosa es discutir, eso esta claro. Draco con tal de llevar la contraria se tiraria por un puente, petro si no hiciera eso no seria el, asi que me encanta!!
Y que hermione no se deje chantagear ni le haga caso, lo mejor es pasar de el, aunque estando en la misma casa lo veo un poco dificil.

Sigue pronto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sealiah

avatar

Femenino Cantidad de envíos : 20
Edad : 29
Fecha de inscripción : 19/10/2008

MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   Dom Dic 21, 2008 8:54 pm

hola!!
hace un monton que no sigues, no habras abandonado la historia?
sigue pronto!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)   

Volver arriba Ir abajo
 
¨¨¨¨EL NUEVO IMPERIO¨¨¨¨(AMOR/VIOLENCIA/MUY HOT)
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» WIKIMONEDA : nuevo herramienta de OMNI
» LO NUEVO PARA LOS BW
» UN NUEVO COMIENZO
» Pensando en un nuevo proyecto
» Posible nuevo objetivo Nikon 80-400mm F4.5-5.6

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
FANFICS DE HARRY POTTER :: FANFICS HARRY POTTER :: PAREJAS :: DRACO & HERMIONE-
Cambiar a: